..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 28 de septiembre de 2015

"Eso nunca, por Dios; no soy Corin Tellado"


La frase que titula este post se oyó en el auditorio barcelonés de la Biblioteca Joan Fuster ante más de 300 de sus seguidores, que le escuchaban atentos. La dijo Arturo Pérez-Reverte con la sonrisa del viejo periodista que sabe cuando suelta un titular.

La frase era en contestación a una pregunta sobre si su novela: "El tango de la guardia vieja" pretendía recrear universos perdidos y personajes de dudosa nobleza y gallardía  vencidos por el romanticismo.

"Eso nunca. por Dios; no soy Corin Tellado"

Pero lo cierto es que existe una novela antigua: "El bailarín mundano" a la que, subliminalmente, hace referencia el flamante académico  que ocupa el sillón letra T mayúscula de la RAE. Apodando a su protagonista de "El tango de la guardia vieja":  Max Costa, el bailarín mundano.


El bailarin mundano de Bouget Paul
(DE LA ACADEMIA FRANCESA)
*******
El tango de la guardia vieja


de Arturo Pérez-Reverte

"...dominaba como nadie el arte de crear fuegos artificiales con las palabras y dibujar melancólicos paisajes con los silencios."

El tango
"Cualquiera diría, pensó Max, que habían bailado juntos antes; aunque el recuerdo de la facilidad con que Mecha Inzunza y él mismo se adaptaban a bordo del Cap Polonio atenuó su sorpresa. Era, sin duda, una bailarina muy intuitiva e inteligente, capaz de adaptarse a cualquiera que bailase bien. Se movía el fulano masculinamente seguro de sí — canchero, decían en Buenos Aires— mientras guiaba hábil a la mujer, trenzando ágiles garabatos sobre un pentagrama invisible. Se bamboleaba la pareja de modo suave, obediente ella al compás de la música y a las indicaciones silenciosas que transmitían las manos y los ademanes de su pareja. De pronto éste hizo un corte, despegando el talón del pie derecho del suelo casi con negligencia, describiendo un semicírculo con la punta; y, para sorpresa de Max, la mujer remató la vuelta con toda naturalidad deslizándose a un lado y a otro, pegada por dos veces al hombre para retirarse después de trabarse en él, cruzándole las piernas con impecable aplomo arrabalero. Lo sazonó con una elegancia académica de suburbio, tan bien lograda que arrancó gestos aprobadores a los que observaban desde las mesas."

El Tango de la Guardia Vieja (Arturo Pérez Reverte)



20 comentarios:

  1. Tras tener un "amor literario" con este autor, al final su prepotencia y estupidez me ha llevado a olvidarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, le voy a decir a otro comentarista: Al Tagrí, una cosita sobre este autor y académico de la RAE, y creo que me va a servir para responderte a ti también.

      En cuanto a estupideces y prepotencias, todos caemos en algunos momentos en esos comportamientos...tanto si tenemos "amor literario" como si lo tachamos de estúpido. Nuestra prepotencia para juzgar es muy común.

      Saludos.

