..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
¡¡Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

sábado, 2 de diciembre de 2017

No hay pértiga para ese muro


No hay subterfugios ni rodeos. Ese coto de caza, como ya indica su nombre, está cerrado. Así que si estás afuera, no hay nada que puedas hacer. Puedes sobrevivir, puedes intentar ejercer el control, sí, pero sobre todo tienes que hacerte a la idea...olvidar a quien no le importas. Lo fundamental no puedes ganártelo, porque la clave de lo fundamental, amigo, es precisamente que nadie se lo merece.

La identidad desquiciada ante la negativa como una puerta arrancada de sus goznes. Te dicen "no" y...¿no hay colchón para esa caída? ¿De qué te sirve entonces el cortejo de la inteligencia; esa en que siempre confías en poder saltar los códigos? ¿o es que nunca se te ocurre pensar en esos términos?

Te dicen "no" y es "No".

Lo valioso es lo que se gana, lo que se disfruta por haberlo merecido, o lo que no debería ser pero que se quiere dar. La magia de la realidad habita en sus errores porque ellos nos demuestran vívidamente la ironía de la existencia, su nula meritocracia. Si alguien te ama, recuerda que no eres más que la víctima de una injusticia. Muchos mejores que usted se han ido a la tumba sin conseguirlo. Así que, por favor, no le de más vueltas, no se envanezca, no pierda los nervios, no se convierta en un ser irracional, no pretenda enmendar el absurdo de la existencia con un absurdo aún mayor.

No hay pértiga para ese muro. Te dicen "no" y es "No".

26 comentarios:

  1. Respuestas
    1. OK, Rick, ese cruce de piernas tan cruzado puede que sea sexy.

      Eliminar
  2. sobra decir que la cabezoncería humana le encanta con darse hostias continuamente. El aceptar un no por respuesta te engrandece si además lo acatas por ser inferior a otras opciones, o no ser adecuada, o simplemente por no corresponderse con el instante.

    habitualmente se convierte en una hilera de reproches y menosprecios. Y el olvido , el tiempo, Lo sentencia

    Besos . Qué bello es el atletismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que cuando se razona te da tiempo a pensar en si hay opciones, pero como tú dices, la cabezonería ciega el entendimiento.

      Y también es cierto que nunca se contempla el error, pues siempre las deficiencias son del otro.

      Besos.

      Eliminar
  3. Mejor no tener que decirlo, por no haber insistencia por desencuentro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que enseguida se ve si hay alguna posibilidad, así que mejor no intentarlo para forzar el no.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Pues rotundamente, si el muro lo pone una mujer con un NO, estoy de acuerdo. No debería intentar nadie pasarlo.

    Muy bonito el texto, porque había un dicho machista que decía, no, por tres veces, sí que es un no. Penoso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sé por qué el "no" ha de ser tan rotundo para que lo entiendan, si con una vez que se diga basta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hay quien prefiere golpearse una y otra vez contra ese muro, antes que asumir una derrota que haga peligrar su ego. Y lo irónico es que están convencidos de merecerlo; ellos mismos se coronan diariamente, creyéndose los reyes del mambo.

    Contundentes y acertadas tus palabras, mi querida Marián…

    Bsoss enormes, y muy feliz finde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así, por no dar su brazo a torcer, por salirse con la suya, se cometen esas atrocidades.

      Muy de acuerdo, Ginebra con tu punto de vista, como siempre muy acertado, querida amiga.

      Un beso enorme. Feliz semana.

      Eliminar
  6. Así es, tal cual lo has dicho.

    ResponderEliminar
  7. No entiendo que una palabra tan corta y rotunda haya que repetirla, incluso gritarla, oyen un no y aun interpretan que es un modo de hacerse de rogar. Nosotras sabemos que no es no. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que es tremendo, que no se enteran ni a la de tres, para eso siempre ellos lo ven como un mal entendido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Fíjate que hasta en lengua de signos, la palabra no! con énfasis, hace uso de un gasto energético incomparable a cualquier otra palabra. Qué fuerza tiene ese muro.

    Mil besitos preciosa Marian y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fijate que se diga como se diga no hay forma de asimilarlo. Es tremendo.

      Besos mil, Auro.

      Eliminar
  9. Ese es el problema que mucho no entienden lo que es un no porque digas lo que digas se creen que es un sí, o un reto a seguir dándose contra el muro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como ya se ha dicho, es cabezonería, pero totalmente interesada sin preocuparse del daño que hacen.

      Eliminar
  10. Cierto tipo de persona necesita actualizar su diccionario. Pero no lo hace.

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver cómo hay que decirlo para que se entienda.

      Suerte.

      Eliminar
  11. Un No tan rotundo no debe merecer dudas. Aunque dependerá de qué se niegue para aceptarlo o no.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese contexto sólo cabe un No con rotundidad.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Con un no, no hay otra cosa que aceptarlo, resignarse, dedicarse a una obra artística, si se tiene en talento. O si no acompañarse con lo que hecho otro, con talento, que también haya recibido un no.

    Creo que esto implica que hay que valorar mucho cuando se recibe un sí.

    Algo que me ha molestado de algunas películas es la escena en que el protagonista, todo un triunfador con las mujeres, exclama emocionado que una mujer le dijo que no. Como si fuera algo para celebrar. Casi que es un insulto para todas las mujeres que le dijeron que sí. Ideas raras que tienen algunos guionistas.

    Me gusta la foto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que cuando no se está acostunbrado a recibir noes, sorprenden...
      Jajaja, sí, a veces los guionistas, por plasmar un tío guapo y seguro de sí mismo, tan perfecto como dibujado como un cómic...pues es sorprendente que alguien diga que no a eso...jaja, Ya sabes, Demi, que los guionistas a veces resultan tan infantiles...

      Y muchas gracias, querido seguidor de mis letras, Demi, que además de comentarios sustanciosos te fijan en las fotos que pongo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Aunque en cierto tipo de interacción social, el "no" pueda considerarse como una prueba de interés, de filtro ante el pertinaz oportunista, lo cierto es que, un poco de psicología (por no llamarlo sentido común) debería de bastar para saber cuándo un NO es no. Lo grave es la cantidad de gente que piensa que un NO solo es válido cuando conlleva la aceptación bilateral. Eso de que, mi "libertad termina donde empieza la de los demás" es una idea muuuuy difícil de comprender. Lástima.
    Por cierto, magnífico texto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, porque no se puede decir que si a la primera; es el sí y no el no el que hay que sopesarlo y pensarlo cuando de verdad interesa. Estudiar el asunto, a eso se le llama talento cuando se trata de negocios. Pero en el texto que nos ocupa...el no es no, contundente y rápido, sin fisuras.

      Ya he visto que has vuelto al blog, y a seguir con tus interesantes historias, a ver si me pongo al día contigo, querido amigo de letras.

      Un beso y un abrazo muy grandes.

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.