..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 6 de enero de 2013

Los pobres...


Los pobres son parte fundamental de la estructura social, es más: son soporte de todo el montaje que se ha ido creando a su alrededor. Todo depende de que los pobres  sigan siendo pobres y no salgan de su miseria. No es casualidad que cada vez haya más pobres. Según algunos estudiosos de éstos temas sociales, los pobres son los excluidos que sirven para dar de comer a montones de ONGs, a muchos sociólogos y graduados sociales, que son imprescindibles para dar sentido a todas esas instituciones. Una buena reserva de pobres, sirve, además, para abaratar el trabajo de algunas sociedades económicas; con mano de obra y salarios bajos, forzando así a que se contengan estupendamente los salarios de los que están trabajando, constituyendo a la buena marcha de la economía de mercado. Y, por último, y en el plano moral, sirven para aliviar malas conciencias; para que los ricos sean más felices haciendo caridad dando limosnas. En vez de entrar en las raíces profundas de por qué existe la pobreza. Todo ésto, aunque parezcan contradicciones, no es un invento nuevo, ya la Biblia señala que los pobres los envía Dios (Proverbios, 22:2). Con la modernidad ahora los intermediarios son los bancos. Con su olfato mercantil hacen ni más ni menos lo que tienen que hacer con arreglo a su naturaleza. Y la gran paradoja es que los pobres son sin ninguna duda los que dan de comer a los superpoderosos, a los dueños del mundo. Dicho en román paladino, a los dueños del cotarro.


23 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo. Es una concepcion clasista en la que el capitalismo divide su estructura.
    Los bancos con fines de lucro tendrían que desaparecer y quedar solo esas bancas solidarias. Pero pero pero
    parece que no nos damos cuenta
    El dinero tendría que tener fecha de vencimiento
    para que nadie lo acumule
    y tantas cosas más
    adios

    ResponderEliminar
  2. Hermoso texto, con las verdad a cuatro vientos. Siempre leo con atención tus cosas, me resultan atractivas, siempre logran dejarme pensando. Y reflexionando sobre este, llegué a la conclusión ...que tan solo cuatro cosas en esta sociedad pueden permanecer ocultas por muy poco tiempo, la ciencia, la estupidez, la opulencia y los pobres.

    Un beso querida mía.

    Juan

    ResponderEliminar
  3. Hola Marián, una estupenda reflexión con la que estoy de acuerdo y por tanto asqueado. Cuando empecé mi abecedario, lo hice para salir un poco de estos asuntos que tanta repugnancia me producen. ¿Qué está ocurriendo ahora?, básicamente que las clases medias europeas ya no somos tan importantes para que el mercado global siga funcionando. Han ampliado nuevos horizontes y como la capacidad de producción es limitada, encuentran demanda entre las poblaciones con recursos altos de las llamadas economías emergentes, clientes que hace pocos años no existían. Así que ya no somos imprescindibles y pueden desinflar el colchón del llamado estado del bienestar. Por un lado venden más caro y por el otro producen más barato que nunca, los dueños del cotarro, como dices. Tal vez el recurso más abundante en el planeta en estos tiempos, sean las personas. Y ya se sabe cuando hay un exceso de oferta, que los precios bajan (y con ellos los derechos). La mayor parte de la riqueza está en manos de un porcentaje ínfimo de la población, y en estos últimos años esa tendencia se acrecienta. Hay un libro que no me canso de recomendar: La Doctrina del Shock de Naomi Klein. Si tienes tiempo y te apetece conocer más sobre esta corriente neoliberal que sufrimos, es muy interesante, tal vez ya lo conozcas. Respecto a las ONGs yo también tengo mis reservas, pero en general me parece bien que exista esa corriente solidaria, no hay que olvidar que muchas de ellas se nutren también del voluntariado y hay mucho compromiso también tras ellas y en esas personas. A veces parecen los últimos reductos agitadores de conciencias, Greenpeace, Acnur, Médicos sin fronteras..., creo que es mejor que existan aunque lo ideal sería que no fueran necesarias, claro. Por cierto el de la foto estrena cargo en Telefónica, supongo que por sus méritos al frente de Bankia... y además se ríen de nosotros.

