..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

sábado, 13 de mayo de 2017

La decisión de María...

Aquella noche, María, había dormido mal. Se despertó de madrugada en medio de un sueño de esos que alguien había interpretado como intempestivos...Después ya no pudo reconciliar el sueño. Se levantó muy temprano, se metió en la cocina. Estaba confusa; no sabía si tenía hambre o no, y como por inercia empezó a preparar el café y unas tostadas. Su mirada se quedó fija en un punto de la ventana...no tenía sueño pero se le cerraban los ojos...unos sorbos de café, casi sin darse cuenta, después dejó la taza  sobre la mesa y se metió en el baño.

En la ducha, con el repiqueteo del agua en los cristales y el vapor...se le encendió la piel. Buscó algo entre todos aquellos tarros de potingues...éste sí, éste no...¡éste es perfecto!...Con el ajetreo y que el tarro de la crema hidratante  cayó justo encima de los dedos del pie izquierdo...entre los chorretones  espumosos que bajaban entre sus piernas como hileras de hormigas cosquilleantes y el pie dolorido...creyó ver una gota de sangre que resbalaba por el muslo, pero no. "Aún no me toca el periodo" pensó...Y en esa conjunción... vio las estrellas... Momento breve pero intenso...aunque claramente insuficiente...

Se secó el cuerpo y el pelo. Se puso un coletero, se quitó los brillos de la cara, se dio un toque de carmín en los labios y salió a la calle. Tenía que recoger unos documentos en una oficina, imprescindibles para realizar el trabajo de aquél día que se preveía muy agitado. Muchas cosas que hacer en poco tiempo. Pensó que si tomaba el metro iba a ser el medio más rápido.


 Bajó las escaleras al mismo tiempo que un joven alto y delgado todo vestido de negro. Tuvo que acelerar el paso para alcanzar la puerta del vagón. El hombre la escoltó para protegerla de una posible caída. Subieron los dos al mismo tiempo, ella le da las gracias...


 Fue un instante, un roce apenas imperceptible cargado de olores entre aromas y fluidos corporales. Su erección...fue más que evidente. Se alejó por el pasillo, casi escondiendo el rostro, se enfundó unas oscuras gafas, tipo matrix y, pasó al otro vagón desapareciendo en un instante.

María, en ese momento pensó que ese día iba a estar lleno de vicisitudes, incongruencias y malos entendidos. Para colmo, aquella mañana había elegido una talla pequeña de sujetador. Al llegar al despacho tendría que deshacerse de esa prenda tan incómoda. Esconderla en un cajón. En aquel cajón dentro de otro cajón, que le recordaba siempre a esas matrioskas, muñecas rusas. Y siempre lo abría para guardar aquellas prendas incómodas...esas prendas íntimas que siempre quedaban olvidadas...pues allí había braguitas, sujetadores de diseño imposible y algún tanga con huellas de alguna humedad que le traían recuerdos...

Y entonces tuvo una decisión, pensó ¿para qué esas prendas íntimas si sus pechos estaban en su sitio turgentes e insolentes, y los tangas y braguitas siempre terminaban por incomodarla...?

Y...

 Desde entonces María nunca lleva bragas... y sujetadores sólo en alguna ocasión para adornar su escote...


28 comentarios:

  1. uhmmmm has dejado un reguero de sugerencias sobre lo sucedido a través de las prendas, experiencias a través de diferentes maneras de presentar lo líquido...y las formas, ya sean corpóreas o textiles que logran, en primer lugar, querer saber más y plantearse incluso cuestiones morales, sobre la libertad y opresión...

    Me ha gustado mucho.

    Usar uso aunque en la intimidad uno se libera

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te voy a contar...este es uno de los posts que me ha salido sobre la marcha, de un tirón, casi sin apenas correcciones, y creo que se nota, bueno, no sé. La cuestión es que te ha gustado y eso para mi es más que suficiente.

      Besos.

      Eliminar
    2. nunca es suficiente

      decían los maestros

      Eliminar
    3. Nunca es suficiente, no, porque todo es mejorable...

      Besos.

      Eliminar
  2. La comodidad ante todo :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo eso, la comodidad...
      Aunque...no sé...porque hay veces...
      Besos.

      Eliminar
  3. Hola Marían, hay decisiones que matan o al menos desvarían instintos..
    Gracias, pasa buen día, besos sonrojados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay decisiones que matan...Don Vito, jajajaja...

      Mis besos rosados...para ti.

      Eliminar
  4. Love your sexy post.
    Happy Weekend.
    😜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rick, me encanta que te haya gustado tanto.
      Buena semana para ti .

      Eliminar
  5. Cuando no hay necesidad... bienvenida la libertad. Gracias por tu post... ha sido muy ameno leerte, querida Marían.

    Mil besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Auro, siempre que no sean necesarias esas prendas...incomodan tanto...
      Ameno, eh?, me encanta que te haya entretenido.

