..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 6 de junio de 2010

Un hijo de verdad II


Así que no es ya que sigas albergando la esperanza y quieras seguir intentando convencerme. Aveces se hacen cosas absurdas que no tienen ningún sentido, como lo de esta mañana, porque dime, ¿ a santo de qué has dejado colgadas en la nevera de los transgénicos esas antiguas fotos de los antepasados niños de tu familia?. Francamente, si empezamos a tirar de anacronismos te citaré al famoso dramaturgo Shakespeare. ¿Recuerdas a Miranda, la joven e inmaculada Miranda que cae rendidamente enamorada, como fulminada por un rayo, de Fernando?. Aún así, es cierto que sabía jugar al ajedrez, pero ese detalle a estas alturas carece de importancia. Miranda tiene una visión de un prodigioso Mundo Nuevo y de una Humanidad espléndida de hermosas criaturas. Así que busca la belleza en tus congéneres como seres maravillosos y no como vástagos semejantes.

Y te lo vuelvo a decir, piénsalo detenidamente. ¿Quién querría hoy en día tener un solo padre o una sola madre? ¿Quién elegiría voluntariamente rendir cuentas ante una pareja de individuos, sufrir sus miserias, padecer sus anhelos?. Cuando se es producto de la humanidad entera, ¿puede haber algo más grotesco que hallarse encadenado a un linaje particular?.

Pero si de lo que se trata es de recrear la experiencia de verme embarazada, te vuelvo a repetir que la Colmena posee simuladores a prueba de cualquier anacronismo. Está a disposición de cualquiera que lo solicite las 24 horas del día de modo gratuito. Aunque sinceramente no te lo recomiendo. La estadística señala que el 95% de los usuarios de estos servicios, lejos de repetir, acaban necesitando asistencia psicológica vitalicia. Porque la dolorosa verdad, querido, es que no estamos preparados. No importa lo que creas o no, ni cual sea la fuerza de tu deseo. No sólo nos separan siglos de cultura y tecnología, sino porque, además, el mayor salto es el de la imaginación, y el embarazo es una fantasía agotada. Por mucho que insistas no puedes cargarla de significado. Desde hace más de doscientos años ya nadie puede. Aunque compres miles de manuales prehistóricos en librerías de lance, no lo conseguirás. Y eso es lo peor, ¿no, querido?. Sabes que ni siquiera será real, que lo tuyo más que una experiencia reveladora  tendrá un olor a barraca de feria, un trasunto de experimento colegial. Por no mencionar el cachondeo generalizado que puede provocar tu excentricidad. Un hijo de verdad, ja, ja, agárrame que me da la risa, y eso ya no lo puedo tolerar.

He hecho todo lo posible para que esta relación prospere. He seguido todos los manuales. Cada año nos gastamos el dinero y vamos puntualmente al especialista, y ¿de qué me ha servido? . Cuando mis amigas me advirtieron que algunos de los de tu clase daban problemas no quise creerlo, pero ¿qué problemas?--les pregunté-- Al parecer a algunos sin que se sepa exactamente cómo, y por extraño que parezca, les aflora misteriosamente el instinto maternal --me respondieron.-

En todo caso, tú eras lo único que podía permitirme. Ahora han salido nuevos modelos corregidos, así que a ti supongo te reprogramarán. No, no llores. Para mi, querido, es mucho peor. Resulta, además, que tú eres mi tercera relación fallida. El primer modelo se acabó revelando como un androide fashion que me obligaba permanentemente a ir a la moda. Lo del segundo fue bastante peor; se manifestó como un psicópata celoso y tuve que desconectarlo de urgencia cuando ya había empuñado el cuchillo jamonero. He de confesar que contigo me sentía muy bien hasta ahora, pero esta tontería del hijo de verdad ha ido ya demasiado lejos, considerando que ni siquiera eres un hombre en sentido estricto. ¿Qué puedo decir?. Te echaré de menos. Más lo siento yo, querido, ójala pudiera yo también reprogramarme.

20 comentarios:

  1. Un mundo feliz de hombres a la carta, el sueño de toda mujer, machos de usar y tirar… y pese a todo, siguen teniendo los mismos defectos. Paradoja de la naturaleza o broma pesada del creador.

