..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 13 de abril de 2013

El muñeco de barro


¿Qué hace el cerebro cuando una persona intenta explicar su vida? ¿Inventa o intenta recordar? Al cerebro le encanta contar historias...le gusta moldear nuestra imagen, para bien o para mal, según nuestro gusto. Y hasta hay quien asegura que eso influye  en nuestra conducta futura. Vamos, que lo imaginado lo hacemos nuestro.

Algunos psicólogos afirman que nuestra narrativa personal tiene mucho que ver con la propia personalidad. Obvio. Según estos estudios pareciera como si estuviéramos siempre trabajando un guión, y que estamos actualizando continuamente el tratamiento que le damos a nuestra vida. El modo en que visualizamos cada escena, no sólo moldea el concepto que tenemos de nosotros, sino cómo nos comportaremos en el futuro, como si lo narrado estuviera atravesado por un hilo redactor...deseando una epifanía. Una manifestación purificadora.

Los investigadores: antropólogos, filósofos, psicólogos y demás, durante siglos y siglos han intentado averiguar cuales son los ingredientes que forman la personalidad, esas neurosis intransferibles que hacen que yo sea yo y tú seas tú. Investigar por qué en mi impera el desasosiego y la incertidumbre, y en ti esa fuerza incontenible que te trastorna y te convierte en algo así como un mastín lleno de energía ante una perra...hembra en celo...

Todo eso es lo que trata de moldear la literatura, suavizar, o incluso recrudecer la vida. Narrarla a nuestro gusto particular. La elaboración estética de esa visión, es la razón o pretexto y finalidad que mueve los hilos sinuosos de nuestra particular trama, porque al fin y al cabo todo es literatura...La vida sólo con su biología, no nos hace soñar ¡eso es tan pragmático¡

Queremos colgarnos de esa punta del hilo, de ese impulso dinámico, que deseamos atar en un lazo que nos aleje del caos y nos lleve a ese cosmos soñado. A ese principio que es Eros. Que es amor...Esa metafísica que escapa a nuestro entendimiento y nos impulsa a retomar el vuelo hasta vislumbrar un principio divino.

Necesitamos poesía, arte que debe resplandecer sobre el caos, o bajo ese velo familiar y formal del orden. Necesitamos ocultar con escenas narrativas nuestra propia imagen; describirla como algo ajeno, embellecerla, o también descuartizarla si eso nos place. Incluso hacerla superlativa en una escena final...a sabiendas de que, aún a nuestro pesar, esa imagen omitida, siempre quedará patente.

20 comentarios:

  1. Si caminas por la playa acabas poniéndote morena.
    si ante una esccena de celos actúas como si no lo fueses , tarde o temprano deja de ser celosa porque además de crear reflejos condicionados, (Paulov) una acaba "siempre siendo lo que parece"
    ¡Hermosa y singular tu entrada!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta motivarte tanto... en serio. :)
    Cuando uno enfrenta un texto,entrar en la mecánica del espejo, realmente el dialogo se produce con nuestro propio cumulo de experiencias, imágenes, prejuicios... y sobre estas cositas, aventuramos suposiciones que creemos verdad.
    Pero es poco mas que el cerebro aferrado a su tendencia de catalogar todo, para ordenar, para frenar ese caos, vértigo que el tanto detesta, porque es un órgano que genera la realidad sobre referentes, y si no lo hay, los crea.
    Osea, es todo subjetivo... bastante relativo.

    En cuanto al arte, estoy de acuerdo,en su mayor parte.
    Escuche el otro día un dato que me resulto curioso, y es que el cerebro conformaba la personalidad en base a los traumas o acontecimientos impactantes entre el nacimiento y los cinco años, es un punto, me parecio curioso.
    Al final, cuando ya intimas con alguien o lo pretendes, siempre acabas contando tres o cuatro momentos muy puntuales de tu infancia, como esa cosa especial, y secreta, que te define.
    ¿No és lo más?


    Un besote Marian, bien grande, y buenas respuestas, siempre que a ti te valgan.

    ResponderEliminar
  3. Invitación - español
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
  4. la creación y los actos generan reacciones


    lo grande es saber interpretarlos

    ResponderEliminar
  5. andré de ártabro:
    Bueno sí, Paulov. La cuestión se dirimía entre reflejo "condicional" y reflejo "condicionado"...obedecer a impulsos...Así que no es lo mismo estado psicológico motivado o estado permanente del individuo ¡todo son experimentos! Yo creo que en realidad cada persona es un mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La susodicha:
    Ya lo sabes tú.
    Hay un hilo conductor entre tu "azotea" y la mía...ja,ja,ja, pero es que últimamente te encuentro como más asequible ¡no sé¡ Una etapa más popular que no la asociaba contigo. Pero bueno, será que ahora recibes a las visitas con más agrado.