      Besos grandes querida amiga.

      Eliminar
  6. Libertad de pensamiento y comportamiento, la ropa interior es para lucirla, si le ponemos otra ropa encima se vuelve incomoda. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que esa lencería seductora es para ir abriendo boca...para dejarlos con la boca abierta...
      Un abracito, Ester.

      Eliminar
  7. me encantas cuando escribes

    ResponderEliminar
  8. María se liberó de la ropa incómoda, o tal vez esa María no necesitaba siquiera ropa, es posible.

    Un beso dulce Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Dulce, a veces la ropa resulta de lo más incómoda llevarla encima... Aunque yo no llamaría "ropa" a esas seductoras prendas...

      Un fuerte beso.

      Eliminar
  9. Si se siente cómoda, hace bien, si se da el caso,tiene menos ropa que quitar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso seguro, que a veces resulta mucho más interesante quitarlas que ponerlas.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Sabes¿?... Una vez tuve una “genial” idea… (me saltaré los detalles en cuanto a qué fue lo que me llevó a hacerlo)… Me coloqué uno de mis tejanos sin nada debajo… de esos en los que las costuras son de dos centímetros de grosor, o sea, ya puedes imaginarte (puedes reírte, tranquila)… como acabé al cabo del día… me daban hasta palmas!!! Y es que hay prendas y prendas; lo mejor, la falda, aunque un día de viento esto puede convertirse en una batalla campal, para una, claro… porque para más de uno sería verdaderamente entretenido… En cualquier caso, estoy completamente a favor de no llevar nada que incomode, es más, abogo por la naturalidad, en sentirse bien con lo que uno lleva, aun cuando hay que reconocer, que para los juegos y preliminares sexuales, nada como todas esas exquisitas prendas que a veces, no hace falta ni quitarlas…

    Dicho esto, decirte que un placer leerte, y que me lances con tus letras a tantos lugares, experiencias y reflexiones, que como siempre te digo, son un verdadero enriquecimiento de mente y alma…

    Preciosa la imagen final que has escogido… Comulga perfectamente con tu relato…

    Bsoss enormes, y muy feliz día, querida Marián 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me estás contando, Ginebra ¡madre mía! jajajaja. Y es que en realidad tuvo que ser un suplicio, porque a ver, te imagino...con esa piel tan suave y fina...y esos tejanos tan recios...jajaja, perdona, Ginebra, me has dicho que puedo reírme a gusto..jajaja...

      Lo mejor creo yo que es una falda tubo, por encima de las rodillas y una abertura lateral que resulta muy sexy cuando te sientas, y nunca pasan de moda, los vestidos los veo yo un poco clásicos, bueno depende, esos de verano tan sutiles tampoco están mal...También lo que pasa con los pantalones si son ceñidos que no admiten braguitas... y si son blancos pues se trasparenta todo. Lo mejor de todo es llevar algo sencillo encima sin mucho tal y tal, y en la vida diaria y en el trabajo, pues algo cómodo. Yo creo que lo mejor es llevar algo que de ninguna manera se pueda imaginar el cuerpo que hay dentro...si llega la ocasión...mejor dejarlos sorprendidos...

      Y mil gracias como siempre Ginebra por tus suculentos comentarios.

      Un besazo bien grande.

      Eliminar
  11. No creo que su decisión molestara a nadie si solo le afectaba a su propio cuerpo...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es que cada una lleve lo que más le guste...

      Saludos.

      Eliminar
  12. Tal vez sea absurdo mencionarlo. Hay un personaje en mi blog, que tiene la admiración de mis seguidores. Se llama Mara Laira y casi que me desplaza en importancia en mi blog. La he dibujado con shorts cortos. Algo que deje de lado, porque en su aparición en otro blog, se quejó de que le quedaban incómodos.


    La protagonista empezó con todo un día problemático, con alguna emoción intensa, que evitó. Desembocando en toda una decisión.
    Me parece que el comentario de mi colega demiurgo tiene mucho sentido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno que tienen los personajes, esos que creamos, y porque los creamos los creemos nuestros...que tienen su libre albedrío y te dicen si están contentos o si algo les molesta. Sé por experiencia que eso es así; pues yo he tenido a veces un personaje en la cabeza y luego ha resultado ser otro bien distinto.

      La protagonista de este relato mio no es exactamente como yo lo he escrito, por eso quizás me ha quedado un poco desconocida...jaja.

      Un abrazo, Demi.

      Eliminar
  13. Será por la edad, el tamaño y la gravedad, pero no termina de convencerme ;-).
    Eso sí el relato me ha encantado, que bien volver a leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, lo más importantes de un relato es que guste y tenga un poco de chispa...es prescindible que tenga su lógica, y lo que más me ha gustado es que me digas que te encanta volver a leerme.

      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.