..

..

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

musica

viernes, 22 de mayo de 2015

Los comicios...


Lo más cómodo es que pasen las cosas por delante de nuestras narices  y no hagamos nada para cambiarlas. Y lo que pasa es que en las próximas horas sería muy recomendable dejar de ser un contemplador inmóvil. En los momentos decisivos sobran casi todas las palabras. Sin embargo, hay reflexiones de los que han contemplado la vida y sus movimientos que quizás nos puedan servir de guía:

"Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad en un mundo donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido entre los indignos y los indignados".

Eduardo Galeano

Y...

Yo SÍ PUEDO.


domingo, 17 de mayo de 2015

La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía. Beethoven


La vida debería ser como la música: una consecución de movimientos armónicos. Sin embargo, la mayor parte de las veces la vida se comporta como una fotografía, es decir, como un instante aislado, como un segmento que no hay forma de orquestar. Contemplamos un instante y, al hacerlo, intentamos oir la música de lo que fuimos, pero la mente es simplemente incapaz de trenzar los hilos. No existe  inercia en una imagen porque en ella está casi todo dado. Un sonido, en cambio, no nos invita a detenernos (no nos invita a estudiarlo). Su propia percepción implica que el cerebro está activado, que se han atado los hilos, que la tarea ya ha concluido. Lo sublime de la música es que se nos ofrece como un resultado. Su mera percepción es una celebración. Precisamente  porque no podemos entenderla, gracias a su opacidad, su poder para quebrarnos es infinito. La música no exige voluntad, sino que impone movimiento. Este movimiento no es un dictado o una directriz, es una grieta que se abre. La música nos prehabita, llega siempre sin avisar. Todos los que aman la música, saben que hay algo alienígena en ella. Por otra parte, la tesis de que alguien pueda "no amar la música" nos resulta,como poco, impensable. Todos nos sentimos afectados por ella. Es más: todos deseamos ser música porque la vida, cuando es plena, no se nos ofrece como una tesis , sino como un resultado.


miércoles, 13 de mayo de 2015

¡Esto es una locura!


 Estoy traspasada por un deseo ardiente de escribir... escribir de lo que sea. Creo que esto ya se ha convertido en un vicio. Y no me importa que la escritura, aunque sentida por mi, tenga algún sentido en sí misma, pero no puedo evitarlo...mis dedos crepitan y la tinta electrónica recibe latigazos enrojecidos por nombres propios que el corrector ortográfico considera como faltas. Son cosas estas que me la traen al fresco..y sigo con esas extravagancias que derramo como textos interesantísimos obviando que quizás sean absurdos. No me importa..no paro de tejer pensamientos, a veces sin mucho cuidado por el afán de enriquecerlos...Buceando en mi memoria...rememorando cosas que he leído, y no quisiera caer en esas contradicciones de pensar que estoy plagiando sin querer, ya que a veces utilizo palabras que puedan estar asociadas a texto consagrados ya por la historia...Soy lectora, eso creo que se nota...archivaré algunos puntos (pienso)  para alimentar mi cleptomanía, pues yo no bebo alcohol ni fumo...pero, me estoy planteando imprimir algunos de mis posts y formar canutillos para quemarlos entre mis labios en un rincón de la incompletitud. Sé que esto último es un mal pensamiento...pues enredarme en mi propio ego puede desembocar en tragedia. Pero...¿Qué es sino convertirlo todo en tragedia cuando se escribe?


viernes, 8 de mayo de 2015

Un coito y nada más...


Lo bueno de ti es que nunca eres el mismo cuando hacemos el amor...Sí, tú te ríes si lo llamo amor. Pero así lo llaman los franceses cuando quieren decir sexo. Ya sé, tampoco esto te parece original, pero nunca te he engañado diciéndote que soy una mujer que pueda sorprenderte. Pero te entiendo, porque si hay una cosa que sé con certeza, es que cuando ya estás cachondo puedo hacer de ti lo que quiera...

Mis pliegues y repliegues ocultos se llenan del deseo de tu sangre, de tu sangre de ganas...y mi deseo creciente me inflama hasta los bordes. Buscas mis muslos y te adentras en esa piel suave y cálida de la entrepierna, tu aliento calienta mi deseo que sale al encuentro de tu lengua...Dios...mi clítoris enardecido arde en tu lengua, en tus lamidos suavemente salvajes...bebes,  acaricias, lames...me matas... crecen los contornos y crece tu deseo y ahora mis ganas...Tu glande buscando el calor húmedo de mi boca. Calor que llena mi boca,  que busca mi lengua, que inunda mi garganta. Sed de ti, de tu polla que se enardece y eleva como un monolito mitológico, el caudal de tu vida rebosante de tersura...escroto divino que invita a lamerlo con mi lengua insaciable...leche de vida, presa todavía, atrapada por el placer que deseas infinito. Tranquilo, te digo, disfruta el momento...mira el paisaje de mis tetas de aureolas pictóricas, pezones casi adolescentes que se enervan insolentes ante tu mirada, que crecen en tamaño y dureza ante la magia de tus ojos ensimismados de mirada turbulenta...boca desencajada cuando paseas tus dedos por mi vientre y mi ombligo. Me pongo a horcajadas y juego con el paisaje de tu cuerpo, paso mis dedos por tus pezones, mordisqueo tu cuello, el lóbulo de la oreja, beso tu boca, me quedo ahí prendada de la sabiduría de tus labios, de tu lengua que explora mi garganta. Cambio de postura y acaricio tus recovecos, busco la piel fina de tu saco escrotal. lo beso, lo lamo, acaricio tus muslos...me paseo por el paisaje de tu cuerpo...acaricio tu perinéo, lo beso...mmmm...paso mi lengua por esos suburbios oscuros...cierras los ojos, experimentas un intenso placer y quieres que dure...que dure... Sí, sí, mi coño palpita sintiendo la humedad caliente que baja por todo mi centro...vivamos la intensidad del momento...No quiero morir todavía...
Tu polla está erecta,  caliente, húmeda,,,entre tu vientre y mis tetas la atrapo, busco un cobijo, una letanía de placer...mis pupilas prendidas  en tu mirada, mi boca llena de tu polla, que succiona,, que roza, que golpea suavemente...


