..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 17 de mayo de 2016

Balanceos...


Realidad-ficción

La realidad siempre  anhela ese perpetuo balanceo de la ficción. Y la fantasía, el mundo de las ficciones, siempre cifra en ello su necesaria ambivalencia; sugiere sin mostrar, revela sin dejar de esconder, o escamotea algo que se revela ficción. Muestra una ficción que a la larga se verá como realidad...presentida, velada, sugerida, metamorfoseada.

En todas las épocas los artistas nunca se han reprimido de las fuentes de la vida, pero no se revelan ni patentizan crudamente en lo real  y  los secretos de la especie. El arte nunca tiene que ser realista, más bien surrealista.  El arte trans-forma y trans-figura... esos deseos secretos  y prohibidos...la ficción les da otra forma, otra figura, manteniendo celosamente lo que tiene de realidad.

La ficción transforma nuestra visión según nuestros deseos. Todo puede leerse en doble lectura...y la realidad se puede sustraer...rasgar el velo de lo oculto..."El velo de Maya" que nubla lo que hay al otro lado para fabricar la ilusión...que tantas veces menciona Nietzsche, porque según él "la belleza es siempre  un velo a través del cual debe presentirse el caos..." presentirse o intuirse...velo que disimula para atraernos con una expectativa de intriga...



24 comentarios:

  1. Esa irrealidad es necesaria en el arte y en la vida. Me ha encantado la ficción contada por ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho que te haya encantado mi escrito, Ester. Gracias por venir a leerme. Un abrazo.

      Eliminar
  2. yo que soñaba despierto, ahora sueño dormido. La realidad y la ficción se mezcla de tal manera que a veces vivo sin vivir en mí, y otras crees que lo imaginado forma parte del día a día. Allí sólo se sufre o disfruta lo necesario, y en todo caso es por propia inconsciencia. Lo malo es al despertar, y tú no estás a mi lado. Hoy se me han colado letras de canciones

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Noel, que las letras de canciones casi siempre hablan de desamores, o de amores que se fueron. Y nos encanta recrearnos en los recuerdos que nos hicieron llorar; somos así de masoquistas...

      Eliminar
  3. Cualquier imaginado, no supera su confrontación con la realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se dice, que la realidad supera a la ficción
      Besos.

      Eliminar
  4. La realidad es algo extraño, en mi opinión.
    Se percibe una escasa porción de lo real. Si se pudiera más de lo que se considera real, sería algo realmente extraño, tal vez más cercano a lo fantástico a la ciencia ficción. Y tal vez inquietante, demasiado para aceptarlo. Tal vez por eso algunos consideran a lo poco que se percibe como realidad.

    La ficción puede explorar, especular, con aquello que no se percibe. También es un trabajo de la ciencia investigarlo.

    Y aun cuando la ficción tenga que ver con lo conocido tiene que tener una simetría, un una estructura en que se presente un conflicto y se desarrolle. Puede ser necesario que aparezca el detective infalible, que las venganzas se cumplan, es posible admirar a las mujeres fatales, aunque implique sucumbir. En la ficción se puede enfrentar a los temores máximos. Un escritor puede ambientar una historia en la noche más oscura.

    Me gusta el video. Tiene un giro, la mujer en esa posición mítica, se convierte en una mujer desesperada, atrapada, a punto de ahogarse. Y dan ganas de rescatarla.

    Interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que todo pasa por el prisma de nuestra mirada ¿qué es verdad o qué es mentira? Cada uno tiene su verdad. Y también nuestra predisposición a soñar, eso cuenta. Decía Vladimir Nabokov que siempre que escribamos la palabra "realidad" la escribamos así: entrecomillas...

      El vídeo sugiere muchas cosas. A me ha parecido muy sugestivo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Real o soñado, la realidad se la inventa. Es a gusto del consumidor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno que tiene la imaginación, que se puede fabricar al gusto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Una entrada muy interesante, y es que así nos pasamos la existencia, entre realidades y ficciones que dan sentido o se lo quitan por completo a todo.
    Mirar a través del velo debería de ser casi obligatorio y que las opciones sean siempre más.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que lo más esencial es procurar ser felices.
      Grande el abrazo, sí.

      Eliminar
  7. A veces difícil de discernir, cuando ambas se mezclan creando escenas o situaciones realmente surrealistas… Pero se necesitan mutuamente, convergen en ese balanceo, y nos arrastran a esa subjetivad, en la que hacer nuestra propia lectura… Y esto, es aplicable a todos los ámbitos de la vida, quizá por ello el arte en sí nos aporta tanto, porque es esa expresión que nosotros canalizamos y deseamos ver…

    Me encanta perderme entre ambas, y crear mi propio mundo…

    Y me encantas tú, mi querida Marián…que me llevas siempre de la mano de tus letras, a los confines de mis pensamientos…

    Un placer y mil Bsoss!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que todo se puede ver según nuestros deseos...es lo bueno que tiene la imaginación...ese potencial que esperemos no se agote.

      Y gracias por tu comentario, Ginebra, tú siempre tan encantadora.

      Besos...mil.

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo.
    El surrealismo es la casa del arte.
    O al menos a mí me lo parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Toro. Y los poetas sabéis mucho de eso.

      Besos.

      Eliminar
  9. Hola Marián.. Yo siempre he creído que una ficción, siempre parte de alguna realidad.. Aveces la linea que separa la ficción de la realidad es casi imperceptible, todo depende del los ojos con que se mire..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la realidad se puede mostrar vestida de fantasía. Todo depende de cómo la quieras mostrar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. El arte... La vida... Difícil es separar lo uno de lo otro.

    Gran reflexión bellamente expresada la tuya.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, además de vivirla, se puede narrar...depende de como la quieras contar, si como un bello cuento o un drama.

      Bienvenido, Alfredo. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  11. La realidad del inconsciente,el arquetipo de "la sombra" y su confrontación contra el "ánima";todo extremadamente real,latente en esa ficción frente a la siempre presente disyuntiva de turno...Nietszche,Jung...y la vida abriéndose paso hasta en el último rincón de la psique.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Julio Verne, la imaginación es un hecho. Así tan real es como cualquier otra cosa.

      Besos.

      Eliminar
  12. Sugerir más que mostrar, dejar algo de misterio... es la típica definición pra el erotismo ante otras muestras de arte más audaces. En todo caso creo que el fin de un artista es lograr ese mundo propio, un mundo que es en parte real y parte ficción.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el artista eso es imprescindible. Y tú, miquel, que eres dibujante ¿no es real una caricatura aunque no sea exacta? lo que le da valor es lo que sugieres, esos rasgos exagerados...

      Un beso.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.