..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
¡¡Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

martes, 10 de octubre de 2017

Mi cuerpo serrano

Mi epidermis,
mi cutis,
mis cabellos y mis uñas
no son los mismos del año pasado…

Sydney Brenner, biólogo, Premio Nobel de Medicina en 2002, dice que somos forasteros en nuestro propio cuerpo. Cada día se producen en nuestro cuerpo cien mil millones de defunciones de células. Y cada día nacen otras tantas. También se mueren al día tres mil neuronas.

Somos cien billones de células; unas van y otras vienen. Pero yo siempre soy la misma. Mi identidad nunca cambiará ¿a qué se debe éste misterio? Sencillamente a la memoria, porque las células que llegan  son el recuerdo de las que se van. Como reflejadas en un espejo su comportamiento será exacto a las que se fueron. Yo seré yo a pesar de mi misma.

Pero…
Aquí viene el primero y principal  escollo:
¿Por qué envejecemos?
¿Qué ocurre entonces?

¿Si tan “replicantes” son las células esas… por qué no siguen con su tarea para lo que han sido creadas?
¿O es que también se cansan y empiezan a olvidarse del tema?

Un grupo de investigadores españoles ha constatado que los telómeros cortos son la principal fuente del daño causante del envejecimiento del organismo humano y ha descrito por primera vez las alteraciones genéticas por las que tiene lugar este fenómeno.

La investigadora María Blasco y sus colegas del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han dado un paso más en la comprensión de este mecanismo al identificar una serie de cambios genéticos generados por los telómeros cortos. Estos provocan una disminución de la capacidad de división de las células, así como de su capacidad para reparar el daño en el ADN. 

Así que ahora tendrán que buscar una fórmula para atacar a esos telómeros cortos, para que sean más cortos aún, tanto, que no puedan molestar… porque yo, desde luego, no quiero envejecer.



32 comentarios:

  1. Uy, qué angustia eso de pensar en las células muertas. Yo las elimino, y cuido mi cuerpo serrano, tanto por dentro como por fuera, sin obsesiones. Pero es que si no me cuido yo... Todo empieza en una misma, ¿verdad?

    Me da vértigo pensar en el envejecimiento. Pufffffffffffffffffffffffffffffffff.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, las nuevas células van empujando a las viejas para que se vayan definitivamente, es ley de vida... y que cada cual viva sus momentos intensamente...

      Y es que es verdad, cuidándose una se siente como nueva...

      Besos.

      Eliminar
  2. Mientras tanto procuremos envejecer de forma lenta y digna.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, vivir con dignidad, cada etapa, sin aspaviento, aunque al final haya que acostumbrarse.
      Besos

      Eliminar
  3. yo tampoco quiero envejecer pero lo cierto es que desde el momento en que nacemos el proceso de envejecimiento empieza funcionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Y es que estamos condenados a perecer desde el mismo día que nacemos. Si tuviéramos esto en cuenta...¡cuántas guerras se evitarían!

      Eliminar
  4. Ay cariño!! Yo tampoco quiero envejecer, pero es lo que hay y así hay que aceptarlo con dignidad y con sabiduría, es cierto que el cuerpo envejece... pero nosotras somos las mismas apasionadas de la vida y sólo por ello debemos rendirle tributo.

    Me ha gustado mucho tu interesante post.

    Mil besitos para tu tarde, Marian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que nuestra esencia siempre es la misma, nuestro cuerpo es como un traje...que cuando se hace viejo, pues a renovarlo, pero con dignidad.
      Muchas gracias, Auro, besos, muchos.

      Eliminar
  5. De hecho, ya se están haciendo experimentos para cambiar y controlar la edad biológica de las células. Según “José Luis Cordeiro” miembro de la World Academy of Art and Science, ya hay personas que están siendo rejuvenecidas con diversos tratamientos. Una de ellas, por ejemplo, está inyectándose una enzima que revierte el envejecimiento y fortalece las células. Por lo que la vejez y, si esto funcionara, podría ser una enfermedad curable.

    Esto no deja de ser, por el momento, una luz que abre expectativas para aquello que siempre se consideró “ciencia ficción” y que como tantas cosas que lo fueron, pueda quizá, llegar el día que dejen de serlo, para ser parte de nuestra realidad vivida.

    Y mientras tanto, vivámonos con lo que somos… y esperemos llegar a tiempo...

    Qué GRANDE Serrat, y qué buena canción nos dejas. Y, ay de ese Diablo… 😏

    Un placer, mi querida Marián. Como siempre, disfruté de la visita.

