..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 13 de febrero de 2017

Un ente...del lado oscuro...

Me pusiste sobre tu espalda y tus hombros como un amito sacerdotal mientras oficiabas  mis deseos en ti. Y te daba igual que yo ya no te sintiera. Me seguías utilizando aunque ya solo fuese un anacronismo. Y te erigías ante mi como un atleta griego presumiendo con tus aires de vencedor...

Y me exhibias  tus dotes oratorias con tus ya acostumbradas anáforas que ya no sabías cuando parar...y volvías a la carga una y otra vez...me parecías un ser  cargado de andromania con esa supremacía tuya de querer demostrar en todo momento tu fuerza física...y a veces... demostrándolo tan exageradamente que resultabas hasta ridículo, como un ser sin alma, lleno de apariencia... como un androide, con ese físico de autómata...con la máscara fría que siempre cubría tu faz.

Todo en ti era una consecución de descontroles, algo así como una leyenda llena de  simbologías... de querer formular preguntas para responderlas tú mismo. Exhibias, innecesariamente, tus conocimientos sobre los cíclopes que Ulises encuentra al huir del país de los lotófagos "que se alimentaban de flores". De esas utopías querías nutrirte tú también. Eras para mi, por todo eso, el ser más falso y despreciable por antonomasia...

Y...

He necesitado tiempo para poder despertar a mis ojos, para ver la longitud y el poder de la llanura invisible que no podía vislumbrar que había ante mis atónitas pupilas. Esa ceguera que me tenía atada a ti como si tú fueras la luz de mi desierto. Ahora ya he podido comprobar que tan sólo eras un espejismo. Y sólo pude ver la verdad cuando, por azar, pude abandonar el desierto...





30 comentarios:

  1. Y qué hermosa y placentera liberación, cuando te despojas de ese tupido velo que no sólo te cubría los ojos, sino, que se adhería a las entrañas, sin más explicación y sentido que un “supuesto” amor ciego y enmascarado, destilando una cadena de jeroglíficos, difícil, o imposible de descifrar… Nunca es tarde para despertar, o sí…tristemente y dependiendo de algunos casos…

    Porque la vida está ahí… Ésa, que es libre y pura por esencia… Como ese mar que nos muestra la profundidad de su ser, intenso y cristalino… Allí, allí es donde en verdad sentimos su luz, su cobijo, y nada ni nadie, debe arrebatárnoslo…

    Bellas tus palabras que hablan de verdades, a veces ocultas… Y precioso el vídeo… Vangelis tiene una magia especial…

    Un post, altamente inspirador... :-)

    Bsoss enormes, querida amiga… ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad siendo el don más preciado, a veces no nos percatamos cuando la perdemos, pensamos que lo más normal es que otros la controlen o gestionen... es como el drogadicto, que sólo cuando sale de ese entorno lo ve claro.
      Pero bueno, que siempre tarde o temprano y por alguna razón se ve la luz.

      Si, es cierto, cuantas pelis perderían gran parte de su belleza sin esa música de Vangelis...

      Besos, enormes, amiga Ginebra.

      Eliminar
  2. En definitiva, te liberas te del fantasma

    Ahora el desierto puedes apreciarlo en toda su extensión y en su belleza encontrarte sin ataduras.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Noel, todo tiene su momento...una luz que te llena de clarividencia...

      Besos.

      Eliminar
  3. No saber que somos libres es estar maniatado. Me haces pensar, supongo que es bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar siempre es bueno, Ester, pensar nunca es malo...incluso en una maraña de ideas a veces te das las claves.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El desierto es la antesala de la vegetación.Al final se termina la arena y comienza la hierba.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo si no te paras...porque la vida es ir hacia adelante, en movimiento...

      Besoss.

      Eliminar
  5. A veces no podemos escapar porque no vemos los barrotes, pero un pequeño tropezón y la realidad se hace presente.
    Buena travesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pilar, algo inesperado puede cambiar el rombo de las cosas.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Ya lo decíamos un día... Lo malo de las estrellas es que deslumbran si las tienes muy cerca y, si de repente apagan su luz, te quedas en la más absoluta oscuridad. Menos mal que hay veces en las que el azar, más que la voluntad (que no es más que una caprichosa que viene y va), nos quita la venda de los ojos. Entonces, tapamos con la mano el fulgor de la estrella y podemos ver que hay un mundo a nuestro alrededor. Todo es cuestión de perspectiva
    Sabes, no sé por qué, pero según te leía me estaba imaginando al impresionante David de Miguel Ángel, ja, ja
    Un beso grande, Marián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sé quien dijo, no recuerdo ahora, que a veces admiramos a una estrella que hace mucho que murió; porque su luz nos llega "en diferido" jajaja. Bueno, parece una tontería pero no lo es tanto.

