..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
¡¡Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

domingo, 24 de junio de 2018

La Vía Láctea...


Anoche nos bebimos toda la leche que nos enviaba la Vía láctea...las estrellas nos miraban llenas de envidia...sin disimular sus ojos lascivos... a sorbos lentos nos bebimos la noche, saboreando cada partícula del espacio sideral...lengua cuántica...multiplicada y saciándose por todos los recovecos de nuestra alma...inmenso Brazo de Orión...y es que, saciar un deseo así, tan inconmensurable sólo se puede consumir en esa parcela estelar de dimensiones desconocidas...

Éramos dos pero éramos un todo...una estrella sin contornos...llenos de luz interior...ojos para ver ese prodigio, quizás robado a los dioses del Olimpo...Y la luna, que ha visto ya tanto...se sintió generosa y nos descubrió la luz de su otro lado...algo oculto para el vulgo... anoche tú y yo éramos los dueños del Universo...sin medida en el tiempo y en el espacio...

Ahora...

Me ha llegado tu voz, con ese acento tan bello... con ese sonido tan suculento y tan varonil...sonidos que han ido golpeando y moviendo esas incandescentes cenizas...la burbuja trasparente que ahora se deja ver en toda su materialidad...me he despertado oliendo tu aroma que tanto necesito para respirar...olor a fuego lento...contigo dejo de ser mujer para convertirme en una hembra total...Tú mi Macho Alfa...sonríes sin darle importancia...y sé que lo haces para apagar el fuego en el que vivo tan encendida contigo...Te ríes y me dices, que arderé sólo cuando tú quieras...Y sí, sé que los fuegos son muy peligrosos, porque si no se vigilan pueden terminar con todo...


Por eso me encanta que ejerzas ese control conmigo...que yo soy muy loca...y más lo estoy cuando estoy contigo...por eso está muy bien que sepas ejercer de Soberano en estas funciones...dejando mi parcela a mi libre albedrío...pero siempre con tu ojo avizor para que no me desmadre y lo eche todo a perder.

Tú me has hecho tocar el cielo...ese universo que es tuyo y mio cuando tú lo quieres, y lo deseas...y es que eres un Dios tan seguro de ti mismo, que no necesitas ponerte imperativo, con sólo tu voluntad haces lo que tú quieres sin restarme ningún placer a mi en ese juego...

Y...

 es que así como la vida es un juego...un juego en el que ya hemos aprendido sus reglas y sabemos jugar muy bien...así...Fue la Noche de San Juan...Tan cuántica y especial...y tan real...y es que no fue un sueño...



16 comentarios:

  1. Preciosa entrada.
    Pr aquí estaba el cielo negro como la boca de lobo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena Tracy, yo estuve viendo la luna en todo su esplendor...

      Eliminar
  2. Tan breve, pero maravillo, instante, en el que dos se hacen uno.
    Y luego volver a ser dos se hace cada vez más duro...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos nunca están sujetos al tiempo real...duran suspiros o se eternizan...

      Saludos.

      Eliminar
  3. Hay sueños que sin serlo nos traspasan la piel... Hermoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demian, la piel siempre es testigo de esas sensaciones...se tatúan, a veces para siempre...

      Besos.

      Eliminar
  4. Momentos de luz universal que, una vez alcanzados, no se borran de la memoria. Un canto de amor, envuelto en deseo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Momentos inolvidables, sí, Albada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hoy le pongo otra sintonía

    https://www.youtube.com/watch?v=pWxJEIz7sSA

    besos y feliz verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noel, tú siempre tan atento...

      Un beso.

      Eliminar
  6. Es como un: "te quiero no por lo que eres... si no por lo que me haces ser a mí" (lo leí en la red)
    Me ha gustado mucho mi querida Marian... la noche de San Juan nos arranca ese fuego en letras, la magia.

    Mil besitos para tu semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho recordar una frase que solía decir yo hace tiempo y que había olvidado: "cuanto más te gusto a ti, más me gusto yo".

      Esa noche siempre mágica, sin duda.

      milbesitos.

      Eliminar
  7. Tiene sentido poetico, lo de la Vía Lactea, Orion, como testigos, siendo que se trata de algo que se intuye robado a los dioses. Ya que hay historias miticas sobre las constelaciones, sobre su origen.
    Que bien que las sensaciones de esa noche persistan, que el deseo produzca esa trasmutacion en algo animal, vital.

    Y me llama la atencion el uso poético de la palabra cuántica. Le encuentro sentido.

    Muy apropiadas las fotos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En momentos así todo es inmenso, en la Noche de San Juan...todo se llena de estrellas...

      Todas las constelaciones se unen en algo inenarrable...

      Besos.

      Eliminar
  8. Entre dos partículas
    pertenecientes
    a un mismo sistema,
    no existe el tiempo
    ni la distancia (no tal y como los solemos entender...)

    Suena poético, pero la realidad lo es mil veces más. Lo puedes comprobar: Teorema de Bell. Mecánica cuántica. Un teorema -por cierto- comprobado experimentalmente para disgusto de Einstein (no cuadra para nada con la relatividad general, de ahí la chifladura de la teoría de cuerdas a modo de calzador, para unir una realidad que no encaja en otra). Me pregunto cómo no se habla más de él. Sus implicaciones lo ponen todo patas arriba...

    Enhorabuena. De verdad, muy bonitas tus letras cuánticas... La Vía Láctea debió quedarse anonadada también, esa noche de luna llena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ha fascinado la grandísima imaginación de esos señores que se autodenominan científicos, astrólogos, astrónomos...filósofos de las estrellas...ese misterio y maravilla de la ciencia...

      Yo siempre he intuido que para ellos, las estrellas son un maravilloso misterio...y les encanta ponerles nombres y hacer cálculos de distancias y consistencias...cuando lo mejor de todo es dejarse arrullar por toda esa maravilla.
      Eso es lo más sabio...creo.

      besos...

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.