..

..

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

musica

lunes, 23 de febrero de 2015

Nunca y en ninguna parte…


Contener las cosas dentro de sus propios muros, no hacer ruido, y si tu juicio no te basta no perderse en ruidos ajenos. Reconocer lo bueno sin necesidad de contarlo. Escribirlo para uno mismo, ser tu único público. Hay únicamente dos tipos de narraciones: la que uno hace para sí mismo y la que uno hace para un interlocutor privilegiado. El resto es un juego de energías perdidas. ¿ Existe el grupo, la comunidad narrativa como tal? Como subproducto quizá. Como entidad es casi siempre un interrogante, una proyección, una frustración, una hipótesis, una fantasía…

La mayor parte del tiempo sin embargo vivimos dentro de ese magma confuso, dentro de una burbuja de referencias conocidas que , en el fondo, no refieren nada sustancial. Salir o entrar pero jamás esperar demasiado en el umbral de la vida.


domingo, 15 de febrero de 2015

Sherezade contándole cuentos a un macho alfa


Cada noche ella se sentaba a sus pies. La luna se miraba en los espejos de la seda plateada y brillante de los perfumados cojines, el piececito  buscaba cubrirse de dorado terciopelo. Y él, para no ser tentado, pedía que ella compareciese con el rostro tapado por un velo ante su presencia, dándole así un carácter formal y aparecial. Velo que a través de sus formas difuminadas, tapaba cualquier resplandor que le llevara a la senda del inesperado caos. Tras la cortina de seda, él “veía” sus labios en movimiento, el vaho de la seda que iba y venía dibujando sus facciones. Y para no caer en ese abismo… que inunda la superficie de las cosas… y no entrar demasiado pronto en el laberinto que conduce a la morada de Satanás… se acomodaba en el trono buscando la postura más regia.

Y ella le iba narrando historias de muertes crueles y desatinos, que a veces las adornaba con imágenes placenteras. Él la escuchaba con inusitada atención, aunque también se esforzaba en buscar distracciones de cosas banales. Y en cada inocente oración de ella, él veía castraciones,  canibalismo… despedazamiento y muerte. Pero ella seguía con su voz cantarina y dulce cual pájaro del paraíso, adentrándose en un mundo onírico y bello. Él entonces la interpelaba con espléndida promiscuidad, buscando en ella el escalofrío, el temblor, el terror, el asco y el escándalo ante la crudeza de sus palabras.

Ella entonces, tras un parpadeo, caía  en balbuceos estertóreos de espeluznantes visiones de pesadilla insoportable. Entonces él se levantaba, la alzaba del suelo y sujetándola con su cuerpo la abrazaba con estremecimiento incontenible… la proximidad de su cuerpo le perturbaba en lo más hondo entrando en un laberinto de contradicciones; de querer y no querer, llevándola  por fin en brazos hasta el Aposento Interior del Rey… donde contemplaba entonces su belleza desmayada, marmórea y frígida que más parecía una estatua que una mujer viva, como un cuadro que parece tener vida cuya ambivalencia  le producía en su alma un encontrado sentimiento de una extraña promiscuidad entre lo orgánico y lo inorgánico; entre lo humano y lo inhumano de una sensación final de las dimensiones más hondas del erotismo, entonces desnudándose de todo perjuicio, la poseía abriendo su alma en canal con unas connotaciones de canibalismo insoportable.

Y…

Después de todo…

ella  recuperaba su respiración rítmica y se quedaba dormida con las palabras de él  como bálsamo curativo susurrando en sus oídos: 
--Mañana continuaremos desde este punto, y podremos formular nuestra hipótesis convenientemente enriquecida...




lunes, 9 de febrero de 2015

En el parque contemplando al pequeño hijoputa.


