..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

jueves, 7 de julio de 2011

Yo sé que sucedió algo. Pero ignoro el qué.


"El horror existía antes de llegar el hombre. El horror existirá después que el hombre se haya extinguido. El horror es la realidad que sustenta nuestra existencia"
(De la película Remando al viento, de Gonzalo Suárez)


La vida, dicen los expertos, que va generando desorden inorgánico ¿no genera orden? Entonces...¿podemos confiar en que nuestro cerebro convierta la glucosa en suprema forma de orden que es el pensamiento?...

Sí...
Empiezo a dejarme llevar por la inercia, ese estado de maravillosa inconsistencia. Diría que persigo un encuentro en plan zen.

Pero el caos, ese estado primigenio de materia desordenada, está en todo aquello que no podemos pensar. Es la nada que está ahí afuera, en un universo de elementos sin forma que no puede ser pensado ni concebido y que es una nada hiperactiva, un fondo, un magma, una sopa; una especie de masa viscosa, lo inorgánico, donde están todos los monstruos que te imagines y, especialmente, todos los que no puedes imaginar.

No sé si hace tanto calor, pero yo lo siento; un calor indescriptible, estoy soporífera. Divago...se me han fundido todos los plomos. Lo estaba pensando mientras escribía "desorden inorgánico", uno de tantos sinónimos del caos. Pero...¿puede surgir el cosmos inesperadamente? ¿algo que tenga sentido y se asemeje al orden?

Mis dedos danzan sobre el teclado, van dibujando coreografías de letras: un, dos, tres, un, dos, tres...Aún así ¿sería esto lo opuesto al caos? Van surgiendo palabras sin orden ni concierto, pero puedo intuir que finalmente saldrá algo con sentido. Y yendo un poquito más allá. Al poner orden en las letras y formar palabras...¿no estoy creando algo de la nada? Y ya poniéndome estupenda (estupendísima diría) ¿se podría decir que soy como Dios?...¿por qué no? ¿no ha creado Él los desastres, y ha inducido a las bestias, a los elementos y a los humanos a seguir haciéndolo: estragos, hecatombes, terremotos, incendios, cataclismos, inundaciones, naufragios, catástrofes?...

Qué bueno sería poder sentar a Dios en el banquillo de los acusados...¡¡Qué bueno¡¡...y adoptando un atractivo papel de inquisidora, con los brazos cruzados en la espalda y dando paseítos circulares, regodeándome con el pensamiento de poder acojonarlo...mirando fijamente a ese triángulo con un solo ojo que es su cara y hacerle un tercer grado en condiciones...¡¡Qué bueno sería¡¡

Todo son incoherencias absurdas, lo sé, y que no es el momento de divagar ni de hacerse pajas mentales. Pero alguna vez me tenía que pasar...que tengo ganas de escribir un tema completamente libre. Y no lo consigo. Y por el otro extremo ni siquiera atisbo ese amago de ponerme en estado zen.

Bueno...cerraré los ojos y me quedaré estática...algo así como ausente.

****************************

Y me quedé dormida...
Y tuve un sueño...
Y fue un sueño   maravilloso...
Y sin querer jugar a ser deicida ¡al contrario¡

Como Penélope quise tejer una guirnalda
con palabras caídas del cielo.
Preciosa guirnalda para su cuello:
el de Él...

29 comentarios:

  1. Me gustan tus divagaciones, y en el fondo, sos un fragmento de ese dios creador, o como se llame, claro.
    Tanto calor? Acá tanto frío!!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí bastante calor,Curiyú, al menos para mi, y eso que estoy en la zona norte de la península...

    Sí, somos dioses, y creadores de dioses para adorar, eso ya es sabido, que somos nosotros los creadores de los dioses...
    Me encanta que estés tan atento a mi blog ¿me lo merezco?

    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  3. Creo que todos los que dicen estar en un "estado zen", o como sea, mienten.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días hombre de Alabama.Estoy contigo, llegar a ese estado sería como estar muerto ¿no?....

    ResponderEliminar
  5. Percepciones sensibles y captadoras, de la primigenia voz muda del pensamiento…hay instantes para la reflexión… Abrazos cálidos...cópicos y sigamos viajando, amiga mía

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con esta frase: Qué bueno sería poder sentar a Dios en el banquillo de los acusados...¡¡

    aunque dios no es una invencion humana?? tal vez... que complicado todo saludosss

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las divagaciones. Del caos surgen a veces creaciones maravillosas: nuestro Universo mismo, sin ir más lejos... Se me hizo tan corta tu entrada... ^_^

    Besos. ¡Y a seguir divagando! El calor nos ayuda, sin duda ;-)

    ResponderEliminar
  8. Vaya divagaciones... muy buen post!!! Besos

    ResponderEliminar
  9. De "incoherencias absurdas" como dices, nada de nada, tu reflexión es excelente, Marián.
    El origen del universo está en el caos, y en el caos está el orden de los principios.
    Yo sentaría en ese banquillo no a Dios, sino a su creador, al Hombre.

