..

..
Es preciso llevar algún caos dentro de sí para poder engendrar estrellas danzarinas. Nietzsche.

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 21 de abril de 2014

Ni puedo ajustarme a un modelo, ni ser modelo de nadie, pero puedo, eso sí, formar mi propia vida a mi manera


Conservar la alegría por la vida

A pesar de los golpes de la vida, el rasgo más destacable de la vida de Lou Andreas-Salomé, es que fue una persona con una fuerza vital que era contagiosa. Nunca, o muy raramente, expresó remordimientos. Superaba los contratiempos, incluso cuando su salud se vio afectada obligándola a ser hospitalizada varias veces

Más difícil todavía, hizo feliz a muchos hombres famosos por su pesimismo, y eso a veces, ni tan siquiera besarlos. Nietzsche, por ejemplo, quien mantuvo una breve  relación con ella confesó: “El sueño más maravilloso de mi vida se lo debo a usted”. Se ha escrito mucho sobre el poder  de fascinación de Lou. Tal vez radique en esa formidable persuasión que tenía de hacerles olvidar el pesimismo.

Su vida estuvo marcada por una curiosidad absoluta. Fue una experta en filosofía, arte y religión, tanto oriental como occidental. Se estudió a sí misma e investigó la figura de la mujer en su época, ofreciendo con ello, a través de su obra, una aportación muy original de los valores culturales en los que estaba inmersa la intelectualidad europea.

Lou fue siempre objeto de ataques, tanto por su condición de mujer liberada como por sus antepasados judíos. Se le reprochaba, además, haber rechazado a Nietzsche, el filósofo alemán más importante de su época. El mismo Freud escribió a Lou: “A menudo me irritaba cuando oía mencionar sus relaciones con Nietzsche en un sentido manifiestamente hostil hacia usted. ¿Acaso no va a defenderse, por fin, de la manera más digna?”. Nunca lo hizo, pero al no hacerlo, tal vez se defendió justamente de la manera más digna.

Lou nació el mismo día que Rusia abolió oficialmente la esclavitud:  el 16 de febrero de 1861. Bajo tan flamante signo del destino, Lou se enfrentó a su ambiente familiar tanto como al social, y no cejó nunca de luchar por su propia identidad. Estudió en la Universidad de Zúrich (Suiza), una de las primeras que comenzó a admitir mujeres. Estuvo en contacto con los protagonistas de la vanguardia artística e intelectual del momento. Escribió críticas teatrales, novelas y ensayos y sus ideas causaron conmoción entre sus contemporáneos. Como un arma de doble filo, el gran drama de Lou era el gran poder de seducción que ejerció sobre hombres ilustres de su época. A consecuencia de ese poder, la vida amorosa ha eclipsado a la persona y su obra.



21 comentarios:

  1. Parece ser una de esas féminas arrasadoras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo a la altura de todos los hombres con los que se relacionó. Era una época de mucho machismo... quizás los asustaba un poco ¿no?

      Eliminar
  2. Gran homenaje a un personaje que se debería conocer mucho más, y efectivamente está en nosotros el cambiar todo, sin ser modelos de nada, a nuestra manera... Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su intensa actividad intelectual la llevó a frecuentar las principales ciudades de Europa a finales del siglo XIX y principios del XX. Y siempre, hasta el final, hizo lo que ella quería.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Olá.
    Os meus desejos de uma semana positiva. Com muita luz, paz social, e crença no que possa fazer-te, seguir adiante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus deseos tan positivos.

      Lo mismo para ti.

      Eliminar
  4. Descubro una vez más mi ignorancia al no saber quién era esta mujer. No me avergüenzo al reconocerlo. Gracias por estas entradas tan didácticas para mí.

    ResponderEliminar
  5. Descubro una vez más mi ignorancia al no saber quién era esta mujer. No me avergüenzo al reconocerlo. Gracias por estas entradas tan didácticas para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el que haya leído algo de Nietzsche, recordará quien era...pues le dejó marcado para siempre...
      Gracias a ti por venir a comentar.

      Eliminar
  6. Hay personas que manan amor sin apenas darse cuenta de ello, yo diría que ella es sólo AMOR.
    La música es el complemento ideal para tu entrada.
    Te he encontrado de casualidad, pero estoy encantada de haberlo hecho.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario si que está lleno de AMOR, gracias por tus palabras. Cariños.

      Eliminar
  7. Yo tampoco conocía la vida de esa mujer pero es evidente que desde siempre han existido muchas como ella. Soy un enamorado de la Historia y reconozco que debería haber una rama dedicada a la mitad olvidada. "Historia de las mujeres" o " La otra Historia, la verdadera". Las pocas mujeres que desde el comienzo de los tiempos han logrado salir a la luz nos demuestran que hay una gran parte de las razones que motivaron los sucesos pasados que permanecen ocultos a nuestros ojos. Hay que descubrirlos.
    Muy interesante la entrada, desde luego, y la música suprema.
    Un saludo Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... más que "Historia de las mujeres" la historia de personas que han aportado algo con sus aportaciones y conocimientos...da igual hombre o mujer, fue su deseo de autoconocimiento lo que la impulsó a convertirse en la primera psicoanalista de la historia.

      Saludos.

      Eliminar
  8. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRNOS TAN INTERESANTE BIOGRAFÍA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario siempre. Abrazo.

      Eliminar
  9. No sabía de ella. Me temo que ser mujer y sobrevivir ha sido tan duro, que cuanto menos en Lou se puede identificar como heroína por su personalidad..

    Gracias por compartir. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ella, nada era imposible y no existían excusas: querer es poder, ella lo hizo.

      Gracias a ti, un cordial saludo.

      Eliminar
  10. No había oído hablar de ella jamás.
    Ahora ya si.

    :)

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una mujer fuerte, no necesitaba que alguien la reafirmase...

      Gracias a ti, Toro salvaje... por venir a comentar.
      Una :) y un beso.

      Eliminar
  11. Marián, el final de tu reseña biográfica es algo que marca a muchos filósofos artistas; sobre todo a las mujeres. Con injusticia las ponen bajo al sombra del hombre, como le pas{o a Elena Garro con Octavio Paz. Mi ignorancia, además, es increíble. Con vergüenza reconozco que no conocía nada sobre Lou Andreas-Salomé. Menos mal que hay blogs que recuerdan a quienes lo merecen.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sí, pero también es cierto que algunas mujeres optan libremente por estar a la sombra de un hombre ilustre. Les gusta eso; es como una simbiosis...le ayudan al hombre a realizar su obra, a hacerle la vida más cómoda, le llevan los asuntos domésticos, tratan de que sean felices y se sientan más cómodos. Creen el la obra del hombre y le ayudan a realizarla. Algunas dedican su inteligencia a eso, llámalo altruismo o lo que sea, pero cada cual es feliz a su manera.

      Saludos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.