    Tú a mi siempre me has hecho dar cien mil vueltas...quizás todas las vueltas que tú me das ;-)

    Grande, grande el beso, sí.

    ResponderEliminar
  7. José María Souza Costa:
    Pues bienvenido, José María, espero que nos gustemos... ¿no?

    Abracitos.

    ResponderEliminar
  8. Noelplebeyo:
    Bueno, la interpretación es muy subjetiva. Al final todo se queda en suposiciones.

    ResponderEliminar

  9. No me había parado a ver la literatura desde esa perspectiva de la que escribes,
    "es la razón o pretexto y finalidad que mueve los hilos sinuosos de nuestra particular trama, porque al fin y al cabo todo es literatura"

    Eres un flipe comentando, pensando y escribiendo.
    Un beso Marián

    ResponderEliminar
  10. Ay...Enya. Tú siempre me dices esas cosas...y es que yo no sé qué decirte.
    ¡Un flipe! dices, madre mía. Todo lo que hago es dejarme llevar por la escritura...y casi parece escritura automática, sale sin esfuerzo.

    Un beso grande, Enya.

    ResponderEliminar
  11. “Cada ser humano es una novela de misterio e intriga, con un terminal sin resolver.”
    Ciertamente llega el momento, en que no sabemos distinguir si la vida es nuestra o nos la han prestado…Abrazos ¿desde donde…?

    ResponderEliminar
  12. Seremos un discurso, ya lo decía Lacan. Pero con la poesía, con esta sublimación del ser, por qué no serlo? La carne vive lo que la mente dice, y el ojo susurra la perfidia del próximo paso: así la poesía le dice a la mano que es caricia, o puño, o destino marcado. Surcos de poesía te dejo. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Somos la historia que nos contamos, mucho más que la que somos capaces de recordar.

    Un gusto pararse a pensar contigo, siempre

    ResponderEliminar
  14. Kimbertrancanut:
    Nos gusta ser los protagonista de una trama. Queremos que nuestra vida tenga sentido. Y como decía Humphrey Bogart en La condesa descalza: "aquello no era una historia escrita, era la vida, y la vida no tiene guión" Por eso la inventamos, escribimos nuestra historia, a sabiendas de que el final es irreversible...
    ¿desde donde hasta donde...?

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Javier F. Noya:
    Precioso tu comentario. Vestido de poesía que con tanto cariño me dejas. Como siempre.

    Besos, Javier.

    ResponderEliminar
  16. Pilar V:
    Muchas gracias, Pilar, por tus palabras. Pensar por pensar...para escribir nuestra historia a nuestro gusto y maneras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. La cuestión Marián, es cómo apreciamos el mundo cada uno de nosotros. Fisiológicamente, el mundo es distinto para cada persona: sus órganos sensoriales son diferentes, poseen distinto número de células, etc. Y posteriormente, cómo interpreta el cerebro lo que percibimos mediante los sentidos. Alguno de ellos lo tenemos tan abandonado que no lo sentimos. Cuando se trata de describir, inventar o establecer, causas más placenteras que las fisiológicas, que mejoren y cambien nuestra percepción de una realidad que es muy diferente de la pensada o soñada, aparece el escritor, el poeta, el artista…, que con su especial forma de entender el mundo que le rodea y su mundo interior, trata de que la fascinación de los sueños, la comunicación con los sentidos mejore y el ser humano sienta más placer con sus vivencias personales.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  18. ANTONIO CAMPILLO:
    No sabes cuanto me ha encantado tu reflexión sobre el tema, Antonio. Lo has clavado. Tu exposición científica-filosófica me ha parecido perfecta. Da gusto tener seguidores tan eruditos. Siempre te lo digo. Pero es que no me canso de decírtelo.

    Besos y abrazos, Antonio.

    ResponderEliminar
  19. Creo que lo que necesitamos es imaginar, ya sea nuestra vida, la que queramos tener, la que nos gustaría que tuviesen, etc, para todo ello nos valemos de sentidos que son engañadas constantemente ya sea por los demás como por nosotros mismos, pero al fin y al cabo, que más da, ¿una fantasía creída quién puede decir que no es una realidad?
    Quizás sea el peso de la evolución, pero me gusta pensar que así buscamos la felicidad.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Ángel Iván:
    Pues sí, Ángel. estoy de acuerdo en todo eso que dices porque la imaginación es un hecho...y la realidad está en cómo se nos percibe y nos sentimos...soñar es una realidad más, y nuestro cerebro es una maravilla que nos regala mundos maravillosos...

    Un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.