..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 2 de octubre de 2011

Desnudarse...


Palabras derramadas como luz de luna plateada. Como racimos dorados que deshacen el hielo en mi balcón. Como sol resplandeciente difuminan de sombras las mejillas, palabras ardientes, líquido rojo saboreo con lenta parsimonia, casi un rito...y mientras, afuera, se pronostican venideras lluvias, tan monótonas y en calma, tan ajenas a mi reloj interior...se acelera el tictac hasta la taquicardia, un tránsito que me transporta a un mundo de fantasías, donde soñar es morir un poco...y muero porque me matas...y aún lo más extraordinario es...que vivo porque no quiero...no deseo...volver a mi huerto cotidiano...

19 comentarios:

  1. A veces, un mundo de ilusiòn, resulta buen refugio.

    Y uno decide quien muere y quien vive.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y que es a veces, el riesgo, vale la pena.

    ResponderEliminar
  3. Me has recordado a mi, pero tiempo atrás.
    Y es que hay palabras que llegan muy muy a dentro y nos mueven hasta el suelo que pisamos.
    Un abrazo y precioso post.

    ResponderEliminar
  4. A veces el deseo tiene ese toque inmortal de no querer volver a casa y morir....hasta la proxima muerte


    mi beso

    ResponderEliminar
  5. Desnudarse es vivir sin que nada ni nadie te oprima.

    Un texto con alma.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Acabaré pensando que, tal vez, sin imaginación se vive mejor. ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Morir un poco a cambio de soñar y visitar ese mundo de fantasía es un buen trato!!
    ¿Quién quiere volver a ese huerto cotidiano?
    Yo tampoco!! ;)

    Preciosas y mágicas palabras Marián!!

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hasy una desnudez que incita a varias lecturas, y varias de ellas nos llevan a esa necesaria lucha contra el tedio, como decía Beaudelaire. Y es la más justificada de las luchas, como la más sensual y bella de las desnudeces, si cabe el término, como arma, blasón y estandarte. Besos, me ha gustado mucho lo que has escrito.

    ResponderEliminar
  9. El Gaucho Santillán:
    Un mundo de ilusión (escrito) puede convivir, a ratos, con la vida cotidiana.
    Un abrazo.


    Pilar:
    Muchas veces...el riesgo sí merece la pena. Por supuesto.


    MEME:
    Gracias Meme, así es...el suelo se mueve...Me ha gustado la expresión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Elcaligrafista:
    El deseo, como dices, "tiene ese toque inmortal", es enamoramiento...y ese "toque" es lo que lo hace sublime. Por eso es hermoso estar enamorado, porque es un sentimiento finito y por eso mismo inquietante. Y no hay nada mejor para instigar a luchar por algo que saber que podría llegar a perderse...
    Un beso.


    Mediterráneo:
    Muchas gracias por venir y comentar.
    He visitado tu blog y me ha encantado.
    Besos.


    Jose María Alloza:
    Piensa, piensa, pero tú sin imaginación te moririas de tristeza, poeta...
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Gybby:
    Las palabras mágicas no las carga el diablo, o sí, no estoy muy segura, las carga el deseo...
    Un beso.


    Javier F. Noya:
    Me ha gustado mucho tu comentario. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Pero, sin embargo, ahí estamos, deshaciendo caminos, y encontrando los que guían nuestro regreso al punto de partida de lo cotidiano.

    El jardín que sembramos de nosotros espera en barbecho mientras estamos fuera. Creo que sabe que siempre regresamos, pródigos, como hijos que aceleran su corazón hasta derramar esos tic tac sobre un lienzo de dudas, de existencias, de vidas muertas y de resucitados a la tercera orden.

    Me gusta lo que escribes. O me gusta lo que piensas cuando te expones, te dejas ir, y nos dejas llegarte. Muchos, que pensamos como tú, no lo escribimos así. Le damos la vara a un personaje, y a ese personaje lo cargamos con nuestras culpas, con esos sentimientos que no nos dejan en paz ni a golpe de catedral, ya sabes. Pero bueno, siempre estarás tú, y los tuyos, y esos que señalas, y tus reseñas, y los manantiales de los que brotan las ideas que pescas en aguas de pensares.

    A veces tengo dudas. Vamos, casi cada vez que llego hasta tu rincón. Porque no sé si me entenderás, si te bastará con lo que lees, si afloran preguntas que me harías de tenerme delante, o si me darías la espalda al escucharme decir lo que acabas de leer. O algo así, algo así…

    Es un placer, hoy también, bautizar mis lecturas, y resucitar mi sábado con tu dicción. Bien.

    Un abrazo, sin taquicardias.

    Mario

    ResponderEliminar
  13. se desnudan tus palabras bajo un sol hermoso...

    llueve aufera, aqui se ésta tan bien...mequedo otro rato...

    gracias por visitar el rincón clandestino, ven siempre que quieras vale?

    un beso

    ResponderEliminar
  14. Me da mucha paz entrar a tu blog, te lo tenía que decir. No sé, la música, tus letras...excelente el ámbito.

    Un abrazo fuerte, fuerte.

    ResponderEliminar
  15. Veo pasión e imaginación en estas líneas. Buenos ingredientes vitales.

    Besos y feliz resto de domingo, amiga.

    ResponderEliminar
  16. Mujeres ideales, a la derecha o a la izquierda de nuestra ilusión..(más JRJ)
    y más abrazos hacia vos...

    ResponderEliminar
  17. Mario:
    Sí te comprendo, claro que sí, y entiendo todo lo que me escribes, porque es literatura lo que me dejas, también, y porque, también, yo estoy acostumbrada a leer buena literatura. Sin ánimo de presumir de nada lo digo ¿eh? Que no se me interprete como un signo de prepotencia...leer es parte de mi esencia...no puedo evitarlo...
    ¡Y qué suerte, Mario, que tú vengas a decirme lo que me dices¡ Así que una vez más: ¡Muchísimas gracias¡
    Un beso sin taquicardias, pero en el que subyace un poquito de temblor.


    Roberto:
    Muchas gracias a ti, Roberto, por visitarme, y me alegra que te haya gustado. Tú también ven cuando quieras. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. El Escritor:
    Me alegra mucho verte por aquí...y que te sientas bien...tan bien como yo me siento cuando leo lo que tú escribes.
    Un beso.


    Kinezoe:
    Muchísimas gracias por tus palabras, ya sabes, Kine, que me encanta que te guste lo que escribo; es un placer que así lo sientas y me lo digas ;-)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Y ahora una intriga intrigante me acomete con cierto empuje: ¿qué leía la bella dama para... escribir un post así? ¿Taquicardias dice? Mmm, interesante -pienso yo.

    ¿Qué era eso que leía Marián? Va, no seas mala y dime al menos si debería leerlo yo; que no hay nada que me guste más que leer lo que alguien que me intriga y por la que siento curiosidad leyó, y sentir el mismo palpitar de su corazón azotando el mío.

    ¿Me dirás qué lectura fue esa?

    ... y todo esto me ha evocado esos libros que lees con cuidado, acariciando al final cada palabra, repitiendo cada frase, con pena; como si de una defunción se tratase el hecho de acabar las páginas ya... Y acabar, y sentir la pena, y volverlo a empezar.

    Un beso, derramado como luz de luna plateada, en tu interior...

    ... y finalmente a Santa Teresa sonaba la dama, con tanta muerte, muriendo sin morir y viviendo sin querer la cruel rutina de lo cotidiano... Pero, más allá de lo superficial la dama ha de saber, que hay Vida en lo cotidiano... si ojos de niña que ve por primera vez consigue tener.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.