..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 10 de diciembre de 2013

Detrás de la puerta…


No sabes por qué, pero lo sabes… sabes que está a punto de suceder algo extraordinario. En tanto el sentimiento de lo sublime puede ser despertado por objetos sensibles naturales  que son conceptuados negativamente, falsos de forma, informes, desmesurados, desmadrados, caóticos… y es posible que la luna te golpee con uno de sus picos… Y cerrando los ojos te lleve por cordilleras exploradas a una tempestad  que desemboca a la visión de una extensión indefinida que sugiere inquietud y muerte lenta… Y ocurre… y divagas… y meditas sobre si lo que está ocurriendo está fuera o dentro de ti. En ráfagas de segundos una bruma lo empaña todo, sientes algo parecido al pánico, la razón se difumina, el suelo se aleja, entornas los ojos y la luz de la hoguera  te deslumbra, la clara oscuridad bajando por todo el centro, te abandonas en un deseo de placer… y lo deseas… y quieres… y provocas ese placer que lo deseas intensísimo… luz y ceguera en ambivalentes sentimientos, hasta que el miedo se tronca en inevitable deseo placentero… lo secreto se hace presente  y se revela tembloroso…
Cuando notas que el peligro se aleja te preguntas que ha sucedido…

 Y… 

mientras vas abrochándote la blusa y acomodando la falda sobre tus muslos… inesperadamente unos golpes en la puerta llenan  el ambiente de desconcierto.
--Es la hora del té, señorita.
Sin mediar palabras la puerta se abre.
--¡Válgame Dios, señorita! Por la radio están diciendo que el terremoto ha sido de una intensidad de 4,9.

44 comentarios:

  1. Sorpresa tras sorpresa, creo, imagino, invento, supongo. Toc toc unos golpes me devuelven a la devastadora realidad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. jaja, divertido e ingenioso. Aunque 4.9 no parece demasiado. Yo diría que la protagonista ha sentido uno mucho más intenso, tal vez 8 o incluso 9 en la escala de Richter.

    Un beso, Marián.

    ResponderEliminar
  3. Ella seguro que andaba perdida en la luna- no confundir con el satélite que orbita como una amante obsesa a la tierra- estudiando su selenografía secreta, haciendo un picnic entre las adormideras luminiscentes de sus campos oníricos. O quizás, con la mirada fija en su contemporáneo Dunsany. Solo sabe ella…
    Quizás el terremoto lo provoco la inminente fricción entre lo que estaba por ocurrir y el particular muro de Cisjordania de su realidad.

    ResponderEliminar
  4. Un texto muy sensual, parece que te has querido sumar a mi té de los martes, lo digo por el final, no por la sensualidad de mis tés.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Genial!!
    Nada como un terremoto para apreciar la buena vida..
    Besos y buen día bella Marían

    ResponderEliminar
  6. Uno necesita los temblores para tener cierta certeza... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que un terremoto le indujera un placer tan extremo. Yo viví uno de 5,9 en Perú que me despertó a las 3 de la madrugada, y las paredes del hotel temblaban de tal forma que, medio dormido como estaba,creí que estaba alucinando. Si hubiera sido algo más fuerte así hubiera acabado mis días: alucinado, jajaja.

    Unn abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ester:
    Son también realidades, Ester, inesperadas, por supuesto.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Zavala:
    Es que una intensidad de 5,9 quizás se hubiese podido convertir en una exigencia de la realidad pura...y ese no era el propósito del post, claro.

    Un beso Zavala.

    ResponderEliminar
  10. InfusionDeLotoNegro:
    Son paseos siderales, claro, experimentos hacia lo desconocido...tratando de llegar siempre un poquito más allá...y sí, ella sabe, y más quiere saber...todos andamos buscando alguna luz que nos deslumbre.

    ResponderEliminar
  11. Tracy:
    Yo creo que los mejores tés son los de "vis a vis" lo demás son multitudes...

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Enya:
    Cualquier acontecimiento extraordinario es bien recibido.

    Besos, guapísima.

    ResponderEliminar
  13. Darío:
    Los temblores son los síntomas...no todo es un sueño.

    Abracito.

    ResponderEliminar
  14. moderato_Dos_josef:
    Qué suerte vivir un terremoto de esa intensidad. Despertar alucinando ;)
    yo también quiero,ja,ja..

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Subitamente la belleza tu poesia en mitad de todo lo que se derrumba...

    mi beso.. siempre

    ResponderEliminar
  16. Terremoto, éxtasis, explosión orgásmica,muchos imputs para un mismo output endorfinas y adrenalina desatada.