    Bsoss enormes 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante lo que me cuentas, Ginebra, así es, están siempre haciendo experimentos para burlar a la muerte; primero con nuestro cuerpo y luego con nuestra esencia... lo curioso es que ya podemos cambiarnos de todos los elementos y funciones de nuestro cuerpo pero nuestro cerebro es una pieza única y no se puede trasplantar...¡A ver si vamos a ser como los dioses!

      Más interesantes que mis entradas son tus comentarios, con lo que los enriqueces.

      Besos enormes querida amiga.



      Eliminar
  6. I love this scene.
    Beautiful.
    xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa es la imagen, Rick, más por lo sugerente, sí.

      Besos.

      Eliminar
  7. Es evidente que la ciencia y la tecnología están retrasando la edad de envejecimiento y los seres centenarios podrán extender su existencia, incluso cuando la biotecnología nos convierta en seres con órganos vitales regenerados. No me da tiempo a pensar en el envejecimiento, si no es de la añada del vino que saboreo

    No te preocupes. Esas células que desaparecen vivieron con intensidad cada momento. Eso es lo que cuenta.

    Cuantas células viajan en un beso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, así es, ya que esas células tienen que morir, mejor desgastarlas a nuestro favor, y que nos quiten lo bailaooo...supongo que el amor y los besos se cobran su razón de ser...

      Un beso vivo.

      Eliminar
  8. Cien mil millones de defunciones de células y sus amigas llegando al tanatorio, y todas las que nacen... y cien billones de células ¡Uff! ahora ya sé porque estoy gorda. Un abrazo alegre porque la vejez no me preocupa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos en eso vamos sobrad@s, para que luego digan que no somos millonarios...

      A ti Ester, ya veo que eso ni te inmuta...jajaja, y es que hay cosas que mejor no darle muchas vueltas.
      Abracito.

      Eliminar
  9. Ese cuerpo que tan misterioso nos ha de durar hasta el último suspiro

    Buen apunte de biología. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mejor cuidarlo mucho y bien ya que nos tiene que durar para toda la vida...

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Sí, la vida se alarga, y por tanto también el envejecimiento... pero la inmortalidad se ha vivido en la literatura como una maldición.
    "Estar realmente muerto... debe ser fantástico."
    (Drácula)
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, Miquel, yo a veces me miro al espejo y me aburro de ser siempre yo, imagina lo que tiene que ser vivir eternamente, en esos episodios de ciencia-ficción, lo ven como una maldición no poder morirse.

      Besos.

      Eliminar
  11. Yo tampoco quiero envejecer. Me gusta que haya gente que no se resigne a que existan algunos males, se dedique a investigar, encontrar la forma de contrarrestarlos. Bien por los científicos.

    Disiento con la cita de Dracula. Lo fantástico debe ser una perspectiva de vida o no muerte, conviviendo con tres hermosas mujeres inmunes al paso del tiempo. Tanto que creo que Van Helsing es un envidioso, resentido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya, Demi, lo que pasa es que tú ves el vaso medio lleno...jajaja, quizás otros no piensen los mismo; que es una lata vivir eternamente con mujeres, pero bueno, en el cine son tan bellas...que quien no ¿verdad?

      Besos.

      Eliminar
  12. Acabo de enterarme que soy rico en algo: en telómeros. Los tengo de todas clases, cortos y largos. Y en cantidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate Juan, que vamos a morir ricos y aún no nos habíamos enterado.
      Besos.

      Eliminar
  13. Nadie quiere envejecer, pero y sino lo hiciéramos? viviríamos eternamente en la misma vida? No sé si eso pueda ser del todo bueno en alguna medida.

    Besos dulces Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ha quedado dicho, que eso de vivir eternamente, no parece tan bueno como a primera vista pueda parecer, quizás nos volveríamos comodones y no haríamos nada hoy dejándolo todo para mañana, jajaja.

      Besos, Poeta.

      Eliminar
  14. Un presente si me permites ....

    https://eldulcesusurro.blogspot.cl/2017/10/marian.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Dulce, eres adorable. Te agradezco infinito el detalle, porque sé que no me lo merezco.

      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Creo que hoy, sino me equivoco, es un día en que te mereces el regalo.

      Otro beso dulce para ti.

      Eliminar
    3. Muchas gracias por todo.
      Otro beso

      Eliminar
  15. A ver si investigan para resucitar que estoy muy interesado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, Toro, que vas a salir de esta...jajaja, ten paciencia, que los achaques te van a llegar lo quieras o no. Y un TORO SALVAJE Y POETA... Va sobrao.

      Besos.

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.