..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 28 de enero de 2017

Eutanasia


Para conseguir la paz se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra.
Papa Francisco.

****
La Muerte es una Bendición

Al fin de la batalla,
y  muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "No mueras, te amo tanto!".
Pero el cadáver ¡Ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
"¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"
Pero el cadáver ¡Ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: "¡Tanto amor, y no poder nada contra la Muerte!".
Pero el cadáver ¡Ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos, 
con un ruego común: "¡Quédate, hermano!".
Pero el cadáver ¡Ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra,
le rodearon; les vio el cadáver triste,
emocionado;
incorpórose lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar...

César Vallejo
10 de Noviembre de 1937.

32 comentarios:

  1. el poema es impresionante

    Siempre hay que saber soltar la mano a tiempo. es de lo que más me atrae del mundo asiático. Allí la muerte se contempla como algo natural, sin dramas y una continuación lógica de lo que se llama vida

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todos fuésemos consciente de que tenemos que morir, el mundo iría mucho mejor...tantas luchas por el poder y las riquezas desaparecerían. Pero parece ser que la creencia de que somos eternos es para la humanidad como un virus.

      Besos.

      Eliminar
  2. Qué grande César Vallejo....

    Me moriré en París con aguacero,
    un día del cual tengo ya el recuerdo.
    Me moriré en París —y no me corro—
    tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

    Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
    estos versos, los húmeros me he puesto
    a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
    con todo mi camino, a verme solo.

    César Vallejo ha muerto, le pegaban
    todos sin que él les haga nada;
    le daban duro con un palo y duro

    también con una soga; son testigos
    los días jueves y los huesos húmeros,
    la soledad, la lluvia, los caminos...

    Este poema suyo me fascina.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poeta de los grandes, sí, Toro.
      Yo lo acabo de descubrir y estoy impresionada. Y el hecho de que a ti te guste tanto, me congratula.

      Besos.

      Eliminar
  3. La muerte es natural, es vulgar y sin embargo cuesta asimilarla. Siempre. Un gran poema de un magnifico escritor. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el momento que nacemos ya somos unos condenados a la muerte. Soñamos de que somos eternos...y ni siquiera las estrellas lo son.

      Fuerte abrazo, Ester.

      Eliminar
  4. La muerte es inivitable
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Desde cualquier ángulo que lo mires, la muerte es inevitable.

      Besos.

      Eliminar
  6. No estamos preparados para esta despedida, sin embargo... morir es renacer... nacemos en los corazones de los que nos recuerdan.
    Me encantó el poema de Vallejo.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se dice, y es una verdad bien grande, que mientras alguien nos recuerde estamos vivos. Mi abuela está viva en mis recuerdos... y eso es tan claro como el agua.

      Sí, el poema de Vallejo es impresionante.

      Muchos besos, Auro.

      Eliminar
  7. La belleza del poema casi impide reflexionar sobre la tesis de inicio, la muerte, esa insoslayable realidad que nos empeñamos en olvidar, quizás para seguir viviendo en el eterno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos vocación de inmortales...quizás eso sea una trampa del diablo para manejarnos a su antojo...

      Besos.

      Eliminar
  8. Hola Marián.. Gran poema, ademas es un tema que no me atrevo a opinar, una cosa es lo que opinamos a los 30 años, con toda la vida por delante y la otra es cuando se pasan de los 80, donde no hay futuro, no hay retorno, solo la espera, duro pero real..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que ahora la veo muy lejos, pero con el paso del tiempo, llegará ese momento... se dice que la vida pasa en un suspiro...por eso no nos gusta pensar en esos momentos tan decisivos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ausente! La mañana en que me vaya
    más lejos de lo lejos, al Misterio,
    como siguiendo inevitable raya,
    tus pies resbalarán al cementerio.

    Ausente! La mañana en que a la playa
    del mar de sombra y del callado imperio,
    como un pájaro lúgubre me vaya,
    será el blanco panteón tu cautiverio.

    Se habrá hecho de noche en tus miradas;
    y sufrirás, y tomarás entonces
    penitentes blancuras laceradas.

    Ausente! Y en tus propios sufrimientos
    ha de cruzar entre un llorar de bronces
    una jauría de remordimientos!

    Cesar vallejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso poema de César Vallejo. No lo conocía y para mi ha sido un gran descubrimiento. Quizás ya conocía su nombre, pero no su obra.

      Besos

      Eliminar
  10. Siempre he pensado que es una asignatura pendiente en las escuelas; aprender a morir, aun cuando ni tan siquiera nos enseñan a vivir… Poco o nada nos hablan del equilibrio, de una verdad inminente, que seguro muchas cosas cambiarían en el mundo, de asimilarlas y aprenderlas desde niños. Pero bueno, como casi todo, por no decir todo, se reduce a la peor lacra de la humanidad: El poder… Aquel que se empeña en tener la última palabra, sin tener en cuenta la ley más pura y natural de la humanidad y sus derechos como tal. La muerte es parte innata de la vida, su antítesis, su meta, su fin. Y cuando ella deja entrever su opaca luz…cuando te viste de secuelas y llagas…hay que dejarla pasar…

    Un tema delicado… Pero, ¿acaso la vida no lo es?... Debemos afrontar lo que somos, y tener libre decisión de cuánto y en qué condiciones queremos ser…vivir, morir...

