..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

viernes, 21 de enero de 2011

Hombres...


He recordado en estos días a algunos de mis primeros novios. Recuerdo que en algún momento del pasado quise confeccionar una lista con las características que debía poseer mi pareja, pero más tarde lo taché y olvidé la lista. Hace poco se lo comenté a un amigo.

--¿En serio hiciste una lista?
--Todos tenemos una lista ¿tú no?
--Tuve una supongo, pero me confundía más que me aclaraba. La olvidé.
--¿Y eso?
--Tú hubieras quedado fuera.
--Hummm, interesante ¿Soy el caso que refuta la teoría o la excepción que confirma la regla?
--Deja que lo piense...

Me gusta este hombre. Su carácter recopila aspectos del modelo formado, una mezcolanza espesa y cautivadora. Esconde una habilidad secreta que le permite en cualquier momento adaptarse como un guante de seda a las formas de mi mano, o hacer todo lo contrario; cambiar como un camaleón. Llegado el caso, puede llegar a contradecirme con una solvencia que a nadie más le he tolerado. Hace tiempo que camina serenamente a mi lado, puntualizando con sus palabras mis pensamientos. Es extraño este hombre, que sigue a mi lado como una sombra protectora y sin molestar. Incluso mis amigas lo han aceptado, pues a veces hablamos en su presencia como si él fuera invisible, y hablamos de otros hombres... y él, con sigilo, suele tomar notas. No le damos importancia, porque una vez nos dijo que su inquietud era estudiar la psicología de las mujeres. Pero lo que no sabe él, o puede que sí, que lo intuya, es que él a nosotras nos transmite mucho conocimiento sobre el comportamiento de algunos hombres. Y lo que yo he llegado a pensar es que eso de ser camaleónico es una estrategia...y puede que sea la clave para llegar a conseguir que yo sienta algo más tangible por él...

La paciencia en estos casos no suele dar réditos, ya que cada persona es un universo, y el alma en el apartado del amor tiene mucho de esotérico, esperar algo de quien se está enamorado no es cuestión de tiempo, pues el amor es como el fuego, que no te afecta si lo contemplas de lejos...y esperar a que se consuman las llamas para rastrear entre las cenizas no suele ser gratificante.

16 comentarios:

  1. Y digo yo por la parte masculina que me toca, ¿pero esa capacidad mimética no era propia de las damas?, ¿habremos alcanzado ese refinamiento en nuestra forma de conquistar que hasta ahora algunos "parecemos" listos -yo no por descontado-?
    La paciencia de la araña en estos casos como bien dices, no sirve absolutamente para nada, bueno si, para alimentar sillón de psiquiatra.
    Un fuerte besote y feliz fin de semana, que gustito de música, creo que dormiré soñando con angelitos, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Qué historia tan extraña. Imagino a tu amigo en una cafetería, en una mesa llena de mujeres, tomando nota, como si fuera un notario.
    Quizás siga la estrategia del desgaste por cansancio, pero como bien dices, el amor es como el fuego. De lejos, no llega, no hiere.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cada hombre y nijer es diferente.

    Conocì gente, (hombres y mujeres) que actuaban, asì, estudiada y calculadoramente.

    Pero no se llega a lo esencial, de ese modo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego mejor quemarse en las llamas, que rastrear las cenizas, es la unica manera de conocer. Te diré que nunca se encuentra lo que se busca. Los amores siempre son singulares e inesperados, es ese su misterio. Besos

    ResponderEliminar
  5. Por muchas listas que se hagan, por muchas notas que se tomen de los comportamientos del hombre o de la mujer, nunca se llega realmente a conocer del tema y creo que eso es lo verdaderamente bonito. Si fuéramos siempre absolutamente cuadriculados y nuestros comportamientos totalmente predecibles, vaya rollo de relaciones; no habría lugar para la sorpresa. Sonará manido pero cada persona es un mundo. Me gusta la foto del columpio. Y tu texto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La mujer se sintió observada, ¿quién sería este tipo que la miraba, con tanto descaro, sin decoro?…ella caminaba por la gran vía, y notaba decenas de ojos clavados en su cuerpo…conocía el influjo que lograba de los hombres y así mismo de las féminas…reconoció al animal sexuado, ella era la presa y la caza había comenzado…Abrazos cariñosos, de no existen verdades absolutas

    ResponderEliminar
  7. Hay hombres que son tierras raras, llenas de minerales extraños que producen una alquimia diferente: son hombres pacientes que no temen al conocimiento, son tolerantes, y aman la diversidad. Aprenden de los detalles, y creen que las mujeres son seres extraordinarios de los que no se puede prescindir pero sobre todo de los que se puede aprender.

