..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

viernes, 25 de mayo de 2018

De letras...


Insólita tragedia


Cuan llena de asombro
se halla la superficie de mi alma
impregnada toda de ti...
de tu esencia, 
mi héroe incandescente...

Todo aquello que ayer
fue una insólita tragedia...
hoy es una caricia cálida
que agita mis pasos hasta ti...como danza
simbólica enardecida de amor.

Y lo que ayer parecía
un angosto camino, hoy son
exuberantes movimientos de placer
como una bellísima transfiguración.


lunes, 21 de mayo de 2018

Cogito ergo sum

Pienso, luego existo.

Que es como se traduce en español, siendo más exacta la traducción literal del latín: «pienso, por lo tanto soy».

Y ésta es la frase sobre la que Descartes construye su carrera después de tanto y tanto cavilar... Aparentemente, el razonamiento de Descartes está bastante claro.

Puedo dudar de todo...

excepto del hecho de que estoy dudando.

Puedo pensar cualquier cosa falsa...

excepto del hecho de que estoy pensando.

Seamos, por el momento, condescendientes. Aceptemos que Descartes prueba su propia existencia, al menos a sí mismo. Supongamos que nosotros podemos hacer otro tanto. La distinción: mente y cuerpo. Pienso; soy una cosa pensante, no soy nada más que una cosa pensante y no necesito un cuerpo ni nada semejante. Éste es el punto en que Descartes salta de una inferencia trivial a otra que es abiertamente falsa. Incluso para los contemporáneos de Descartes algo olía a podrido en su argumento...¿Se había contaminado o tenía miedo a perder su existencia?

Thomas Hobbes planteó de este modo su objeción: Cuando Descartes añade al "Yo pienso" el "luego soy una mente, un intelecto" confunde al pensador con aquello que está haciendo, el pensar. Lo que Hobbes está señalando es el uso implícito y problemático que Descartes  hace del concepto de sustancia. Resulta perfectamente plausible inferir  su proposición "soy un caminante" a partir  de la proposición "yo camino". Ahora bien, la inferencia añadida de que "soy una sustancia caminante" resulta confusa, amén de desagradable.. Yo camino, pero no soy un camino ni una sustancia caminante ni nada por el estilo. Yo no soy lo mismo que mi caminar y ni siquiera tengo que caminar en absoluto. Ya que la idea de la mente como una "sustancia" independiente del cuerpo es tan vieja como Pitágoras y Platón y, en el caso de Descartes, está palmariamente copiada del concepto cristiano del alma, en su forma agustiniana vulgar y prearistotélica.

Hobbes al final llega a la conclusión de que algo extraño pasaba con Descartes, pues llega a plantearse la posibilidad de que todo fuera un sueño. Despierta colega, le replica a su amigo contemporáneo, ese argumento del sueño es tan viejo y caduco como Platón. Sin dejarse intimidar, Descartes imagina entonces que un genio maligno, un demonio, puede estar tirando de la cuerda de sus sentidos...algo raro ocurría en su mundo externo...

Y...

Otra vez Dios

Descartes convencido al menos de su propia existencia se dispone a mirar en su interior descartando, nunca mejor dicho, sus malos pensamientos...y he aquí que divisa la idea de Dios. Y se dispone a dar algunas pruebas más. Descartes ofrece una maraña de argumentos que lo llevan a contradicciones sin pararse mucho a "pensar". Quizás Descartes contaba con algunos vagos indicios de la existencia de Dios. De haber llegado algo más lejos, como sugiere Hobbes, podría haberse mostrado más cauteloso en toda su cháchara acerca de Dios...o, quizás quiso agarrarse a esa idea como a un clavo ardiendo...quizás le obligaron a hacer una apología del alma cristiana bajo pena de muerte. Quien sabe...

Y es que fue una época dura para los librepensadores...con esa espada de Damocles siempre encima de sus cabezas. Por eso otros lo tuvieron más claro... porque dudar era un peligro eminente. Para Spinoza, por ejemplo, Dios fue el eje de todo: la sustancia suprema, todo lo demás en el mundo que existe es Dios. ¡Chúpate esa, Descartes! No hay una verdad más clara que esa: Todo en (es) Dios.


jueves, 17 de mayo de 2018

Y...es que no es eso...


No se trata de eso, no. No es demostrar quien los tiene mejor puestos.

Ni piropos ni menosprecio; respeto por ambas partes.

Inútil será cerrar los ojos ante tanta barbarie. No ver la realidad sería como sumergirnos en una resignación trágica. Porque la pura realidad es que en mayor o menor medida, a los hombres los educan las mujeres. Y tampoco hay que cerrar los ojos a lo evidente; que también hay hombres feministas. Por tanto vamos a dar a cada uno lo suyo.

