..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 11 de diciembre de 2017

El mundo...


...ese terreno mundo en perpetuo devenir. Desgarrado por el tiempo que todo lo devora, fuente de continuas desdichas, donde cuanto amamos perece, donde no cabe aspirar a amores eternos, a verdades inmutables, a valores permanentes, pues todo se desvanece cual inconsistente humo.

Un mundo en el que perecer y renacer, el crear y el destruir, el Bien y el Mal, el placer y el dolor, la Verdad y la Mentira, son lo mismo porque el tiempo no perdona...y allí donde el hombre separa, Saturno se complace en aunar las diferencias. Y así, nosotros demasiado débiles para bailar en esa cuerda floja, nos reconfortamos con la ficción de trasmutarnos en seres perfectos...ajenos al Mal, al Dolor y a la Mentira.

Porque no podemos dejar de intuir que todo esto: nosotros y nuestro entorno, es una mentira piadosa que hemos confeccionado a base de ponerlo en contradicción con el mundo real. Ya que nuestro instinto nos aleja de conocer la verdad demasiado pronto... ese temor inconsciente  que se oculta taimadamente hasta hacernos más fuertes, más duros...y, a veces, hasta más artistas para tratar de ser felices volviendo la cara a la verdad, esa voluntad del engaño que queda santificada a través del arte creador de toda actividad vital.

Ese Universo que nos presenta la física, por ejemplo, es tan solo una interpretación y un arreglo del mundo; una adaptación para nosotros los mortales, pero en absoluto una explicación objetiva del Universo...porque el artista, el poeta o el filósofo que queremos ser...en ese afán de convertirnos en creadores de hermosos universos, de querer embellecerlo todo...sólo somos capaces de simulacros con aires de belleza universal...seres humanos que aceptan ser escultores de sí mismos.

Y...

en realidad sólo somos individuos dedicados a estas "tareas creadoras" ya que la "realidad" queda desenmascarada como una mentira que se ha olvidado que lo es.


martes, 5 de diciembre de 2017

El hombre...


En apariencia sólo parecía un hombre como los demás. Aunque físicamente tengo que reconocer que estaba muy macizo. Ignoro cómo estará ahora, ya que todo músculo va perdiendo fuelle con el tiempo. Hace tiempo que no le veo. Pero si recuerdo con mucha precisión que estaba muy seguro de sí mismo y que una vez me habló de Diógenes. Sí, de aquel hombre que buscaba a un hombre entre los hombres...y que recorría las calles con un candil encendido. Qué curioso, solía decirle yo, y...ese tal Diógenes, no se alumbraba a sí mismo...¿nunca le dió por cuestionarse?

Y ese hombre, del que les estoy hablando y que me habló de Diógenes, nunca estaba para muchas elucubraciones verbales, esa es la verdad, y aún así él se creía que era un ser singular, como Diógenes. Y es que él no sabía, pero yo sí, que todos los hombres son iguales...sí, con sus cosas, sus defectos y singularidades. Y si digo con singularidades es porque todos los hombres las tienen.

Y es que éste hombre, que me habló de Diógenes, y que con toda seguridad pensaba que él era un tipo único y que de haber vivido en la época de Diógenes seguro que lo hubiera encontrado, tal vez  pensando que él era como él, tan peculiar...pues dice la Historia que una vez pidió al mismísimo Alejandro Magno que se quitara de su vista porque no le dejaba ver el sol...Ya ven cómo son todos los hombres...como Diógenes, que creen que para ver el sol tienen que quitar de enmedio a los demás.... y es que cualquier hombre...se cree que está por encima del bien y del mal...


sábado, 2 de diciembre de 2017

No hay pértiga para ese muro


No hay subterfugios ni rodeos. Ese coto de caza, como ya indica su nombre, está cerrado. Así que si estás afuera, no hay nada que puedas hacer. Puedes sobrevivir, puedes intentar ejercer el control, sí, pero sobre todo tienes que hacerte a la idea...olvidar a quien no le importas. Lo fundamental no puedes ganártelo, porque la clave de lo fundamental, amigo, es precisamente que nadie se lo merece.

