..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 12 de mayo de 2014

Gato


Me gustas tú, “mi” gato, animal doméstico, pero no domesticado. Me gustas porque conservas tu independencia íntima y jamás te sometes a nadie. Vives junto a mi, pero no estás a mi servicio. No me  toleras como ama, simplemente tienes una anfitriona de la cual te digna recibir manutención y alojamiento… Tu incorporación a la familia humana es parcial y muy relativa, nada que ver, desde luego,  con el nivel de cohabitación conseguido con un perro, animal totalmente identificado con su dueño. La verdad es que tú, gato, has sabido interponer, respecto de los seres humanos, una distancia insalvable, regulable según tu voluntad.

¿Te imaginas a alguien que quiera ponerte un bozal? Ni siquiera tolerarías una correa al cuello: no es cuestión de comodidad física, sino de dignidad moral. Inexplicablemente unas veces te muestra atento, incluso risueño y dulce; otras veces huraño, desdeñoso y huidizo. Te marchas cuando te da la gana y sin dar explicaciones… Pero lo más notable es que, mientras sigues ahí, aunque estés a tan sólo un metro de distancia… aunque estés en mis brazos, permaneces extrañamente ausente. ¿Qué hay detrás de tu enigmática mirada, gato? ¿Ese es un misterio que nunca me vas a contar...?



32 comentarios:

  1. No tengo gato, ni perro y tampoco quiero imaginarme que soy uno de ellos, bastante tengo con saber quien soy jeje. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso como tú, Ester, primero hay que relacionarse con las personas, luego, si da tiempo, con los animalitos...

      Saltibrinco contigo.

      Eliminar
  2. Yo creo que tú eres un poco gata...me gusta ese misterio que te envuelve...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eso es lo que piensas de mi?
      Está bien, pero creo que ya sabrás que...como dijo Voltaire, conviene siempre esforzarse más en ser interesante que exacto; porque se perdona todo menos el aburrimiento.

      Un beso.

      Eliminar
  3. No me gustan los gatos.
    Son demonios de tigre bonsai.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué lo dices, Toro?
      ¿Porque son valientes y se te suben a la chepa? jajaja...
      y Hablando de demonios...más demonio eres tú.

      Besos.

      Eliminar
  4. El gato continuamente se arrepiente de haberse vendido por unas cuantas caricias de su ama. Pero le puede el gusto. Como a algunas mujeres de mirada enigmática y felina.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que el gato si vuelve es también para recibir su ración de caricias? ah, pues será eso. Y las mujeres enigmáticas son más interesantes ¿no?
      Besos.

      Eliminar
  5. La sombra del gato con la legancia felina que les caracteriza, cobra tamaño y rayas. Se sienten tigres cuando se te enfrentan, pero se vuelven ovillos cuando quieren tus caricias.

    Son felinos. Nada más que decir. Buen post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso creo yo también, que son un poco bipolares y nunca sabes por donde van a salir.
      Gracias, Alba, Un abrazo.

      Eliminar
  6. Lo que me gusta de ellos es la distancia que establecen, la soberbia y una especie de superioridad con que contemplan todo desde su lugar particular. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gatos son muy suyos, eso es verdad, no les importa nada lo que opines de ellos. Son orgullosos, sí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Personalidad

    Los gatos son fantásticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo, Noel.

      Eliminar
  8. A veces se le aguanta más a un gato que a un ser humano. Y, a pesar de eso que cuentas, se le quiere.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese misterio que los envuelve los hace fascinantes, sí, se les llega a querer.

      Besos.

      Eliminar
  9. Dicen que el gato conoce la casa, pero no al amo, ya que mientras el amo le tenga la barriga llena, como que se la suda. Yo no tengo perro, para perro ya estoy yo, y los gatos además de que arañan, por las noches me dan "yuyu" con esos ojos de salidos que se les pone.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso dicen, Rafa, que el gato va a lo suyo y le importa tres pepinos lo que pienses de él, y sí, a veces te asustan, sobre todo cuando se asustan ellos...por eso ponen esos ojos de gato... ¿De salidos? ¡qué cosas tienes, Rafa! jajaja...

      Besos.

