..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 30 de octubre de 2012

Esto no es un cuento


Diderot, de lo paradójico y del relativismo.
Ceci n'est pas un conte

Ceci n'est pas une pipe
Magritte

Hoy estaba pensando en la literatura que han creado los grandes. En esas novelas que acaban bastante mal. En la Regenta, Ana Karenina, Madame Bovary o La Dama de las camelias...¡Pero bueno¡...¡Si todo son mujeres...¡

¿Literatura de hombres, para mujeres?...
¿Literatura sobre mujeres para hombres?...


jueves, 25 de octubre de 2012

Un mal trago...


Comienza a atardecer...

Amanece.

Pronto estallará la claridad del día con el gran clamor de gorriones.
A través de la ventana un rayo de luz se ha filtrado entre las láminas de la persiana iluminando los relucientes zapatos. Siguen en el mismo sitio  donde los dejó la noche anterior. Los ha mirado de soslayo, sin apenas prestarles atención. Son zapatos limpios, brillantes, aunque gastados por tanto caminar en sus meditaciones. Nadie en esas circunstancias, podría ponerse dentro de sus zapatos...le invade la desolación. Lo ha pensado...Pero se dará un tiempo para la meditación, porque hay un tiempo para todo: "Tiempo para nacer y tiempo para morir, tiempo para abrazar y tiempo para abstenerse de abrazos"...Y cuando se abstrae y se deja vencer por los recuerdos se siente morir; un caos de pensamientos lo devoran y entonces comprende que no puede seguir por mucho tiempo viviendo en ese infierno...

Todo comenzó aquel día...que paseó su mirada por azar, casi sin querer, y a través de la celosía la divisó. Iba avanzando por el pasillo central hacia el Altar Mayor. Era una mujer morena de esbelta figura, piernas bien torneadas, preciosos zapatos adornaban sus pies, alto tacón color burdeos. Quizás confeccionados por algún artesano en Italia o tal vez en París. Era su debilidad desde niño: los zapatos de mujer. Una fijación que creyó abortada en sus tiempos de seminarista. La mujer se volvió y ambos quedaron atrapados en una intensa mirada. Esa tarde fue la primera tarde que la vio.

 
La segunda tarde la tuvo tan cerca que respiró su aroma. Que hasta pudo imaginarla  como Dios la había creado; como la Eva de los libros sagrados. Con su imaginación desató su larga melena que quedó flotando al viento. Sus largos y hermosos cabellos ondulando aromas...cera líquida quemando pétalos de rosa...bellísima epifanía de la Naturaleza...


La tarde tercera la realidad se impuso, y si ella resultó irresistible no fue sólo por su belleza sino por las circunstancias que la rodeaban, le comprometió de tal modo que tuvo su alma en la palma de su mano.

Esa tarde fue como una revelación. La vivieron en Roma...y camuflados como un par de turistas se vieron paseando por el Vaticano. Cada vez que lo rememoraba casi perdía el conocimiento. En esa transubstanciación de si mismo, en ese vértigo de sentirse realizado como hombre, en esa aventura vital.


La siguió por largos pasadizos casi en la oscuridad, jugaron a la gallinita ciega entre los muros llenos de armarios empotrados cargados de incunables, momentos esotéricos llenos de misterio, de documentos y palimpsestos, de citas bíblicas, de códigos ocultos...y jugaron a juegos prohibidos por aposentos traseros ocultos al vulgo...Tramas, revelaciones, crímenes, futuros apocalipsis...En un instante quedaron iluminados por un sol multicolor de vidrieras...las sombras de cuernos llameantes los acechaban en cada recodo...un beso...un primer beso interminable...Él se dejó llevar. Cerró los ojos y naufragó en los labios de ella...sus cuerpos quedaron fundidos en uno...ardían...cayó en un abismo inconmensurable en círculos concéntricos en  su descenso a los infiernos...Hasta que al fin pudo calmar su corazón. Asidos de la mano se adentraron por un túnel oscuro alcanzando un laberinto hasta llegar a un pórtico trasero y se perdieron en la noche...


Tenía bastantes motivos para pensar que con sólo un ademán de sus manos, un chasquido de sus dedos, ella le hubiera retenido. Pero lo dejó partir. Dicen que después de una guerra o una catástrofe las parejas están en ese punto en que pueden unirse para vivir felices para siempre. Así acaban la mayor parte de los argumentos. Se ve a la pareja que se va por un sendero y "The End"...Pero no para él, que siempre había esperado una vida más alta junto al Altísimo.