La identidad desquiciada ante la negativa como una puerta arrancada de sus goznes. Te dicen "no" y...¿no hay colchón para esa caída? ¿De qué te sirve entonces el cortejo de la inteligencia; esa en que siempre confías en poder saltar los códigos? ¿o es que nunca se te ocurre pensar en esos términos?

Te dicen "no" y es "No".

Lo valioso es lo que se gana, lo que se disfruta por haberlo merecido, o lo que no debería ser pero que se quiere dar. La magia de la realidad habita en sus errores porque ellos nos demuestran vívidamente la ironía de la existencia, su nula meritocracia. Si alguien te ama, recuerda que no eres más que la víctima de una injusticia. Muchos mejores que usted se han ido a la tumba sin conseguirlo. Así que, por favor, no le de más vueltas, no se envanezca, no pierda los nervios, no se convierta en un ser irracional, no pretenda enmendar el absurdo de la existencia con un absurdo aún mayor.

No hay pértiga para ese muro. Te dicen "no" y es "No".

lunes, 27 de noviembre de 2017

Un Poeta...


"Aquel a quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco"
Eurípides

De niño siempre estaba tratando de agradar. Como si necesitara un sustituto para el padre que murió tan trágicamente joven. Era un niño más bien pálido y miope, aunque con bastante encanto. Estudió intensamente y sus profesores le adoraban. Se enamoró de los griegos. Fue absorbido por ese mundo antiguo de poetas, guerreros y filósofos. Se convirtió en profesor con plena dedicación a la edad de veinticuatro años, cuando aún no había concluido su tesis doctoral. Era éste el tipo de acontecimiento que, se decía, en Alemania no ocurre "absolutamente nunca". Pero esta lealtad alcanzó cotas más altas que las precisas para el éxito profesional. Escribió sobre los antiguos tal y como él los conocía, no en la manera en que Alemania quería concebirlos. No permitía que sus profesores se engañaran. La lucha le convirtió en un hombre. Pugna contra los confines de la posición profesional. Reconocimiento de que su experiencia especial no podría ser comunicada desde el mundo académico. Lucha contra su propio cuerpo. Arruinó su salud mientras participaba en la guerra franco-prusiana. Nunca la recuperó, pero llegó a aprender a vivir con ello, sin rencor.

En su periodo de madurez, describía su filosofía como una gaya ciencia. Prodigaba el sarcasmo y la actitud iconoclasta. Desechaba confiadamente, quizás arrogantemente, tradiciones enteras por erróneas. Con todo, siempre retuvo algo de aquel escolar serio. Mantenía el tono dulce, las buenas maneras; más concienzudo que nunca, aunque, oh, tan solo anhelaba más amor del que el mundo le daba; intentando hacer lo que se suponía  que debía hacer.Y en el fondo, todavía esperanzado, quizás (¿me atrevo a decirlo?), todavía inocente...aunque nunca quiso aparentar ser un Angel...

El Nietzsche que sobrevive a su propio ocaso, es el que sabía que la verdad estaba al alcance de aquellos que "se atrevieron"; el Nietzsche que se corrió la gran juerga  en las frías alturas de la dialéctica, quien dedicó sus tempranos aforismos a Voltaire, quien celebró el realismo intransigente de los antiguos. En breves palabras, es el pensador de la "Ilustración" que es como nuestra última imagen de Nietzsche: Su primera imagen del joven Fritz.


Cierto día, creo en el 1 de la salvación,
dijo la sibila, ebria, y no de vino:
'Ay, qué mal van todas las cosas!
¡Ruina, ruina! ¡Jamás cayó tan bajo el mundo!
Roma descendió a ser puta y burdel.
¡El Cesar de Roma se degradó en bestia
y hasta Dios se hizo judio!
Nietzsche




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Un cielo de estrellas...


¿Quien era Nietzsche? ese hombre tan singular, que como una estrella errante, brilló tanto, tanto en la oscuridad... y que por su gran resplandor se apagó tan pronto...

