..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

jueves, 7 de septiembre de 2017

Paseando por la playa...


Voy dejando mis huellas por la dorada orilla y escribo con los dedos de los pies...y aunque he desconectado de la búsqueda ardiente del ser...creo que hay cabos sueltos llenos de electricidad...al menos a veces siento algo parecido a chispazos...y es que caminando me vienen a la cabeza mil y una secuencias inéditas...

Irgo mi cuello y entorno los párpados hasta la media luna de mis pupilas. Y empiezo a imaginar historias. Transcurren por mi frente con el cosquilleo de descifrarlas en ese limbo donde transitan los pensamiento en su vagar irracional...en ese modo tan peculiar de pensarlos... de detectarlos y transformarlos. Porque la literatura da sus frutos en el laboratorio de los pensamientos...

Un narrador que se precie sabe que una historia adquirirá diferentes significados para personas diferente y en momentos distintos. Los narradores experimentados, intuyen este misterio, no sólo nos cuentan la historia: la historia les cuenta también a ellos. La historia crea al narrador. Igual que, cuando pensamos que estamos mintiendo, la mentira acaba usándonos. Es como el viento… el viento sobre la playa que va esculpiendo sueños en la arena…

Y es que antes de contar una historia tendremos que pensar en cómo la queremos contar; si va a ser un relato, un cuento o una novela corta... o quizás... todo un poema...También tendremos que ir pensando en el argumento y analizar su significado. Eso nos servirá como punto de partida. Pero en última instancia, no seremos capaces de contar nuestras historias hasta que estemos preparados para permitir que transcurran en libertad.

Ahora pensemos... en nuevas estructuras que nos llevarán a ir mostrando a  los personajes. Por ejemplo, un personaje que camina por la playa y de pronto se para frente a una barca varada en la orilla. Tendremos que ir creando diversos atrezzos para darle similitud o credibilidad. Luego irán surgiendo  más personajes, quizás invocados por éste paseante en la playa, pero esos irán apareciendo sobre la marcha. O quizás prefiramos dejar a ese personaje en soledad con sus meditaciones… con sus fantasmas del pasado... merodeando, pero sin dar ninguna explicación sobre ellos.

Nuestra libertad narrativa quizás nos sugiera una biografía del personaje y, en este punto hay muchas divagaciones, mucho papel mojado, mucho material arrugado tirado a la papelera… personalmente, y para ser totalmente sincera, no creo que sirva para nada meditarlo tanto, no conviene dejarse intimidar por estas cuestiones. Escribir nunca ha sido fácil. Escribir historias, mucho más difícil todavía. Pero también tengo que decir que a mi me resulta divertido divagar, sobre todo porque si me meto en un jardín, en estas circunstancias, nadie me va a pedir cuentas. Esa es mi libertad. Y no estar bajo presión porque has firmado un contrato con cualquier editor de esos… ya saben, usureros. Y por eso creo yo que hay tantos libros de muchas páginas que nos cuentan poco más que esto que les acabo de esbozar, metiéndose en un laberinto sin sentido… por esa extraña manía actual de que la mayor parte de los libros que salen al mercado tenga no menos de 600 páginas. Me cuentan algunos trabajadores de entre bastidores, que envían galeradas al escritor para que manoseen más grasa aún, metiendo adjetivos falsos, oxímorons y cosas por el estilo, o divagaciones absurdas que se enroscan por las ramas...para que los lectores paladeen todo lo que les echen de comer… y a veces tragan. Esto lo explicaba muy bien Saramago entre líneas, que ahí ha quedado para el que sepa leer…

Los libros ya no están ahí para disfrutarlos, ni siquiera entretenernos, pues algunos son soporíferos. Un amigo bloguero, que exhibe su talento literario a su pesar… suele decir que no puede matar el impulso de comprar continuamente libros porque para él son como fetiches...Hoy ya no compramos libros para adquirir conocimientos, pues esos hoy en día ya los tenemos al alcance de la mano… y además, ya todo está escrito. Los libros hoy son objetos de consumo y para lo más que sirven es para regalarlos y así salir airosos de momentos embarazosos…


