..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
¡¡Déjame con la boca abierta!!

.

.
Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino. Julio Cortázar

lunes, 16 de septiembre de 2019

Qohéleth


El autor del Eclesiastés, libro que actualmente se llama Qohéleth, por el nombre de su autor, se muestra como un hombre desesperanzado y siente la vida como un gran engaño, una total decepción . "Vanidad de vanidades, todo es vanidad". "¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia, y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y fatiga de su corazón, con que debajo del sol él se afanara?"

Luego llega Jesús (aquel hombre nacido en Belén de Judea, y que pasó un breve tiempo de su infancia en Egipto. Muy pronto se instaló con su padre José y su madre María en la pequeña localidad de Nazaret. Según la tradición cristiana vivió en Nazaret trabajando en la carpintería de su padre hasta que desengañado de todo, un día se lanzó al monte buscando la verdad de todo) , y aún matiza más esta situación: la vida puede ser un gran engaño, como la del ricachón acaparador, tan feliz por su enorme riqueza que ni se entera de que nada de eso se llevará consigo cuando muera. Jesús le llama necio: ¿Toda la vida atesorando para después marcharse desnudo?

Y luego llega una lumbrera, que como cualquier político cambia de túnica cuando le conviene. ¡oh, Pablo (Saulo de Tarso)! que lo interpreta a lo grande, y como siempre a su manera... no os conforméis con apariencias, con bienes de la tierra, con lo que no va a durar. Al contrario, buscad "los bienes de arriba", los que nos valen a nosotros, los predicadores... eso es lo que da sentido a nuestra vida...ambición por lo más alto, ¡por el cielo! pues nosotros no nos conformamos con menos".

"Vanidad de vanidades, todo es vanidad".

¿Por qué confiar en la palabra de los hombres...si la vida es un misterio lleno de vicisitudes y que al parece ya no tiene remedio? : "Porque el suceso de los hijos de los hombres, y el suceso del animal, el mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros; y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia. porque todo es vanidad" (Eclesiastés, capítulo 3, versículo 19).

Y...

Sin embargo...

Aunque fisiológicamente somos  perecederos, somos un gran misterio; somos creadores de mitos, de dioses, de belleza... Nosotros somos soñadores, creemos en la armonía, en la belleza, en la poesía, disfrutamos con la música y podemos crear un mundo lleno de fantasías...

20 comentarios:

  1. Somos luz y sombra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos un cerebro que es algo que todavía está sin explorar...

      Un beso.

      Eliminar
  2. Mira por donde, no se que decirte al respecto, ¿será por eso que soy ateo?.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Entre ser ateo o agnóstico puede estar la nada sutil diferencia. El ateo está seguro de que Dios no existe, pero para el agnóstico es difícil pensar en estar seguro de eso.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Ocuparos de loa grandezas de los cielos, para vosotors todo os será dado, sí cumplís los preceptos del Señor.
    Nosotros nos ocuparemos de administrar vuestras miserias en la tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Pablo lo que le molaba era controlar los bienes materiales. A cambio les ofrecía un paraíso en el cielo. Son los llamados vendedores de humo...


      Eliminar
  4. Un repaso bien dado. Antes confiábamos en la palabra de los hombres hoy ni con firma al pie del documento con notario incluido. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy han cambiado mucho las cosas. Antes la palabra dada era una garantía total...
      Abrazo grande.

      Eliminar
  5. Se ha atribuido a Salomón la escritura de El libro del Eclesiastés (Qohelet), si bien hoy la mayoría de los expertos considera que es un libro muy posterior a la vida del rey de Jerusalén. Se trata de una obra que tiene como principal área de estudio el sentido de la vida, pues la realidad, como tal, carece de él. Todo es vanidad. De ahí que invite a que nos pongamos en manos de Dios y vivamos aprovechando los buenos momentos y pequeños placeres que nos regala.

    “La sabiduría hace al sabio más poderoso que diez gobernantes en una ciudad” Eclesiastés...

    Una entrada muy interesante, con el saxo de Gato Barbieri... maravilloso!!!!
    Besitos desde Brasil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reflexionar sobre el sentido de la vida es una tarea harto difícil.

      Gocemos de la vida mientras podamos, que la vida siempre nos va a sorprender con vicisitudes...

      Un beso.

