..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

viernes, 21 de noviembre de 2014

El Inquisidor General


Los hermanos
Karamazov:

--¿Tú has escrito un poema?
--No-dijo Iván riendo-, pues no he compuesto jamás dos versos en toda mi vida. Pero he soñado con ese poema y me acuerdo de él. Serás mi primer lector, es decir, oyente. ¿Por  qué no aprovechar tu presencia? ¿Quieres?
--Soy todo oídos.
--Mi poema se intitula “El Inquisidor General”, es absurdo, pero quiero dártelo a conocer:

La acción se desarrolla en España, en la Sevilla del siglo XV, al día siguiente de un auto de fe en que habían sido quemados más de cien herejes. Es la época más terrible de la Inquisición, cuando cada día llameaban las hogueras en el país para mayor gloria de Dios, y cuando

En ingentes autos de fe
Quemaban a los terribles herejes.

…y de pronto, el Señor aparece entre el pueblo de una manera suave, como si quisiera pasar inadvertido, y el pueblo sin embargo lo reconoce, corre hacia Él atraído por una fuerza irresistible, el pueblo se agolpa a su lado y lo sigue silencioso…

Un viejo ciego desde su infancia, exclama entre la muchedumbre:

“¡Señor, cúrame y te veré!”Caen unas escamas de sus ojos, y el ciego ve. El pueblo vierte lágrimas de alegría y besa la tierra que pisa. 
De pronto Él se detiene ante el atrio de la catedral de Sevilla en el momento en que llevan un pequeño féretro blanco en el que descansa una niña de siete años.

--¡Él resucitará a la niña!-clama la muchedumbre a la madre llorosa.
El sacerdote que iba delante del ataúd mira perplejo y frunce el entrecejo.
Él contempla a la niña con lástima, y su boca exclama dulcemente una vez más: “Tálitha kumi”, y la jovencita  se levanta, se sienta y mira a su alrededor. La muchedumbre turbada grita y llora.

En aquel momento pasa por la plaza el cardenal inquisidor general. Es un viejo casi nonagenario, con el rostro enjuto y los ojos hundidos en los que aún brilla una chispa… sus  lúgubres auxiliares y la  guardia del Santo Oficio le siguen a una respetuosa distancia. Se detiene ante la muchedumbre y observa desde lejos. Lo ha visto todo, y su rostro se ha ensombrecido, sus ojos brillan con un resplandor siniestro… Le señala con el dedo y ordena a los guardias que lo detengan. El prisionero es conducido al sombrío y viejo edificio del Santo Oficio donde se le encierra en una estrecha celda abovedada. 
Llega la noche y el Gran Inquisidor llega a los calabozos, franquea la puerta y exclama:
“¿Eres tú, Tú?”
Y a continuación le dice:
“¿Para qué has venido a estorbarnos?”
Y amenaza a Cristo con la hoguera en la que deberá pagar el atrevimiento por haber vuelto…
Después le abre la puerta y el preso sale…
“¡Vete y no vengas más!”
“¡No vuelvas por aquí!”…Nunca, nunca…

******

Esta joya se puede leer completa en el libro V de “Los hermanos Karamazov” Que también narra las tentaciones del Diablo a Cristo, y cómo éste las rechaza… y no parece que siga el mismo ejemplo la Santa Iglesia Católica  Romana y Apostólica… Ya entonces, con aquel Santo Oficio, claramente se ve quien es su dios…
“¿A qué, pues,  venir a entorpecer nuestra obra? ¿Por qué guardas silencio, observándome  con Tu penetrante y tierna mirada? Prefiero que te enfades, no quiero tu amor, porque no te amo . ¿Para qué disimular? ¿Para qué voy a ocultarte nuestro secreto? Quizás quieras oírlo de mi boca. Helo aquí: Hace mucho tiempo que no estamos contigo, sino con él. Hace justamente ocho siglos que recibimos de él ese don que tú rechazaste cuando él te mostró todos los reinos de la tierra. Nosotros aceptamos Roma y la espada del Cesar, y nos declaramos los únicos reyes de la tierra (…) El viejo quisiera que le dijese algo, aunque fueran palabras amargas y terribles. De pronto el prisionero se acerca  al nonagenario y besa sus labios  exangües. Esa es toda su respuesta. El viejo se estremece: “Vete y no vuelvas más…¡Nunca más!” Y le deja marchar  en las tinieblas de la ciudad.”


15 comentarios:

  1. Hay fragmentos de obras que llegan a dentro. Su lectura nos lleva a reflexiones que no se pasan de moda, porque son atemporales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las situaciones o circunstancias se repiten por ciclos. Por las universidades desde siempre circulan frases para los acontecimientos del momento y resulta que son de Sócrates, Aristóteles o Einstein, y así. Y es que todo es atemporal.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Anónimo11/21/2014

    Esta escrito en ese periodo occidentalista de feodor.... lo que le valió la condena en Siberia conmutada en el ultimo segundo... despues el cabron se convirtió en un eslavofilo pelotas del zar...
    Es asi?.... yo creo k las nuevas generaciones rusas.... mas revolucionarias.... es decir... el germen de la revolucion rusa... no se es extraño.... fiodor abrazo demasiados palos en su vida.. politicamente fue un culo inquieto. . Tambien coqueteaba con ese sadismo masoca tan presente ensu obra.... sendero de homosexualidad que diria Freud. ... es cojonudo metiendose en la psike de los personajes.... en eso es el puto amo... ya decia el autor de anticristo k era el unico psicológico k le había enseñado algo pero hoy en españa ese tio haria lo k todos los tontos.... pasaría del psoe al pp del pp al psoe....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dostoievski fue sin duda un gran escritor. Su obra es universal. Yo creo que lo mejor que puede tener un escritor es saber transmitir sus pensamientos. Y efectivamente fue un gran pensador, un gran observador conocedor del alma humana. El simulacro de su fusilamiento, narrado por él mismo, fue muchísimo antes de escribir Los hermanos Karamazov. Seguramente por motivos políticos. También creo que se enfadaba mucho con el público ( a veces los insultó vivamente), pero sí tuvo esa variaciones que dices, porque al final sólo quería ganar dinero para el juego. Debilidades de la carne. Pero lo de ser un gran escritor eso es incuestionable.

      Eliminar
  3. Cuanto hay escrito y olvidado, que bien que lo hayas traído hasta aquí, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que traes a veces cosas interesantes. Sin duda eres mucho más didáctica que yo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Anónimo11/21/2014

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Es terriblemente cruel por lo terriblemente creíble que resulta, más estos días si vuelves la mirada a Granada.
    Es tanto lo que se ha perdido para que unos pocos lo ganasen todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si las piedras hablaran...enterrar grandes tesoros para poner encima lo suyo...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El inquisidor ha actuado como se esperaba de él. Muchas veces me pregunto como sería un retorno al mundo de Cristo, no creo que se desencadenase un Apocalípsis como los inquisidores querían hacernos creer.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos estamos al cabo de la calle, sabemos que la Iglesia católica es un gran poder, han hecho lo que han querido bajo cuerda, ahora con un nuevo Papa se quieren apuntar al tan controvertido "populismo" su doble moral se lo permite.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Siempre pensé que Cristo era una amenaza para la inquisidora iglesia. Monumental Feodor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, sabemos todos lo que son; grandes amantes de las riquezas materiales. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Pues no lo conocía. Gracias por acercarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir a leer y dejar comentario.
      Saludos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.