..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 3 de octubre de 2016

Entrelíneas...


Decíamos ayer...

en esa disyuntiva que nos planteaba el gran admirado profesor de literatura en relación  a un libro de Juan Marsé, "Rabos de lagartija", que la vida, la que vivimos cada uno de nosotros, es la que está dentro de la cotidianidad, de las cosas concernientes a nuestro entorno con los demás, a la que en términos pragmáticos palpamos en el día a día. En la vida que como dijo alguien  es estar "con los pies en el suelo"...Pobre vida, pensaba yo, la que vivimos en este planeta de cinco Continentes, y que a veces se cierra el círculo entre dos mares...y en el peor de los casos entre ojerosas cuatro paredes...porque si vivir es solo eso...tendríamos que replantearnos qué es vivir. ¿Respirar tal vez como alma animada?. Alma viviente dice la escritura; polvo del suelo (ádamah) que "al insuflar en sus narices aliento de vida quedó constituido el hombre como ser viviente". Pensamiento divino, intangible sacado de la Nada, de aquel magma primigenio de donde salieron todas las cosas.


"TODO sale de la NADA", gran pensamiento abstracto pensado y repensado a través de toda la filosofía por los doctos pensadores que han sido...
Dios nos piensa y Dios nos crea...El Gran Pensador...(el hombre) creador de pensamientos; Dios de dioses; de creadores de historias que asemejándose a Dios van creando de la nada...Inventores que con letras forman palabras, y palabras que  van tejiendo mitos y leyendas, historias que nos hacen pensar y soñar con otras vidas que no por soñadas son menos vidas...


Juan Marsé, con su indudable e innata maestría (tal vez inducida por desconocidos impulsos divinos) nos narra la vida a través del pensamiento. Ecuaciones elaboradas en la cabeza de un niño que se ha quedado sin referentes, cuya vida descabezada se asemeja a esos rabos de lagartija destinados a morir a corto plazo y que por un extraño impulso de la magia del autor lo traslada a un mundo irreal donde todo es posible: desde el adolescente que trata al policía franquista con manifiesta insolencia y desprecio, hasta la mágica soberbia de llegar a pensar  en un mundo limpio, sin mácula, en el que la mentira está fuera de lugar y no en el centro del universo como a primera vista pueda parecer.


Y es en estas circunstancias donde nace (o renace) la esperanza, aunque disminuida  y visiblemente desvalida...que intenta levantar su vocecita desarticulada para hacerse entender...




22 comentarios:

  1. Yo no creo que todo salga de la nada. En concreto los sentimientos creo que algo los hace vivir.

    Llámalo amor ai quieres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Amapola, que siempre tiene que haber algo que haga aflorar a algo; sean sentimientos, deseos o amores...todo acto tiene una consecuencia.

      Un beso.

      Eliminar
  2. El Marsé actual queda muy lejos de sus Ultimas Tardes, tiene más oficio y también más resentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces las mejores obras de un escritor suelen ser las primeras, o eso dicen. Quizás sea porque las impregnan de sentimientos de perfección. Y luego la vida mancha; se mezclan muchas cosas...el gusto del editor, la comercialización de la obra...por eso hay escritores inéditos tan buenos.
      Besos

      Eliminar
  3. Bello texto... la vida es algo muy simple...
    Las cosas que me han ocurrído en varios años de vida me han enseñado que la vida es un ejercicio de simplicidad y humildad...construiída nel dia a dia...!!!
    Con los pies nel suelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día a día va conformando tu existencia, pero siempre queremos algo más que existir... es la esencia o la existencia...

      Besos.

      Eliminar
  4. Por eso inventamos cosas e imaginamos mundos. Nuestro tiempo y nuestras vidas son tan limitadas por esas cuatro paredes que si no lo hiciéramos ya nos habríamos destruidos a nosotros mismos. Aunque parece que hoy día lo estamos consiguiendo. Me encantan tus reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no existiera la imaginación no hubiese habido progreso, que se lo hubieran dicho si no a Julio Verne y a tantos otros...es el mayor potencial que tenemos, para la música, la pintura y todas las artes.

      Besos.

      Eliminar
  5. No me convence eso de tener los pies sobre la tierra, sobre el suelo, no siempre por lo menos. La curiosidad por la realidad que no vemos es más fuerte, es necesaria. Se la imagina, se la escribe, se busca la trascendencia como una sombra de inmortalidad. Incluso se investigan científicamente las grandes preguntas, como la teoría del Big Bang. Y lo extraño puede volverse cotidiano como la relatividad del tiempo, presente en el sistema GPS. Una especulación terminó en algo muy práctico. Alguien elevó su pensamiento, sacó sus pies del suelo, y resultó que tuvo razón.

    Me gustan las ilustraciones, la de entrelineas. Y la mujer entre las manos de alguien.

    Volví a comentar, es un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Demi,todas las ciencias empezaron por la imaginación...buscando puerta para abrir y dando palos de ciego. Si el hombre no hubiera tenido esa capacidad de soñar, no hubiésemos llegados hasta aquí.

      Muchas gracias, besos.

      Eliminar
  6. Probablemente nuestros límites se deborden con una línea acertada, una palabra pertinente, una acción inesperada. La lectura de un libro puede ser un punto de partida

    Me gustan tus pensamientos. Hagamos una linea inesperada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hay que andar los caminos..hay que experimentar, soñar, leer, y porqué no, escribir...
      Gracias, Noel, un beso.