    Un Beso Marián!
    pd. perdona por el rollo.

    ResponderEliminar
  4. Garriga:
    Pues tienes toda la razón. Al final la solución está en lo más sencillo, dinero con fecha de caducidad no es una mala idea...pero como dices tú, hay muchos peros...ese capitalismo que divide a ricos y pobres cada vez es más extenso...y qué más te puedo decir...

    Hasta luego.

    ResponderEliminar
  5. Juan de la Cruz Olariaga:
    Así que vienes, me lees ¡y no me dices nada¡ Muy bien.

    A mi me gustan tus poemas, y los leo y es un placer. La próxima vez te lo haré saber, querido poeta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Zavala:
    Sí, la doctrina del Shock...nada nuevo. Es como una rueda que vuelve una y otra vez a mostrarnos lo que ya habíamos visto.

    Es que yo no creo que ninguna crítica aislada pueda mover la gran masa del entramado del poder. Inculcar el miedo es la mejor arma de todas. El ser humano es muy manipulable, y si me lo permites te citaré a Hobbes: "El hombre es un lobo para el hombre". Y por decírtelo claramente y de forma muy rudimentaria, creo que el poder no está en quienes lo representan, son otros entramados que no están en el poder. El poder utiliza al que lo representa. El que está en el poder encarnándolo es como un títere. Son otros entramados en la sombra. Y si me apuras te diré que eso ya lo sabemos, lo intuímos al menos, y la Historia lo corrobora una y otra vez. Y siempre nos quieren mostrar una una sociedad distinta, más sana y solidaria. Pero no. Y al final llega la luz, pero siempre es a toro pasado.

    Bueno, son puntos de vista, ya sabes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Psí, de acuerdo en algunas partes. Creo que faltan variables como el esfuerzo, el trabajo, la preparación y los valores. Un pobre puede dejar de serlo, igual que un rico puede dejar de serlo. Al final todo se reduce a la calidad de las personas. Un rico puede ser una persona noble igual que un pobre puede ser despreciable. Y viceversa.

    Parece ser que ahora, con todo lo que está sucediendo, alguna gente se está dando cuenta de lo que es la pobreza, pero hasta hace tres años, poca gente se percataba de que no todos podían ser ricos. Y yo flipaba viendo la cantidad de chalets y viajes y cochazos que tenía todo quisqui.

    Sí, los pobres son parte de la estructura social, vale, pero entonces, cuando no existían, ¿nadie se percató? Y vale, es fácil contestar ahora que antes existían también. Seguramente yo era uno de ellos, viviendo al día y sin esos lujos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Completando tu entrada querida Marián, se les llena la boca con eso de limosna o caridad cuando deberíamos "imponerles" por narices la palabra justicia; siempre cito una anécdota de una vecina mía cuando su madre quería hacer un pequeño donativo a una ONG muy famosa y la hija, avara como las ratas, miserable como los canallas de los cuentos de navidad respondió que no mandase nada que no llegaba nada y que ya tenían la palabra de Dios, como si los africanos se alimentasen de celulosa y tinta -las cabras del Sagel si, que lo he visto-. Agg perdona, me sale el cortador de cabezas que llevo dentro.
    No me gusta la palabra caridad, me da ASCO y ver al canalla de la foto, me sube el jacobino que llevo dentro.
    Un beso enorme, voy a tomarme una tila.

    ResponderEliminar
  9. Sbm:
    Bueno, vamos a ver, es que aquí no se está hablando de la calidad de las personas, de buenos y malos. Aquí se está hablando del estatus social. Y te diré que las buenas personas, de verdad, no se meten a políticos. Ni la gente honrada quiere envolverse en grandes riquezas.

