..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 29 de mayo de 2016

...una confirmación especialmente valiosa


Hace unos días me dijiste que nos veríamos pronto. Venías con algunos colegas tuyos, de una delegación de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo. No quise que me contaras nada. Ya sabes que no me apetece hablar contigo de esas cosas. Tú ya sabes para qué otras cosas te quiero...

Y lo bueno de ti es que nunca me defraudas...así que...te dije que vinieras sin corbata, porque siempre la olvidas. Quizás sea un truco para volver al poco rato...pero no sé...la verdad es que a ti la corbata te sienta muy bien.

*****

--Estaba loco de ganas por verte.
--¿En serio? pues cuántos días han pasado desde la última vez ¿lo sabes?
--Bésame, anda, no hables tanto.

Y sí, te bese, y tú como siempre me comiste la boca.
--Qué loco estás, espera...no vayas tan de prisa...y poniendo cara de escucharme me enlazaste  por la cintura y me besaste en la frente. Demostrándome así lo jodidamente inteligente que eres en estos lances.

Apenas recuerdo los detalles del  traslado. Solo recuerdo que en cuanto llegamos  me levantaste en volandas y me tiraste sobre la cama.
--Tenía tantas ganas de verte, mi vida.
--Yo también, amor, pero creo que tú, por tu trabajo, te estás acostumbrando a hacer las cosas en plan rápido.
--¡Qué te calles!
(Sabes que me desarmas siempre con ese aire tan imperativo.)

Y nos adentramos en ese bosque del placer, que no es para nosotros un lugar sombreado. No es desde luego una selva oscura, o un lugar de extravío o desorientación, muy al contrario; tú siempre sabes  hacerte dueño de la situación...y el grado de intensidad que  sabes controlar me obliga a seguir tu ritmo.



Y es  que... cuando recuerdo esos sublimes momentos... momentos en que ya no puedo más...que veo el cielo en forma del deleite que me provocas...que me miras con esos ojos algo turbios, y veo también  tu gozo cuando me miras... Y a mi me entran unas ganas locas de comerte  vivo...esa fuerza pasional que a duras penas  sé contener...y sé que a ti te divierte eso...y me incitas para que te provoque...para que te insulte...que te diga lo hijo puta que eres cuando juegas así conmigo...con ese anhelo erótico que yo no sé dominar. Y entonces quiero decirte palabras dulces, pero tú me tapas la boca con tus besos...cállame, sí, apropiate de mis palabras...pero atragántame con la calidez de tu polla...y... ¿ahora quien es la que va de prisa?...Y se me hace una eternidad hasta que tú también me haces saber que ya no puedes más...y sales de esa dimensión...y los dos presentimos la lucha del cuerpo a cuerpo...luchando los dos con la fuerza ciega de la pasión.

Y noto mis palpitaciones más íntimas... cuando ves que estoy completamente mojada...y sé que sólo con tu aliento...apenas te acerque al umbral de la puerta...¡Dios!... y  después me besas con tu boca llena de mis flujos...y me trastorna ver el espectáculo de tu polla completamente erecta, brillante, hinchada...eres dueño de mis  más lascivos deseos de carne, saliva, tacto, humedad...quiero que me vuelvas loca, que no consientas que salga de este éxtasis hasta  que se pare el sol y ordénale que nunca amanezca hasta que yo te lo pida...y vuelves a pedirme que no hable...pero es que estoy completamente trastornada cuando siento ese fuego que me baja por todo el centro...y cierras los ojos con cada una de mis lamidas...y te oigo gemir de placer  y furia contenida...pero tienes experiencia para contener y prolongar la situación. las caricias, las acometidas, la violencia que a veces te impongo...y tienes que abofetearme para calmarme... hasta que te das cuenta de que ya todo es  imparable...cada acto de besar, lamer y morder...y tú... que me obligas a callarme, me sueltas la frase más bonita del mundo: "nadie me hace tan feliz como tú" y a mi me sale de lo más hondo de mi ser un "te quiero" que apenas es un susurro y que queda abortado en el aire...y te siento luchando, tratando de moderar el salvajismo guerrero de mi cuerpo, de mis manos, de mi lengua...y te resistes a mis deseos, o a mis encantos...llámalo así...trata de decirme palabras que nada proceden en estos instantes...de esta realidad salvaje que me domina y no quieres admitir como buen luchador que eres...tratas de bajar el fuego...de moderar la tensión...pero te rindes al fin...

y ya fundidos  uno dentro del otro como en un ente de dos cuerpos que son uno...dos locos... amándose en cuerpo y alma...