    EStos hombres son raros, parecen mujeres en muchos aspectos, pero son hombres cuya sensibilidad e inteligencia desborda los bordes.

    ¿Es posible no enamorarse de ellos?... ¿No es peligroso enamorarse de ellos?...Son dudas que dejo junto a mi beso....

    El magnetista.

    ResponderEliminar
  8. La última vez que hice una lista (mental) de las caacterísticas que debería tener el hombre que desearía que fuese mi pareja, el resultado fue lo que yo denomino "Frankestein". Mi hombre "ideal" se compondría de trocitos hermosos que caracterizan a cada uno de los hombres que han pasado por mi vida, cada uno tiene una característica adorable, pero todas las imprenscidibles no se hayan juntas sino es en ese hombre "Frankestein" que elaboraríaq con todos ellos.
    Supongo que a ellos les pasa igual con nosotras... o no...

    Me ha encantado tu relato, siempre consigues transmitir muchas cosas que me llegan, me hablan, y me transportan.

    Un beso, siempre consumiéndose en llamas, nunca perdido en cenizas.

    (La fotografía es maravillosa. Excelente gusto).

    ResponderEliminar
  9. Un texto precioso.
    Saludos todavía verdes.

    ResponderEliminar
  10. Esos seres tan distintos...que besan y susurran el deseo en tus oidos...Esos hombres que miran desde el alma...porque tu alma les lleva al deseo.
    Esos hombres diferentes que sonrien sin dejar de mirar a la niña de tus ojos.
    Esos hombres, esos, son los que no se deben olvidar, los que hay que recordar...Los que debemos retener...almenos en los sueños....

    Besitos.

    India

    ResponderEliminar
  11. Ángel Iván:
    Pues sí, Ángel, tienes mucha razón, obsesionarse por conseguir el amor de una persona, puede terminar en ese sillón que comentas. Pero la vida es un juego, y a veces hay que medir las propias fuerzas, o intentar saber hasta dónde se puede llegar. Es un reto.
    Un beso.


    Igor:
    Te has imaginado la escena...pero no cometas el error de pensar que ese hombre es un raro avis...bueno, puede que no estén tan a la vista, pero te aseguro que hay hombres así.
    Un saludo.


    El Gaucho Santillán:
    Claro que si, en éste tema no se llega a lo esencial haciendo cálculos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. José María Alloza:
    Totalmente de acuerdo contigo, José María, el amor nace, crece y ¿muere?...Sabemos que tiene fecha de caducidad, pero mientras tanto ¡se pasa tan bien¡
    Besos.


    Kinezoe:
    Eso es lo bueno, Kine, que cada vez es diferente. Lo mejor de todo, no perder la capacidad de amar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Kimbertrancanut:
    "Abrazos cariñosos de no existen verdades absolutas". Me gusta el apelativo que te has puesto. Y puedo decirte con conocimiento de causa, que no es necesario ser una aquí estoy yo y mira que buena estoy, para que se fijen todos en ti... no es la belleza...quizás sea el aroma, jaja...y cuando una mujer está segura de sí misma lo que desea es que alguien la ponga es su sitio con discursos verbales, y hasta con algún "meneito" jeje...
    Bueno, y hasta aquí puedes leerme.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. El magnetista:
    "Hay hombres que son tierras raras, llenas de minerales extraños que producen una alquimia diferente". Preciosa definición de algunos hombres. Sobre todo escrita por un hombre...y además ¡suena tan bien todo tu comentario¡...¿Podríamos pensar, entonces, que existe la perfección en el acoplamiento de sensibilidades?

    Peligroso en todo caso es enamorarse, se tengan razones o no...a veces te enamoras ciegamente sin apreciar todas esas cualidades...

    Yo también dudo, magnetista, porque el amor no es lineal; un día te comes el mundo y otro se te cae el mundo encima. Así es estar enamorado ¿no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Marisa:
    No ha nacido el hombre perfecto...y tú ya sabes. Marisa, que si nos gustan es por las imperfecciones. Pero bueno, por mucho que sientas por alguno de ellos, sabemos que es transitorio...
    Besazos, Marisa.
    ¡ah¡ a Kine también le ha gustado la imagen.

    ResponderEliminar
  16. Shinta.
    Bienvenida a este blog. Me alegro de que te haya gustado.
    Saludos.


    INDIA:
    Muchas gracias. Pero no hace falta que me lo recuerdes, porque no es que no debo olvidarlos, es que ¡no puedo olvidarlos¡
    saluditos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.