Tres tardes y todas en un mismo mes, pero eran tardes que nunca olvidaría. Tal vez la Providencia les tendría reservada una inesperada prolongación...

*****************

Han pasado las horas, en su alma se funden lo sublime con lo puramente carnal...agitado entre penumbras no puede dormir...y en su duermevela una mujer avanza hacia él adornada como una Geisha. Le ofrece un vino rojo tiziano dentro de un zapato de fino y altísimo tacón, y con  sus sinuosos movimientos de caderas se acerca tanto que tiene su cuerpo a su merced, que hasta puede acariciar y besar los deditos de sus pies...¡Santo Dios¡ ¡¡Apiádate de mi¡¡...En un estremecimiento atroz cae de hinojos y sus ojos se llenan de lágrimas ardientes..."¡Dios mio, acógeme en tu seno¡"..."Elí, Elí, lema sebaqtani"..."Dios mio, Dios mio ¿por qué me has abandonado?"...


sábado, 20 de octubre de 2012

Salta la copa de mi mano al suelo...



CASTRATI MONEY

Y va él y me suelta una bofetada...
La risa quedó congelada en mi rostro, como en aquel filme de Rita Hayworth. El impulso me dobló el cuello y los cabellos se desmelenaron...me quedé tambaleando. Creo que a él se le nubló la vista. Le empezó a temblar la mandíbula...instantes de estupor tratando de recomponer el gesto y balbuceó: ¡Zorra¡...

Y todo porque le hice ponerse delante del espejo. Le obligué a contemplarse, a que se viera tal como era desnudo. Y vio que no era nada, que no era nadie cuando se despojaba del traje del dinero. Le dije que estaba castrado, porque el mayor castrador es el dinero...Eres un cero a la izquierda, tú no haces nada, estúpido; el dinero lo hace todo por ti. El dinero te ha castrado ¡ja, ja, ja, ja, ja...¡

Y entonces fue y me soltó la hostia...


Él se fue y me dejó pensando. Y empecé a recordar la conversación que tuve con un amigo al que siempre he tenido por muy inteligente. Una conversación que tuve una vez no hace mucho en la que quise que me hablara de mi, de que si él sabía quien era yo. Porque yo no lo sabía. Y creí que me iba a decir que lo que a mi me pasa es normal. Pero no.

--Mira-me dijo-, cualquier cosa de las que te parezcan normal si la analizas verás que no hay nada comprensible dentro de lo que nos sucede...

Después se tumbó en el suelo boca abajo.
--¿Y esto te parece normal?
--La verdad, no mucho.
--Pues así vivimos en la Tierra. Unos hacia arriba y otros hacia abajo. Y no nos parece increíble. Para que pudieras estar viva, amiga mía, tuvieron que agruparse trillones de átomos antes dispersos en una disposición que sólo existió una vez para ser tú. Los átomos no tenían la más mínima conciencia de ser átomos. Pero para darte la existencia tuvieron que hacer miles y millones de tareas. Y eso ¿te parece normal?
--Bueno...
--Cállate y escucha...pasadas unas horas...unas seiscientas cincuenta mil horas si la vida de uno es larga, esos átomos deciden que todo ha terminado para ti y se dispersan. Y eso ¿te parece normal?
--Eso es la vida.
--En efecto, y no sabes lo que viene después...Lo único es que al nacer no preguntas nada porque se nace sin discernir y sin saber hablar. Hace unos catorce millones de años todo era nada. Los protones son una parte infinitesimal de un átomo. Un átomo es pequeño. Pues un átomo es gigante al lado de un protón. Tócate las narices.

Tengo que reconocer que mi amigo tiene una gran habilidad para hacerme una cura de "antiestupor". Su oratoria a veces es hipnótica.

