..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 2 de julio de 2016

El vaso de agua


El salón de actos estaba a rebosar para escuchar la conferencia. El ponente poseía ese carisma que no se compra con nada: se tiene o no se tiene. A juzgar por la cara de embobados de todos, sin contar a las mujeres...que eran más del cincuenta por ciento, y que se mostraban con la boca abierta y los ojos semientornados...el conferenciante supo que tenía al público en sus manos. Y sin mucho preámbulo entro de lleno al asunto. Decía que hay dos tipos de problemas, los que tienen solución y los que no. Y que por ninguno había que perder el sueño: los que tienen solución es cuestión de solucionarlos; y los que no de asumirlos, pues no son problemas sino circunstancias.

Después de mirar con cierta parsimonia a los concurrentes, tomó el vaso de agua que tenía en la mesa, y que estaba medio lleno, y lo mostró al auditorio con el brazo en alto. Todo el mundo esperaba la pregunta: "¿Está medio lleno o medio vacío?". Sin embargo preguntó: "¿Cuanto puede pesar?". Hubo algunos murmullos y cabezas juntándose  buscando respuestas. Y estas variaron entre 200 y 250 gramos...

El conferenciante, esgrimiendo una sonrisa y, con su habitual encanto, dijo: "El peso absoluto no importa, sino el tiempo que lo sostenga. Si es un minuto, no es problema; si es una hora, me dolerá el brazo; si es un día, será mejor que vaya al médico. El peso del vaso no cambia, pero...cuanto más tiempo lo sostenga, será más pesado y más difícil de soportar". 

Y continuó: "Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más, te empezará a doler la cabeza, y si piensas en ellas todo el día, acabarás paralizado, incapaz de hacer nada".

Los aplausos retumbaron por todo el salón, y cuando algunos empezaron a levantarse entre bravos y vítores, y antes de que las féminas se precipitaran hacia el admirado conferenciante, el ayudante que las había convocado empezó a repartir sendos catálogos con espléndidas fotos del atractivo "ponente imponente". Cosa que este aprovechó para desaparecer tan repentinamente como había aparecido. Y es que rodearse de misterio es  esencial para impregnarse de carisma...




21 comentarios:

  1. Es muy actual, los que se presentan con unas cuantas frases hechas. E invitan a no pensar. Tal vez porque la farsa no resistiría a un mínimo análisis.
    Tal vez la ganancia esté en ser el ayudante, el que recibe a las feminas que son fans.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En no pocas ocasiones se convoca a un acto en el que siempre se vende algo; sea una idea, un producto, o el germen de un proyecto con fines lucrativos. En esos casos el discurso es sencillo, como para todos los públicos. Suelen ser anuncios de algo solapados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que el conferenciante ha hecho un mix de algunos discursos famosos, le faltó encadenar el tercer discurso llenando el vaso de piedras, preguntar si estaba lleno y seguir llenándolo de granos de café y de arena. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta se puede poner uno más estupendo y decir que...lo que hace que un vaso sea un vaso es el vacío y la nada de su centro. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es lo mejor que podía hacer, desaparecer antes de que le empiecen a hacer preguntas y quede desenmascarado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que lo que se busca es expectación.
      Besos.

      Eliminar
  4. las piruetas están de moda. Eso sí, es cierto aquello que si vives para el problema, el problema es lo de menos. Pierdes toda perspectiva y capacidad de resolución.

    Me gustó. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quien no tiene problemas.
      Cada uno busca la solución en su entorno.
      Gracias, Noel. Besos.

      Eliminar
  5. Muy buena tu historia. Te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Claudio. Eres bienvenido.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Desaparecer en el momento adecuado y, por cierto, no decir nada realmente revelador, solo lo obvio... A la gente le encanta que le repitan lo obvio.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos así de comodones; preferimos que nos recuerden lo ya sabido a ponerte a pensar sobre algo nuevo.

      Saludos.