      Eliminar
  6. ¿Por qué confiar en la palabra de los hombres? Tal vez porque la propia vanidad nos lleva a suponer que somos confiables, porque somos tan magníficos que suponemos que acertamos siempre, tanto cuando pensamos como cuando elegimos a quien piense por nosotros… Y porque como dice el refrán, “más vale pájaro en mano que ciento volando”, y en la mente analítica de los hombres se hace patente esa máxima por pura lógica y en la de las bestias lo hace por instinto, y el instinto es el uso lógico del aprendizaje acumulado y recibido… Y no hay diferencias excepto que en unos es conscientemente y en los otros no… Solamente cuenta el hoy… Incluso para los lumbreras que pretenden vendernos el mañana sin que nos demos cuenta de que es un medio de alcanzar su propio hoy, su objetivo más a corto plazo.
    Somos un gran misterio… O tal vez no, tal vez seamos solamente como esos problemas de lógica en los que, aun siendo muy fácil, no hayamos la solución porque no escuchamos ni entendemos correctamente el enunciado.
    Tal vez para comprendernos sea necesario utilizar el pensamiento lateral, pensarnos desde fuera de la caja… Pero… Saber cuándo hemos alcanzado los límites de la caja se torna, de nuevo, otro misterio…
    Sin contar, claro está, que siendo perecederos, tal vez esos límites nos queden demasiado lejos para que los alcancemos vivos…
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyendo tu muy exhaustiva reflexión me has hecho pensar que quizás es por eso que sea que no llegamos a comprendernos; porque es que en realidad somos juez y parte.Que a través de los siglos se ha escrito tanto y tanto sobre la vida y el ser humano que al final siempre volvemos al punto de partida... Pensemos en los filósofos, que ahí tienen material para elucubrar más que como un razonamiento, como un entretenimiento...

      Mucha gracias, Bandit, por pasarte por aquí para leerme, y sobre todo por tener la gentileza de dejar comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Y es justamente ese misterio, como tantos otros de la vida y más allá, lo que nos mantiene vivos y girando en ese círculo cual circuito cerrado, porque aun cuando poco a poco vamos descifrando enigmas, nunca daremos con la única y absoluta razón de todo. Y, mientras tanto, construimos mundos paralelos en los que sí podamos confiar y verter nuestro espíritu y nuestra mente; todas esas expresiones o formas de vida como bien has citado: sueños, proyectos, música, poesía… En definitiva, vías con las que sentirnos reales, de alguna manera, en esa misteriosa inestabilidad de un mundo con finiquito (quizás) y que desconocemos en gran medida. En realidad, no hacemos más que construir nuestros propios mundos donde sentirnos cómodos y seguros, ante un jeroglífico que nos es imposible de interpretar, cuando, al final, puede que todo sea tan sencillo como otorgar el sentido de la vida a lo que es en sí misma: vida… Tan difícil de ejercerla como de entenderla, y, a su vez, el solo y mero acto de respirar cada día y ver un nuevo amanecer… Lo demás, corre de nuestra cuenta.

    Ha sido un placer tomarme un café (a pesar de la hora) mientras te leía, saboreando no solo el contenido de la taza, sino tus letras…

    Estos días mi mente está inmersa en algunas tareas que me absorben gran parte de mi tiempo, pero leerte siempre ha sido un momento maravilloso que me lleva al centro mismo de mi ser; eso siempre es bueno, y, en este caso, me ha servido para desconectar y relajarme.

    Abrazos y cariños, y muy feliz semana, preciosa 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los clásicos se recreaban en hacer imitaciones la vida. Los griegos, que eran los mejores notarios de nuestras vidas hicieron del teatro una razón de vida. Todo acontecimiento lo plasmaban en dramas o comedias, era como decirnos que a todos nos pueden ocurrir las cosas más extrañas. Y nos lo mostraban con un "Deus ex machina" que era como un artilugio que servía para darnos a entender que hasta lo más complicado puede tener una solución... y aunque no tengan ningún sentido hay que buscar alguna razón de ser.

      Me dices que ahora estás enfrascada en un montón de cosas, jajaja, eso es porque estás llena de vida. Conocí a una mujer que a sus 80 años estaba llena de proyectos (sí, era mi abuela), y los seguía teniendo hasta que murió a los 93 años. Y ya lo decía Picasso, se necesitan muchos años para ser joven... a la vida hay que exprimirla para sacarla todo su jugo.

      Me encanta que te lo pases bien leyéndome, jajaja, escribir para divertirse y encima alegrar a otras personas creo que ya no se puede pedir más.

      Un beso enorme Ginebra.

      Eliminar
  8. La mitología y el cuento nos contacta con los sueños y los misterios
    la capacidad de autoengaño nos salva del vertigo delegando responsabilidades en dioses imaginarios
    la capacidad de pecar nos regala antorchas para quemar normas y frustraciones.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos un prodigio, se mire como se mire, nos inventamos vidas paralelas para seguir viviendo...
      Besos.

      Eliminar
  9. No confío ni en los poetas.
    Todo es una farsa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás no confíes en los poetas, pero sí que confías en esa Señora llamada Poesía, porque Ella es un encanto; se cree todo lo que le contamos sea del color que sea...

      Un beso sin farsa al Poeta.

      Eliminar
  10. Y esas afirmaciones sobre la inutilidad suelen ser sostenidas por una corporación que acumula bienes materiales. Jesús me conoce, dice una burlona canción de Genesis.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque también de eso hay muchos que de eso hacen su medio de vida.

      Besos.

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.