Hay una red de hombres retrógrados y machistas que protegen a los malvados. Pero nosotras, sí, inquietas, preocupadas, sí, pero no desesperadas. Ni tampoco apartadas como espíritus contemplativos como testigos impasibles. Ni una cosa ni otra.

Y que tampoco nos gane el optimismo pensando que no son todos, ni nos ceguemos pensando que en esas protestas masivas está todo el trigo limpio...sin hombres hipócritas ni mujeres despechadas. Cuidado.

Y...

Ante las injusticias hay que ser contundentes, sin medias tintas. Abrir caminos hacia las causas más secretas del fondo del asunto. Porque  inútil será cerrar los ojos ante tanta barbarie. Porque las leyes no se hicieron para la perpetuidad, si no que tienen que ir evolucionando hacia un mundo más justo. Y que cada cual pague el precio que la justicia le otorgue, sin cortapisas ni rebajas por posteriores comportamientos...y que los malvados no piensen que por ser buenos por un rato con eso ya se paga el precio a la sociedad por su maldad. El que hace algo malo tiene que cumplir las penas que los jueces les impongan, hasta el último minuto. Sí, o sí.

viernes, 11 de mayo de 2018

Fénix


En el laboratorio todos estaban expectantes.

Había llegado el momento de sacar a la luz su gran creación. Y como un nuevo Frankenstein, el robot permanecía frente a ellos...con su aspecto casi humano. Sólo se le resistía un pequeño detalle; que la nueva creación se movía por impulsos eléctricos del generador de su cerebro, osea, que podía repeler los obstáculos sin dificultad aunque no tenía ojos, es decir, ojos que vieran.

Resulta que el científico se había saltado todos los prototipos...La descripción cuantitativa del movimiento del ojo humano, precisaba poder resolver la distancia recorrida por un cuerpo en un determinado tiempo, la velocidad instantánea, la aceleración y la vinculación entre tales magnitudes. Tangentes y normales a las curvas que aparecían en otras partes de la física. El paso de la luz a un nervio óptico artificial con una lente (cristalino) para atravesar la luz de la pupila, regulada por el iris. Todo eso que requiere el ojo de los mortales...

Pero como sucede algunas veces, la ciencia de pronto da un salto cuantitativo llenando de asombro a los hombres que la dominan...


Y después del séptimo día en el armario...saltándose todo lo que Newton y Leibniz habían creado con el cálculo infinitesimal, inesperadamente el robot tenía la capacidad de poder ver casi como por arte de magia. Lo sorprendente del ojo humano estaba en él...y nadie sabía cómo había sido... tal vez un milagro de la ciencia...o quizás habían hecho algo sin querer, como muchas veces ocurre en el mundo de la ciencia, que inesperadamente se les pone detrás de un error un descubrimiento...habían hecho algo que tendrían que estudiar a posteriori...

Así que...

Habían creado a un fuera de serie; un ser artificial con todas las cualidades de un ser humano. Y a éste cíborg, por sus grandes habilidades, lo convirtieron en el mejor de los detectives de la zona. Sabía buscar a los delincuentes con gran precisión y sin errores. Los podía encontrar allí donde estuvieran.

Sus búsquedas eran ya éxitos por anticipado, y su fama se corrió como la pólvora, como suele perseguir la luz de la gloria a los mitos. Algo que los convierte en seres casi divinos con una conexión invisible con la religión.


Pero esta tarde de primavera...

Todos los ojos están observando con creciente asombro el espectáculo que les ofrece  este momento tan inesperado. Algunos sin parpadear, otros abiertos desmesuradamente y otros tapados por los dedos de las dos manos.

El  mejor detective de la ciudad se encuentra ahora mismo al borde de la muerte... está sobre un abismo en el extremo de una cuerda en llamas que cuelga de un helicóptero. Toda esa gente que está ahí como espectadores, lo que desean fervientemente es que el héroe  se salve; que llegue una solución tangible a su problema...que lo saquen de ahí sea como sea.

Manuel Lapiedra, sigue  apuntando sus anotaciones, como siempre hace en esa libreta que siempre lleva encima. Mirando hacia el cielo de vez en cuando sigue escribiendo sus notas...apuntes sobre la fuerza de la gravedad y los efectos fisiológicos de un impacto a alta velocidad. Como buen matemático hace sus derivaciones sobre los números y las ecuaciones...Para algunos de sus colegas querer interpretar lo que hay en esa libreta puede ser un problema añadido, pues para entender muchas de sus ecuaciones hay que saber topología tridimensional, relatividad, cosmología y una docena de otras áreas de las matemáticas puras y la física matemática. Sería un empeño largo y difícil, con muchas trampas para el profano.

