..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 19 de febrero de 2017

Los amantes...del almizcle...


Él era un adicto al placer físico. Al placer sexual. Había explorado todo su cuerpo para saber  cuales eran sus zonas más erógenas...y cada día estaba experimentando para llegar a esas culminaciones  más álgidas...esas que, como el gato de Algalia que tiene una perfumada bolsa que se emplea en perfumería...algo tan silencioso y tan sutil, como el perfume de almizcle que se obtiene de una glándula situada en la región umbilical del almizclero...

Él tenía ese deseo carnal que le hacía enloquecer...quería llegar al máximo placer. Y  un buen día, y por azar...y sin saber cómo ni porqué encontró a su a álter ego; esa persona que llegó a conocerle tan bien... que depositó toda su absoluta confianza sin restricción alguna en ese nuevo amigo.... Con él se entregaba a los placeres carnales sin ningún pudor, sin ambages ni cortapisas...explayando sus deseos sin ningún tipo de restricción, llegando a experimentar esa ambrosía cual manjar divino sólo concedido a los dioses...

Y como un anubo que se colgaba sobre su cuerpo para celebrar los placeres más divinos...y que le inspiraban los poemas más hermosos...porque los dioses tienen un sentido muy particular del sexo y, como los ángeles,  pueden disfrutan con ello tanto o más que con el amor de las mujeres...

Así que se apartaron de todo y del mundo, como anacoretas que viven en solitario retirados del comercio humano y entregados a su mundo tan particular y lujurioso...enteramente entregados a la contemplación y al deseo de sus cuerpos...


El TEMBLOR

La lluvia 
como una lengua de prensiles musgos 
parece recorrerme, buscarme la cerviz, 
bajar, 
lamer el eje vertical, 
contar el número de vértebras que me separan 
de tu cuerpo ausente.

Busco ahora despacio con mi lengua 
la demorada huella de tu lengua 
hundida en mis salivas.

Bebo, te bebo 
en las mansiones líquidas 
del paladar 
y en la humedad radiante de tus ingles, 
mientras tu propia lengua me recorre 
y baja, 
retráctil y prensil, como la lengua 
oscura de la lluvia.

La raíz del temblor llena tu boca, 
tiembla, se vierte en ti 
y canta germinal en tu garganta.

José Ángel Valente

20 comentarios:

  1. Supongo que todo depende de hasta dónde te lleva ese estado de esclavitud y entrega…en esa ferviente búsqueda del placer máximo… Cada cual se autolimita, prescindiendo de mucho o poco, en aras de ese mundo deseado…

    No conocía nada en lo concerniente al almizcle… Así que una vez más, tengo que darte las gracias por este post, además de felicitarte por los versos escogidos de Jose Ángel Valente…

    Un placer siempre, mi querida Marián…

    Bsoss con cariño, y muy feliz domingo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que el deseo sexual; el sexo sin amor no es completamente satisfactorio. Sólo la emoción del sentimiento...de ese enamoramiento del uno en el otro puede ser lo máximo. Para llegar a esa simbiosis hay que estar enamorados...

      También se dice que el almizcle por su aroma tan potente atraen, ya que por su contenido en feromonas... es algo irresistible...
      También tengo que decirte que José Ángel Valente es un poeta muy de mi gusto.

      Besos bien grandes, Ginebra.

      Eliminar
  2. Hola Marián.. Es lo que tienen las adicciones, pero mejor ya que son adicciones que sean placenteras..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las adicciones en principio no son buenas, a veces se hacen hábitos perniciosos...pero...si somos esclavos de hábitos...mejor que sean satisfactorios y placenteros...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Quien puede resistirse a las adicciones?

    Y si son comunes y complementarias?

    No hay mundo más poderoso. Y a menudo destructivo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que es eso...que a veces...tienen daños colaterales...

      Besos.

      Eliminar
    2. Se asumen, cuando eres adicto a aquello inevitable

      Eliminar
  4. Me quedo con la palabra almizcle, me gusta pronunciarla mucho ¿tendré adicción a ella?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves, Tracy, lo facilísimo que es hacerse adicta a algo?

      Besos.

      Eliminar
  5. Se podrá vivir de esa manera, solo por el placer carnal? Siempre me llama la atención el termino Dioses en tus textos.

    Besos dulces y dulce semana Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dioses son un invento humano. Quizás el hecho de haber creado tantos dioses es porque nosotros mismo lo somos...al menos hemos tenido el poder de ser "hacedores" de la divinidad de los dioses...

      Dulces besos...Poeta y feliz semana para ti también.

      Eliminar
  6. Si alguien es adicto al placer carnal, a buscar el punto máximo en el goce sexual (eso que se sitúa en el infinito del universo), y logra encontrar su alter ego, ese ser capaz de sublimar esa adicción y transformarla en amor puro, no me extraña que se haga anacoreta y se aparte del mundo. Yo también lo haría.

    Besos, Marián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente que ese es el hallazgo más emocionante...dar satisfacciones al cuerpo y encontrar al otro que te complementa...yo también me apartaría del mundo...al menos hasta que se me pasara esa locura... ;))

      Besos, Isidoro.

      Eliminar
  7. Halaaaaa
    Hoy doble maravilla.
    Eres tan misteriosa y extraña... eres un gran interrogante que siempre me sorprende agradablemente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida hay que verla desde sus muchos variantes...Me gusta observar la vida y ver lo que hacen las personas...ese es el único misterio, Toro.

      Besos.

      Eliminar
  8. Ha sido un verdadero deleite de lectura.

    Querida, querida Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Pitt, me encanta que te haya gustado.
      También para mi es un placer leerte a ti.
      Querido Pitt Tristán.

      Un beso.

      Eliminar
  9. tu forma de escribir impregna mi alma de palabras intensas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encanta que te impregnes, Reco...

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.