    Perfecta reflexión y el poema final es impresionante, pura belleza.

    Un beso, Marián.

    ResponderEliminar
  10. Kimbertrancanut:
    Sigamos viajando, querido amigo, y demos alimento a los pensamientos, porque entre locura y locura pensada la vida se hace más llevadera.
    Un beso.


    Spaski:
    Por eso...Dios es un impostor, él no sabe que es una entelequia; una mentira, y se aprovecha de los incautos.
    Un saludo.


    Kinezoe:
    El calor nos ablanda un poco el cerebro, pero como dices que te gustan mis divagaciones...y se te hacen cortas ¡que halago¡ Ah, y me gusta que aunque estés descansando de esto, no te olvidas de nosotros.
    Un beso.


    Mr. Thunderstruck:
    Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.
    Un beso.


    Marisa:
    Ya sabes como soy, siempre pensando en esas cosas; de principios y caos, jajaja...

    Dios es una creación. El Hombre podía haberlo hecho con más cuidado. No hacerlo tan sádico.
    P.D: Que bien, Marisa, que me digas que te ha gustado el poema, me salió de pronto, de un tirón. Como lo sentía, y tú me dices que es "pura belleza". Pues fíjate cómo me quedo, que me lo digas tú que eres una grandísima poeta.
    Besos, Marisa.

    ResponderEliminar
  11. En mi experiencia, probablemente personal e intransferible, una buena resaca, llevaba con dignidad, sin culpas y con infinitas tazas de té verde Kukicha, nos puede impulsar hacia el "tercer ojo" de la iluminación hinduísta o nirvana.
    ¡Qué bárbaro, me ha salido de un tirón! Agur y tal.

    ResponderEliminar
  12. formamos parte de ese desorden,
    entonces ¿por qué escribir con tanta proporción y armonía?

    tus palabras buscan un barullo tranquilo y sosegado...

    un saludo

    ResponderEliminar
  13. Creamos y derribamos dioses a nuestro antojo y cuando nos molestan los quemamos en una pira, pero siempre aparece un iluminado para decirnos que él conoce al Dios verdadero, aquel que todo lo sabe y que nunca yerra, JA.
    Que bueno sería sentarlo en el banquillo de los acusados, pero yo que no creo en dioses, no se quien haría de abogado defensor y quien de fiscal.
    Un fuerte besote

    ResponderEliminar
  14. Imaginé contigo ese juicio, lástima que desperté del estado zen antes de escuchar la sentencia. ;)

    ResponderEliminar
  15. Manuel Maria Torres Rojas:
    Querer buscar el tercer ojo cuando has estado hasta arriba de sustancias estupefacientes...pues no sé, parece una contradicción. Don Manuel María ¿no le parece a usted? jajaja...
    Anda, tira pa yá, y tal.


    Esilleviana:
    En realidad no he intentado con mis palabras buscar barullo...aunque sea tranquilo y sosegado. Pero sí, a veces las contradicciones salen a vuela pluma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Ágel Iván:
    Querido amigo, sí, fiscalicémoslo todo...paguemos el precio por nuestras exagües libertades...

    Y no me digas que no sería divertido juzgar a los que siempre están juzgando.
    Un beso.


    Pilar:
    Sí, es que es como un sueño.

    ResponderEliminar
  17. Dios una animal voraz de potencia creativa y potencia destructora. Todo lo ama, todo lo odia. Dios es invalido, porque no es capaz de conocer el azar, él es el azar mismo.

    mi beso

    ResponderEliminar
  18. Me gusta, me gusta demasiado.

    Eso.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. (Me tomé el atrevimiento de colgar el link de tu blog en el mío. Avisame si no es de tu agrado)

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Caos, divagación y sueño. Componentes ideales para una noche tórrida de verano. Súmale la música adecuada. La compañía adecuada. La droga, que a veces es un alma, adecuada. Réstale angustia, anticipación y tontería.
    Bien, volvemos a los tres elementos iniciales. Más que suficiente. Más que perfecto. Ahora sólo falta no tener pesadillas.

    PD: editado por tara dactilar

    ResponderEliminar
  22. El magnetista:
    Así también lo dice Juan Bonilla, que Dios es un seudónimo del azar, y el azar crea y destruye, como bien lo expresas tú, Magnetista, que como buen poeta todo lo vistes con atractivas imágenes.

    Beso tu beso.


    El escritor:
    Muchas gracias. Me alegra que te guste, aunque los "demasiados" suelen traer consecuencias ¿no? ;-)
    ¡ah¡ y veo bien el link de mi blog colgado en el tuyo.