******
Más tarde...

ya calmados, a él le dio por reír.

--Esto no puede seguir así
--¿¡Qué!?
--Eres un peligro en la cama, nena. Me vas a matar.
--¿¡Qué!?
--Que sí, que esto no es "Un coito y nada más..."
--Ya, Pues querido, esta es tu obra: tú me enseñaste...


¿Recuerdas la primera vez, cuando nos conocimos, cómo me miraste en aquella cafetería...y cómo me desarmaste hasta tal punto que en un instante me hubieses arrancado de cuajo las bragas si lo hubieras querido?




33 comentarios:

  1. Empezás con una imagen notablemente intensa, en que la corbata tiene un rol especial.
    Olvidar algo en ese contexto es muy entendible, al justificar un regreso.

    Y es un interesante prologo de ese relato cargado de sensualidad. Curiosamente él frustra un poco el deseo, con su ansiedad, una ansiedad disculpable. Y la vez satisface el deseo con un intenso encuentro sexual, erótico. Más intenso de lo que espera.

    Y se trata de un fascinante ejemplo de retroalimentación en que los estimulos sensuales, sensoriales, producen sensaciones, emociones, que se convierten en más estimulos de regreso, que producen más sensaciones y así sucesivamente.

    Muy bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo en la vida, Demiurgo, haciéndolo se aprende...y en este caso es muy gratificante llegar a la perfección....

      Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  2. Deliciosa história... que me excitó hasta me acabar con la mano!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues todo lo que sea placer, bienvenido sea.

      Eliminar
  3. Cada relacion presenta una intensidad y características definida. Esta que presentas, más habitual de lo que pensamos, es la que mayoría ansiamos. Es dificil decir, pero el ser humano está mejor acompañado a ratos

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada secuencia de nuestra vida es una historia...lo bonito es que siempre parezca algo distinto...

      Besos.

      Eliminar
  4. Mira que espabilados son los de la Comisión de Cultura... o es sólo él?

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, en todos los colectivos hay personas de gran valía...no solo se trata de los cuatro vejestorios que sueles ver saludando a Rajoy.

      Besos.

      Eliminar
  5. Creo que queda todo claro en la última frase ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te queda claro con la última frase?
      ¿Es la única que has leído?
      Besos.

      Eliminar
  6. Exquisita, sutil y maravillosa historia… Y no sólo por su contenido erótico, que desde luego es un verdadero deleite, sino porque plasmas perfectamente una situación muy real y común en cuanto a las relaciones. Tengo que decir, que la parte en la que se cruzan esas palabras “nadie me hace tan feliz como tú” y “te quiero”, me ha cautivado y erizado la piel… Creo que es lo más hermoso de la pasión, del sexo, y del amor… Ese coctel de emociones expuestas en carne y alma. Ese fluir incontenible, de lo que uno siente desde el corazón, y lo que su piel grita y pide en ese deseo descontrolado…
    Has creado una atmósfera excitante, además de tierna… Y eso es belleza, pura y dura…

    Y felicitarte, además de lo que me has hecho sentir con tus letras, por tan bonito vídeo como colofón… ;-)

    En definitiva, un verdadero placer, Marián…

    Mil Bsoss, amiga!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto con personas como tú, Ginebra, que saben captar toda la esencia de esos momentos tan sublimes...si los has vivido ya sabes de qué estamos hablando...en el erotismo la sutileza es lo que cuenta...pero cuando eso se combina con una ardiente pasión...todo puede ser un estallido de fuegos de colores...ver estrellas de colores en esos momentos finales...es lo más.

      Gracias por tu comentario, querida amiga.

      Besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias a ti por dejar siempre tu piedrecita.

      Eliminar
  8. Nunca hubiese adivinado tal torrente de pasión en un funcionario de la UE, o quizás es cosa de "cultura".

    (qué sofoco)

    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que...hasta entre las rendijas de las frías piedras salen a veces flores hermosas...Ni tampoco hay que ser Diógenes para encontrar un Hombre donde menos lo esperas...