Este es el niño que siempre obstruye el tobogán y se adueña del columpio mientras con un rictus de perro de presa en el rostro sueña con expropiar para sí mismo todas las atracciones que no alcanza a disfrutar. Si le hablas de la distribución equitativa de los bienes públicos, el enano es capaz de alquilar a un sicario para que te de matarile. Los padres, que nunca se enteran de nada, normalmente están en el otro extremo del parque leyendo una novela de Carlos Zafón.
Este es el niño que, como lo es, no tiene culpa de nada. Más tarde los padres se echarán las manos a la cabeza y dirán: ¡Pero por qué nos ha pasado esto, si siempre le hemos cuidado, le hemos alimentado bien y le hemos dado todo lo que nos ha pedido…! ¿Qué hemos hecho mal?

jueves, 29 de enero de 2015

La voluntad de poder



“Nunca me he encontrado a un hombre que me diga: “no me siento preparado para hacer esto”. Nunca jamás me lo han dicho en 30 años que llevo dirigiendo equipos. En cambio más de una vez y de cinco y de diez, a algunas mujeres a las que he llamado para que se incorporasen como colaboradoras ni siquiera he llegado a convencerlas”.
Julia Otero.

Syriza ha anunciado el martes la lista de los ministros que formarán el Gabinete que presidirá Alexis Tsipras. Entre todos esos nombres destaca el del nuevo ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, un reconocido economista, profesor en universidades extranjeras y habitual en las entrevistas que los medios de comunicación internacionales han realizado para conocer el pensamiento económico de los vencedores de las elecciones.

El Gabinete cuenta con 12 miembros, entre los que no hay ninguna mujer. Sí hay varias viceministras, como Maria Kollia en Interior, Elena Kuntura en Turismo, Nadia Valavani en Finanzas, y Rania Antonopoulos en Empleo.

Tradicionalmente a la mujer no se le ha dado cobertura en el plano político. Durante muchos siglos se las ha considerado, en el mejor de los casos, como menos capacitadas en ese mundo que tradicionalmente lo han copado los hombres. Cuando Nietzsche habla de “La voluntad de poder” deja muy claro que es un mundo de hombres. Las mujeres han sido inducidas a pensar que no están capacitadas para el mando. Aunque a estas alturas de la película la cosa esta más que subsanada y es lógico pensar que desconocemos  las veces que el señor Alexis Tsipras a oído un “no” procedente de ellas a sus proposiciones.

En el Olimpo los dioses eran mayoría absoluta, con algunas sacerdotisas para todo el protocolo. Porque sin un protocolo  extraordinario no hay dios que valga. Alexis Tsipras ha invertido esa tradición; se ha saltado toda esa parafernalia, ha ido a por las mejores de ellas pero no ha sabido conquistarlas, al menos no ha conseguido ponerlas en la primera fila de la noticia...



lunes, 26 de enero de 2015

Meditaciones de un señor que siempre ha votado al PP


La masa que aplaude… quemeimportismo.

Algunos van  ya por curiosidad, dicen, para ver que es lo que se cuece allí. Para luego poder criticar con más conocimiento de causa.

Pero allí con toda esa masa caliente, aplaudiendo a regañadientes… a ese líder que vuelve después de los años para traer más escaños. (líder, según él mismo, por supuesto), que ya ha perdido prestancia y que le queda poca sustancia. Y en el ambiente se mastica la endogamia; alcaldesas, alcaldeses, consortes, consortas, parientes y parientas, primos y primas.. sobrinos, sobrinas y demás allegados… se van creando peligrosos comentarios, aunque sean sobres..seidos.. Y él, el votante de toda la vida, que divisa el panorama desde la última fila… ahora al verse allí piensa que sólo está ahí como un atrezzo pensante, algo fuera de lo normal, resulta que esa inercia le arrastra… y su preciosa atención se derrama una vez más por el doble desagüe de la identidad y el descontrol. Y ve a toda esa gente con sus canapés  y su lata de refresco; a toda esa masa que ahora le parece una caterva distraída y ausente, una paranoia colectiva dentro de su fantasía. Y  ve salir a algunos precipitadamente con síntomas de diarrea (comentan por lo bajini que puede tratarse de una epidemia de “Podemitis”… piensa, ahora lo piensa, que no vale la pena tanto descontrol porque él no es la casta; aunque en honor a la verdad pueda sentirse un cooperador necesario de esa casta. Y se pregunta qué es lo que está haciendo allí, en medio de toda esa farsa…


