..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

lunes, 29 de febrero de 2016

Una ceremonia inútil...


Rompiendo los papeles...

Esto es una pamema...una afectación excesiva. Y desde hace ya mucho tiempo que sabemos que en este ranking  pertenecemos al último rango. Es una secuencia tonta, sin sustancia; una ofensa a nuestra inteligencia.

Aunque para ver las cosas desde todos los ángulos...creo que necesitamos que nos golpeen bien fuerte con estos golpes de efecto...así nos damos cuenta de cómo y con qué cinismo nos toman el pelo.

Y aún así algunos de nosotros seguimos buscando quimeras.

Vivimos en la ilusión del perfeccionamiento, creemos que podemos pulir asperezas , entender a los demás, mejorar la comunicación, avanzar siempre hacia adelante. Intentamos cada día que la política se convierta en una ética y nos enfrentamos a los demás con esa convicción que hemos alentado dentro de nosotros mismos. Nuestras relaciones cada día son más públicas porque creemos que podemos poner puntos de vista en común y sortear los obstáculos...

 Pero no podemos sortear los obstáculos. Nunca hemos podido.

Apreciamos a los demás hasta que tocamos hueso y en este punto ya nos perdemos. Poco a poco, esta prudencia se va convirtiendo en el ingrediente principal de nuestras relaciones y se trata de una prudencia política: el arte de no nombrar lo que no está en el orden del día. Nos acostumbramos a vivir así lejos de cualquier idea de eficiencia y ese déficit nos va matando. Alguien entonces siempre quiere hablar de ello. Pero no se puede hablar de algo que no está en el orden del día como si estuviera en el orden del día...

Y ya sólo nos queda romper la baraja.



28 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo, Marián, de hecho, pronuncié esas mismas palabras, es una ofensa a nuestra inteligencia. Se ríen en nuestra santísima cara. Una gran impotencia ante tanto desconocimiento, además de una tremenda manipulación de medios.

    Bueno buenísimo tu post!!

    Y en cuanto a los Hermanos Marx, geniales… (qué buen ejemplo!!!) ;-)

    Mil Bsoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ginebra, lo peor de todo es que está montado para que no podamos hacer nada. No reparan en gastos porque al fin y al cabo sale de nuestras costillas...estos son esos tipos que dicen que les votemos para ser ellos los guardianes de nuestros intereses...y si leemos entre líneas todo lo que dicen es cierto: "los intereses de vosotros, son nuestros"...buen eslogan para la banca.
      Gracias, Ginebra, un beso enorme.

      Eliminar
  2. La incongruencia del que quiere estar lo mas cerca posible del lugar, es como el que no puede hospedarse en el Ritz pero se gasta sus ahorros en ir a tomar el té. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta secuencia todo está mal: el que sin ninguna posibilidad quiere entrar a codazos, y el que se niega a salir del Coloso en llamas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Nos acostumbramos a vivir y dejar vivir, sin inmiscuirnos en las vidas que nos rodean, a no ser que tengamos un lazo de convivencia.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay demasiada gente que dice que no le interesa la política y de esa ignorancia se aprovechan.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, A.Torrante, bienvenido.

      Eliminar
  4. Ayer justamente hablaba de obstáculos en mi blog...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! pues pasaré a verlo. Besoss.

      Eliminar
  5. Hola Marián.. Te dejare varias frases que lo resumen bien..
    Aquí en mi pueblo había uno que decía "Això no toca"
    También había oto peor que decía..
    "Hay que dejarlo todo atado, y bien atado"
    Por ultimo una que me gusta mucho..
    "Hacer ver que lo cambiamos todo, para que no cambie nada"
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mira...lo oculto termina viendo la luz. Y llega el tiempo en que sí toca...zarandeas el árbol y caen las ramas... y todo lo atado termina con la cuerda debilitándose y se desata...

      Y...si nada cambia es porque somos vagos y consentidores...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ahora mismo, el desprestigio de la política, si bien es merecido, en parte, es buscado por los mercados y quienes manejan para obrar sin obstáculos

    esperemos una revolución o una eclosión planetaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. revolución... eso espero. Los muros no se levantan solos; si unos los crean otros los derrumbarán...siempre ha sido así.

      Eliminar
  7. No sé si lo veremos pero no hay que ser muy listo para ver que está por llegar una revolución a todos los niveles.
    El sistema no aguanta y cada vez la miseria gana terreno en los países "avanzados", la democracia actual es indigerible, los políticos de aquí son títeres de Bruselas y de intereses de multinacionales.
    Estallará.
    Cuándo, no lo sé... pero ocurrirá.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso creo, sólo hay que pensar que las multinacionales las han creado los hombres. Y otros las derribarán. Nada es para siempre.

      Besos.

      Eliminar
  8. La habrá, la habrá, Pero como las anteriores se emponzoñara y vuelta a empezar.

    Pero mientras aunque sea solo por un ratito otros se comerán la sopa boba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osea...que no tenemos remedio...

      Eliminar
  9. NO hay peor obstáculo que aquél que uno cree imposible de salvar. Lo único inevitable son Taxes y Death, dicen los ingleses. Algunos dicen que también la estupidez, pero acá en la Argentina, al menos logramos comprobar que tenía un límite: el 51%. No está tan mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En términos democráticos, eso es mayoría. Pero aquí la estupidez seguro que gana por goleada. Y los obstáculos que nombras son congénitos e inevitables como bien dices.

      Eliminar
  10. Ahhhh yo me salvo de todo lo que dices aquí. ¿Perfección? ¿Quién la quiere? a mí déjame tranquilo con mi vida mediocre y feliz... mi camino es liso y llano, los obstáculos se ven desde lejos y uno puede evitarlos sin mucho rodeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Fantástico! un autosuficiente.
      Con todos sus defectos, como debe ser.

      Eliminar
  11. Vivas como vivas, siempre van a haber errores y aciertos. Vienen solos. Podés contribuir a que algo suceda como lo planeás, pero el destino es el destino.
    En Argentina hoy tenemos un gobierno que piensa solo en las grandes empresas, yo no lo voté, y la gente que le hizo ganar las elecciones ahora se hace la desentendida.
    En fin, es la vida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, parece que ese mal está muy generalizado...dicen que el poder corrompe, pero yo creo que a los que desean corromperse les atrae el poder, los que crean las leyes parece que las hicieron para los pobres...los ricos está fuera de peligro.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Lo malo de las pamemas es que a veces calan, y parecen verdades. Tiempos de trileros y de bobadas pintadas de importantes, mientras lo importante se deja de lado

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Porque lo que quieren muchos de ellos es medrar... la gestión de la política les importa un pimiento. Y luego no se quieren ir ni con agua hirviendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No será hoy, ni mañana y puede que tardemos a verlo, pero esto ya no se sostiene y mayores imperios han caído, mientras que no nos falte la capacidad de ver y la de reír.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Yo también creo que las cosas tienen que cambiar. Escuchaba el otro día, cómo el ministro en funciones Margallo decía que oyendo a Pablo Iglesias en el discurso de Investidura había rejuvenecido, porque hacía mucho tiempo que no escuchaba algo tan reivindicativo y tan fresco el el Hemiciclo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.