..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

viernes, 21 de abril de 2017

Disquisición...


Anoche al acostarme y en cuanto acaricie la almohada...ésta empezó a susurrarme...mis diálogos, que no mis monólogos...y que en esos momentos son antologías...y aunque debatimos conceptos un poco abstractos, todo ello constituye y aparece en significados de palabras.

Y estas disquisiciones me llevan a veces a escribir sobre "lo abierto", como  aquello que decía Rilke; que lo abierto resulta lo central en su verdadero significado poético...
"Las criaturas"-decía Rilke- son el ángel y el animal; representantes ambos de la inocencia...Y es que el ser humano no es un ser híbrido de ángel y bestia: es un ser al margen. Y aunque queramos ver nuestra realidad, siempre nos replegamos en nuestra subjetividad, y allí no hay más que reflejos, sobresaltos, interpretaciones, oscuridad y confusión...

Con plenos ojos se ve la criatura
lo abierto.
Nuestros ojos están vueltos
adentro,
alrededor de la salida
abierta,
colocados como trampas.

Rilke

Y la almohada me seguía susurrando...porque no es verdad que las palabras sean sólo el uso que hacemos de ellas; las elegimos porque van bien a nuestros propósitos.

Y...

seguía acariciando la almohada con mis disquisiciones y aún con más divagaciones...
Abierto es lo opuesto a cerrado, a lo limitado, a las prisiones, a la estrechez, a la trampa, a la falta de ventilación...
Abierto es respirar libremente aire puro, sin mordazas...


26 comentarios:

  1. ¿Somos lo que pensamos que somos? ¿Pensamos que somos lo que en realidad querríamos ser? ¿Los demás nos piensan como somos?
    La tercera no tiene demasiado interés. Me quedo con la esquina de tu almohada: “Abierto es respirar libremente aire puro, sin mordazas...” Y te abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dijo Unamuno que somos tres en uno, mira un pareado, jaja.
      La esquina de mi almohada, bonita definición.
      Abrazuco.

      Eliminar
  2. Lo abierto, son nuestros oídos escuchando los comentarios de la almohada, a nuestros más íntimos pensamientos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado ruido para serenar el alma y entrar en un tranquilo sueño.
      Besos.

      Eliminar
  3. Abierto es estar receptivo, pero con peligro, al igual que entra el viento entra el frío.
    Abrirse y quitar limitaciones nos expone
    al sufrimiento si no controlamos nuestras emociones.
    Profundas tus letras, propias para meditar.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adentrarse en una intemperie total seria contraproducente, sí.
      Muchas gracias por tu comentario, Ambar, y feliz semana para ti también.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Si hasta con la almohada discutes tú. Aunque a más de alguien le haría falta una almohada así.

    Besos dulces y dulce fin de semana Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi almohada es blandita y se adapta muy bien al contorno de mis pensamientos...
      Y no me gusta discutir con ella...escucho su punto de vista para cotejarlo con el mio, es sólo eso.

      Besos muy dulces y buena semana, Poeta.

      Eliminar
  5. Tengo que reconocer que la almohada y yo nos llevamos muy bien en cuanto a esos susurros que comentas… Una vez alguien me dijo que cuando uno se acuesta, ha de dejar la mente en blanco para conciliar bien y pronto el sueño, pero no sé si afortunada o desgraciadamente, mi mente es un completo centrifugado, incluso en esos momentos en los que debería apaciguarla para caer en los brazos de Morfeo… Así pues, puedo entenderte…

    Y las palabras… bueno, creo que en el fondo nos utilizamos mutuamente, ellas nos apresan de alguna manera, las necesitamos, unos más que otros, y al mismo tiempo, nosotros las utilizamos y las elegimos como muy bien dices, para que comulguen con nuestros propósitos. Además, son un magnífico vehículo para “abrirse” al mundo, para comunicar desde esa libertad pura y nítida, ésa, que unos cuántos se empeñan en amordazar y censurar. Pero cada vez tengo más claro que es una ardua tarea; la libertad del Ser, de la palabra que expresa, es un río difícil de contener… el mundo está gritando, y cada vez se escucha con más claridad…

    Pues un placer, como siempre, adentrarme entre tus letras, tus pensamientos, y tus diálogos con la almohada; me encanta, y me encantas 😉