--Y ahora imagínate que cogemos una mierda de protón y lo reducimos ni más ni menos que a una milmillonésima parte de su tamaño. ¡Una milmillonésima parte del tamaño de un protón de nada¡ Y ahora, querida amiga, imagínate que se produce una explosión que surge del interior de esa magnitud inimaginablemente minúscula...pues bien ¡Esa explosión llenó por completo lo que era la nada. La nada dejó de existir. Ahora, donde antes había la nada, está el universo. En un solo latido, ¡zas¡, ¡ah¡, y para que lo sepas, tras una diezmillonésima de billonésima de billonésima de segundo, surgió la gravedad, seguida del electromagnetismo y las fuerzas nucleares. Un instante después, partículas elementales. Más tarde fotones, protones, electrones y neutrones. Y luego, bla, bla...naciste tú. Y esto ¿te parece normal?
--No.
--Pues no dejes de estar atónita. Estás pasando por un mundo increíble dando por sentado que todo es normal.
--De acuerdo, tienes toda la razón...pero insisto ¿qué somos?
--Para empezar, querida amiga, cambia el verbo "ser" por el verbo "estar". Y ya que estamos en gramática...y en el aquí y ahora, eres verbo...y piensa que ahora, en este momento, no pasas de complemento circunstancial...

Sí, sí. Pero a mi esa bofetada me ha dolido, porque es él el que me la ha dado...y ahora no sé si algo me la he merecido...

sábado, 13 de octubre de 2012

Saliendo en la foto.


Que nuestra vida pende de un hilo es la conclusión a la que llegan los eruditos de todas las ciencias. Nuestra existencia es un misterio y a nuestra capacidad de incomprensión se suma el misterio de que aún teniendo tantas limitaciones hemos sido puesto a prueba en la carrera hacia la vida. Aún así nuestra identidad tiende a la opacidad, al pluralismo de pertenecer a un clan, a una tribu, a una familia.

Desde tiempos ancestrales en el que el género humano se regía por sistemas politeístas, más tarde monoteístas y después todas las siguientes particularidades de sistemas políticos en los que más tarde subyace la autoridad de un ente teocrático personalizado en un Dios supremo que elige a dedo a un ser humano convirtiéndolo a su vez en un dictador, "elegido por la gracia de Dios" pasando por todas las distorsiones de los grandes sistemas políticos que han ido degenerando en la zanahoria puesta delante del burro y hacernos creer que el pueblo es soberano y elige a su libre albedrío lo que más le conviene, utilizando la estulticia de las masas, ese monstruo de millones de cabezas pero sin cerebro, sabiendo que esa fuerza bruta es un potencial inmenso si se va de las manos y las marionetas pueden provocar un laberinto de confusiones.

Y a qué viene tanta dispersión y tanta elucubración, dirán algunos, pues no viene a ninguna exposición trascendente, es sólo una divagación para terminar diciendo lo de siempre: ¡¡En qué manos estamos¡¡
Es esto un botón, una muestra, ni más ni menos, un pie de foto.
Sólo eso.

martes, 9 de octubre de 2012

Otros mundos...


Lo que es creado por el espíritu es más vivo que la materia
Charles Baudelaire

           *******************

Constantemente el cine nos muestra diversidad de mundos...mundos caóticos y mundos maravillosos. Seres vivientes atroces sujetos a la supervivencia y seres magníficos como dioses que todo lo pueden.

En esas películas y series de género de ciencia-ficción nos muestran también esos dilemas, los enigmas insondables de seres inteligentes, con una inteligencia superior a la de los terrícolas, seres que sueñan con otros mundos y que van tras la creencia de que el mundo en el que viven no es real. O al menos que no se realizará hasta fagocitar por completo a otros seres extraños. En estos filmes suelen presentarnos la distopía más que la utopía, es decir: el caos en sus desórdenes más que un mundo feliz.

Comencemos por Matrix.


¿Qué es Matrix?
¿Es un mundo de falsas realidades bajo el nombre de ilusión?
¿Es una simulación virtual?
¿Es Matrix una ecuación filosófica aún sin resolver?

Es el eterno dilema filosófico.
Qué es mejor:
¿Adquirir conocimiento porque el saber nos hace libres, o crearnos un mundo irreal pero feliz?

Dos opciones:


La pastilla roja nos desvela la verdad de todo.
La pastilla azul nos sume en un mundo virtual pero feliz.

¿Nos conviene saber toda la verdad?

Depende de si quieres ser feliz o libre; porque el conocimiento te hace libre pero no te hace feliz.

¿El conocimiento no te hace feliz?

El conocimiento te enseña cómo es la libertad.
¿Y qué es la libertad?
Comer del "Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal"...eso ¿no es la antesala del infierno? ¿eso no fue lo que nos expulsó del Paraíso?

El saber toda la verdad, mata.

¿Mata?...

¡La clarividencia es la madre de tantos y tantos suicidios¡...


¿Debemos conocer la Verdad?
La pastilla roja...
La pastilla azul...
He ahí el dilema.