..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 21 de agosto de 2017

Aperitivo...


"Las mariposas misteriosas del alma, que agitando sus alas podrían, algún día (quien sabe), aclararnos el secreto de la vida mental"

Una frase memorable del gran Santiago Ramón y Cajal. El autor de una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales. Don Santiago, humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.


abriendo boca...

sábado, 8 de julio de 2017

A relajarse toca...


Y...
Mejor así...si se puede...

Lo cotidiano...


A veces se pone una a escribir y empieza a contar las cosas más absurdas.

Pongamos que la vida está llena de acontecimientos que no sabemos contar...

Pero también de todo lo cotidiano que no tiene ninguna importancia.

Aún así, una siente la necesidad de escribir sin medida. Contar las cosas sin importancia como si nos fuera la vida en ello. Y a veces me pregunto: ¿ por qué escribo estas nimiedades? ¿ para qué sirven todas esas cosas que he podido ver en cualquier parte, o que han permanecido almacenadas en mi cerebro y por alguna razón afloran ahora como en un sueño olvidado?

Y no encuentro explicaciones... ni razones...

Ni tampoco veo que el pasado esté lleno de razones, porque no siempre el pasado tiene razón. Y lo que quizás esté por venir haya que pensar que esté lleno de razones. ¿Y el presente? ¿Por qué ha de tener razón el presente o por qué ha estado siempre equivocado el pasado?

A veces pienso también en esta osadía mía, presuntuosa tal vez, haciendo reflexiones sobre lo que escribo y que si lo que siento sirva para algo. Pero mientras pueda escribir algo, algo con el único consuelo de contármelo a mi misma...una y otras vez... esas cosas que siento...Y tengo alguna vez la sensación de escribir sólo y únicamente para romperlo, para arrojar mis letras al fuego sin ni siquiera leerlo. Pero ¡quién sabe! cuando las últimas páginas ennegrecidas crepiten, acaso nazca un hechizo y nazcan nuevamente mis ganas de escribir para contarlo...y contar mis sensaciones más íntimas...y quien sabe si para la complacencia de todo aquél que lo leyera....

Hasta la vista.


martes, 4 de julio de 2017

Esas malditas secuencias de pecado...


Me tientan las tentaciones...la carne del pecado...

Cuando sientes el arañazo de la tentación...es porque algo te atrae muchísimo...(obviedad sin florituras ni poesía).

Por ejemplo,  estás a punto de irte a la cama, es casi una hora intempestiva, y vas a la cocina y te da por abrir el frigo...¡allí está! el suculento pastel casi entero y que has dejado para mañana. Y sin pensártelo dos veces, lo sacas y te pones en un plato un buen trozo. ummmm...¡está buenísimo! y te relames los labios y te chupas los dedos... así que vuelves  a contemplar lo que queda del pastel...¡y te apetece tanto otro trozo más!...Sabes que no te conviene,  que no te sentará bien,  pero no te resistes a la tentación que te atrae hacia ese pastel....


Y así estamos hechos, sometidos constantemente al zarpazo de la tentación...

Y como en el Paraíso...que se dejaron tentar por el susurro seductor del demonio de la carne...de la manzana...y que por muy cargados de fe que estuvieran...la tentación de probar la fruta les atraía como un imán....

Y es que nadie está libre de ese deseo de la tentación...hasta los más seguros de su fe, como el mismo Jesús en la soledad del monte...que demostró que estaba hecho del mismo tejido...de la misma carne... y llamó a Miriam de Magdala, para que le consolara...y en ese viaje de placer...que como nosotros, tendrá muchos a lo largo de su vida... Incluso experimentará la tentación de desconfiar de su Padre...Y sufre...porque la carne es débil y no hay una fuerza ajena ni espiritual que sea más fuerte que el deseo de la carne...


sábado, 1 de julio de 2017

Para la libertad...