      Eliminar
  2. He leído la novela y todas las que ha escrito, es un autor que me gusta lo que escribe y como lo escribe; como persona unas veces me gusta, otras me disgusta, debe ser que soy indecisa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso es porque tenemos la tendencia a pensar que el autor cuando escribe sobre los personajes pensamos que es él el que lo dice...por eso unas veces es un héroe y otras un truhán.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Marián, la mencionada novela aún no la he leído pero me ocurre un poco como a los anteriores comentaristas y como también me sucede con otros escritores o filósofos contemporáneos. No dejo de leerles-escucharles pero me "chirrían" ciertos comentarios y comportamientos. En el caso de Don Arturo me pasa con ciertas afirmaciones que suele publicar y que en mi opinión rebasaban lineas rojas en cuanto al respeto por los semejantes se refiere. Le encanta utilizar un lenguaje soez y barriobajero intentando pasar por "chico" de arrabal hecho a sí mismo y nada más lejos de la realidad. En esos casos ha conseguido sacar mis más bajos instintos y en determinados momentos le habría arreado un buen guantazo con la mano abierta que es como menos duele pero más humilla. Afortunadamente no tuve la ocasión entonces y por supuesto no solo ya se me ha pasado el cabreo sino que además no dejo de leer lo que publica. Es posible que como buen escritor esa sea una de sus mejores habilidades, la de pasar por quien no es y la de provocar reacciones encontradas entre sus lectores.
    Con ese extracto en que tan bien relata la ejecución de un buen tango me deja anonadado. ¿será otra de sus múltiples habilidades la de excelente tanguista? , "tanguero" ya sé que es ;) Lo mismo se despliega como intrépido reportero de guerra que como hábil navegante a vela sextante y cartas de navegación en ristre (eso del GPS es para "pichaflojas"). Todos somos domingueros menos él.
    En fin, este insigne académico es cualquier cosa menos aburrido.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es un buenisimo escritor, conocedor de la lengua cervantina.¡Faltaría más! Por eso tiene una silla en la academia.

      Bien, pues te diré que en más de una ocasión, Don Arturo, ha asegurado a todos sus lectores que el protagonista de sus sagaces y atrevidos artículos, es un personaje literario, porque a él le gusta emular a ese ciudadano totalmente cabreado, mal educado y mal hablado que se desahoga en el bar sin contemplaciones. Eso le divierte.

      Lo que ocurre, Al Tagrí, es que todos tenemos la costumbre de identificar a los autores con lo que escriben. Pérez-Reverte, lo hace de esta forma tan natural, y nadie cae en la cuenta de que él habla como muchos ciudadanos lo hacen en la barra de un bar.

      Besos.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo Marián, te agradezco mucho la respuesta. Está claro que te gusta mucho este autor y eso es algo a lo que no pongo tacha alguna, a mi también me parece buenísimo escritor. Es en cuanto a la faceta de periodista y articulista a la que yo le pongo mis peros y no por ello me siento prepotente. Para mi es claro y notorio que se pasa más de tres pueblos con algunas personas y quiero poner como sangrante ejemplo el de aquella chica que se propuso dar la vuelta al mundo vestida de novia para demostrar la bondad humana y que fue brutalmente violada y asesinada en Turquía. Puede que estuviera equivocada pero creo que su cadáver merece un respeto. La falto a ella y me ofendió a mi. ¿Donde está el personaje literario y donde su propia opinión?
      Me parece genial y muy divertido que se invente un personaje para escribir artículos de opinión pero si no me equivoco es él quien firma al final, así que supongo que será su opinión. A mi me repatean las "licencias" que se toma la gente para abrir la boca en los bares. Lo detesto al igual que detesto según que opiniones ofensivas de la persona en cuestión, nunca opino sobre el carácter de nadie y por supuesto decir que hace mucho que diferencio obra de autor, son cosas opinables por separado.
      Mas besos.

      Eliminar
    3. Pues no sé. No he leído ese artículo así que no puedo intuir qué es lo que te molestó tanto. Pero el hecho de atreverse a hacer una cosa así para demostrar que existe la bondad en los humanos...esa ingenuidad, esa mala suerte de la chica al no tener un buen asesor para que la aconsejara de tamaña y peligrosa aventura... Nunca se pueden justificar las atrocidades, y si acaso esa chica se inmoló involuntariamente para demostrar lo contrario: que la humanidad comete salvajadas siempre que puede. Pero ya te digo que no he leído el artículo.
      Hay muchos autores que van de provocadores. Quevedo también lo era, y a veces fue tachado de traidor y hasta de asesino involuntario. Y es que atreverse a decir las cosas como son no está al alcance de cualquiera. Se necesita valor.

      Besos.

      P.D. Los personajes de una novela pueden ser unos asesinos. Pero el que lo escribe tiene que firmar eso.