...y mi coño pierde los estribos...te busca, quiere penetracíón, me acoplo, nos acoplamos ¡Fóllame! Fóllame fuerte, hablame, dime algo de lo que no está escrito, palabras inventadas que describan el verdadero sentido de la lujuria, locura ardiente, placer demoniaco...desbórdame, consúmete conmigo, mátame, porque yo si quiero...quiero, quiero..."¡te quiero!"...quiero morir matando hasta caer fulminados de placer...

Estamos vivos, aunque sumidos  en un tan agradable  relax  que nos hace cerrar los ojos. Yo entro en un sueño ligero, casi un ensueño, y tu respiración rítmica me anuncia que te has dormido plácidamente.

Una hora más tarde te levantas sigilosamente, te duchas y te vas. Pensaba ingenuamente, que te irías con el olor de mi cuerpo puesto. Pero no. Yo sin embargo me quedo un ratito más remoloneando entre sábanas. disfrutando aún de los aromas. 

Por ultimo abro los ojos y veo su corbata colgada del respaldo de la silla. Testigo mudo que me grita: "Volverá a buscarme, tiene una reunión importante"... ahora lo entiendo todo, lo de la ducha e irse tan sigilosamente...


viernes, 1 de mayo de 2015

La frase


El verbo follar, de donde se conjugan esas frases tan contundentes como "follar el alma" o "follar con alma"...follar, follaste o follarías, toda la gama se merece el veredicto de inculpabilidad.

En principio, o siendo más exactos: "En el principio era el Verbo". Frases acuñadas por aquel portento de la naturaleza. El Hijo de la aurora, la Estrella de la mañana, el Lucero del alba. Como se puede intuir es un desafío en toda regla a Aquel que lo creo en su naturaleza...

Es un farol.

Las palabras...
ellas fabrican los pensamientos, sintetizan ideas, las adornan, las desarrollan, crean mundos y hasta pueden confeccionar almas, cuando no armas...armas. sí, esas armas que carga el Diablo...porque Él es el Maestro de la Vida..."armando caballeros". Es útil entonces ser buen conocedor de armas para llegar a las almas porque el conocimiento es poder...frente a las perturbaciones tiránicas de la Naturaleza.



domingo, 26 de abril de 2015

Entre la insatisfacción y el deseo...


El deseo es caprichoso. Todo lo quiere. Y ya. Demorarlo es una manera de disfrutarlo más en la angustia de su consecución. Denegarlo es abortar la voluntad camino de la frustración. Sin embargo...cumplirlo, satisfacerlo, consumar el deseo...no hace  sino horadar el ansia para otro deseo más. Un agujero negro de vacío absorbente para otro deseo que llevarse en cuerpo y mente.

Deseaba escribir esta tautología, este topicazo, ahora mismo, ya. Y sí, ya está, ya lo he hecho. Pero...quiero más. Si me hubiera seguido demorando y merodeando a través de la idea y la sensación, tal vez me hubiera cansado o hubiera llegado a la conclusión de que no valdría la pena ni "guardar cambios" ni "publicar entrada". Sí, me lo hubiera denegado, de pleno, entonces no lo habría hecho y ahora no estaría escribiéndolo, ni tú leyéndolo. Al final, consumado y consumido, aquí está lo que antes estaba...¿Y ahora tú también quieres más? ¿Qué desea tu deseo?

Frente a la insatisfacción permanente del deseo voraz, conservar lo que se tiene, para bien o para mal. Si se tiene porque fue deseable, seguirá siéndolo de una u otra manera, aunque sólo sea por el mero hecho de conservarlo. Si se conserva algo que no se deseaba, entonces, en el fondo, es un deseo de conservación, pero deseo al fin y al cabo, de que ese no-deseo encuentre sustitución... 

Desear tanto como la voluntad de poder de un martillazo nietzscheano. PUM!!!

A la postre conservar tu insatisfacción confiere carácter muy a tu propio pesar.

"Para unos el mundo es un cachorro que suplica que jueguen con él, para otros es un pitbull que saltará a la yugular en cuanto un descuido se lo permita"...

¡Es tan fácil que todo se nos vaya de las manos!
Mi deseo es desearte sin pensar en los daños colaterales.



lunes, 20 de abril de 2015

The miracle


    En poemas míos que no valen nada,
    creerán ustedes hallar un valor,
    una verdad que no se mezcla con el trigo,
    un rastro , una revelación,
    cualquier perdiz que imaginarse puedan
    en sus mentes enfebrecidas de cazadores extraños.


    En donde nunca la magia del conejo hubo,
    descubrirán ustedes la chistera,
    sobre un yermo
    plantarán sus esperanzas,
    platillos volantes divisarán en surcos
    obscenamente terráqueos.
    Y vendrán a contármelo luego,
    
    a mí - no te lo pierdas - :
a la que contempla el sembrado.