..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

viernes, 27 de enero de 2012

El número Pi


El admirable número Pi
tres coma uno cuatro uno.
Las cifras que siguen son también preliminares
cinco nueve dos porque jamás acaba.
No puede abarcarlo seis cinco tres cinco la mirada,
ocho nueve ni el cálculo
siete nueve ni la imaginación,
ni siquiera tres dos tres ocho un chiste, es decir, una comparación
cuatro seis con cualquier otra cosa
dos seis cuatro tres  de este mundo.
La serpiente más larga de la tierra suma equis metros y se acaba.
Y lo mismo las serpientes míticas aunque tardan más.
El séquito de dígitos del número Pi
llega al final de la página y no se detiene,
sigue, recorre la mesa, el aire,
una pared, una hoja, un nido de pájaros, las nubes, hasta llegar
directo al cielo,
perderse en la insondable hinchazón del cielo.
¡Qué breve la cola de un cometa, cual la de un ratón¡
¡Qué endeble el rayo de un astro si se curva en la insignificancia
del espacio¡
Mientras aquí dos tres quince trescientos diecinueve
mi número de teléfono la talla de tu camisa
el año mil novecientos sesenta y tres sexto piso
el número de habitantes sesenta y cinco céntimos
dos pulgadas de cintura una charada y un mensaje cifrado
que dice vuela mi ruiseñor y canta
y también se ruega guardar silencio,
y se extinguirá cielo y tierra,
pero el número Pi no, jamás,
seguirá su camino con su nada  despreciable cinco
con su en absoluto vulgar ocho
con su ni por asomo postrero siete,
empujando, ¡ay¡,  empujando a durar
a la perezosa eternidad.

Poema de Wislawa Szymborska
Premio Nobel de Literatura

19 comentarios:

  1. Que bueno, para que luego digan que no hay poesía en la matemáticas, en la universidad con la estadística lo dudaba, jaja, donde esté una buena ecuación diferencial, buff que mal debo estar que casi he pensado que una cita con una integral de Riemann podría ser más seductor que una mujer interesante, que alguien llame al frenopático para que me encierren.
    Un besote y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Phi, el número con el que la naturaleza nos dice que es perfecta...

    Todo es poesía pura: la matemática no existe.

    mi beso, el de siempre

    ResponderEliminar
  3. Ese gran misterio: el número Pi. Curiosamente ya existía en las construcciones de las pirámides antes de que los matemáticos modernos lo descubrieran. Con este dato me quedé por mi aficción al antiguo Egipto, no a las Matemáticas...:-)

    Has seleccionado un poema que desconocía completamente pero que me ha gustado un montón (apunto que, mientras lo leía pensé que era tuyo hasta que llegué al final; esa creatividad me sonó familiar...).

    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Qué sorpresa y revolcón de poesía... Una nobel.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En las circunferencias, en los círculos, en las esferas... El número pi siempre ha estado ahí desde que existe algo en lugar de nada. Su existencia está íntimamente ligada a nuestro Universo, y con sus infinitos dígitos no periódicos seguirá su curso junto a él. Como una especie de reloj o contador cósmico.

    Curioso poema, no lo conocía. Lo que sí conozco es la foto que ilustra la entrada. Es el cartel de una peli que llevo tiempo queriendo ver: "Pi (Fe en el Caos)", de Darren Aronofsky. La tengo en casa y nunca me pongo. Ya te contaré si me gusta o no cuando la vea ;-)

    Un beso, Marián.

    ResponderEliminar
  6. Ángel Iván:
    ¡Uy¡...Ángel, que gracioso te has puesto. cómo se nota que eres de ciencias, y más con esa palabra que has utilizado para dar a entender que estás "pa llá" jajaja...

    Pues mira, es que a mi también me da la risa hablando de estas cuestiones, y, en serio ahora ¿tú sabes porqué Ernesto Sabato se pasó de la ciencia a la literatura y a la ficción? Pues eso...

    Un beso y que te lo pases bien tú también.

    ResponderEliminar
  7. Elcaligrafista:
    Pues sí, así es, la poesía está en todas partes y en todas las cosas...así lo dio a entender Leonardo da Vinci...