Desde siempre las mujeres han sido tratadas por los hombres como pájaros extraviados, caídos de no sé qué cielos desconocidos, como criaturas más delicadas, más dulces, más frágiles, más extrañas, más salvajes... y más llenas de amor que ellos; pero también como alguien que hay que meter en una jaula para impedirles que vuelen...



lunes, 26 de junio de 2017

Araceli


Un post dedicado a mi querida tía abuela...

Si la miras sin pararte mucho en los detalles se la ve bien. Pero se la ve preocupada. Y es que le está llegando la vejez por momentos. Ella se creía hasta ahora que esa etapa no la contemplaría, pero es que mi tía Araceli...todo lo que sea pensar sobre el deterioro físico...ella cree que eso no va con ella. Bueno, eso era hasta ahora, que el otro día la pillé mirándose al espejo con un rictus de decepción al contemplarse. Creo que ya está empezando a asimilarlo. Claro que, como ella dice, menos mal que la cabeza la tengo en su sitio...porque lo que es todo lo demás...y es que aún tiene en cuenta todo lo que aún le funciona bien: el aparato digestivo, los riñones, el hígado, el corazón, bueno de ese no está tan segura.  Pero en lo concerniente a todo lo que es el "chasis"...las articulaciones, los huesos, y lo de la espalda...eso ya es imparable. Con razón, desde ya miles y miles de años los griegos se divertían jugando con los enigmas para responder a la pregunta: ¿Qué ser tiene cuatro patas a la mañana, se apoya en dos hacia la tarde y en tres al final del día?

(Sonrío)

Y aún así, mi tía abuela aún le da muchas gracias a la naturaleza, por no enviarle un quiste raro de esos, o un cáncer, o un ictus...y entonces se siente más animada pensando que lo mejor de todo es que no le falla la memoria, ella dice que aún las neuronas cumplen su función con recuerdos agradables, y sin olvidar el presente. Así que de seguir así...está pensando en donar su bendita cabeza para la ciencia.

Y...

a mi me ha dado mucho que pensar...porque si no te mueres antes...habrá que contemplar eso de la vejez...y yo no sé...porque aunque ella es hermana de mi abuela...mi abuela tenía otro temple: era mucho más consciente de su cuerpo...en fin.

Que como no sepa administrar bien esas ilusiones suyas...la veo sufriendo por no poder domar su cuerpo maltrecho...y es que tiene que ser duro cuando se ha sido un bellezón, tener que aclimatarse a la última etapa de vida...


jueves, 22 de junio de 2017

Olas de palabras


Como el agua que juega con el aire, así cuando se juega con las palabras no se necesita un riguroso conocimiento de las mismas. Es más, incluso diría que es  mucho más importante y necesario un aporte de eclecticismo...ni tampoco resulta inevitable cuando de lo que se trata es de recrearse en el vaivén de las olas sin buscar la verdad...

Las palabras pueden ser como el agua que trascurre en el susurro placentero y tranquilo de un río, o como el  enfadado y veloz movimiento de un mar  embravecido...todo va según las necesidades literarias...el determinismo con el finalismo, el infinito con lo indefinido, el subjetivismo con el idealismo, el plano lógico con el plano ontológico...es disfrutar simplemente con lo que es un sofisticado pasatiempo.

Eso sí. Procurando siempre caminar hacia un intelecto limpio y trasparente, ajeno al tumulto...y es fascinante seguir jugando sin participar en el duro proceso de la verdad. O discutir sobre todas esas verdades que se presentan altivas y discutir por el solo placer mental de la discusión, "la discusión con palabras sobre palabras". Y con ellas, las palabras, (la literatura) podemos buscar el orden en el tumulto, la calma en la inquietud, la paz en la desdicha..."construir un universo de fantasías"...Pues en definitiva, nuestra visión del mundo es subjetiva, y cada uno de nosotros está creando jardines, colores, músicas...espacios delicados o vulgares, complejos o simples, según nuestra imaginación y nuestro supuesto talento...