    Buen final, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tu blog invita a la reflexión y al debate al mismo tiempo...
    Buenas entradas... te felicito.
    Ah... Y gracias por hacerte seguidora del mío. Cuenado estés en él, pasa, ponte cómoda y siéntete en tu casa.
    FELIZ SEMANA

    ResponderEliminar
  3. Rapanuy, la inteligencia artificial...mucho para pensar, sí. A estas alturas ya te habrás dado cuenta que me encantan las pelis de ciencia-ficción. Y es que tienen mucho que ver con la Filosofía. Películas como Matrix o Blade Runner dan mucho que pensar...la cuchara que le regala un joven a Neo (comida orgánica o el gusto por comer) o la mujer de rojo como símbolo sexual...En Blade Runner el androide se plantea las preguntas de la vida (que diría Savater) quién soy,adónde voy,de dónde vengo. La conciencia,las emociones,los afectos son tan humanos...Mucho para pensar sobre la inteligencia artificial. Y luego el lenguaje, hemos llegado tan lejos con las palabras, esas herramientas para estudiarnos a nosotros mismos; pensar por qué pensamos; esa endogamia de nuestro cerebro que se estudia a sí mismo...ufff...me iría hasta Platón o Sócrates...pero aquí lo dejo.

    Un abrazo


    Jesús,sí, debate y disparate...dos palabras que riman en un poema...
    Me encanta levantar polémica ¡se aprende tanto¡...

    Y me encanta encontrar personas como tú. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Qué haríamos sin la tecnología? Muchas cosas, sin duda, pero puede que no estuviéramos tan entretenidos.

    Besos y gracias por tu comment, la crítica al sistema y lo que sea que ello signifique es gratificante, igual que las máquinas a la carta.

    besos,


    VD

    ResponderEliminar
  5. ¿y qué hacemos,Vanity?...las máquinas..jajaja. En Matrix Neo se pone chulito y dice:"No me intimidan ustedes con esa pose de tipos de la gestapo;conozco mis derechos". Y a continuación su boca queda sellada...

    Pues eso ¿dónde vamos con nuestra vocecita...?
    Gracias por venir, y otro beso.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta porque suena a ciencia ficción. Porque no se escribir de eso que tanto me gusta entonces sin mas remedio lo leo...
    Usar la imaginación hoy, es un privilegio de pocos, la realidad nos devora, y consume a los pequeños que todavía alcanzan a ver el extremo de la boa que se comió al elefante, antes de que puedan decirlo!

    Completamente consumida en mi cuadrada realidad que trata de justificar cada segundo de su existencia, en favor de hallarse encadenado a un linaje en particular, alego la identidad y las raíces. No encuentro mis raíces (o a quien echarle la culpa) en un mundo de padres y madres al por mayor y ninguno al mismo tiempo. ja! pero si de otro modo no tuviera a quien culpar... aun me queda el egoísmo innato de sentir (erróneamente) que un alma inocente, ingenua y bella, me pertenece. Jamas podría renunciar a eso... aunque mas adelante me desconozca me culpe y me deje...

    ResponderEliminar
  7. Si I. Asimov levantara la cabeza, madre mía...
    Aunque no sé, una mezcla literaria entre lo uno y lo otro... entre la realidad fecundada y la oscuridad de Blade Runner.

    Eso sí, de ET ni señales...

    Me ha gustado el final, la mitad, el principio del texto. Por lo sorpresivo. Eso sí, aquello también: puede que más de uno lleguemos hasta aquí buscando tratamiento psicoliterario. Así que déjanos, de vez en cuando, una dosis... o unas.

    Un beso, pelín humanizado.

    Mario

    ResponderEliminar
  8. Mane, tu aportación me ha encantado, todos los puntos de vista enriquecen, ¡estamos tan lejos de saber la verdad de nada¡...Y en cuanto a reflexionar, yo creo que todos reflexionamos ¿Quién al volver a casa de su trabajo, en el coche, o en el tren de cercanías, o en el autobús, no ha mirado a su alrededor y ha pensando ¿qué estamos haciendo aquí?...
    Pero luego llegas a casa y el cansancio y el sueño te vencen...Dios...Mejor no pensar en la inutilidad de nuestra existencia....

    Un saludo.


    Pero...Mario....
    No me digas que es oscura la trama de Blade Runner. Triunfa el amor más puro en esa peli; salva todas las distancias...Esa chica tan guapa y tan inteligente que quiere ser suficiente para él en todos los sentidos (acuérdate del test que le hacen a ella: nunca dejaría que su marido colgara un póster sexy de otra mujer en el dormitorio...)jajaja...

    AH¡...Y si Asimov levantara la cabeza ¿qué?. Nadie sienta cátedra en ninguna materia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola:

    Me gustó el blog. Muy interesante. Espero poder comentar con algo más de tiempo. Gracias por pasar por el mío de crítica/teoría. Si te da curiosidad, el 'literario' es:

    http://gramatica-generativa.blogspot.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Que placer encontrar tu blog, huele a libros, a Bradbury y Huxley. Me ha encantado tu manera de narrar sin artificios, natura. El cuento "Un hijo de verdad" me ha encantado, muy a lo Asimov pero muy original.

