..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

jueves, 27 de noviembre de 2014

La codicia


No hace la codicia que suceda lo que queremos,
ni el temor que no suceda lo que recelamos.
Francisco de Quevedo

Hasta la fecha había engañado a todo el mundo. Últimamente llevaba una vida muy  activa, sobre todo viajando… Nunca había dado un palo al agua. Pero ahora había creído encontrar lo que necesitaba: el camino hacia una vida regalada y llena de placeres.

Se miró en el espejo y sonrió al ver su propia imagen reflejada en el cristal. Era, sin duda, un hombre afortunado, pensó mientras se ajustaba al cuello una elegante corbata y se contemplaba con la arrogancia de un dios del Olimpo. Comenzaba para él una nueva vida. Por fin, había conseguido llegar donde quería; otro escalón hacia la riqueza y el bienestar: ser eurodiputado. En su partido era muy respetado, se habían tragado la píldora que él les había hecho tomar. Ahora tenía treinta y seis años, medía un metro ochenta. Su cuerpo estaba esculpido como el de un atleta, su rostro podía ser el rostro de cualquier modelo masculino. Y creía poseer una inteligencia privilegiada. En su juventud, cuando siendo todavía estudiante formuló sus revolucionarias teorías sobre los saltos cuánticos del tiempo. Había caído en sus manos un libro. “El mundo y sus demonios” de Carl Sagan. Era en aquellos tiempos en que su anhelo sólo era su ansia de poseer cosas no materiales, como el saber; su codicia por la sabiduría, era más que un pecado una virtud.

Por su atractivo físico tuvo la oportunidad de hacer un pequeño anuncio para la publicidad de su partido. Fue un éxito y su ego se hinchó  de una manera tan exponencial que desde su propio partido empezó a ser envidiado. Además pudo darle unas buenas mordidas al saco sin (con) fondo-s  destinado a protocolos y gastos de representación. Fue entonces, cuando en un almuerzo de trabajo conoció a Susana. Una chica guapísima hija de un banquero de renombre. La propuso matrimonio alegando que se había enamorado perdidamente. Y francamente lo que más le atrajo de ella era, no ya la intuición, si no la certeza de que estaba forrada. Ahora llevaban cinco años casados. Tampoco es que Susana le amara profundamente, pero aceptó.  Y se casaron por comodidad, por la costumbre que impera en este país de que los solteros son sospechosos de algo.

--Tú sabes, Narciso, que mi hija es una mujer adorable, y no me importaría lo más mínimo que desarrollases un deseo vehemente y exagerado de poseer riquezas y bienes materiales. Quiero que te pongas al día en las cotizaciones bursátiles, que disfrutes como yo de las exageradas ganancias de las eléctricas. De momento ya estoy tirando de los hilos… para que cuando dejes la política entres en esos grupos de consejeros de administración. Tendrás a tus disposición tarjetas opacas que podrás usar con total impunidad. Podrás viajar a donde quieras, enseñar el mundo a Susanita para que disfrute contigo de la vida.
--Sí, papá, ya sabes que soy un alumno avispado. No te defraudaré.

Y Narciso empezó a traspasar sus redes morales, fue cayendo en el pozo del egoísmo y sintió como una pasión criminal lo embargaba. Llegó un momento que sintió como si una sangre nueva  corriera por sus venas que lo enardecía… Se sentía ya un hombre tocado por la poderosa ambición de la codicia…

--Jajajajaja ¡Cómo disfruto siendo codicioso! 
Y si dicen que esto es malo ¡Me gusta ser malo!
¡Jajajaja! ¡Jajajaja! ¡Jajajaja!

Y ríe y ríe con una risa que ya no parece la suya, sino la del peor de los malvados. Y disfruta tanto que hasta se le caen las babas…

La música de su móvil suena de pronto y le devuelve bruscamente a su realidad.
--Cari, que no te olvides, que hoy te toca a ti ir a recoger al niño al colegio.
--Claro, claro, no me olvido. Claro que no. Tranqui, cariño.

Su vida cotidiana es así, tan monótona y con muchas dificultades para llegar a fin de mes. Susana y él son buenas personas, trabajadoras y honradas. Pero él… de vez en cuando sueña con ser malo, ansía ser codicioso, quiere vivir como todos esos políticos corruptos a quien parece que nadie puede meterles mano,  a esos que se burlan de todo y ni los jueces se atreven con ellos. Quiere vivir en la abundancia caiga quien caiga. Pero claro, él es harina de otro costal…


20 comentarios:

  1. En la cruda realidad ni los malos son tan totalmente malos y se lo pasan de fábula ni los buenos son impolutos y libres de todo pecado y su vida no tiene alicientes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sociedad en la que los dirigentes dan tan mal ejemplo y perjudican tanto al pueblo, no es enteramente por su culpa; si somos consentidores también somos culpables.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cuando la avaricia es una obsesión, te lleva a una huída en la que no puedes mirar atrás, hasta que el destino te ponga una piedra en el camino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que el vicio de la codicia se retroalimenta, cuanto más tienes más quieres. Así que ya ves que es algo muy malo Per se.

      Eliminar
  3. Me ha gustado, me he divertido leyéndolo y me ha sorprendido el final… Tal vez esperaba un final más complicado y predecible… Y me alegra haberme equivocado porque me ha encantado la forma tan sorprendentemente sencilla y acertada con la que has resuelto el texto.
    Y si, Tanto tú con tu texto como Quevedo con su magistral frase tenéis mucha razón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bandit. Ya sé que siempre me lees, pero me gusta que vengas a decírmelo. Te agradezco mucho tus amables palabras. Es muy gratificante que una persona tan entendida en literatura como tu me digas que te ha gustado. Muchísimas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Menos mal que hay much@s como él.

    Me ha gustado perderme en esa ensoñación que no nos es tan extraña.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que es así, si trabajas duramente 30 o 40 años no te va a lucir tanto como ocho o diez años de cárcel, para algunos es así.

      Un beso.

      Eliminar
  5. Qué buen final, no me esperaba para nada ese giro que le has dado. Te felicito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Aurora, me encanta que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Todos tenemos ese lado blanco y ese oscuro...

    Muy agradable de leer. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alba, tú siempre tan amable conmigo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Ya Swift escribía que tenemos, cada vez más, una tendencia a querer poseerlo, no medimos consecuencias ni métodos, volvemos a un estado de salvajismo primitivo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, que es uno de los peores vicios porque te destruye y no te hace feliz. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Yo siempre he querido creer en aquello de: "La codícia te da por saco". Vale, ya sé que no es exactamente así pero creo que queda mucho más claro.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, dicho a tu manera...muchísimo más claro, sí. Y ahora que lo pienso...¿No te has dado cuenta de que a algunos nunca se les rompe ese saco? ¡Siempre está a buen recaudo!

      Saludos.

      Eliminar
  9. "¡Me gusta ser malo!", jeje, me encanta y ese giro al final, de broma o no suelo decir a algunos amigos y amigas cuando me despido que sean malos que es mas divertido y creo que me lo voy a terminar creyendo.
    Ah, me ha encantado, jeje.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Ángel, eres un cielo.

    Y sí, hay que ser malos...en el buen sentido de la palabra.
    Feliz puente.

    ResponderEliminar
  11. Un vez que tomas de la mano ese sentimiendo, es una caida libre. Pues la codicia nos invita sutilmente a saltar al vacio..... Al precio que sea. Me gustó. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Parece que es algo que engancha, de forma sutil o no, pero que invita al riesgo, eso seguro.

    Saludos. Gracias por venir y comentar

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.