    No sé qué me pasa a mi con tus comentarios, que me da la sensación de que te vas por tangentes que nadie ha marcado, o por los cerros de Úbeda. Siento decírtelo pero es que yo me quedo como una tonta cuando no entiendo a ciertas personas. Y todo el mundo es estupendo y fácil de entender, y la que nada comprende soy yo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Ángel, ¡Válgame Dios¡ Sí, tómate una tila, o lo que haga falta, pero por favor, no te lo tomes todo tan a pecho, ja ja ja,

    Es que es eso...¡da asco¡ Eso es como decirte: yo que soy superior en todos los sentidos, voy a darte algo de lo que me sobra porque me das pena. Eso es perversión; quitar derechos para que otros se sientan como dioses. Es como la palabra tolerancia: "yo que soy más que tú te tolero, te admito, te acepto, aunque seas un inferior, un paria, un negro, etc, etc. Deberíamos pensar más en ese concepto: tolerancia.

    Lo de la foto es para nota, porque nos hundimos, sí, pero ellos siempre tienen un bote salvavidas a mano.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Yo también lo veo bastante oscuro ahora,como tú, pero me cuesta asumir ese fatalismo. Se pueden hacer cosas, se hacen cosas que logran frenar determinadas injusticias, que alimentan sensibilidades y transforman las sociedades a mejor. No todos los hombres son lobos para el hombre. Sería impensable ver a un negro en la casa blanca de no haber existido antes otro negro que luchó por acabar con la segregación racial, sin una señora que se negó a levantarse de su asiento en un autobús. Existe la insumisión y la sumisión. Las mejoras surgen del pensamiento crítico y la acción insumisa y rebelde. Y a veces surten efectos positivos.

    Un beso Marián.

    ResponderEliminar
  12. Los ricos quieren esconder la basura debajo de la alfombra. No hagan mucho ruido! Esto se está discutiendo demasiado en todo el mundo y no nos conviene! Queremos mantener las prerrogativas!
    Como anillo al dedo, mirá. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No he llegado, lo siento. Errare humanum est. No se repetirá ;-)

    ResponderEliminar
  14. Sí, pobres. Existen numerosos tipos de pobrezas y de pobres a lo largo y ancho de este mundo. Están los pobres en cuya explotación los ricos asientan su poder. Están los pobres cuya pobreza consiste en apoyar a los ricos pensando que tal vez, de esta manera, de gallinas en zorras se convierten. Están también los pobres que gastan sus riquezas (tiempo, amistades, amores...) persiguiendo quimeras y malgastando sus vidas mientras olvidan lo único real que hay en ellas -el momento presente- persiguiendo fantasmas futuros o huyendo de espectros pasados...
    Está la pobreza del que tiene tanto que ya no es capaz de disfrutar de lo pequeño. La pobreza del que no ve más allá de sus propios intereses; esos mismos que le impiden ser feliz y que le llevan a explotar al prójimo... Y de entre todas las pobrezas, la más triste y cruel de todas, que las abarca cual negro abrazo y las sostiene una por una: la pobreza de no saber quién eres...

    Únicamente los pobres de espíritu serán ricos... ¿Que por qué lo serán? Oh, no porque lo diga la Biblia; lo serán únicamente porque están libres de sí mism@s y, de esa manera, con las manos abiertas, el universo entero podrá pasar entre sus dedos.

    Ójala un día este mundo cambie y tod@s despertemos.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Zavala:
    Claro que sí, que la pasividad no es nada bueno. Ante todo hay que luchar por nuestros derechos. Eso siempre. Lo de que un negro esté en la Casa Blanca, eso es muy matizable, ni tan negro ni tan del pueblo...de madre blanca, su padre le puso el nombre de Barack "el bendecido", criado por su madre en un ambiente católico y graduado más tarde en las mejores universidades. Tiene mérito, claro que sí, pero lo del color es anecdótico. Esos detalles de negros y autobuses, él lo personificó en su discurso de investidura, cuando habló de su padre ¿no fue puro marketing? Ahora ha sido criticado por su autobús de lujo, ja ja ja...bueno, que no me quiero poner estupenda. Un beso.


