..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 28 de junio de 2015

Más que una paja mental es un orgasmo en toda regla


Me encanta ese hombre, porque no se pone estupendo con elucubraciones absurdas que al final no me llevan a ninguna parte. Siempre he pensado que la inteligencia es mucho más fácil de  percibir cuando  uno no se esfuerza en mostrarla. El que la posee  ni se inmuta ni se esfuerza por exhibirla. Y cuando un hombre la tiene no tiene que hacer aspavientos para mostrarla. Es tan sencillo como eso.

Me encanta ese hombre porque me explica las cosas como si nada; sin mayusculizar absolutamente nada, dando por hecho que le voy a entender y porque con su actitud me muestra que no soy una estúpida.

Me encanta ese hombre porque sabe contar las cosas...empezando por lo más simple para que cuando lleguemos al meollo de la cuestión mis receptores cerebrales estén ya más que estimulados para interpretar lo que me está contando.

Me encanta ese  hombre porque tiene la habilidad de ir quitando las piedras del camino sin yo darme cuenta, para que no me desvíe a derecha ni izquierda y le siga...

Me encanta ese hombre porque despierta mi curiosidad creando en mi una necesidad de más ideas sobre el asunto que me esté contando ya que siempre me deja con esa sensación de voluptuosidad...y que después no quiero que termine de contarme...y me deja "con la voluptuosidad en la cara, la "facies" de la felicidad".

Me encanta ese hombre
porque es un genio,
porque  tiene el don superlativo  de saber contarme las cosas;
porque contagia  a mi cara una fisonomía de supremo placer...
lo veo en sus ojos...
¡Más que una paja mental es un orgasmo en toda regla!


22 comentarios:

  1. ¿Dónde le has encontrado, Marian? ¿hay más como él? Es que moriría por conocer a un hombre así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que hay más. Lo que ocurre es que es difícil encontrarlos, como todo lo bueno, escasean.

      Eliminar
  2. Felicidades, ha de ser una especie en extinción. La gente se empecina en ostentar sus conocimientos (como sus autos) y como si eso fuese lo que le dará la dicha. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que la felicidad...o los momentos felices, hay que verlos venir...a veces sales en estampida y no te da tiempo a conocerlos...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Tiene hermanas?
    un besote refirgerado y con una buena dosis de envidia cochina, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que tienes que que hacer es estar atento y abrir los ojos y los sentidos...jaja
      Besote.

      Eliminar
  4. Entonces tienes un tesoro, Marián.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tesoro es él, pero yo no lo tengo...y mejor que sea así.

      Besitos.

      Eliminar
  5. Anónimo6/29/2015

    como una ola el amor llego a mi vida...ehhh marian

    ResponderEliminar
  6. No es para tanto Marián, sólo me gusta contar y a ti como cuento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya puestos, cuéntame un cuento. Si sabes, claro.

      Eliminar
  7. Nada enamora más que la inteligencia! La inteligencia timida que necesita pasar desapercibida...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante es saber usar la que se tiene...

      Saludos.

      Eliminar
  8. Me ha encantado el tono prosopopéyico del artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Sólo ha sido un ligero barniz, pues más podía haber sido ¿no te parece?
      Me encanta que te haya gustado.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Pues eso hago, Toro. Gracias.

      Besos.

      Eliminar
  10. Y a mí me encanta que te encante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este asunto está resultando encantador, sí.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.