      Eliminar
  10. Interesante tema desde luego el de los gatos. Yo antes que nada quisiera declarar mi admiración hacia los felinos caseros que miles de años después de que se les permitiera habitar en los asentamientos humanos para mantener a raya a los roedores siguen sin tener necesidad de integrarse en la manada, Chapeau.
    Después me gustaría romper una lanza en favor de los denostados, por serviles y estúpidos, cánidos domésticos. Como lobos inmaduros que son aceptan a su dueñ@ como líder de la manada igual que en su estado salvaje y si se les asigna una actividad acorde con sus características consiguen un equilibrio psicológico optimo y se muestran como animales sorprendentes, con carácter propio (no el del dueño) y con una capacidad de trabajo en equipo y de compañerismo sin parangón en el mundo animal, Cualquiera que haya convivido con un perro de rastreo, lazarillo o pastor, entre otros, lo sabe. Su inteligencia y su amor van mucho más allá del perro faldero que le baila el agua al am@. Solo necesitan sentirse útiles, exactamente igual que nosotros los humanos. En mi casa mi perra y yo compartimos infinidad de momentos increíbles... mi gato y yo nunca compartimos nada más que cuatro paredes y un techo.
    Es un placer volver a visitar tu espacio Marián.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto que el perro ha resultado ser mucho más domesticable para el hombre. Es un animal inteligente sin duda; aprende hacer perfectamente aquello para lo que se le entrena. Son útiles sin duda: desde el que es capaz de protegerte a ultranza, el pastor o el cazador, o el muy útil lazarillo. Que todo eso ya lo has apuntado tú. Y me comentas ademas que vives con una perra, que por lo que cuentas se ha adaptado a ti y te proporciona momentos felices. Seguro que para ti no es un animal de compañía, sino tu compañera :)

    Lo del gato ya es otra historia: con un gato no vives con él, es él el que de vez en cuando se queda más tiempo contigo, acepta tus caricias y demás y cuando se larga lo echas de menos. Yo creo que perros y gatos son animales muy distintos desde luego. A mi me fascina la variedad de tamaños en los perros...y también hay razas que son como juguetes para las damas ¿no? jaja, los chihuahuas y esos...Los gatos son más iguales, quitando el pelaje y algunos rasgos faciales
    .
    Besos, Al Tagrí.

    ResponderEliminar
  12. Algo que me sorprende es que es posible la amistad entre un gato y un perro, siendo tan distintos y con una tendencia a la rivalidad. Es sorprendente pero lo he visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que eso se suele comentar como algo excepcional, es noticia. Es posible que hayan vivido juntos desde que nacieron y por eso lo ven como algo normal para ellos.

      Eliminar
  13. Me gustan los pequeños cambios de tu espacio.
    No me terminan de gustar los gatos, quizás envidio su valentía para optar por la soledad de quien vive sin pertenecer.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí. He estado haciendo cambios, probé también con el color de fondo, pero al final me he quedado con este azul de siempre.

      Los gatos, sí, a mi me encanta esa libertad de no querer pertenecer a nadie.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Tranquilamente podrías haber terminado el post diciendo:..."Ese es un misterio que nunca me vas a contar, ¿verdad Julio Armando?" porque tranquilamente podría haberse tratado de un hombre, no?..jaja!! es broma Marián.
    Me gusta el post y me gusta tu Blog. La columna de la derecha ya es un blog por si solo. Muy bueno.
    Pues yo tengo un gato que se llama Beltz, -negro en euskera-, es obvio lo de su nombre, ¿no?, y se comporta y vive como tu lo explicas. Es libre como el viento, pero fiel como el que más. Yo no lle pido explicaciones ni el me las da, como debe ser entre dos buenos colegas. : ) No se si los hombres somos así en general, pero yo tengo mucho parecido. Ademas se que terminare comiendo pienso por el poco tiempo q me queda para ello. Siempre corriendo.
    Bueno, que me ha encantado tu blog, me he hecho tu seguidor como tu de el mío,-gracias- y además lo enlazare con el mío entre mis favoritos.

    Un beso Mirián, un placer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Arkaitz!
      Sí, claro que sí, que le hago preguntas...pero siempre se convierte en un monólogo. También eso pasa con vosotros a veces ¿no? jaja.. Yo a los gatos les llamo de varias maneras, a veces con adjetivos dudosos y otras con apelativos cariñosos...;) según su comportamiento, y no les presto mucha atención... la misma que ellos a mi.

      Me encanta que te haya gustado mi espacio, gracias por todo.

      Besos.

      Eliminar
  15. También a mí me fascina la compañía de estos seres que jamás serán domésticos, que por interés se avienen a vivir en nuestras casas y según su apetencia gustan de pavonearse de vez en vez en toda su felina belleza pasando ante el televisor encendido, que son los mejores amigos del sigilo, que nos miran fijo para abismar nuestra mirada en un tiempo remoto en que acaso fueron dioses. Saludos gatunos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, pues fíjate que siempre lo he pensado, y me hago la pregunta: ¿por qué gustan tanto los gatos a los escritores? Es posible que sea por eso tan especial que tienen ellos. Quizás por eso los hombres los convirtieron en dioses. Algunos gatos quizás sean "musos" ;)

      Besos de gata, o mejor, de Á gata.

      Eliminar
  16. POR ESO ME ENCANTA ESE BELLO ANIMAL.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la docilidad se aprecian en un animal... pero los gatos...nos llama la atención su forma de ser.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Si tuviéramos un poco de gato, que no nos vendría mal, no tendríamos los políticos que tenemos, los jefes que algunas hemos tenido... un par de zarpazos y listo!

    Gracias por enlazarte en mi blog.

    Cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, jajaja...tampoco es agradable andar de uñas.

      Gracias a ti también. Cafelito y un terroncito de azucar.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.