      Eliminar
    4. ¡Joder! ¿Fue el mismo Arturo quien te propuso que lo compararas con Quevedo? Eres grande Marián, por los menos en lo atrevida, como Quevedo.
      Muchos besos. Mas... besos.

      Eliminar
    5. ¡Hola Pitt!
      Jajajaja...Sí claro, Quevedo tiene la pátina de
      los siglos, cuando pasen los años ya veremos qué se hace con este muchacho cartaginés, :)

      Gracias Pitt por venir a comentar y un beso bien grande.

      Eliminar
  4. A mí, personalmente no me atrae como escritor, reconociendo sus méritos

    Como persona, un pedante que no tiene donde caerse muerto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y puede que haya mucha gente que esté de acuerdo contigo. Pero en no tener donde caerse muerto...jajaja.

      Eliminar
  5. Adoro su obra casi tanto como me descompone muchas veces el "personaje" del escritor.
    Me encantó esta novela de amor y muerte o dicho en otras palabras de tango, tango arrabalero.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a penas he leído un par de libros, a parte de este del tango, pero la verdad es que este me gustó mucho.

      A mi me gustan esos artículos, no sé por qué la gente se enfada tanto ¿tal vez porque se sienten identificados? Parece que lo toman como algo personal...

      Un beso.


      Eliminar
  6. Creo que sólo leí una novela de este autor hace muchos años, sinceramente, no es el estilo que más me atrae, sin embargo sé que es muy reconocido.
    Lo que está claro es que le pasa lo que nos pasa a todos los que nos dedicamos a las letras, seamos famosos, semiconocidos o ignotos.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que no se puede gustar a todo el mundo. Eso está más que demostrado. Y aún te digo más, es mi opinión, que cuanto mejor es el escritor más detractores tiene.

      Grande el beso, sí.

      Eliminar
  7. Reconozco su acierto como articulista y su profesionalidad como escritor, sería ridículo por mi parte criticar su técnica o sus conocimientos cuando es miembro de la Real Academia. En cuanto a su acierto ético me hace dudar el hecho de que tenga tantos seguidores, en fin, de que sea tan popular. Nunca he conocido a ningún intelectual que sea "popular".
    También es cierto que el hecho de que tu post se refiera a algo dicho en un ateneo barcelonés no me ayuda mucho a una adoración Perezrevertiana.
    Por Dios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes tan bien como yo que este escritor tiene muchos detractores. Será porque también es "famoso" ya que sale en periódicos y revistas actuales y lo requieren los medios de comunicación para ver si despotrica un poco, jeje

      Besazo.

      Eliminar
  8. Yo no soy imparcial con el académico, cualquiera que pase por mi blog de libros lo sabe, en cuanto publica algo lo devoro, aunque sea el prospecto de un supositorio. A mi me encanta, creo saber separar el personaje del escritor e incluso cuando le acusan de sacar los pies del tiesto, creo que está provocando a nuestro intelecto.
    De todos modos, no podemos gustar a todos ni falta que hace, solo por su afán en que los peques se acerquen a las novelas de siempre y se separen de la play ya me merece un respeto -por eso y por muchas cosas más, pero como decía, a mi me pirra como escribe este señor-.
    Un besazo, molto grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la labor más loable de un escritor ( si se pone a ganar dinero publicando) es que por lo menos nos aporte algunos conocimientos. Hay quien dice que D. Arturo se pone exhaustivo con algunos temas que domina. No sé, yo no lo he leído tanto. Sus artículos me gustan...y es que a mi me gusta que me provoquen...y él, ya lo dijo una vez: "para mi ser ese tipo con visos de gamberro, queriendo ajustar cuentas con todo lo que no le gusta...es divertido meterse en ese personaje, porque a la gente si no le hablas así, si no la agitas, si no le pateas la cara no se despiertan".

      Un beso enorme.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.