    Dario:
    Es que los ricos tienen quienes les saquen la basura, ellos ni se mojan ni se manchan. Es la plebe la que les saca sin demasiado ruido toda la porquería de encima. Y no es extraño que teman perder ese privilegio. Un abracito.


    Sbm:
    No es necesario que te disculpes, tranquilo :)


    Noelplebeyo:
    eso es, muy bien dicho.Bienvenido.

    ResponderEliminar
  16. j.:
    Una reflexión muy profunda. Profundísima diría yo...¿Y la más triste de las pobrezas es esa de no saber quien eres?
    ¿Tú lo sabes?
    ¿Quien eres tú?

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, pero en realidad se ve desde la misma profundidad desde la que se mira. Lo digo por ti. :)

    Yo creo que sí, esa es la más triste de las pobrezas. ¿Puede haber algo más triste que no saber ni quién se es? Aparte de ser éste el origen de todos los males...

    Esa es la gran pregunta. ¿Que si lo sé? Vuelvo a lo de siempre: ¿puede el ojo verse a sí mismo?

    A lo largo de los tiempos, la historia ha quedado marcada por relatos de mujeres y hombres excepcionales que han dado muestras de quiénes son. Aparentar que sé lo que ell@s saben sería puro orgullo y falsedad. Decía Dürckheim (Karlfried, no el historiador) que la verdadera humildad no consiste únicamente en no querer parecer más de lo que se es. También es aceptar ser más de lo que se aparenta. En ese sentido debo decir que soy más que este cuerpo y esta mente, con sus emociones, pensamientos y sensaciones... y he de decir que tú, como tod@s, como todo, también eres mucho más.

    En respuesta a esa pregunta alguien dijo: un vacío insondable, nada sagrado. Otros prefieren hablar de un único Sabor, que recorre el universo entero y que como el poeta cita a todos al festín, sin ninguna excepción: "para el malvado y el bondadoso por igual,
    a todos llamo a la cita, nadie será menospreciado ni omitido, la concubina, la prostituta y el ladrón están invitados, el esclavo de gruesos labios está invitado, y también el sifilítico, no debe haber distingos entre ellos y los demás". Tod@s somos Eso; tod@s tenemos el mismo valor, sin peros.

    ¿Quién es la que lee estas líneas? ¿Quién piensa quién lee? ¿Quién come cuando tiene hambre? ¿Quién ríe cuando la hacen reír? ¿Quién llora cuando se emociona?

    Tengo una cita contigo desde antes de que naciéramos ambos. Muévete veloz en un cohete, atraviesa mil mundos y no te moverás ni un centímetro de Allí. Reunidos estamos tod@s en ese Lugar sin lugar.
    En último extremo, nada malo puede pasar.

    Si lo piensas, perdido está: no es con el pensamiento como se llega, aunque al pensamiento no le es ajeno. No es con fe ni con dogmas. Sólo la experiencia directa basta. No tiene nombre, pero es la base de todos los nombres; no tiene localización, pero se encuentra en cada rincón; no tiene color, pero contiene y forma todo arcoiris; no tiene tiempo, pero ahí está desde que se comenzó a contar. Curioso rostro el tuyo y el mío, con millones de rostros, ¿verdad?

    ¿Que quién soy yo?

    No lo sé y nunca lo sabre. El Tao que se puede nombrar no es el verdadero Tao.

    Muchos besos y perdona por el tostón.

    Ah, una última cosa: nada es más peligroso que Eso para tu ego.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta entrar en puntas de pié, leerte en penumbras, sonreir e irme satisfecho.

    Yo sé que vos lo hacés también, solo existe una diferencia, ahora te has enterado por mi, pero yo, me he enterado porque tu perfume te traiciona y deja las huellas de que has pasado.

    Un beso grande, y gracias.