      Eliminar
  7. Lo he leído un poco deprisa, desde el sábado por la mañana que no he parado ni casi dormido y hoy intento ordenar mi casa. Las vidas ni son iguales unas de otras ni son siempre iguales aun siendo la misma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Ester, en este momento parece que tu vida está llena de cosas para hacer. Lo mejor es tomarlo con tranquilidad...sin agobios...

      Un abracito.

      Eliminar
  8. No lo he leído.
    Lo leeré.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena, Toro, te hace pensar, y eso es bueno.

      Besos.

      Eliminar
  9. Has mencionado algo que me parece verdaderamente interesante y cierto. “No por soñadas son menos vidas”… Esto es algo que se escucha muchas veces… (No hay que soñar tanto y vivir más, pues los sueños, sueños son)… Pero como bien dices, el que sueñes con una vida, una situación, o vete tú a saber el qué, no quiere decir que no lo vivas, incluso me atrevería a decir, que a veces vivimos con más intensidad esos sueños, que una simple realidad. Así pues, no puedo estar más de acuerdo con lo que has dicho.

    Este es un tema que me fascina. Me considero pensadora nata. Creo que la mente es un tesoro que no todos sabemos explotar. Pues todo reside ahí, en ese vínculo mente y corazón, en ese devenir de ambos, ese punto de encuentro, en el que forjamos la vida que nos gusta y deseamos vivir.

    Todo es más sencillo de lo que parece. Nos pasamos la vida buscando respuestas, cuando en verdad, es esa búsqueda, la que nos alimenta y nos enriquece, más que las propias respuestas, que quizá nunca encontremos. Así que...vivamos, con nuestros sueños como mejor equipaje, aquel que nos haga sentir y vibrar, y no dejemos de lado esa realidad, que es precisamente la que nos lanza a los brazos de los sueños.

    El libro no lo conocía, tomo nota ;-)

    Y una vez más, decirte que he disfrutado la exposición de letras e imágenes, además de la canción, que me encanta… Como siempre te digo, me haces viajar más allá de la piel, y eso es algo que necesito en mi día a día…

    Bsoss enormes, mi querida Marián… ♥

    ResponderEliminar
  10. Hay un libro que creo que ya conoces: "El ser y la nada" de Jean-Paul Sartre, que habla precisamente de eso; de la esencia y la existencia. Y es que nuestra pobre vida, es la mitad de vida, como también dice el cineasta Buñuel, si no le añadimos la imaginación.

    Y es lo que tantas veces nos dices tú, Ginebra: que lo más grande de nosotros es nuestra mente, porque con ella alimentamos a nuestro cuerpo...nuestros sueños también son realidades, los pensamientos bellos, como lo son todo eso que sentimos cuando contemplamos la belleza de todas las artes, Sin esa magia seríamos seres vivientes sin más.

    Y en cuanto a las respuestas a nuestras pregunta...yo creo que no hay más verdad que la que encierran las preguntas; porque las respuestas pueden ser algo aleatorias...

    Y una vez más darte las gracias, querida amiga, porque me encanta que disfrutes con mi pequeña aportación de letras e imágenes.

    Muchos besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Hola, buenos días, bello blog tienes Marián un gusto pasearme por él y en él me quedaré..Marse es un grande de nuestras letras no hay muchos como él....
    Pasa buen día, besos entregados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que a estos grandes los fagocita el Sistema, y ¡son tan necesarios! Fíjate lo que dijo Juan Marsé en una ocasión: "Escribo sin ánimo de denuncia. No creo que una obra de ficción aminore la incompetencia y la estupidez de los poderes públicos".

      Buen día y buena semana, Don Vito.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. ¿Qué es vivir? Esa gran pregunta sin respuesta. Y casi es mejor que no la tenga, así cada cual puede adecuarla a sus propias expectativas… o las de otros. Porque si no, el que no se ajustase a la definición, podría estar muerto… o, mejor dicho, “no vivo”, que no es lo mismo. Aunque nunca se sabe que podría ser mejor, si vivir, o no vivir. Si pensar, o no pensar. Si simplemente respirar, comer y ver la tele (o cualquier otra actividad que no requiera desgaste neuronal) hasta que esto termine, o hacer girar la noria del cerebro a fuerza de ideas. Esto último duele, desgasta, porque requiere un esfuerzo de oposición al simple hecho de existir, porque requiere formular preguntas cuyas respuestas, muchas veces, no queremos escuchar. Pero si no fuera por aquellos que tienen la temeridad de hacerlo, no tendríamos arte, literatura, ciencia, filosofía, libertad. Yo voto por pensar, aunque duela, porque quizás sea lo único que nos hace libres, aun cuando nuestro cuerpo esté encerrado. Y no sólo a nosotros, sino a aquellos a quien nuestro pensamiento pueda llegar.
    Encantado de leerte y de reflexionar contigo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me has recordado a la trilogía de Matrix. Aquello de la pastilla roja o la pastilla azul...
      Porque con la pastilla azul todo lo ves como te lo quieran mostrar, y con la roja entras en el conocimiento de todo. Entonces se nos plantea la disyuntiva: ¿el conocimiento nos da la felicidad? o ¿es la ignorancia de la verdad la que nos hace felices?
      Por supuesto que el conocimiento duele, pero yo también soy de pensar y darle vueltas a las cosas para encontrar la verdad...por aquello de "la verdad nos hará libre"
      Y... bueno, también tú me has hecho pensar.Ya ves.
      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.