Se podría leer una historia de la filosofía y tratar de entender a Nietzsche en ese marco. Lo mismo cabría hacer con una historia de la cultura alemana. Pero una nunca llegará a entender realmente  lo que fue Nietzsche sin aquellos griegos... Esos griegos...fueron los que configuraron la visión que nutría su pensamiento, con lo que contrastaba toda realidad. ¿Había algo secreto, quizás ilegítimo, en la relación de Nietzsche con los griegos? ¿Se limitaron a alimentar el fuego que los niños tímidos acostumbran a ocultar? ¿Estaba él quizás viendo más cosas de la cuenta en aquellos viejos libros de gramática? ¿Se tomó más en serio a aquellos griegos de lo que ellos mismos se tomaban? Él sabía muy bien que los griegos no eran unos ángeles ¿Por qué entonces él pretendió ser un Angel para ellos? Todo esto es un misterio que quedará sellado para siempre en ese inconmensurable contorno del universo de las estrellas...


jueves, 16 de noviembre de 2017

¡Ay, esas tetas...


"Muchas cosas están tan bien inventadas que, como los pechos de las mujeres, son útiles y agradables a la vez"
Nietzsche

Tener una compañera de piso con las tetas grandes es lo que tiene. Tener a Isa de compañera de piso es lo que tiene. Viene Rafa, ese hombre que dista mucho de ser un bendito...y el otro, ese que tiene para los fines de semana y, que tampoco es un Angel, y ella se pone a flirtear con sus tetas. Son grandes, sí, son turgentes, sí, yo lo sé, su novio Rafa lo sabe, el otro también lo sabe... de sobra lo sabe... todo el mundo puede darse cuenta. Isa, le digo, eres una femme fatale con unas tetas abrumadoras. Ella, por supuesto , no se enfada. ¿ Qué habría que decirle para que se enfadara o, mejor aún, qué habría que decirle para que no las mostrara constantemente? Lo cierto es que ya no sé qué decirle. Se lo he dicho ya por activa y por pasiva: que son muy bonitas, que gustan mucho, pero que haga el favor de quitármelas de encima porque su poder erotizante me trastoca para todo el día...¿ Qué te pasa  Marián?, me pregunta mientras me pasa el vinagre balsámico de Módena para aliñar la ensalada, porque a ti te pasa algo y no quieres contármelo. Son tus tetas Isa, le confieso, me perturban.

Y...

llegando a este punto, creo yo que ya debería ver este asunto con algo más de estoicismo...pues a estas alturas, nada ni nadie debería perturbarme...si yo misma no quisiera...



domingo, 12 de noviembre de 2017

Un Angel viene a verme


"Con truenos y celestes fuegos de artificio, así es como voy a hablar a los sentidos flojos y dormidos. Mas la voz de la belleza habla quedo: solamente llega a insinuarse en las almas más despiertas".
Nietzsche

Hay un silencio interior que a veces nos grita de forma aterradora...El hecho de que hoy muchos de nosotros prefiramos el ruido y vivir casi únicamente hacia lo externo se debe a la tremenda crisis de interioridad, de valores del espíritu, la falta de saber interpretar ese silencio interior que es parte de nuestra esencia...

Quien huye de ese extraño silencio interior...que ruidea..., es porque teme verse tal cual es... ese mundo interior en el que quedan reflejados, como en un espejo, nuestros ojos asombrados...ese interior desconocido que se ve reflejado con más claridad y nitidez.

Y sin embargo... cuando en una noche oscura se divisa una luz que no viene de ti, sino que se percibe más allá de Orión... es que algo está pasando...y ese silencio atronador te deja en tal  estado...sumergida en tal grado de expectación, que te abre ese potencial interior...ese lado tan inexplorado...enriquecedor...equilibrador, también, para desarrollar al máximo esa parcela insondable...ese mundo oscuro...iluminado por la luz del sentir fecundo... para ser más creativos... es ese ser que viene a rescatarte...es ese ser maravilloso y resplandeciente que llega para cobijarte...para cubrirte... con sus alas.

Y...

entonces me llegó el susurro quedo de sus palabras: "No se debe querer gozar allí donde no damos a gozar. Pues el goce y la inocencia son las dos cosas más púdicas: ninguna de las dos tolera ser buscada; hay que tenerlas". Y al "oír" estas sabias palabras, vi que el silencio todo lo cubría como un manto pudoroso...pero Él siempre llega con su sabiduría sigilosa para hacer de mi oscuridad un mundo lleno de estrellas de colores...para sacar de mi garganta los suspiro más espectaculares y sonoros....