22 comentarios:

  1. Posiblemente si ante un blog pensara en todo lo que nos dices acabaría escribiendo sin necesidad de desescribir, pero soy autodidacta y me animo a seguir escribiendo cuanta mas lleno esta la página . Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribimos para nosotros sobre todo, los blogs son, creo, como un sitio para el aprendizaje...tú eres autodidacta, pero nos cuentas con gracejo muchas de las reflexiones de los literatos ya famosos; nos educas y nos das cultura.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. paseando por la playa mis pensamientos no alcanzan tal nivel de introspección. Como recientemente acabé mi novela ( anda, como suena esto ), he saboreado cada una de esas reflexiones que nos has puesto desde tu playa. En mi caso, la historia, historias se atrapan y aunque crees controlarla, acaba totalmente libre, y te dirige, incluso diría que la desarrolla a veces de manera contraria a lo que habías planteado. Otro aspecto , muy interesante es el posterior, su revisión, como volverla a hacer, y después, ahora estoy en ese instante, la difusión y el contraste de opiniones.

    Me he enrollado, pero tengo por delante un montón de metros de arena para alcanzarte

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que el que escribe sabe muy bien eso de los personajes, que tienen vida propia...cuantas veces quieres mostrar a un personaje y se resiste y te dice: no, ese no soy yo. jaja.
      Lo peor que te puede pasar, creo yo, es eso de repasar y repasar tu obra, eso no creo que traiga nada bueno, pues puede llevarte a la obsesión...y créeme, la cosa no es tan grave o tan importante.

      Besos

      Eliminar
  3. El oficio de escritoe está prostituido por las editoriales, y el objetivo de todo autor es crear un mundo propio.
    Por lo menos aún nos queda la playa, un buen sitio para crear.
    Saludos, Marián!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando en cualquier actividad humana se mete por medio el dinero y los negocios...y mira como ejemplo el fútbol, y es que todo lo que se hace por dinero se desvirtúa enormemente.
      Por eso es mejor escribir sólo por placer, como hacemos la gran mayoría de los blogueros.
      Besos.

      Eliminar
  4. No te falta razón, mi querida Marián. Todo va quedando relegado. Y la historia que has contado sobre ese personaje paseando por la playa... miles de historias le rodean.

    Mil besitos en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos la cabeza llena de historias y personajes distraidos, jaja, les insuflamos vida porque tenemos el poder de los dioses...;)

      Besos, Auro.

      Eliminar
  5. A mi me gusta leer...Historias de todo tipo...Incluso a veces escribirlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda persona a la que le gusta leer termina diciendo: esto lo puedo hacer yo, jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Todo artista tiene su proceso, su forma de llegar a eso que quiere expresar y plasmar, el escribir un libro y escribir poesía puede ser muy similar aunque en una escala distinta. En cuanto a libros yo personalmente nunca fui de leer muchos libros y concuerdo con que son fetiches, para quienes les gustan y sienten ese placer de leer algo que tienen en sus manos, casi como la música, comprar discos que puedes tocar y coleccionar.

    Besos dulces Marián y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto eso que dices, yo misma compro libros sólo por el placer de tenerlos; por el autor, por sus temáticas, y a veces vas dejado su lectura atrasada y se te van acumulando. Pero es agradable ver la cantidad de libros que tienes y que a veces no hay espacio en tu entorno.

      Besos, Poeta.