    Un post maravilloso, mi querida Marián…
    Muy buen poema de Vallejo…

    Bsoss enormes... ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que ese es un gran fallo, ese temor a que los niños no vean la muerte por pensar que les va a restar felicidad. Somos lo que somos, y tenemos fecha de caducidad...
      deberíamos verlo como algo normal, pero creo que son las religiones, que con el señuelo de vendernos vida eterna lo han trastocado todo. Yo creo que seríamos mejores personas sin miedo a la muerte natural; creo que no habría guerras por el poder...la muerte violenta la han traído todos esos mitos religiosos...

      Y como siempre muy acertado tu comentario, Ginebra.

      Besos a tutiplén.

      Eliminar
  11. Si, la muerte es una bendición siempre que llegue en su momento, aunque no suele ocurrir, o lo hace demasiado pronto como le ocurrió al poeta Vallejo o demasiado tarde como a otros muchos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://nadatedigotodotelocuento.blogspot.com.es/2011/01/la-inmortal.html

      te dejo un poema de mi autoria, a ver qué te parece, Emilio.

      Besos.

      Eliminar
  12. La muerte es el destino de la vida, y nos guste o no nos guste, estamos predestinados a ella, es nuestra compañera, nos acompaña a lo largo de la vida, porque es nuestro destino y cuando menos lo esperamos nos la encontraremos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tal como lo dices, María, nadie puede escapar de ese destino, hagamos lo que hagamos, tenemos tarde o temprano una cita con Ella.

      Besos.

      Eliminar
  13. La muerte dicen que es como volver a casa y cada día estoy más convencida de ello.
    Mientras nos dure la vida... mi abrazo!!
    Gracias por compartir este bello poema Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es, porque venimos a este mundo si ni siquiera nos preguntaron si queríamos venir, Así que nos iremos igual, sin darnos ninguna explicación...

      Un beso.

      Eliminar
  14. Qué gran poema del Gran César Vallejo. Y un placer leer tus reflexiones al respecto en los comentarios. Es tan difícil para el ser humano, concebir la no existencia, como para un pez que se pueda vivir fuera del agua. Y nos afanamos en traer esa no existencia a nuestro plano real, con la religión, con la parapsicología, con la ciencia... Y yo digo: ¡Qué más da! Por que empeñarnos en buscar un sentido a la muerte cuando somos incapaces de buscárselo a la vida, porque pensamos que todo sentido que pueda tener la vida, se trunca con la muerte... (hasta los ricos se creen que pueden llevarse su dinero al más allá) Un sinsentido, vamos. No busques el sentido, busca el sentir, y te sentirás mejor, ja, ja
    Un auténtico placer pasarme por aquí, leer y compartir. Un beso enorme, Marián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira aquello de los egipcios...que se creían que viajaban a otro estadio de la vida y se llevaban todos sus bienes y tesoros...y es que al ser humano creo que aún nos falta un hervor...no asimilamos la muerte y por eso se inventaron todos esos dioses...por si encontraban alguna respuesta a sus inquietudes. Todo es un verdadero misterio, Isidoro.
      Así que sí; mejor que buscar el sentido, buscar el sentir...

      Un gran besazo, Isidoro.

      Eliminar
    2. En los egipcios estaba precisamente pensando cuando escribí el comentario, ja, ja. Sí que es cierto, quizás ellos fueron los primeros en crear esa gran parafernalia en torno a la muerte. Una vez leí a un antropólogo que dijo que, el animal se hizo hombre cuando comenzó a enterrar a sus muertos... En fin, como tú dices: un misterio.
      Otro beso muy grande para ti, Marián

      Eliminar
    3. Un verdadero misterio todo, claro. También Fernando Savater habla en uno de sus libros (no recuerdo ahora), sombre lo que los humanos pensamos de la muerte, porque su teoría es que quizás sea por los sueños que tenemos; que soñamos con los muertos y en el sueño los vemos vivos. Yo sueño muchas veces con muertos..jajaja...bueno, menos con mi abuela, que esa sí que sí, que hasta me dice ella que no me fíe de nada de lo que mi cerebro me dice: que todo es un engaño...jajaja, y no sé.
      Nadie sabe nada de nada sobre los muertos. Que de la Muerte todos terminaremos sabiendo...
      Más besos. Isi...

      Eliminar
    4. Vaya embrollo, ja, ja. Pues muy interesante la teoría de Savater. Creo que, precisamente soñamos con los muertos viéndolos vivos porque, en realidad, no podemos concebir "el otro lado" de la muerte... Yo nunca he soñado con muertos... pero me gustaría. No sé, por conocer la experiencia.
      Bueno, no quiero enrollarme, voy a ver si me leo otra entrada tuya más reciente, ja, ja
      Besosssss

      Eliminar
    5. A veces el embrollo lo hacemos nosotros mismos por querer explicarnos bien...porque si tu dices que nunca has soñado con muertos...yo creo que con muertas sí ¿o no has soñado nunca con Rita hayworth o Marilyn Monroe? porque esas están muertas y bien muertas...
      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.