      No tengo ni idea de porqué te ha venido la imagen de David de Miguel Ángel...como no sea por el resplandor de sus cuernos ;)
      Un beso, Isidoro.

      Eliminar
    2. ah! no, que ese era Moisés...pero bueno, que cuernos también los ponía David.

      Eliminar
    3. Bueno, no sé... creo que era por eso de la perspectiva. Y es que, si te pones frente al David, y sus pies te quedan casi a la altura de la cara, miras hacia arriba y no ves más allá de sus... Bueno, mejor me callo.
      Otro beso

      Eliminar
  7. Se puede vivir en la ceguera por mucho tiempo, pero lo importante es ese saber ver más allá del entorno, para diferenciar los espejismos de las realidades.

    Besos dulces y dulce semana Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque es tanta la ceguera que no ves más allá de los barrotes...porque crees que son tus pestañas que te hacen sombra a tus ojos...

      Besos, Poeta.

      Eliminar
  8. Hola Marián.. Dicen que el amor es ciego, pero no estúpido, y al final del éxtasis, se abren los ojos y se ve la realidad..
    Me gustan palabras que utilizas, y que habitualmente no se hace.. anacronismo, anáforas, andromania, los cíclopes que Ulises encuentra al huir del país de los lotófagos, antonomasia.
    Me encantan.. Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Llorenç te voy a decir que eso de las palabras que están en desuso, lo hago deliberadamente, me gusta desempolvar palabras que se van perdiendo por falta de uso. Creo, además que se va empobreciendo el lenguaje cervantino tan rico, para llenarlo de anglicismos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ese tipo de relaciones tan tóxicas no sirven más que para hacerse daño a una misma. Cuanto más lejos, mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se ve todo al completo desde la distancia...
      Besos.

      Eliminar
  10. Te felicito.
    Parece que te has librado de un horror.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Toro, nunca es tarde si la dicha es buena...

      Besos.

      Eliminar
  11. Mi querida Marián... a veces el amor es tan rebosante que nos anula los sentidos, nos llena los ojos de una belleza inventada y los oídos de una música celestial... pero un día, se nos cae la venda dejando al descubierto la desnudez de las pupilas y al sonido en alta definición... y es entonces... cuando vemos las dunas... y es entonces cuando comenzamos a caminar.
    No imaginas cómo te he sentido y más con esta música. Gracias por esta entrada.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque es esa clase de amor que nubla todo discernimiento, tan sólo ves aquello que quieres ver...por eso quizás a Cupido lo representan con una venda en los ojos y por alguna razón esa venda en algunas ocasiones cae. Tú esto lo has explicado infinitamente mejor que yo, Auro, y me ha encantado que te hayas sentido tan identificada con este post.

      Muchos besos y gracias.

      Eliminar
  12. Sí, Cupido lleva los ojos vendados, quizá por eso que dicen que el amor es ciego. Por cierto que también lleva pañales... ¿será porque en el amor ha veces la cagamos?
    Besos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buenos eres, Miquel!
      Jajajaja...
      Con lo difícil que es hacer reír, tú lo bordas siempre.

      Un beso enorme, y gracias por el detalle.

      Eliminar
  13. Ironicamente, fue ese personaje manipulador quien mencionó algo clave, abandonar el pais de los lotofagos.
    Y veces hay que dejarlo atras algo que se parezca a eso, aunque cueste.

    Bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que dejar algo. Hace poco en una peli, creo que era mi casa en París se decía algo sobre la esencia del amor, creo que era algo así: para dejar que un nuevo amor entre hay que dejar salir a un viejo amor, o algo así.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Joyas como esta conjunción tuya de texto y música son las que hacen que esto de Internet merezca la pena. Por esto, y por la interacción humana que viene después. Mis felicitaciones una vez más por este momento sublime de percepción (y no es vana la adjetivación).

    Besos mil, Marián.

    PD#1: Perdona que no me deje ver con más asiduidad. Tengo poco tiempo, pero no lo voy a poner como excusa (siempre me jorobó esta evasiva). Simplemente, ando un poco "disperso" desde hace ya unos añitos... Supongo que ya te diste cuenta.

    PD#2: Memories of Green. De Vangelis también. No sé si conocerás esa otra canción. Quizá sea la canción que más veces he escuchado a lo largo de mi vida. Merece la pena. La primera es melancólica; la segunda, nostálgica. Hay un leve matiz que las diferencia. Cada una tiene su momento. Yo me pongo la segunda para salir volando (suena ahora en mi ordenador ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado verte tan entusiasmado con esta entrada, sobre todo por hacer acto de presencia, y sé, claro que andas en tus asuntos y tienes un poco dejado de lado tu blog. También sé de sobra lo que tanto te gusta esa música, la de Vangelis. Toda ella es una música que emociona, y en las pelis le da un valor extraordinario.
      Y muchas gracias, Kine, por venir y dejar tu comentario.

      Besos muy grandes, Kine.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.