Pero lo esencial en este momento; lo que de verdad preocupa a todo ese público asombrado, lo que desean fervientemente es la vida de ese hombre y que alguien venga a salvarlo. Porque ahora lo de menos son los efectos que los técnicos esperan. Esa gente lo que desea es que el héroe se salve...


Momentos de desconcierto...
¡¡Ohh!!...
La cuerda cede en tres partes y el héroe cae vertiginosamente al fondo del abismo.
 El cielo se llena de otros helicópteros, pero ya es demasiado tarde.


 El cuerpo se ha precipitado al vacío y el estrepitoso choque contra las rocas los ha dejado a todos congelados por la estupefacción contemplando el gran impacto. Todo está ahora en aquel amasijo de piezas en que se ha convertido el héroe, ahora es un rompecabezas cuyas piezas está descolocadas...El robot ha fenecido en el fondo del abismo y nada más se puede hacer...


Y...

Habían creado una máquina perfecta, superior al hombre, eso pensaron...el robot era el sumun de la perfección, se le habían integrado todos los avances técnicos...creando un ente, un ciborg "sintiente", es decir; que podía sentir, incluso emocionarse...podía sentir la sensación de calor o frío. Incluso podía comprender su situación peligrosamente eminente. Era un robot perfecto; tan humanoide que pudo percatarse del peligro en el que se encontraba...tan sólo una cosa no sabía: ¡que iba a morir! En eso sí que era distinto a cualquiera de nosotros: un robot andando por la cuerda floja de la vida, engañado... pensando en su libre albedrío... tal cual como nosotros los humanos de verdad...pero sin tener conciencia de su fecha de caducidad...

Y no, no era inmortal...

lunes, 7 de mayo de 2018

Qué bonitos ojos tienes...


Cuando aparecieron en la Tierra las primeras formas de vida, hace unos 3.500 millones de años. (En números redondos, claro,  no vamos a decir unos 3.490, o,  3.510). El Sol brillaba con la intensidad y cadencia de nuestros días. Porque no es un fuego que se ha ido calentando más y más, y si así es, no nos quemará a nosotros más allá de nuestra piel morena, y además...nunca deja de salir cada día por el horizonte.  Los primeros organismos, unicelulares, empezaron a desarrollar fotopigmentos sensibles a los fotones. A partir de esas macromoléculas forjaron estructuras que les permitieron reaccionar frente a la luz. ¡Ojo! que ahora ya hemos pasado de "unicelulares" a "macromoléculas" en un pis pás...que no vamos a llenar ésto de años luz o qué sé yo.

Con los organismos pluricelulares aparecieron los ojos, entendidos como órganos especializados que miden la intensidad y dirección de la luz. En el curso de su evolución, (no sabemos si lenta, muy lenta o rápida, que en estas cuestiones eso es muy relativo), se fueron  conformando tipos muy diversos, que van desde las manchas oculares de los Platelmintos hasta el preciso ojo de cámara de las águilas. Así que el ojo humano va por la mitad de ese proceso...

Hay en el reino animal una amplia diversidad de tipos de ojos, cuyo desarrollo inicial se halla controlado por un circuito genérico que ha persistido en el curso de la evolución. Pese a ese origen común, los ojos han ido adquiriendo, de forma independiente en cada línea filogenética, características distintas.

Explicar la evolución de un órgano del refinamiento del ojo constituye un reto formidable para el biólogo del desarrollo. El propio Darwin lo abordó en su "Origen de las especies". Proponía que, a partir de un ojo simple ancestral, prototípico, se habría generado gradualmente por variación (mutación) y selección natural, los ojos de visión perfecta.

Y...

Desde entonces el hombre se siente arrastrado por la más alta exaltación de todas sus facultades simbólicas;  entonces siente y quiere expresar algo que jamás hasta entonces había experimentado: la destrucción del velo de Maya, la unidad como genio de la especie, de la naturaleza misma.
Así que, como puede suponerse, sólo un Dios evolutivo pudo poner en marcha todo esto, o para ser más exactos, una Diosa...



miércoles, 2 de mayo de 2018

¡Por todos los demonios!


¡Diantre!

Según la explicación tan exhaustiva que nos da Virgilio Ortega sobre este peliagudo asunto de los demonios...resulta que la cosa ya viene de lejos. Y así como el tiempo tiene el poder de destruir...,también sabe crear cosas nuevas...