Hoy se siente un descreído, ha sido absorbido, una vez más, por esa masa incandescente. Ha querido interpretar un papel y no has sabido meterte en él. Se ve fuera de contexto… y hasta podría decirse que se ha visto al borde del ridículo contemplándose a sí mismo como basura plausible…

Porque sea lo que sea lo que pensamos que estamos haciendo, siempre hacemos otra cosa a la vez. No sólo no podemos saber nunca al completo todas las razones por las que hacemos algo, sino porque nunca podemos estar seguros del significado completo de lo que hacemos.

Ni tampoco sabemos todas las consecuencias de lo que hacemos. Ni siquiera podemos estar absolutamente seguros de la historia que estamos contando.



lunes, 19 de enero de 2015

Adios, Au Revoir, Arrivederci


Se va.
 A ese Londres que él cree que es acogimiento de todos los artistas y poetas. Y que para tantos extranjeros es un “London“. Y yo espero que no se funda en esas brumas lechosas y que su vestimenta no sea cada vez más extravagante.

Haz lo que desees hacer, pero vuelve, amigo, aunque vuelvas distinto, con la frente llena de proyectos, o con algunas esperanzas que se habrán quedado en el camino… que será señal de que habrás crecido. Y será bueno para ti, porque me consta que lo de ser un joven rico, de ilustre apellido… eso, a ti te la trae floja. Y bendito seas si preservas, e incluso aumentas, esa crítica abierta y franca, que lejos de ser un defecto es una de las mejores cosas que tienes.

Se que harás amigos nuevos, y que no olvidarás a los amigos más “antiguos”, sobre todo a mi, por ejemplo, que siempre me divisarás en el horizonte con la mano en alto agitada, gritando: !Adelante!

Y…

See you  later.



lunes, 12 de enero de 2015

“Soy el Soberano de las vidas transitorias”


La dictadura de Dios.

Decía Dostoievski que en el fondo del alma de cada hombre hay un asesino del padre… esto él lo explica muy bien porque tiene un significado mucho más profundo.

¿Dios ha muerto?

Si la carne lo creó los siglos lo extinguirán “como lágrimas en la lluvia”

La calaña del hombre se puede apreciar por los dioses que ha creado. Se supone que somos el único animal a semejanza de Dios. Está demostrado que a lo largo de toda la historia de la humanidad, cada ser humano lleva consigo una mochila hasta arriba de mierda. Es como una caja de Pandora que hay que procurar que estén siempre bien cerrada. Y para asegurarnos de ello, se han inventado toda clase de dioses y religiones, con dogmas y prohibiciones de lo más pintorescas. Por que a ver, se dice que existe un Dios, el católico, el verdadero de la cristiandad, el que te exige toda clase de pruebas de fe. Y la verdad es que eso es difícil de comprender, porque si él es perfecto, Todopoderoso, Omnisciente, Omnipotente, Omnipresente y todos los “omnis” que se le quieran atribuir… ¿para qué coño le va a servir nuestra obediencia,  nuestro amor “sobre todas las cosas”, nuestros sacrificios, nuestra adoración, nuestra entrega e inmolación?. Francamente, eso parece una broma, cuando él lo es todo y lo tiene todo y por tanto nada necesita.

Y también existen otros dioses más pragmáticos, que se deleitan con el olor de sangre humana, que piden a sus creyentes que mueran matando, que prometen bienes materiales en no se sabe qué cielos. Dioses creados a la medida de mentes perversas y enfermas. Que manipulan a jóvenes “descarriados” lavándoles el cerebro, para que él, ese dios, se recree en las masacres. Claro que esos dioses también tienen su espejo en la Biblia, porque el Dios “verdadero” no se anda con chiquitas a la hora de pedir sacrificios, como en los casos de Abraham o Jefté. Y no digamos ya cuando instaba al “Pueblo de Dios” a genocidios… a exterminar a todos los pueblos colindantes… ¡con masacres atroces cuando se erigía como El Señor de los Ejércitos!