..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 25 de noviembre de 2015

A una insinuación...La Maga...


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos"

Rayuela

"¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinda sobre el agua".

A  este libro de Cortázar se le ha llegado a definir como antinovela o contranovela, quizás porque algunos de sus personajes sean bastante enigmáticos, tanto como lo seamos las personas..más incluso que los personajes. Y sin duda el personaje más enigmático sea la Maga, llamada Lucía. Parece ser que Cortázar quiere  sacar a la luz algo que nadie ve: "“Solamente Oliveira se daba cuenta de que la Maga se asomaba a cada rato a esas grandes terrazas que todos ellos buscaban dialécticamente.” Ella no lo logra a través del intelecto, pero sí a través de afirmar la vida, algo que Oliveira no ha logrado. “Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada.” Trascender a un estado superior, establecer su propia moral, poseer un fuerte sentido individualista; son todas características que la Maga y él...el Übermensch parecen compartir...Algo que me recuerda a esa idea tan nietzscheana.

Cortázar no acata una preceptiva, varía, fantasea, desvaría... pone en juego todos los lenguajes, todos los tonos, todos los registros, desde el humor irónico hasta el más dramático y sobrecogedor. Y también se ha dicho  que Rayuela es una "jugarreta novelesca, jugada metafísica, juguete lírico, Rayuela es también un dispositivo lúdico y un disparador humorístico. Su título designa un juego, mezcla de azar y de destreza, para alcanzar  desde la tierra la medialuna  del cielo"

Para mi, la habilidad de Cortázar es la de un maestro de la improvisación en encuentros sorprendentes del azar...con escritura automática a veces, y otras veces mostrando a un polígloto ultraletrado...que despierta una conciencia estética que le permite parodiar cualquier estilo.

Y...

Por supuesto que yo no voy a analizar aquí lo que pretende decirnos Cortázar en esta Rayuela. Porque si algunos eruditos la han bautizado con el sobrenombre de antinovela o como el propio Cortázar prefería denominarla,  "contranovela", no seré yo quien me rompa la cabeza tratando de dar una explicación lógica. Creo que lo que procede es no buscar respuestas inesistentes, porque bajo mi humilde opinión, de lo que se trata es simplemente de verlo como un juego entre lector y escritor...tal vez, pienso, como el niño sumergido en su mundo mientras juega a la rayuela en la búsqueda del Cielo.



P.D. Cortázar recuerda a Morelli con esta ingeniosa frase: " ¿Cómo contar sin cocina, sin maquillaje, sin guiñadas de ojo al lector? Tal vez renunciando al supuesto de que una narración es una obra de arte. Sentirla como sentiríamos el yeso que vertemos sobre un rostro para hacerle una mascarilla. Pero el rostro debería ser el nuestro".

De momento lo estoy leyendo con mucha parsimonia: despacito y buena letra...quizás más adelante saque otras conclusiones, pero mientras tanto disfruto con su lectura.


16 comentarios:

  1. Esa es una sabia decisión : leer a Cortázar con parsimonia, es una buena decisión, como lo es la de leerlo. A mí me costé decidirme a hacerlo pero cuando lo hice lo disfruté tanto que pensé si sería yo un ser extraño en contra de la mayoría de la gente.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,lo leo tan poquito a poco que casi no avanzo. Lo saboreo dándole vueltas entre el paladar y la lengua...siempre me han gustado los libros difíciles, esos que después de varias páginas leídas salta la chispa que te incendia y te ilumina...
      Un beso bien grande.

      Eliminar
  2. Sin analizar, me lo leí hace muchos años y sin analizar lo releí hace menos años, La primera ves porque era moda y la segunda porque la primera vez me gustó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tuve con el una lectura rápida. Y lo vi tan incomprensible...
      Pero es ese tipo de lectura que hay que leerlo con los cinco sentidos...con ese "releerlo" con calma. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Marián.. Gran crónica de el libro, soy sincero en decirte que no lo he leído, pero tu explicación me ha entrado el gusanillo de la curiosidad...
    Un abrazo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llorenç, creo que lo puedes leer con una lectura rápida, quizás así vayas cogiendo la esencia...
      Luego ya tú verás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Claro, tú además eres profesor ¿no?