    Juan

    ResponderEliminar
  19. j.:
    Me gusta profundizar, claro, en todo aquello que me lleva por raros caminos del pensamiento...¿y qué es Eso, a lo que te refieres?...porque mi ego está ya acribillado de Esos que quizás no sean "Eso".

    Y esa calma del Tao, ese estar sin estar...que me lleva muy lejos, y me deja sin yo y me adentra en el Todo...y en todos. Y todo somos Eso...y todos estamos en ese lugar. "En último extremo, nada malo puede pasar"...Y omito esas @ arrobas, o como se llamen, porque sumergidos en éstas profundidades atemporales, parécenme verdaderos anacronismos.

    Mi rostro y el tuyo son únicos ¿qué maravilla, verdad? Tantas combinaciones se pueden hacer y nadie más tiene una cara como la tuya o la mía.

    Pues ahora vemos mediante un espejo, confusamente; entonces, cara a cara. Ahora conozco de manera incompleta, entonces conoceré del todo. Tal como soy.

    Besos.


    ResponderEliminar
  20. Profundice pues la dama en la búsqueda de Eso, pero tenga presente que no es a través del pensamiento como se llega... Requiere silencio y quietud, y también, curiosamente, no buscar. Aunque si no lo busca, es más que posible que hallarlo tampoco lo halle. Buscar pues sin buscar, parece la clave. Pero muchos han hablado ya del tema, y yo no hago más que ensuciarlo todo con mis palabras, pues no soy uno de esos guías.
    Si la dama tira de su propio hilo, quién sabe dónde podría llegar...

    El que sabe, no habla
    El que habla, no sabe

    Como ve usted, yo no sé mucho al parecer :)

    Es verdad que en ese ámbito no hay arrobas...

    Sí, nuestros rostros son únicos e irrepetibles; pero al mismo tiempo mi rostro original y el tuyo no difieren en nada. Si nos fundiéramos en un abrazo con todas nuestras fuerzas, no podríamos estar más cerca de lo que estamos en este, y en cualquier otro, momento...

    La Vida es un Misterio y nosotros no estamos separados de la Vida.

    Sí, confusamente. ¿Qué pasará cuándo caiga la careta? Ahí me tendrás a tu lado, ¡ya lo verás! Tal como somos, que no como éramos, pues siempre hemos sido idénticos a nosotros mismos; a lo que somos en este mismo instante. Ese Eso nunca cambia. A pesar de los infinitos cambios, sólo Eso permanece.
    Pregunta: ¿qué es lo único que no ha cambiado desde que eras niña?

    Muchos besos Marián

    Pd. Debes ser la única persona que aguanta estos desfases mentales míos. Ni siquiera yo los aguanto. Tan "sucios" me parecen.

    ResponderEliminar
  21. j.:
    Sí, sí. Muchas cosas han cambiado en la existencia, para que todo siga igual en la esencia...

    Me dieron un azotito y rompí a llorar. Mi padre dijo: ¿de verdad ésta cosa es mía? ¡es preciosa!. Y mi madre dijo: ¿Es una niña? Pensé que sería un chico por las patadas que me daba. Y mi abuela: "Vosotros a lo vuestro que de ésta preciosidad ya me encargo yo"...

    Así que ya ves ¡tengo abuela¡ bueno sí; siempre la tendré. Aunque ahora ella ya esté en otra galaxia...

    ¿He contestado a tu pregunta?
    Pasa el tiempo, pasa el agua, pasa la vida pero el río siempre es el mismo...el río es Eso...el río es la vida misma.

    Besos.


    ResponderEliminar
  22. Así es, Marián. La sociedad occidental que siempre los despreció, está asumiendo que los pobres son el medio de vida de quienes los explotan y esclavizan. En países emergentes se crea tejido miniempresarial con microcréditos que sacan a los pobres de su miseria. En occidente, a los pobres hace años que se les empezó a utilizar como carnaza para los poderosos. Hacerles cada vez más pobres ayuda a atemorizarles y dominarles con el fin de realizar aquello para lo que se les destine.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.