      Eliminar
  7. Escribir seguramente no se elige. Otra cosa es si lo creado será leído por pocos o muchos lectores. Yo sigo leyendo por el placer de vivir historias ficticias, no porque la mía no sea buena, pero necesito evadirme de la realidad. Como ejercicio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda de que la afición a la lectura es gratificante, leer te da la opción de pensar y soñar.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo como escritora escribo por necesidad, porque para mi es como el respirar. Pero odio el mundo "profesional" que me rodea y cada vez estoy más asqueada: Muchas veces pienso que no tenía que haber dado el paso y quedarme en el blog tan feliz como estaba. Sin complicarme la vida ni la de los demás. Los cantos de sirena me atrajeron fatalmente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mucho ver su libro publicado es lo más excitante que les ha pasado: "¡Esto es un libro y yo soy el autor, mira, ese soy yo, aquí está escrito el nombre del autor y soy yo!" . Y de eso viven las editoriales. Vanidad de vanidades.

      Eliminar
  9. Yo siempre he sentido esa libertad que mencionas a la hora de escribir. Ésa, sin normas ni planteamientos; escribo para mí, como desahogo e impulso irrefrenable totalmente adicto… y más, por necesidad que por ocio. Y creo, como muy bien explicas, que de alguna manera el lector siente cuando una historia está adulterada y “construida” para generar ese objeto de consumo.

    En cuanto a la decisión entre escribir una historia, prosa o poesía, al menos en mi caso, no depende de mi pensamiento, sino de mi estado anímico, o dicho de otra manera, de mi sentir. Hay días que siento la vida en versos, en frágiles y pausadas palabras que danzan con el alma… Otras, la siento como un arrebato, ese impulso que decía antes y que no puedo controlar…, y otras… sencillamente mi imaginación se dispara… y yo, la dejo ir…

    En cualquiera de los casos y, siempre hablando desde mi punto de vista, necesitamos compartir, comunicar, expresar esa voz interior que pare palabras desde esa libertad para crearlas, sabiendo y deseando, que aquellos que te leen, te sepan ver. Quizá por ello, para algunos de los que escribimos, es tan importante no caer en esa vorágine de la que hablas, porque en realidad no seríamos nosotros desde esa virginidad que nos define…

    Y que me encanta leerte, porque tú pares esas palabras libres y puras, ésas, que son tú… 😊

    Bsoss enormes, mi querida Marián!💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vocación de escribir está tan extendida, que, y como decía mi abuelo, en cada ser hay un escritor dentro, que a veces aflora y otras veces no. Por eso esto de los blogs ha sido una gran idea...

      A muchos, creo, les subyugó y abrieron sus blogs, luego por falta de tiempo y ganas...y también por falta de ingenio, los fueron abandonando, esto es tan obvio que no necesita explicación. Y es que, sobre todo hay que tener mucho tiempo libre.

      Hoy en día hay más escritores que nunca, tantos, que superan en número a los lectores, bueno, quizás no sea para tanto...jajaja, pero algo de eso hay.
      Pero sí, está bien tener un blog, porque una se desahoga...viertes en él tus inquietudes, y además se hacen amigos...

      Y muchísimas gracias Ginebra, por estar siempre tan atenta a lo que se me ocurre escribir y dejar comentarios siempre, y siempre tan extensos. Un placer tenerte cerca.

      Muchos besos.


      Eliminar
  10. Mencionás que escribir no es fácil, tal vez sea por la diversidad de manera de hacerlo, desde una estructura, dejando libre la mente, incluso se puede escribir desde el género.
    Leer sigue siendo un placer para mí, a lo que incluyo a las historietas, en las que ha tecnicas narrativas, giros argumentales, etc.
    Me gusta eso de las huellas sobre la arena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene su estilo y cuando escribe opta por lo que le resulta más placentero. En cuanto a los géneros, es bueno experimentar con todos y descubrir cual es lo que mejor sabes hacer y disfrutar...

      Abracito.

      Eliminar
  11. Todas las historias tienen significados diferentes, todo el tiempo, para todos. Incluso la misma historia leída en dos oportunidades diferentes, pueden significar cosas opuestas para uno mismo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se suele decir, que los buenos libros cada vez que los lees encuentras cosas nuevas, es letra viva y va en consonancia con tus estados anímicos.

      Saludos.

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.