..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 5 de noviembre de 2016

En penumbras...


Él esta recostado junto a mi, noto la suavidad de sus labios que resbalan sobre mi cuello...que cosquillea mi garganta...su boca que se aproxima al lóbulo de la oreja...y me dejo llevar entre el escalofrío y el ensueño...tengo los ojos cerrados pero no quiero dormir, no quiero arriesgarme a perder un solo instante de este placer, ni quiero alejarme de la delicia de sus manos...atrapando las mías...que me guían a un delicioso viaje por los callejones oscuros de su cuerpo....

--¿Estás dormida?

--Sí-asiento sin abrir los ojos- y percibo la proximidad de su aliento; su cálida proximidad que me trastorna... la proximidad de su boca por mis labios cerrados...abro los ojos y veo su rostro tan cerca, tan cerca, que mi boca le acoge  como si fuese un manjar que me comería apretándolo sobre mi paladar, llenándome de una sensualidad tan deliciosa como inesperada...el olor de su aroma difumina todos mis pensamientos...y en mi interior se abre un río cálido que fluye mansamente hacia esos brazos que ya me rodean como una cárcel...

Él es esa fuerza de mi espacio que me va poseyendo en todas direcciones. Me cuesta ahogar el movimiento que intenta salir de mi cuerpo que impulsa mis manos, mis brazos, mis caderas...y noto la suavidad del tacto de sus dedos, de sus manos, de sus fuertes brazos... siento que estoy sobre el lecho como un animal herido a su merced...entonces él  acaricia mis costados y me baila en un movimiento fácil y placentero, como si lleváramos un ritmo cadencioso con los pies...y abre mis pasos con sus manos y me pego a él como un pequeño reptil con los ojos cerrados sintiendo como los grados suben por los peldaños de mi termómetro interior...

Todo mi cuerpo se llena de deseo, de avaricia de placer...de sensaciones ocultas en lo más profundo de mi interior como un tesoro enterrado...que pugna por manifestarse...que explota como una luz interior que lo ilumina todo y lo ciega al mismo tiempo...siento el preludio palpitante del orgasmo que llega... tan fuerte...tan fuerte... como nunca lo había sentido...ajena a mí, pierdo por unos instantes el sentido...y oigo como una letanía su voz ronca pronunciando mi nombre...de pronto noto sus fuertes sacudidas de placer...y se desploma ya vencido... mientas le beso en los labios, en la frente, en el cuello...y cesa por fin el deseo, que ya está consumado...

La luz de las farolas muestra su naturaleza distinta a través de los cristales esmerilados...llega lenta la noche plena y, lo que tenía que suceder, hoy, ya ha sucedido...

--Hasta mañana, amor...tienes que irte... 


Cuando él se va me levanto y corro hacia la ventana. Las estrellas son como mis pensamientos, abandonados a mi suerte...su titilante luz me sobrecoge. Y la luna que ahora parece oscilar, aunque obedezca a la ley planetaria, parece ahora ir a la deriva tras su sombra en la noche de este otoño inolvidable...



38 comentarios:

  1. Me he entretenido y deleitado en cada frase y en cada apartado, porque has hecho una magnífica representación donde el cuerpo tiene la palabra y tú has sabido traerla.
    Un placer leerte en esta fría tarde, Marián.

    Mil besitos, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que me llena de alegría que me lo digas tú, Auroratris, que eres una maestra de letras.
      Mil gracias, amiga bloguera.

      Besos, un montón.

      Eliminar
  2. para recordar el otoño y no dejarlo escapar

    no hay obligación alguna que pueda alejar el deseo de quedarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El deseo siempre va in crescendo...
      Pero hay veces que la pura realidad...se interpone a nuestros deseos...

      Besos.

      Eliminar
    2. La realidad es tan maleable como temible

      Eliminar
    3. Y tienes toda la razón; la realidad la vamos creando en el día a día...

      Eliminar
  3. Con lo que me gustan las cenas que terminan en desayuno, una pena que las estrellas y la luna tengan tanta prisa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, Ester, a veces, al despuntar el alba, se ve todo en otra perspectiva, jeje...
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Precioso relato todo sensualidad :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alfred, me encanta que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  5. Madre mia,¡ como estsmos hoy con la lluvia!.
    Me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trcy, conviene calentarse un poquito..para estar a gustito...

      Besos, guapa.

      Eliminar
  6. Pura pasión escrita de forma magnífica.
    La luna te tiene envidia.
    Y yo también.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, querido, eso de que la luna me tiene envidia, me ha llegado muy hondo...y que tú me envidies por eso...¡¡uff!! Un Poeta como tú eres, hablado de la luna y de mí en la misma frase. eso es demasiado...

      Besazo.

