..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 4 de julio de 2010

Atardecía...





Mediaba junio el aire. Atardecía
sobre una mar de pétalos de rosa
que desmigara el sol. La mariposa
leve de algunas nubes extendía

su pañuelo de gasa en lejanía,
donde abrazaba el cielo, en amorosa
caricia, el terciopelo. Perezosa,
languidecía la luz. Se derretía

apresurado el tiempo en el celaje
dormido de un recuerdo. Y deshojaba
la flor de las palabras en la arena

perfumada de sal, hasta el paisaje
volvimos del ayer, barca varada,
envueltos en su canto de sirena.

9 comentarios:

  1. Los atardeceres junto al mar encienden recuerdos varados en hermosos sonetos como este.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Marisa.
    Me cuesta hacerlos, pero es tan grato jugar con las palabras y prender de ellas los sentimientos...

    Recuerdos que se agolpan y no sabes si han sido o los sueñas...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La última estrofa sella un poema precioso. Felicitaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marian! que bonito poema, atardecer en el mar ~~~ la barca ~~~ la luz que cae ~~~ super inspirador!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Sutil, delicado, creo que te ha quedado un soneto "redondo"
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  6. Llena de luz languida
    de arullos de mar
    las sirenas que cantan y los ayeres que nos visitan...

    Es muy dulce, tanto como abrazar las nubes y leer las palabras que dejan como flores en la arena

    ResponderEliminar
  7. Hola Marián.

    Felicidades por intentarlo.
    Eres valiente, de verdad. Pocos de los que se deslizan entre el orden filosofal y la dicción narrativa se atreven a adentrarse en la poesía.
    Al menos tú has intentado poetizar. Si te gusta, si te gustas, si gustas, en definitiva, debes continuar. El lenguaje está para eso; para jugar con él. Para moldearlo, para pronunciarlo, para vomitarlo convertido en poema, en canción, en acento prosaico, en entrada dialogal... El lenguaje se deja hacer, sumiso se deja escribir.

    Pero me quedo con tus textos cargados de intenciones, de filosofía, de pensamientos, de obra... de no omisión...

    Seguiré leyéndote, poetices, filosofees, narres, cuentes, digas, o pronuncies silencios intencionados. Sí.

    Hasta pronto.

    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos por vuestros comentarios tan generosos. Gracias.

    Alguien ha dicho:
    "A través del verso el poeta reflexiona acerca de la vida de una mariposa, de la muerte de un minuto en las manos del tiempo. Por medio del trabajo refinado de la palabra se desdibuja el rostro de un recuerdo, la desventura de un te quiero en la boca del blasfemo".

    ResponderEliminar
  9. Hemosísimo poema con rima perfecta en consonante, querida Marián. No sólo escribes textos muy reflexivos y cultos, descubro también en ti una poetisa sensible y perfeccionista. Mi enhorabuena. Un beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.