    ResponderEliminar
  17. Caligrafista, siempre una catástrofe es como un despertar..te incita a agarrarte a la vida...
    siempre...siempre el beso.

    ResponderEliminar
  18. ulises:
    Porque como en medicina hay que agitar antes de usar...así que si ves algo que se mueve...miras cómo entrar pero sin perder de vista la salida XD.

    ResponderEliminar
  19. Un terremoto de placer para sentirlo intensamente y confundir nuestro entorno.
    Excelente!

    ResponderEliminar
  20. ...Hasta aquí han llegado las ondas sísmicas... Muy bien jugado ese giro final ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. HOLA, soy nueva por aquí... esta lindo tu blog, pasa por el mío, y si gustas nos seguimos, muchos besos

    Feliz día

    ResponderEliminar
  22. Micro relato genial. Muy bueno. Estás subiendo la temperatura del personal jajaj
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Gustavo Figueroa V.:
    Muchas gracias, Gustavo, por venir, por leerme y por comentar. Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Kinezoe:
    Ay, las ondas sísmicas...algunas más que perturbar agitan...

    Muchísimas gracias, Kine, y sé que te gustan esas cosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Evy LO:
    Muchas gracias, Evy, bienvenida, aunque sólo sea por hacer acto de presencia.

    ResponderEliminar
  26. Sonsoles:
    Me encanta que te haya gustado el relatito... sólo son letras, Sonsoles, pero si causan admiración...fíjate que bien. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Hay que escribir en el idioma de los sentimientos, no en el idioma de las palabras. Y tú escribes así.

    ResponderEliminar
  28. Lo leí más de una vez. Y me quedó una duda. ¿Hay conexion entre los dos sucesos?

    ResponderEliminar
  29. Marián, teniendo en cuenta tu expresivo y erótico texto y la belleza de los pechos y pezones de esta mujer, creo que el terremoto ha debido ser de unos 9,5 grados Richter. No es fácil que la blusa caiga con estas montañas puntiagudas que la sostienen, ni la falda, ni… Esto sólo cae ante el preludio de un éxtasis infinito, de un placer buscado, de una meditada y amorosa conjunción de sentimientos. Es un bello y espléndido relato pleno de sentimientos encontrados y sensibilidad.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  30. Interesantes experiencias..

    El peligro, el riesgo, tiene un punto insoportablemente sexy signorina..Sin duda..
    Beso

    Sicilia

    ResponderEliminar
  31. Manuel María Torres Rojas:
    Muchas gracias, Manuel, Besos.

    ResponderEliminar
  32. El Demiurgo de Hurlingham:
    Bueno...tú ya sabes que los personajes van a su aire. Digamos entonces que ella empezó a soñar y el seísmo llegó en pleno auge...¡y tierra trágame! y es que era la hora del té.

    ResponderEliminar
  33. ANTONIO CAMPILLO:
    En primer lugar darte las gracias por tus palabras tan cariñosas. Y sí, es posible que en ciertos momentos la ropa se descoloque...y...es que hay pezones que parecen que hablan ¿verdad?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Sicilia:
    Eso es cierto; es más emocionante todo cuando hueles el peligro...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Los terremotos en el epicentro de la evocación.

    Muy buen post.
    Un abrazo. Y Feliz navidad

    ResponderEliminar
  36. Semejantes pechos detrás de la puerta (con razón el terremoto).

    ResponderEliminar
  37. Más que un sismógrafo deberían instalar un orgasmómetro.
    Una entrada muy bien urdida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Albada2:
    Muchas gracias, eres muy amable.

    Felices Fiestas para ti también.

    Abracito.

    ResponderEliminar
  39. mailconraul:
    Bueno sí, me gusta que las imágenes vayan en consonancia con el texto.

    ResponderEliminar
  40. Nómada planetario:
    jajajaja... ay, los orgasmos...

    y gracias por lo que dices sobre la entrada.

    ResponderEliminar
  41. No hay aparato que mida ese temblor, ¿eso del 4,9 era para no llevar al aprobado?
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  42. Ángel Iván:
    Jajaja, no hay aparato para medir esos temblores...pero ese temblor...cuando lo notas te olvidas de todos los medidores...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Excelente final…!!!
    Abrazos Marián.

    ResponderEliminar
  44. Ceciely:
    Muchas gracias por pasarte y leerme.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.