..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 27 de diciembre de 2011

...y mis ojos no lloran


¿Para qué he de soñar en amores
si está oscura y lluviosa la tarde
y no vienen suspiros ni aromas
en las rondas tranquilas del aire?
JRJ

Un día entero tras querer lograr mis propósitos, un día perdido de mi vida...como tantos otros. Como todos los días...Trabajando sin conseguir ninguna productividad, un día lleno de vicisitudes, de contratiempos, de contradicciones; de órdenes y contraórdenes en el trabajo. Horas desesperantes, llenas de sinsentido, vacías, vivir sin vivir...es como un pasar de largo...

Y llego a mi casa, y lanzo el bolso contra el sofá y me desplomo con las piernas en forma de tijera y cierro los ojos y me masajeo la frente con los dedos índice y corazón...aquí hace calor, he dejado la calefacción casi a tope. Me levanto del sofá y me voy desnudando por el pasillo, dejando tiradas las prendas que me voy quitando: el abrigo, las botas, el vestido, las prendas interiores. Abro el grifo de la bañera y me preparo un baño de sales. Estoy agotada. Pienso en la situación, sé que pronto me quedaré sin trabajo. Veo recortes por todas partes, la publicidad de la empresa ha caído en picado. El rumor de que el sistema financiero  mundial está en quiebra es ya un lamento generalizado. Me sumerjo en la bañera, respiro hondo, el agua entibia mi piel como una caricia...

Salgo reconfortada del agua perfumada. Me envuelvo en el albornoz y me pongo las zapatillas. En la cocina me preparo una infusión de té rojo. No tengo apetito, hemos estado picoteando con la peña. Vuelvo al sofá, busco el mando, la pantalla de la tele arroja basura...¡qué asco¡...Todo está manipulado, hasta los documentos de la dos; esos que ve todo el mundo mientras al mismo tiempo se traga sin escrúpulos bazofias frikianas...Joder que vida. Los documentales  de la vida de los animales, esos que parecen tan ajustados a la verdad también están manipulados...esa leona, o ese tigre, no están donde tienen que estar cuando hay que estar. El otro día me lo comentaba un experto (siempre hay un experto para cada cosa) que el león que parece que mira a las cebras eso es de otra grabación anterior, que todo está amañado, que son montajes. ¿Pero los "montajes"--le pregunté--esos sí son de verdad, verdad?...¡Ya¡ bueno, esos sí...hay que esperar el momento...eso hay que ponerlo, no ya para documentarse sino también para que nos divirtamos...(Je,je ¡Estos expertos¡...)

Me relajo y me tumbo en el sofá, busco un momento Zen...ese momento relajante y tranquilo, lo busco desesperadamente...¡no hay manera¡ Ya lo sé; Zen y desesperación no son compatibles.

Invoco a los dioses ¿Qué dioses? ¡Dónde estarán ahora aquellos antiguos dioses griegos¡...quizás estén dando tumbos por esas galaxias...quizás ahora estén hasta los mismísimos, cargados hasta los topes de todas esas energías bautizadas por los científicos con esos neologismos, con esos modismos informáticos; palabras nuevas inventadas para estos tiempos modernos...vueltas y más vueltas, quizás para llegar a otro punto de partida, a otro Big Bang...Y por cierto ¿las puertas se abren girando la llave hacia la derecha o hacia la izquierda?...Pura demagogia de un político de tres al cuarto. Yo creo que las puertas se abren con todo tipo de tarjetas: magnética, bancarias y de lo que sea...

Una vez más intento relajarme, vuelvo a cerrar los ojos y sigo buscando...con anhelo...buscando ese punto de autocomplacencia...con fruición...ese momento Zen...que para mi es la antesala del placer...

lunes, 19 de diciembre de 2011

...un pulso...


No hace mucho una persona (varón) me propuso echarle un pulso...y yo lo entendí en el sentido coloquial de clavar los codos enfrentados en una mesa y hacer fuerza con las muñecas. Ante éste despropósito, siendo yo una mujer, no pude evitarlo y le solté un par de parrafadas, que pensándolo ahora, me resultan carentes del más mínimo estilo elegante.