    ¿La facultad de elaborar conceptos matemáticos es un hecho antropológico? He leído que antiguamente las matemáticas eran una rama de la filosofía y que Platón puso un cartelito a la entrada de la Academia: "absténgase de entrar si no comprende las matemáticas".
    Ahora dicen que un verdadero matemático es aquel que por lo menos ha demostrado un teorema que no es "banal" ("banal" queda aquí entre comillas para dejarlo aparte y estudiarlo en abstracto)

    Besos sin medida.

    ResponderEliminar
  8. Marisa:
    ¡El gran misterio¡ Tú lo has dicho, Marisa, existían en las construcciones de las pirámides y donde tú quieras que existan. Dicen que las matemáticas son bellas cuando sabes lo que son...¡ah¡ y en cuanto a ese poema de esa mujer Premio Nobel, te diré que me gusta por la ironía que encierra...haciendo un paralelismo con las serpientes fabulosas y la larguísima retahíla de números...y bueno, si has pensado que ese estilo se parece a mi estilo será porque tú ya sabes que la poesía si se traduce a otro idioma del original pierde armonía ¿será por eso? jajaja...

    Un bes muy grande, guapísima.

    ResponderEliminar
  9. Igor:

    Una Nobel ¿eh? ¡Para que veas¡ y para que no se diga que no hay poesía en las matemáticas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Kinezoe:
    Ahí está. El Pi ha estado siempre ahí, en todo lo que se mueve, "en lugar de nada" como tú bien dices. Esos infinitos dígitos es una maravilla "como una especie de reloj o contador cósmico" me ha encantado esa expresión tuya. Sí señor.

    Te recomiendo que veas esa peli ya. Es muy interesante, ya sabes, el alumno y el viejo profesor que está ya de vuelta de todo y que le aconseja a su aventajado alumno que no se rompa la cabeza (porque se la termina rompiendo) le dice que esos números no le llevarán a ninguna parte, que es un callejón sin salida: "intuye, no razones, porque si te obsesionas no serás un matemático, serás un numerólogo...y verás Pi por todas partes"

    Hace unos días la he vuelto a ver y me acordé de ese poema de la Nobel...

    Un besazo, Kine.

    ResponderEliminar
  11. GRacias por compartir esta belleza de poema cuyo único comentario, digno de él, sería un comentario sin final, periódico quizá, reiterado en parte, asimilable a ....y sigue.....jajjaja Besos.

    ResponderEliminar
  12. También te recomiendo la película, es el debut de un gran director.
    Beso

    ResponderEliminar
  13. Javier F. Noya:
    Pues sí, a mi también me gusta mucho ese poema de Wislawa Szymborska, se suele decir que la imaginación no puede ser ahogada por la fuerza de la razón...pero en este caso hay poesía y fondo. Y no acaba, jajaja...
    Besos.


    efa:
    Precisamente este post se ha debido en parte a esa peli, como ya habrás podido ver por los comentarios.
    Beso.

    ResponderEliminar
  14. Una poeta monumental, innumerable.

    ResponderEliminar
  15. Sin más el número Pi, infinito y exacto, aunque como todo limitado por el nº E.

    Magistral

    ResponderEliminar
  16. El Joven llamado Cuervo:
    Lo dices tú, innumerable, y hasta inconmensurable podría ser...
    Saludito.


    carmeloti:
    Ya lo dijo Julio Verne, la imaginación es un hecho y por lo tanto se puede demostrar su existencia...y en el número Pi y en el número E hay poesía, sacarlo a la luz con la lírica de las palabras, como lo hizo esa mujer, eso es lo que puede ser magistral.

    ResponderEliminar
  17. Es sin lugar a dudas un número peculiar, algo diabólico, y que en un mundo de conceptos comparativos puede sobrevivir pero que sucumbirà bajo el imperio del caos al final de los tiempo, y entonces el infinito encontrará su final.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Rapanuy:
    ¡¡Sí¡¡ me ha encantado tu comentario. No sé si has visto ya la película que hemos ido comentando por aquí...¡pero sí¡ es exactamente eso; un número peculiar y algo diabólico...porque atrapa y confunde hasta la locura...y está muy bien eso que dices de que "puede sobrevivir pero que sucumbirá bajo el imperio del caos al final de los tiempos..." yo espero que ese infinito no se acabe y siga y siga sin final...

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Necesito tiempo para meterme en éste tu blog a fondo.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.