..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 15 de abril de 2015

Persona (una lección por la cara)


Se dice, como ya está escrito, que nuestra persona en persona, no es más que una máscara teatral (persona viene de la palabra griega "prosopón" que significa máscara). Y aunque los teatros griegos tenían una acústica magnífica, los actores, para que su voz sonara con más fuerza, se ponían una máscara, que realzaba y modulaba la voz. A dicha máscara la llamaban "pros opón" (de pro "delante de" y opon, la cara, lo cual a través del etrusco "phersu" del latín persona).

Y mucho más tarde, Nietzsche escribiría unos "Ditirambos de Dioniso". Pero sobre todo. en su ensayo sobre "El nacimiento de la tragedia" (1872), analizaría la duplicidad de lo "apolíneo y lo dionisiaco" y comprobaría cómo "el desarrollo del arte está ligado a su duplicidad".
Cada persona deberá elegir, pues, entre lo apolíneo (vinculado con Apolo el dios griego de la razón) y lo dionisiaco, en donde el culto orgiástico a Dioniso, el dios del vino y la sexualidad, le arrebatará en medio de una bacanal de bacantes y sátiros, hasta un catártico frenesí del que podremos quedar francamen "entusiasmados".

Yo elijo...ora la razón, ora el vino y la sexualidad.

Y...

Aquí me tenéis, feliz y contenta, con nuevas expectativas ante los últimos acontecimientos...




28 comentarios:

  1. No excluyamos nada, cada cosa tiene su tiempo. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo según el momento. Saltos y brincos

      Eliminar
  2. De todo un poco...al final ahi esta el equilibrio...un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual es como tú lo has dicho. Un beso.


      Eliminar
  3. Queramos o no todos tenemos una máscara: Nuestro propio rostro, que oculta y ofrece información a partes iguales. Como bien dices para cada momento tiene su expresión.

    Me alegra que estés feliz y contenta aunque no se si me he perdido algo y desconozco el motivo ;-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las máscara ademas son necesarias...a veces hay que esforzarse en sonreír para que todo siga su curso...

      Sí, hay momentos felices aunque no se sabe muy bien por qué...o quizás sí.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Eso es la vida, momentos, matices, sentimientos, estados de ánimo. nada debe despreciarse porque cada cosa forma un todo.
    Saludos desde Tenerife, ha sido un placer encontrarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gloria, me alegro que te guste lo que ves. Gracias por venir y comentar.

      Eliminar
  5. De todo un poco, esa es la medida.

    ResponderEliminar
  6. Menuda cara se me ha quedado !!!!

    Dionisio....que te contarás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Tu sorpresa me sorprende.

      Eliminar
  7. Eso es genial, preciosa, encontrar un equilibrio entre ambas fuerzas ha de ser un gran hallazgo.
    Un beso y suerte con esas "novedades".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los buenos momentos se disfrutan más después de algún contratiempo...
      ¿novedades? quien las pillara sin esas comillas...
      Un beso.

      Eliminar
  8. Cada placer en su sitio... UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, así es. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Como nada es excluyente, como tu, me quedo con todo.

    Buen post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alba, por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Me ha gustado esa dicotomía apolíneos-dionisíacos. Borges decía que el mundo está dividido en platónicos y aristotélicos, yo creo que entre pesimistas y optimistas.
    Saludos de un optimista irrecuperable.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es lo mejor que se puede hacer...ser optimista o platónico...al final todo es según por donde lo mires.
      Un beso.

      Eliminar
  11. También en la elección de la máscara nos desnudamos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que sí, Pilar, en todo lo que quieras ocultar te retratas.

      Un beso.

      Eliminar
  12. La vida está hecha de momentos, cada uno dicta al otro. Es una cadena. Me ha gustado mucho tu reflexión, Marián.

    Mil besitos de fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, es como un sierra de picos y bajadas...
      Así es como se puede saber y disfrutar de lo bueno cuando fue.

      Besitos y buenfin también te deseo yo.

      Eliminar
  13. Interesante etimologia. Las máscaras no solo son lo que oculta, también son lo que nos define, lo que elegimos ser y parecer, todas las elecciones, los aprendizajes como camino a lo deseado, a los buscado.

    Que curioso que lo dionisiaco del teatro haya empezado con la exclusión de los mujeres para actuar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así hablaba nuestro querido y gran poeta Antonio Machado sobre las máscaras; que mejor ponértelas tú a que te las pongan.

      Curioso, ¿eh? También en la época de Shakespeare, todo el teatro lo hacía ellos...eran muy amigos del disfraz y el travestismo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Salve, que trasgredir nos salva de la monotonía.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.