..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 28 de febrero de 2011

Momentos Mad Men


Sutilezas verbales antes de la cena, para ir abriendo boca:
--Háblame de tu padre--solicita él, sutil, a la psicóloga de la empresa.
--Mi padre tiene una confitería--responde ella.
--¿En serio? Muy interesante...
--Sí, lo es. Tiene amigos muy peculiares...
--¡Ah¡...--exclama él mirándola con suspicacia--¿Y trafica?
--No. Pero tiene mucha mano izquierda con los más influyentes.
--¿Y cómo es tu padre?
--Es un gangster muy guapo y de poca monta, como tú.

Son compañeros de trabajo, ella y él. Son ejecutivos. Se atraen pero su relación es como una partida de ajedrez. Los dos juegan a ganar...Son inteligentes, saben que se atraen mutuamente, pero alargan el encuentro; ese que alargará el juego, puede que queden en tablas, pero aún no contemplan esa posibilidad. Él ha tenido muchas aventuras amorosas y no hace mucho se divorció. Ella es prácticamente nueva en la empresa, es inteligente, culta, sabe lo que quiere y guarda las distancias. A ella él le atrae desde el primer día. Él lo sabe...Ella lleva un anillo de compromiso para ahuyentar moscones. Los dos saben que se acerca el día en que tendrán una velada juntos.

Y llega esa noche, la cena, en un típico restaurante que ella ha elegido. Hablan de sus inquietudes. Ella le cuenta la fábula del viento y el sol: El viento y el sol compiten para ver cual de los dos consigue que el caminante se quite la chaqueta. El viento sopla con fuerza e incomoda al hombre que pasea por la playa. El sol le acaricia con sus rayos y le da calor, el hombre desea quitarse la chaqueta pero desiste, porque aunque el sol le da calor el viento le enfría. El sol manda rayos de mayor intensidad, y el hombre se rinde y se quita la chaqueta. Moraleja: La ternura, la amabilidad y la persuasión vencen a la fuerza bruta. Él, muy receptivo, captando el mensaje de Esopo, se quita la chaqueta y se la pone a ella sobre los hombros, toda una declaración de intenciones...

Al volver a casa en un taxi, la chaqueta sigue ahí, encima de los hombros de ella, le mira agradecida, las miradas esperan el beso, apasionado, se besan, ella le pregunta si están lejos de donde vive él, él dice que vive a la vuelta de la esquina, ella vuelve a besarle con un apasionado beso más entregado, pero él, mirándola a los ojos, dice que la llevará hasta la puerta de su casa, ella se desconcierta un poco, y con voz trémula le pregunta porqué, y él...muy cerca de sus labios, dice que lo hace porque es lo más lejos a donde puede llevarla en ese momento. Ella sigue sin comprender, y él dice que es porque aún no quiere que llegue el momento de la despedida...Ella no esperaba esa respuesta, pero él sabe administrar la espera, para no gastar aún el placer del deseo. No quiere aún entrar en la posesión de lo que ya tiene, alargando el momento, esperando todavía un poquito más. Y es que hay conquistas que se van cociendo a fuego lento...

17 comentarios:

  1. Molan esas conquistas a fuego lento...
    :)

    Besoss

    ResponderEliminar
  2. El tipo, maneja bien los tiempos...

    ResponderEliminar
  3. La importancia del tempo... No hay que olvidarla.
    Y me han entrado unas ganas enormes de ver esa serie de la que todo el mundo habla tan bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La verdadera intensidad del placer está en la ilusión del encuentro, en la espera y esperanza de la caricia, en el sueño de la pasión de los labios mordidos por el deseo, en el deseo de ser deseado y "deseante". Es en estos momentos cuando el cerebro genera la explosión de hormonas del placer (serotonina, dopamina...).
    El encuentro final es el éxtasis del epílogo de esta magia química.
    Y creo...que ÉL lo sabe perfectamente...

    Tu historia es espléndida, Marián, la has tejido con una delicadeza e intensidad que admira.
    Has reflejado la esencia y el arte de la seducción con un gran atino. Seductores y seducidos, estrategas y soñadores...el continuo jaque de esas cosas exclusivas de lo par...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Como dice Curiyú, el tipo maneja bien los tiempos...
    Diría que este espécimen domina a la perfección la psicología femenina. ¡No hay mejor acicate para las mujeres!, los hombres que no caen en su telaraña.

