..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Déjame con la boca abierta!!

.

.
La vida no es una tecnología, ni una ciencia. La vida es un arte, has de sentirla. Es como el caminar en una cuerda floja. OSHO

viernes, 25 de agosto de 2017

El clamor del silencio...


El ser humano se adentra en la multitud por ahogar el clamor  de su propio silencio.
Rabindranath Tagore

Es tremendamente trágico observar cómo entre las multitudes se pasea como un gigante esa entelequia llamada Soledad.

Todos estamos intercomunicados, pero somos semejantes a las hormigas con su trajin de su existencia...vamos teledirigidos hacia adelante...hacia ninguna parte...

El silencio del mundo no puede refrenar su codicia. Y menos ahora cuando los ruidos atronadores son insoportables.


14 comentarios:

  1. El silencio como recogimiento tiene una magia infinita. Hay quien huye de el, pero suele ser quien huye de estar a solas consigo mismo.

    El silencio puede ser la música que más nos permite escucharnos. Buen post. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien se quiere a si mismo se entiende muy bien con su soledad, es un placer buscarla, cuando se tiene al alcance de la mano con quien conversar de algo profundo...se buscan y desean esos momentos de soledad.
      Besos.

      Eliminar
  2. Cada día la soledad se adueña de mas espacio pero seguimos sin darnos cuenta, esto es lo que mas me perturba. Ignoramos que somos entes individuales y solitarios en medio de un mundo dedicado a la comunicación. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora estamos imbuidos en el barullo de esos millones de voces que nos ensordecen y nada nos aclaran; el exceso de información nos aisla, eso es evidente.
      Besos, saltos y abrazos.

      Eliminar
  3. qué maravilla de entrada has hecho!
    y todas las frases que has puesto son un ACIERTO mayúsculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Tracy, eso es lo que a poco que pensemos reflexionamos todos. Gracias por tus palabras, encantada de que te haya gustado.

      Eliminar
  4. condenados a callar hablando

    indultados por la rutina más esclava...la soledad compartida por otros entes de los que ignoramos todo

    el mundo se acaba. Sobreviven las hormigas autómatas

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que desde siempre los humanos se han mandado mensajes...a gritos o con señales de humo...al menos aquellos se entendian mejor. Ahora todo el mundo habla con todo el mundo y qué poco sabemos de la realidad de cada cual...

      Besos.

      Eliminar
  5. Sí, se puede estar solo en medio de una multitud. De acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa obviedad se manifiesta constantemente.

      Besos.

      Eliminar
  6. Los que no tienen nada para decir pero se pasan la vida hablando son quienes más temen al silencio. En el silencio pueden darse cuenta de lo vacío que están.

    La soledad no es tan mala si se la sabe apreciar.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad tiene esa peculiaridad; que si se busca es buena, pero cuando te la imponen los demás....

      Saludos.

      Eliminar
  7. Yo siempre he dicho que esta sociedad en la que no hacemos más que avanzar en la tecnología de la comunicación vamos perdiendo esa misma capacidad humana para comunicarnos. Al final nos quedaremos todos solos mirando la pantalla y olvidando mirarnos a los ojos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además es que muchas veces cada uno va a su bola; son como monólogos cruzados...

      Eliminar

Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior. Goethe.