    Bsoss enormes, mi querida amiga!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa exactamente igual que a ti, Ginebra, que en cuanto cierro los ojos sobre la almohada me empiezan a rondar los pensamientos, y empiezo a darle vueltas a las cosas...y sí, es como una lavadora que gira y gira...hasta tal punto que algunas veces me he sentado sobre ella (la lavadora)... he cruzado las piernas y he llamado al técnico para ver qué se podía hacer para pararla...jajaja...y sí que es cierto que las palabras cada una de ellas tiene su momento..es la libertar de dejarse llevar cuando has perdido el control...dichosas las palabras que saben callarse cuando no las necesitamos...ummmm... bueno, que me voy por las ramas...
      Y en cuanto a lo otro. La libertad de expresión se manifiesta cuando hay libertad de pensamiento...y eso nada ni nadie lo puede parar, te querrán poner una mordaza, pero nadie podrá quitarte tu verdadero sentir sobre tus ideas y pensamientos.

      Y mil gracias, Ginebra por tus palabras y tu sentir sobre mis cavilaciones sobre la almohada.

      Muchísimos besos y feliz semana.

      Eliminar
  6. Tú también hablas con la almohada?? La mía además de soportar mis divagaciones... ha de soportar el peso de estas.

    Mil besitos y feliz finde, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auro, amiga querida, pues va a ser que todas nosotras somos del club de la almohada...
      porque si las almohadas dijeran a otros todo lo que saben de nosotras...sería como para escribir un culebrón, jajaja. Ya ves, querida, que nada complejas somos.

      Mogollón de besos y feliz semana.

      Eliminar
  7. Me has traído a Rilke ¿Puedo pedir más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes pedir lo que quieras, Tracy, y me alegro que te haya gustado lo de Rilke. Besos.

      Eliminar
  8. el problema de la almohada es que a veces cede demasiado pronto y te hundes, y otras es rígida y el cuello recibe el peor de sus torticulis

    Almohada pequeña? cuadrada? alargada? a juego con las sábanas? Cuerpo a quien abrazarse??

    La almohada está presente en nuestra vida de manera constante

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la mía...es una de mil usos...pues lo mismo está debajo de mi cabeza que encima de ella, que entre mis brazos o... abrazándola entre las piernas...y a veces ella o yo acabamos por el suelo...

      Besos.

      Eliminar
    2. Debes tener el sueño más inquieto y ella disfruta de tus avatares

      Eliminar
    3. Se lo preguntaré...porque a veces le doy unos trotes...

      Eliminar
  9. Tu almohada es una suertuda eh...

    Grrrrrrrrrr

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Toro, cuando quieras te la presento...

      Besos.

      Eliminar
  10. ¿Y dónde dices que puedo encontrar una almohada como la tuya?

    Me sería muy útil algunas noches.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José A. Las almohadas son como una prolongación de nosotros, se van adaptando a todo lo que queramos...cada uno tiene la suya propia y hasta hay algunos que la llevan para dormir en los hoteles, jaja. Y es que todas las almohadas hablan de nosotros.
      Besos.

      Eliminar
  11. Un ser al margen, que verdadera me parece esa idea. Y al reconocerse al margen, al pensar todo lo que implican, se originan ideas, artes, el deseo de indagar que hay más allá.

    Mi almohada no me susurra ideas tan claras

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano... ese desconocido del que todos hablamos, pero del que nos queda mucho por descubrir, hacedor de dioses y demonios...con esa chispa de locura que los hace ser artistas.

      Besos.

      Eliminar
  12. Siempre me ha hecho gracia la expresión esa que dice, "sí, sí, consúltalo con la almohada", como si las decisiones importantes tuviesen que ser dirimidas en horizontal o en ese momento previo al sueño, donde nada es lo que parece. A mí me resulta imposible, pues mi almohada me permite escasos segundos de diálogo antes de administrarme el somnífero. Y mira que me gustaría tener profundas charlas con ella eh, te lo aseguro, porque todos los días lo intento.
    En todo caso, siempre es un placer irse a la cama con tus disquisiciones y ese "concepto abierto" en mente. Muy buenas noches, amiga Marián. Besos

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches, querido.
    Y es que si te fijas bien la vida nos nutre de muchas leyendas urbanas...lo mejor es no pensar en nada...intentar dormir plácidamente, y al día siguiente con un buen desayuno después de atender tus necesidades corporales, meditar sobre los asuntos. Muchos entuertos evitaríamos si supiésemos elegir los momentos para pensar.

    Y muchas gracias por el último párrafo de tu comentario. Buenas noches y que duermas bien
    Besos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.