    Advenedizo:
    Las pesadillas son a las mentes complejas lo que las palabras puntilleadas de rojo son para un advenedizo...son como la música y la comunicación sin sentido; matan el hambre pero no la soledad.
    Calor sí, pero el cuerpo se mueve con el son trepidante de esa locura colectiva.

    ResponderEliminar
  23. Ese banquillo de los acusados no es para Dios, es para el que se lo inventó. El Dios monoteísta solo lleva 5000 años en la tierra y no es el mismo para todo el mundo. Habría que acusar a todo creyente que no ha querido ir más allá de la fe tontorrona y preguntarse si ese Dios era real. El resto de divagaciones me han resultado interesantes. A veces me da por ponerme también así, zen.

    ResponderEliminar
  24. De todo lo leído, y disfrutado, me quedo con esa danza dactílica sobre tu teclado. Con esa procesión, o ese paseo por tu vereda de la puerta de atrás. Sí, esa puerta por donde las pesadillas salen en estampida buscando conciencias a las que cornear sin piedad. Sí, esa puerta por la que los sueños acceden a un andén vacío junto a una vía muerta. Porque muerto en vía me quedo cada vez que te disfruto, verbo mediante… verbo mediante.
    En tus textos, en tus divagaciones, en la profundidad de tu superficie capitulada, uno, a veces, quiere ser reflejo, o espejo, o verso, o profeta en tierra de nadie.

    Estamos hechos de canciones, de historias prohibidas, de ese pequeño infinito catálogo de seres y estares que cantó alguien. Y en ese catálogo apareces tú, de alguna forma, con tus narraciones de curvas generosas por donde se deslizan las metáforas antes de converger en este panal de rica miel donde...

    Te leo, que es vivirte, y te vivo, que es recordar, y recuerdo, que es la adecuación de aquellos sueños de escritor que escaparon a mis noches.

    Sea como sea, y lo diga las pocas veces que lo escriba, sabes hacer las cosas bien. Y eres un hecho, y un lecho de literatura. O algo así.

    Te dejo un abrazo, pero no de zen ni esas cosas. Un abrazo, como mandan los paganos cánones.

    Mario

    ResponderEliminar
  25. Y por que no? Si dios se atreviò a crear tal desorden por que no ibas a poder tú....estoy de acuerdo no es bueno ordenar el desorden...

    ResponderEliminar
  26. Yo pasaba por aquá buscando a alex. No está. Lástima. Me hubiera gustado socializar con un tarao como el.
    Pero ya que estoy aquí te diré que no hay mayor placer que el que se encuentra en las cosa sencillas. Ne c`est pas?
    Saludos.hantens

    ResponderEliminar
  27. Houellebecq:
    Bueno...ese Dios monoteísta, como ya sabes es un trío (trinidad santa) Y sí, todos los dioses eran muy peculiares. Moisés quiso abolir al becerro de oro y sustituirlo por un dios invisible (el que ardía en la zarza que sólo él veía) el "Soy el que soy", que luego ya le buscaron un nombre, de los muchos que después le pusieron: Él, Adonai, Yavé, jehová...

    Muchas gracias por venir, me ha gustado mucho leer tu comentario.
    Un saludo.


    Mario:
    Con tu largo y exquisito comentario no puedo por menos que sentirme halagada, tienes una forma tan encantadora de decir las cosas...
    Y ya sabes, contigo siempre aprendiendo.
    Muchas gracias y un beso.


    Lou:
    Todo es desorden... y a veces tratando de arreglar ese desorden, nos encontramos con un desorden aún mayor.
    Saludito.


    Ber:
    Yo también estoy llena de curiosidad por saber quien es ese "Alex"...
    Y claro que a veces el placer viene de las cosas sencillas... ¿o no?...

    P.D. He estado especulando sobre quién puede ser ese tipo que entró tan ilusionado por mi dejando un comentario en un blog que no era el mio.

    ResponderEliminar
  28. La tentación de ordenar el caos imperante a nuestros flancos o quizás el desquiciante mundo ordenado que genera caos en nuestros intelectos.

    Ordenes, desordenes, bailes de palabras creando realidades, metafisica y realidad, el zen y la puta vida estresante.

    Dioses a montones y de todas las religiones - Sabina-, tenemos a elegir, dicen que antes de orden esta el caos, antes de Dios está el Hombre o viceversa.

    Magnanima tarea y concluir con una solución, yo me quedaría dormida y en la búsqueda de un tema libre también seguiría estando él

    ResponderEliminar
  29. carmeloti:
    ¿Sabes?...
    Cuando me editen algo (no hay tantas cosas imposibles en esta vida), te pediría que me lo promocionases tú. Que me hicieras una sinopsis, un juicio, un parecer, una valoración, una mención o como coño se diga eso de hacer una crítica ponderativa.

    Siempre lo he pensado, desde el primer día, que en este mundo blogger, los comentarios, no pocas veces, están muy por encima de aquello que se comenta.
    Gracias, carmeloti.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.