      Eliminar
  5. Hola Marián, como te dije, he ido a la biblioteca a tomar prestado un ejemplar con mucha solera del libro de marras. Tal como cuentas, en su día hice una lectura, no sé si rápida, pero en cualquier caso un tanto obligada por tratarse de una de esas obras "imprescindibles" y en consecuencia poco provechosa. Creo que en el fondo a mi también me gustan los libros espesos y farragosos. Necesitan esfuerzo y dedicación especial pero a la larga son fuentes inagotables de disfrute. Me ocurrió en su día con "Memorias de Adriano" que leí siendo muy joven y que ha necesitado por mi parte varias lecturas hasta conseguir su "amistad". Casualmente el ejemplar que siempre va conmigo está prologado y traducido por julio Cortazar. Como cuentas de "Rayuela", con la obra de Yourcenar me ocurre que la puedo abrir por cualquier página al azar y comenzar a gozar como un poseso.
    Espero poder degustar con deleite el que tú propones. Gracias.
    Besos.
    P.D. Dispongo de quince días renovables para leerlo. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé qué decirte. Porque la primera parte de tu comentario...me parece que es un poco peyorativo...eso de "el libro de marras" o que te gustan esos "libros espesos y farragosos"...menos mal que luego añades que son obras "imprescindibles" pero entrecomillado...

      Memorias de Adriano, me parece un libro extraordinario. Yo cuando empecé a leerlo enseguida me di cuenta de lo que tenía en mis manos. Así que lo he leído varias veces, también con calma, porque es uno de esos libros de "letra viva" que cada vez te dice algo nuevo; según tu estado de ánimo. ¡Ah! y el cuanto a Rayuela creo que deberías de tener un ejemplar propio para poderlo tocar y leer siempre que quieras y poner algunos apuntes en esas páginas en blanco del final del libro.

      Besos.

      Eliminar
    2. Hola Marían, recuerdo haber oído a menudo siendo niño esa expresión “de marras” y cuando me vino a la mente quise comprobar su significado. Efectivamente, según el contexto, puede tener una connotación sarcástica o despectiva aunque suele venir precedido por el artículo “lo”, ”lo de marras”. Yo lo quería utilizar como la acepción “loc. adj. Que es conocido sobradamente”. En cualquier caso nada más lejos de mi intención menospreciar o minusvalorar obra literaria alguna y mucho menos la susodicha. Calificarlo de espeso o farragoso tampoco tiene para mi connotación negativa, al contrario, suelen ser estas los que más satisfacciones me dan a la larga.
      Quiero agradecer y apreciar en lo que vale tu franqueza, algo no demasiado común.
      Besos.

      Eliminar
  6. Disfrutando poco a poco, creo que las impresiones van cambiando a medida avanza la narración, pero cuando lo termines mucho de lo que afirmas seguirá siendo exacto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, se lee y se van sacando conclusiones sobre la marcha, pero como algo que te da que pensar. Es esa clase de libro que lo tienes que cerrar para pensar sobre lo escrito.

      Besos.

      Eliminar
  7. Lo leí hace mucho tiempo, lo volví a releer. Y ahora quiero volver a re-releer otra vez y quiero hacerlo así, como tú lo estás haciendo: despacito, saboreándolo. Y es que hay libros que sólo puedes leer así, debes de leer así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo totalmente; es de esos libros que siempre te parece que es un libro nuevo porque te sorprende.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La última vez que lo leí,no recuerdo ya las veces que van,terminé en el lado opuesto a la anterior vez;cuando amanecía,lo leí en la madrugada que acababa,no quedaba una puta molécula de Serotonina en mí,estaba roto.Por contra la vez anterior fue como beber absenta y fumar opio en algún rincón de la Francia de Verlaine,mientras me contaba risueño sus broncas con Rimbaud,o sea,un subidón de órdago.Y es que "Rayuela" te devuelve parte de lo que le entregues.
    Besos.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.