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola Marián.. Excitante, y hasta un poco agobiante.. al final morirá entre sus fauces, aunque quien puede pedir mejor muerte..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, es que tú lo ves todo muy pragmático...es todo más sutil y más hermoso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Marián
    Ante todo muchas gracias por incorporar mi blog a tus lecturas
    Para conocerte me paso por aquí. He leído tu última entrada, aparte de darme un paseo por la sensual verticalidad de tu blog.
    Me ha parecido un texto magnífico. obre todo esos dos largos párrafos centrales, donde las frases se unen con puntos suspensivos y donde se despliega toda esa magia de sensaciones y sentimientos. Nos llevas a través de ese erotismo, de esa pasión, con mano precisa, lenguaje cuidado y descarado, ritmo in crescendo. Expresar ese instante con palabras es un mérito que te ganas por derecho propio. Enhorabuena. Un placer leerte
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Isidoro
      Pues lo mismo te digo, muchísimas gracias por venir a leer y dejar tu
      comentario. Un comentario muy halagador además. Pero el hecho de que te digan que lo haces bien siempre te queda la duda de que sea así, sobre todo porque esto de la lectura es muy subjetivo. Pero es muy agradable que te guste y tengas la generosidad de decirlo.

      Mil gracias por venir y quedarte.

      Un beso.

      Eliminar
  11. Precisa y preciosamente contado. Una maravilla de texto. Me ha encantado. Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí. Llego de París, pero volveré a pasar por aquí.

    Besosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué alegría me has dado. Hablé con tu hermana Rosa y algo me contó. Espero que sigas tan bien y que la vida te recompense, que te lo mereces.
      Y me alegro un montón que este texto te haya gustado... ya ves que la vida a veces es así de real.

      Beso enorme.

      Eliminar
  12. Realmente impresionante, Marián. Muy bien llevada la pasión desbordada y la contención en las palabras (muy bien elegidas, creo que ni sobra ni falta ninguna). Consigues crear una atmósfera y una relación perfectamente creíble y que engancha. Se te da muy bien este género...

    Besote! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias, Andoni. Ni te imaginas como te agradezco tu comentario, por venir de ti que sabes escribir de todos los géneros.

      Un beso.

      Eliminar
    2. :))) Gracias a ti, Marián. Yo escribo en el género "caótico en general" jajajaj Y creo sinceramente que te manejas mejor...

      Besote :)

      Eliminar
  13. Somos humanos e imperfectos, por tanto somos juguetes en manos de Dioses o Diosas.
    Solo queda gritar y beber signorina.
    Falta tal vez, el vino, porque una historia de amore nunca empezó con una ensalada.
    A sido Un piacere, emoción y sed.
    baci tanti
    S


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro que sí, el vino, imprescindible en muchos contextos. Pero en este...no era el tema principal...la cosa ya estaba muy a punto, y se trataba de poner los cinco sentidos, y más...
      Un beso.

      Eliminar
  14. Tras un relato de verdad plena,con sus juegos y desgarros,llegas a un culmen que es la esencia final de todo el acto vital que narra,y es que C'est la vie!! y además es como la queremos.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que es un arte saber jugar en estos trances...

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  15. Querida Marian, una de las cosas que más me llama la atención de tu relato es la deliciosa guerra de “tira y afloja” que se traen los dos personajes. No deja de resultarme muy curioso el hecho de que pareciera que cada vez que alguno de los dos se desboca, el otro lo frena, pero no como algo negativo ni desagradable, sino como parte del mismo juego erótico y amoroso que se tienen entre manos. De hecho, me resulta adorable. Es como si no dispusieran de tiempo material, y el poco del que disponen quisieran alargarlo hasta el infinito. Es una autentica delicia esto que has escrito.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi sí que es un placer que te dignes venir a leerme y dejar un comentario, Alfredo, tu opinión es de gran valor para mi. Te lo agradezco muchísimo, ya que en este género no es precisamente en el que me sienta más cómoda. Pero hay que aprender a escribir de todo...

      Un beso enorme, querido amigo.

      Eliminar
  16. ¡Se deja a propósito algunas prendas y así tener un pretexto para volver! Buen truco. Él, la corbata, y el conde Vronsky -el amante de Ana Karenina- la pitillera. Hay cosas que no cambian, como la pasión.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se dice en Matrix, en boca de un personaje; hay cosas que cambian y otras que no.
      Lo de la corbata es como un enlace con el otro post: "Un coito y nada más..."

      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.