..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Velocidad


"por aquel otro sueño del infierno,
de la torre del fuego que purifica
y de las esferas gloriosas,"
                                     (Borges, "Otro poema de los dones")

.....................................

Cierro los ojos...
...y veo cosas...

Si el agua marina no es azul. Si no es verde ni turquesa. Si el cielo no es azul... y ni siquiera el cielo es el cielo...¿Qué es la Nada?
La Nada...
La Nad...
La Na...
La N...
La...
L...
.............
...........¿Son puntos titilantes en la inmensidad de la noche?...
          .............................

Ahora veo caballos.
Éste no es Bucéfalo.
Ese no es Babieca.
Aquel no es Rocinante.
¿Son caballos, simplemente?

Bajan por la Avenida,
los miro desde mi balcón.
Observo a los caballistas
¿Serán también caballeros?

.................................

Ahora contemplo la velocidad
cortando el viento.
Son los caballos
que miden la potencia.
Rompiendo la barrera del sonido...
y quiero volar como el caballo Pegaso.
Quiero
Quiero
Quiero
Quiero romper las cadenas
de los grilletes que me atan
a la Tierra y no me dejan volar...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Contemplación


Ella había observado el rostro de él en algunas ocasiones contemplando el cuadro. El estado de contemplación, según Platón, incluye el doble carácter de intuición intelectual de las esencias de una obra de arte y del estado de arrobo en que se sumen las almas sensibles al intuir esa Idea Suprema.

Se habían encontrado cientos de veces en la misma sala del museo y siempre terminaban frente a ese cuadro.Ninguno de ellos imaginó, en principio, dejándose llevar por un camino tan aristotélico, que terminarían acostándose. Empezando por la fluidez de las puntualizaciones de él; sobre técnicas, tonalidades y perspectivas...y de esa contemplación que él definió como "noésis noéseos" (pensamiento del pensamiento), es decir autoconciencia. Y, francamente, él se puso tan exquisitamente estupendo que ella sucumbió y terminaron acostándose cada dos por tres. Descubrieron que lo que les ponía en tensión y les excitaba era la contemplación del cuadro. Así que encargaron a un artista amigo una reproducción de la cual quedaron altamente satisfechos.

Pero como el paso del tiempo, ese gran destructor, no se olvida de cumplir con su cometido, después de tres meses, a medida que la tensión sexual decrecía, la presencia  del cuadro empezó a destacar como una interferencia. Ella fue la primera en aceptarlo y una noche, mientras él empezaba a revelarle  otro secreto de juventud, decide tirar de la manta. Esto no puede seguir así --le advierte--:tenemos que hablar del cuadro.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

y...¿quién soy yo?...


¿Quién es esa que está reflejada en ese espejo y que se hace una foto a sí misma?...
¿Soy la que creo que soy?
¿Soy la que tú imaginas que soy?
¿O soy la que soy en realidad?...

Soy todas, reflejada en ese espejo múltiple. Ahora una, luego otra...tal vez mañana "Nadie" y como Odiseo pueda vencer al gigante Polifemo.

¿Y si nada es real?
Tal vez la vida sea como, algunos filósofos han dado en llamar, una enorme sala de espera, en la que todos esperamos a que nos ocurran cosas, acontecimientos maravillosos que nunca llegan, o tal vez estamos esperando a un tren que siempre pasa de largo...O quizás la vida sea una rueda que no sabemos cuando se va a parar, y que cuando lo haga, será para volver a comenzar...¡Todo es tan extraño¡...

¿Y si estuviéramos atrapados en el Tiempo en el que esa rueda gira y gira sin parar?.

Todas esas elucubraciones generan una sensación poco alentadora. Según una teoría de Nietzsche, en esa rueda que él llama "El Eterno Retorno" en cada etapa sucede siempre lo mismo; los mismos acontecimientos, los mismos pensamientos, las mismas ideas, los mismos sentimientos...¡Todo resulta tan terriblemente desolador¡...Es como una condena eterna...Aunque al final Nietzsche nos alienta con un Übermensch, es decir: vivir sin miedo. Conseguir activar una fuerza que venza al miedo, y ya sin este escollo, conseguir poder gozar de los acontecimientos que la vida nos trae...y volver a vivirlos una y otra vez como nuevos; con sentido hedonista, buscando el placer sin el temor al sufrimiento que nos acecha.