      Eliminar
  7. jejeje.. Estimada Marián.. Eso son las técnicas de marketing, crear un clima de expectación, ser imprevisible, y explicar las cosas fáciles y didácticas.. si ademas eres guapo de buena presencia, y facilidad de expresion.. Para vender ideas primero hay que vender imagen.. Esta muy bien.. Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que hay quien quiere vendernos algo...quizás la imagen de ese tipo, que es lo que parece tener, pero de discurso, poquito...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Marian , es un tema conocido todo tiene que ver con la actitud frente a las cosas me ha gustado mucho como lo has descrito has logrado atraparme aunque algunas afirmaciones las he leído, esta noche las necesitaba leerlas a veces sin querer permitimos hacer del verbo hacer carne en nosdotorosy nos destroza Gracias en lo personal solo son instantes, regreso a mi realidad respiro y avanzo uufffff gracias !!! un saludo cariñoso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, sí, es verdad, es un tema muy trillado, ya que es algo muy sencillo y entendible para todo tipo de mentes. Muchas gracias por tu comentario.
      Saludito.

      Eliminar
  9. uuff intenté seguirte y no pude un poco cansada del blogger , ya vendré para seguirte

    ResponderEliminar
  10. En mi tierra le llamamos “Figuretis”. Que pretenden venderse como misteriosos para obtener algo de fama. Y no les importa trucar, timar, engañar, o si hablan bien o mal de ellos, con tal que de ellos algo se diga, porque la fama mediática produce dinero y “vender gato por liebre” siempre es rentable mientras existan incautos.
    El carisma es el “don” de caerle bien a la gente. Y más de las veces, el decir y actuar (trascendental o trivial) del carismático disfruta la aceptación de su público, en base a la simpatía que ellos irradian.
    El misterio encierra (o abre) interrogantes. Y el tipo misterioso (que puede caer bien, caer mal o asustar a la gente) busca impactar en el público, propiciando en ellos, el deseo de saber algo más o “picarlos” con el tema.
    Resumen, el carismático busca que simpatices con él y que tú compres o aplaudas lo que él te muestra, sólo porque él y su carisma te lo ofrecen. Mientras que el misterioso, busca impactarte con algo que dice o hace y pretende que tú compres o aplaudas su producto y no a él.
    La búsqueda del… ¿Cómo ser carismático? o la curiosidad por saber ¿Quién es el misterioso? ya corren por cuenta de cuan curiosos puedan ser los seguidores de ambos personajes.

    Pd
    Hay personas que tienen vasos (o toneles) de agua que los acompañarán siempre (ceguera, hemiplejia, diabetes, bipolaridad, etc.) y tienen que aprender a ponerlo sobre sus hombros, para seguir caminando con ese peso extra por toda la vida.
    Otro más. Perdón por escribir tan extenso, pero tus temas son siempre muy interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan Carlos: Se suele decir de esos tipos, que tienen carisma. Pero no es así, porque como ya digo, se tiene o no se tiene. Y no se puede comprar...aunque algunos nos lo quieran vender adornándolo con algo de misterio...y si se tiene buena pinta...pues suele calar.

      Tu comentario como siempre, acertadísimo, no creo que se pueda decir más y mejor.

      En cuanto a lo último que mencionas (sobre esos "toneles"), pues sí, ni con ejemplos banales ni con profundas filosofías...todos cargamos con alguna cruz, pero algunos seres humanos cargan con alguna cruz de peso muy pesado.

      Y no pidas perdón por escribir tan extenso, a mi siempre se me hacen cortos tus comentarios...es que me encantan.

      Besos.

      Eliminar
  11. Está claro que un ponente puede introducir en su discurso todos los tópicos habidos y por haber (o incluso estructurarlo con ellos) que, a fin de cuentas, lo que cuenta (valga la redundancia) es la imagen. ¿No dicen que vale más que mil palabras? Pues estamos en la era de la imagen, así que vamos dados… Estoy muy de acuerdo con Jóse A. Nos gusta que nos repitan lo obvio, esas grandes “verdades universales” que te hacen mover la cabeza de arriba abajo diciendo “Si es que es eso”. Así no tenemos que pensar. Y encima va y, justo en el momento de mayor interacción, desaparece dejando ese “vuelve, por favor, te necesitamos” en la concurrencia.

    Un texto con una gran crítica social. Parece que nos revela tres de las claves del éxito de todo gran líder (creo que a lo largo de la historia las han usado unos cuantos): Una verdad sencilla, fácil de entender y de visualizar; ganarse el favor de una parte significativa de la audiencia y desaparecer en el momento más oportuno.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Isidoro, muy acertado tu comentario, porque "es que es eso", se fabrica un discurso con un par de obviedades que todo el mundo entiende. Y luego con unas pinceladitas de misterio...nos venden cualquier cosa; lo que queremos y lo que no.
      Muchas gracias, Isidoro, por venir a leerme y comentar.

      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.