Pero mira tú por donde, que enseguida reaccionó diciendo: "ah, no, no, un pulso con otro tipo de músculo, el de la lengua". Confieso que me dejó un poco desconcertada, pero enseguida intuí que lo que le gustaba a este tipo era ganar...

Acepté el reto, y...¿fui yo quien le gano?...fue un largo, intenso y demorado morreo atornillado...se quedó sin palabras, hasta que reaccionó y dijo: "ganar, ganar, lo que se dice ganar...tampoco es hacerse el antihéroe con eso de que el fracaso ennoblece tu empresa...pero ganar es como el éxito...otro mal entendido...aunque también sé callarme, sí".

Y al final fue él el que me dejó sin palabras...Y es que a veces vale la pena intentar otras posibilidades...

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Las mujeres y el hijo del carpintero


Verdades como puños de los Santos Evangelios

Marcos dice:
"Estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, y puesto a la mesa, llegó una mujer llevando un frasco de alabastro y lo derramó sobre su cabeza"

Después de esto hubo un encendido debate sobre el derroche que la mujer hacía. El ambiente se caldeó y Jesús zanjó el asunto con estas palabras: "Os digo de verdad: donde quiera que se predique el evangelio por todo el mundo, se hablará también de lo que hizo "esta" en recuerdo suyo"

Mateo dice:
"Jesús estando en Betania, en casa de Simón el leproso, se le acercó una mujer con un pomo de alabastro con un perfume muy caro y lo derramó sobre la cabeza de Jesús, que estaba sentado a la mesa."

Lucas dice:
"Uno de los fariseos le rogó que comiese con él; cuando entró en la casa del fariseo se recostó a la mesa. Y de pronto una mujer, que era pecadora pública, cuando supo que estaba a la mesa en casa del fariseo, llevando un pomo de alabastro lleno de perfume, poniéndose detrás, junto a sus pies, llorando empezó a bañarle los pies con la lágrimas y los enjugaba con los cabellos, y le besaba los pies y los ungía con el perfume."

Juan dice:
"Así que Jesús marchó a Betania, donde estaba Lázaro, el que Jesús había resucitado de entre los muertos. Así, pues, le ofrecieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaba a la mesa con él. Y María, tomando una libra de perfume de nardo auténtico, muy caro, ungió los pies de Jesús, y le enjugó los pies con sus cabellos; y la casa se llenó con la fragancia del perfume".

Preguntas que vienen al caso:

¿La mujer que llegó a casa de Simón el leproso en Betania y derramó un frasco de perfume sobre la cabeza de Jesús, es la misma que estando Jesús en la casa de un fariseo llegó y le bañó los pies con un frasco de perfume y los enjugó con sus cabellos?

¿O es María, la hermana de Lázaro, la mujer pública y pecadora, quien derramó el perfume sobre los pies de Jesús y los enjugó con sus cabellos?

¿Son todas estas la misma mujer, o son varias las mujeres que hicieron esto con Jesús?

Y para terminar la pregunta del millón: ¿De cual de ellas se hablará por todo el mundo en recuerdo de lo que hizo?

La conclusión que yo extraigo de todo ello es que en esas casas olía muy mal, y las mujeres, disimuladamente, trataban de amortiguar el hedor...

¡Ah¡...y ya de paso podríamos preguntarnos:

¿Qué nos está pasando, a nosotros, sí; a la Puta Humanidad, para que la Biblia sea el best seller más vendido de todos los tiempos?...Pues al fin y al cabo es una recopilación de rollos y rollitos, de documentos descontextualizados y vueltos a contextualizar y que muchos de ellos se repiten hasta la saciedad...Quizás sea sólo eso; una reliquia para coleccionistas.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Sobre valorar o sobrevalorar...


Es una cuestión personal...(esto es muy subjetivo.) El momento en que veo más grande a un hombre es cuando está de rodillas ante mi...