    ResponderEliminar
  6. Placer no es incrustrar el cuerpo a la velocidad de la luz. Placer es ir desarrollando la calidez de la voz, en la sensualidad de la palabra, un roce suave por azar de la mano en la mano , un beso sin querer (casi como un error) en la comisura de los labios, hasta que la voz se hace lenta, y la mirada espesa y el tacto vital....Placer es ir despacio hacia una caida infinita...

    mi beso

    ResponderEliminar
  7. que forma más elegante y romántica de hacer perdurar el deseo....
    muy interesante, lástima que hoy en día tengamos tendencia a no disfrutar cada segundo de deseo tanto o más que con cada orgasmo.

    saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Gaearon:
    Es que las conquistas si no van a paso lento pueden causar desastres, el fuego lento en el amor abre muchas expectativas...


    Curiyú:
    Saber manejar los tiempos, si eres hombre, pienso yo, es estar en el buen camino...quizás en la precipitación esté el quid del desastre.


    Igor:
    Mad Men es una serie de la que soy adicta. Van por la cuarta temporada y no me he perdido ningún capítulo, y es que hacen muchas referencias a la filosofía, y los diálogos no tienen desperdicio. Es francamente interesante.
    Saludito.

    ResponderEliminar
  9. Marisa:
    Este capítulo, el 8 de la cuarta temporada, me ha gustado sobremanera, así que no he hecho más que contarlo tal cual. Como ya le digo a Igor son interesantísimos los diálogos, y te diré, Marisa, que yo no he reflejado la esencia y el arte de la seducción, es la serie, que tiene unos guionistas, que no sé si son conscientes de las verdaderas joyas que ponen en boca de los personajes. Francamente, creo que lo bordan.
    Besos.


    infinity Cracy;
    Bienvenida a este blog. El tuyo me gusta mucho. Me hace pensar, y ya te habrás dado cuenta cuanto me gusta eso, lo de pensar.

    ResponderEliminar
  10. El magnetista:
    "Placer es ir despacio hacia una caida infinita..."
    Sííí...
    Placer es sonreír sin que se note la sonrisa...
    Placer es suspender la voz sin preguntar...esperando maravillas de la respuesta...
    Placer es ese pensamiento que da vértigo con sólo asomarse a él...

    Beso tu beso, casi sin darme cuenta.

    ResponderEliminar
  11. El enamoramiento tiene una carga emocional llena de deseo efímero...
    hay que saber disfrutarlo antes de que se nos escape de las manos como arena entre las rendijas de los dedos....

    ResponderEliminar
  12. El último comentario mio es para ti poeta, nobody as himself.

    ResponderEliminar
  13. Admiro los que saben administrar el tiempo aunque me asalta una duda, yo que soy un verdadero torpe en eso de dominar los tiempos, el que sabe dominarlos ¿tendrá el mismo arrebato que siento yo cuando lo consigo?
    un besote fuerte, que ya regresé.

    ResponderEliminar
  14. inca o data,fascinant

    ResponderEliminar
  15. Vaya momentazos, me apunto esta serie. Me encanta la maestría con que has descrito esa escena. No es nada fácil transmitir como tú lo haces, Marián... Desear pero esperar... Mmmhh, una forma de ir realimentando el deseo. Porque el placer también está en desear, en paladear los preliminares; todo se intensifica de esta forma. Me gusta eso de cocer a "fuego lento". Gracias por estos momentos que nos regalaste.

    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  16. Ángel Iván:
    Bienvenido de nuevo. Te veo bien, con más energía...
    Un besote.


    taio:
    Buenos días y muchas gracias...


    Kinezoe:
    Estoy segura de que ya sabes de qué va la serie, y que estás al cabo de la calle. Son unos creativos de publicidad que saben que para vender hay que seducir. El creador de la serie, Matthew Weiner, lo sabe perfectamente y lo cuenta seduciendo al espectador, también, (y sobre todo) La serie ha conseguido muchos premios, pero eso no es lo más importante.
    Un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.