      Eliminar
    2. Ummmmm...sonrisa ¡profidén, de oreja a oreja...!

      Eliminar
  7. Happy Saturday Night ! !
    😜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices para ti, todos los sábados con sus noches y todos los días de la semana, Rick.

      Besos.

      Eliminar
  8. Un placer leer tus palabras, que me han llevado a visualizar lo que contás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado este post, Demi, un placer verte por aquí.

      Besos.

      Eliminar
  9. Una preciosa noche de deseo, aún sin desayuno común.

    Muy bello texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la felicidad completa no es posible. También las dificultades tienen ese puntito de morbo...
      Gracias, Albada, por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que sensual
    queda la ausencia
    después de amar.

    Ma gutao!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí?
      crece el deseo
      a merced de la ausencia...

      Encantada de que te haya gustado.

      Eliminar
  11. ;a calentura de la pasión
    algo realmente importante ya que no caminas la vida la vuelas al instante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calentura de la pasión, sí, que nos eleva y nos hace volar...

      Eliminar
  12. La realidad y el sueño mezclados para dar vida a un momento de deseo intenso. Y aunque solo fuera fantasía, queda el haberlo sentido.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es lo que tú afirmas en tu enunciado, Dulce: "No hay nada que saber, sólo querer sentir".

      Besos enormes, para toda la semana.

      Eliminar
  13. ¡¡¡¡Perooooo qué sorpresa, Marian!!!! qué bueno encontrarme en tu blog con un texto apasionado, esto sí que ha sido un cambio de chip en ti, pues me ha encantado, y yo que pensaba, según tus comentarios, que estas cosas no te iban, ojo, cuidado a ver si te va a pasar lo que a mí, que una vez que entras ya dificil es salir jajaja.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ¡me encanta tu ironía, María! jajaja. Te ha gustado este post ¿eh? pues es uno de los menos eróticos que tengo aquí en el blog. Confirmado, no pasas mucho por aquí.

      Besos, hermosa.


      Eliminar
  14. Si lo mejor que hay una vez la "mandanga" ha finalizado, es que cada uno duerma en su casa y en su cama.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A efectos prácticos eso es lo mejor.
      Pero cuando se ama de verdad..se aman también todos sus inconvenientes...

      Besos, Rafa, encantada de verte por aquí.

      Eliminar
  15. Indescriptible a veces ese momento que sucede a la consumación… Ése en el que el instante se hace eco de cada pálpito… Ése que te recorre y te inunda aun en la ausencia de sus besos y sus manos viajando cada pedacito de tu cuerpo…rememorando cada gemido y aliento…

    Verdaderamente exquisito ese camino de penumbras y piel, que bellamente has cincelado con tus letras…

    Y el vídeo…altamente inspirador…

    Un deleite de post, querida Marián…

    Bsoss y cariños enormes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra, tú si que das valor y esencia a todo lo que queda aquí escrito. Porque hay momentos tan, tan intensos...que rememorarlos es volver a vivirlos...
      Eres encantadora, querida amiga, dejando aquí tus comentarios tan bellos.Con ellos les das más y más erotismo a todo lo expuesto...

      ¡Ah! el vídeo, sí,me encanta que lo hayas disfrutado.

      Besos con cariño enorme.

      Eliminar
  16. Que maravilla leerte esta madrugada
    Y volver a soñar...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, María, por venir a visitarme y disfrutar de lo que ves.
      Dicen que recordar es volver a vivir...hay noches que duran toda una vida...

      Un beso enorme.

      Eliminar
  17. A veces, en un relato, nos empeñamos en concentrar, en desarrollar una historia que se puede extender incluso en años, en el menor numero de palabras posible. Tú, con un concepto igual de váalido, expandes una escena, te recreas en cada detalle y nos deleitas con una sensualidad exquisita, describiendo el instante y deteniédolo en el tiempo para nosotros. Me ha gustado, Marián. Eres una artistaza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo son formas, estilos, o como se dice en literatura, son registros...es como en el cine, que de una secuencia se van viendo todos los pormenores en cámara lenta...o que pase tan rápido como en un instante subliminal. Pues cuando se escribe es lo mismo; te recreas en un momento y vas plasmando las sensaciones...el palpitar de un sentir, recreándote en ello. Eso es lo mejor de la imaginación, que te puedes parar o seguir en lo que tú quieres...o resaltar porque lo vives...
      y porque los que escribimos, lo hacemos con esa intención: para disfrutar en su ejecución...

      Ah, y muchas gracias por lo de "artistaza" ya que un artista como tú lo eres siempre reconoce en los demás esa cualidad, jajaja...¿no lo piensas tú así, Isidoro? Gracias por todo.
      Beso enorme.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.