En griego, "daimon" era una divinidad interior, neutra, ni buena ni mala, un "genio" o "espíritu", de hecho, la eudaimonía era el buen espíritu, la felicidad, y Sócrates decía oír una voz interior de su "daimonion" que le inspiraba y guiaba. Pero luego se metió la religión por medio y pasó a designar a lo ángeles caídos, los "demonios", y como la medicina aún no conocía bien la epilepsia, se creía que esos endemoniados estaban poseídos por el demonio, por lo que para no invocar el nombre del demonio se creó el eufemismo "diantre"...y, para no abusar de "por Dios" se decía "pardiez".

Ya  ha llovido mucho desde entonces...y todo tiene su devenir y sus consecuencias negativas...ya que algunos guionistas que pretende pasar hoy por artistas, han creado un vocabulario paralelo con la ayuda inevitable de Hollywood: el de decir en todos los diálogos dos tacos por cada frase.

Y...

Que yo también soy aficionada  a esas cosas del origen de las palabras, las etimologías, del griego etymos, "verdadero", "auténtico"  y "logos" palabra, osea, la ciencia que estudia el "verdadero" significado de las palabras; como decían los latinos, el "veriloquium", el verdadero lenguaje.

Vale, que eso ya lo había dicho Virgilio, no aquél si no éste, el de Palabralogía. Y que ahora me acabo de enterar que  tiene otro libro publicado: PALABROTALOGIA: ETIMOLOGIA DE LAS PALABRAS SOECES ...

¿Sabía usted que los romanos tenían más de sesenta formas de decir 'puta'? ¿No habrá  alguna relación entre la palabra 'fuelle' y la palabra 'follar'? ¿Si a usted la llaman 'pelleja', la están insultando o le dicen una palabra etimológicamente afectuosa? ¿Qué tienen que ver el 'fornicar' con una prostituta y la 'hornacina' donde se pone la estatua de una virgen? ¿De dónde viene las palabras 'caca' y 'mierda'? ¿Cómo estaría formada anatómicamente, en la antigua Pompeya, una señorita 'culibonia' ? ¿A quién prefiere usted, a un 'proxeneta' o a un 'xenófobo'? ¿Cuántas faltas de ortografía hay en la expresión "¡Por uebos!"? ¿Había pensado usted alguna vez que las bellas 'orquídeas' tienen un par de cojones?

Por Dios bendito, se ve que éste hombre no se ha dejado nada en el tintero.


sábado, 28 de abril de 2018

¿De dónde sacas esas ideas disparatadas?


Muchas de las personas que me conocen se asombran a veces de la manera tan simple que tengo de abordar la complejidad de algunos temas. Lo que procuro cuando observo algunas cosas tan complicadas...es verlo solo por encima, sin bucear...y luego, llevar el asunto a mi forma particularísima  de abordarlo. Darle con ello un toque lúdico, porque aquí no estamos para ponernos a devanarnos los sesos, que bastante tenemos ya con lo que tenemos en nuestra vida real y diaria.

Y ahora por eso os digo...

Sin querer ponerme estupenda...con toda sencillez os lo digo, que todo lo que se requiere es una mente original, tiempo para pensar, un lugar donde se pueda trabajar, acceso a una buena biblioteca, acceso a un buen sistema informático y una conexión rápida a Internet con todos los dispositivos si es posible...y si nos apetece, que esa es otra.

Sólo eso, y ya está. Claro que lo primero de esa lista lo pongo yo. Esto es, el "sine qua non", el ingrediente sin el cual todos los demás serían inútiles. Y por supuesto que todo esto no te hace ser una Dostoyevski. Y aunque pueda practicar mucho o muchísimo...como dijo no sé quien "El genio hace lo que debe; el talento lo que puede". Y yo tengo el talento suficiente para saber de lo que carezco. Así que no me mato a pensar cómo llegar a ser una escritora con un estilo encantador...con esa lírica que muchos pretenden ya tener por contagio.... Y supongo que es cierto lo que dicen de los escritores profesionales; que trabajan muy duro, por eso de que la inspiración te llega trabajando. Además, no creo que sería yo capaz de hacer algo tan vanidoso como escribir algo tan fuera de serie para publicar y presentar una novela o colección de relatos ¿Para subir al estrado y recibir aplausos y reverencias? Y es que no lo veo tan importante; pues creo que llegará el día que habrá más escritores que lectores...

Pero ese no es mi caso. Y comprendo cuando me dicen mis amigos ¿De dónde sacas esas ideas disparatadas? Pues muy fácil,  las invento...y si quieres escribir, por ejemplo, algo de ciencia ficción, pues para qué te voy a contar. Por cierto, que hace tiempo que no se me ocurre nada de ese género.

Y...

Seguro que es porque mi amigo querido, el que me regaló un robot, ya no me regala revistas de temas científicos...que yo no sé muy bien porqué (sí lo sé) eso me hace pensar en temas de I.A. Le voy a llamar, y a ver que pasa...