    Un placer,de verdad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Marían:
    Agradezco me hayas traído abducida por la tecnología...Veo que tu Blog es muy interesante, contigo tendré material para reflexionar y eso me encanta...
    Mis felicitaciones, te sigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me quedo leyéndote. Gracias por tu visita.

    Un abrazo nuevito

    ResponderEliminar
  13. Aunque tenga un fondo rosa, romántico, lo que expresás te deja así como frio. Porque, a qué negarlo, no son más que conclusiones de un sondeo de los hijos, parejas, padres que nos rodean, que fueron, somos y hacemos.
    Me gustó leerte.

    ResponderEliminar
  14. Interesantísimos tus planteamientos y estupenda tu forma de hacérnoslos llegar. Escribes de maravilla y con una claridad meridiana. Te estuve leyendo estos días, aunque no pude dejarte comentarios por errores del script. Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. ¡Las maquinas no son verdaderamente inteligentes, y por supuesto, no pueden sentir!... O al menos eso dicen… Sin embargo en tu texto, paradójicamente, es la maquina quien siente como un humano y quiere o intenta serlo mientras el humano se acomoda en aquel escalón de la escalera en el que no se sufre porque no se siente y en el que se actúa según un guion o programa previamente introducido en el sistema, como si se tratase de una maquina…
    Vivimos un mundo en el que en un intento de anular la diferenciación, se ignora el ser, el yo particular que con sus virtudes y defectos hace que cada individuo sea único y especial. Solo es bueno aquello que se ha decidido que lo sea y se hace el vacio alrededor de aquellos a los que se percibe como diferentes. Las diferencias, las emociones y los sentimientos son desestabilizadores…
    En tu texto la humanidad ha caído en la insensatez y el despilfarro mas absoluto… En la búsqueda de la perfección ha conseguido olvidarse de que es humana, y en un intento de crear la maquina perfecta ha creado un ser humano…

    Me ha gustado leerte. Invitas a la refexion.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Haffner...tus letras invitan a la meditación. A pensar en profundidad. Pensar es un ejercicio muy de mi agrado. Te iré leyendo a sorbitos...

    M...Muchas gracias por tus elogios, escribir y que alguien te lea y guste...qué más se puede pedir.
    Gracias.

    Taty-Cascada...Agradecidísima por tus felicitaciones...A mi también me encanta que tú lo escribas para mi...

    Ana...Gracias por venir y leerme. Yo muy agradecida. También me he paseado por tu blog y he disfrutado. Gracias.

    Maite...No es casual el intentar ser clara en este blog. Lo utilizo como ocio para divertirme. Digamos que es como un contrapunto. En mi vida cotidiana reina un ambiente digamos muy cercano a los códigos legales...jajaja..Así que esto es como para desintoxicarme de tanta ambigüedad...
    Agradecida por tus elogios, ya que lo has considerado como una virtud.


    Bandit, en este momento tengo los labios apretados...mi sorpresa es tan grande que hasta se refleja en las facciones de mi rostro.

    Me gusta deleitarme...no suelo desaprovechar las ocasiones...
    Reflexionar...¿qué más te puedo decir?
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  17. Hola interesante publicacion
    tienes un blog muy bello donde
    pasar unos buenos ratitos te sigo.
    Recibe un saludo y feliz semana...

    ResponderEliminar
  18. No queda sino reprogramarnos (Quevedo modelo Isaac-GNX-667.0a dixit.)

    P.D. Qué bueno encontrarse a una apasionada a la ciencia ficción por estos lares. Yo soy un seguidor en construcción (¿o se dice en ciernes?) de este género, pero me disperso demasiado como para seguir una misma línea. Todo lo que 'apeste' a fantástico me atrae, me atrapa, me conquista... Lo mismo algún día le doy el pasaporte a la no-poesía y me pongo con cuentos de invasiones marcianas.

    ResponderEliminar
  19. Como no me cuesta nada reconocer que soy un animal de bellota, te diré que, ni en mi sueño, ni al pasarlo a mi cuaderno Moleskine, recordé al zorro de "El Principito"...¡gracias por hacer tú esa labor! Prendo tu beso en mi boca y sonrío...como un zorro.
    A tí y a tu natural inteligencia escribo aquí, porque me gusta tu blog y porque no tengo tu correo...

    ResponderEliminar
  20. Manuel...No creas que me es fácil encontrar a los merodeadores... ya sé que tú no eres un merodeador, pero es que no sé cómo llamarlo a esto de que te escondas entre bastidores...

    Y ya que estamos aquí te voy a felicitar como es debido...salud...y brindemos por la vida con un buen cava...

    Y gracias por tomarme entre tus amigos...Dame tú una dirección de correos...

    Besos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.