..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Deseo y realidad...


El primer paso para llegar al conocimiento humano podría ser el percibir la importancia entre la realidad y el deseo...

Un deseo injustificable se manifiesta como un impulso primitivo, como una fuerza innata y egoísta...

Por el contrario la realidad choca con ese principio insondable que hay que domar para vivir con nuestros congéneres de forma civilizada.

Por tanto, lo que se precisa  es un ajuste entre la realidad y el deseo...

La verdad es el camino, la verdad está viva... por consiguiente es cambiable...no tiene lugar el descanso...la vida sigue y fluye...

Y....

Si tú tuvieras alguna posibilidad de hincarme el diente... no necesitarías ningún artilugio...

37 comentarios:

  1. por partes. Cuando un tenedor levita y gira en torno a una mujer y no te das cuenta hasta que quitas la vista de su cuello hermosamente mostrado, quizá se respondan todas las preguntas. Entre la realidad y el deseo siempre existe ese espacio insondable que cuando se recorre puede entenderse lo que es el bosón de higgs y acabar en el otro extremo del universo

    No sé si he entenido algo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco, creo yo, que haya que rebuscar tantos porqué...uno se ajusta a lo que hay sin transitar por el universo sideral...

      Es tan sencillo como eso.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¿Necesitan los deseos se justificados?
    Suele aprenderse rápido la diferencia entre deseo y realidad. Aunque tal vez haya excepciones, como parece decirlo tu frase final de esta entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que ser contundente para que se entienda, andar con sutilizas no sirve de nada. Los deseos son libres y la realidad están ahí para frenarlos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es más educado hacerlo con el tenedor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, un tenedor es un signo de progreso...una forma de facilitar un buen bocado...
      Besos.

      Eliminar
  4. Buena descripción que diferencia, soló por un tenedor, lo que es deso y lo que realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son detalles que te van guiando de si es con cuchara o tenedor...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Los ajustes son todos difíciles de conseguir. Muy buena entrada y muy buena imagen.
    Ambas fantásticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasamos la vida tratando de ajustarnos a realidades...no siempre se consigue, pero hay que intentarlo.
      Gracias, Tracy, besos.

      Eliminar
  6. ¿Que fue antes la foto-gif o tu reflexión?, sin tenedor me recuerda a Dracula, porque está claro que no eres una pizza. y ya para terminar la verdad siempre abriendo paso a la realidad. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto fue primero, Ester.
      Casi siempre una buena imagen resulta inspiradora. Con esa observación tuya queda demostrado lo buena bloguera que estás hecha.
      Abrazucos.

      Eliminar
  7. Tus entradas siempre dan la oportunidad de entrar en debate con uno mismo, de reflexionar sobre la controversia que nos presentas en algunas ocasiones... y ahora mismo, así me quedo... en un soliloquio mental.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué bien, Auro. Yo siempre intento darle la vuelta a las cosas...a veces me llaman pesimista...pero engrasar las neuronas nunca está de más...Además puede servir como defensa para rebatir cualquier circunstancia.
      Aunque tu azotea está muy bien amueblada, tengo que decirte.

      Muchos besos, amiga.

      Eliminar
  8. Realidad y deseo para mí no van por el mismo camino, el deseo suele tener algo de irrealidad, ese impulso que se revela por sobre lo establecido. Diría que parte de una realidad anhelada.

    Besos dulces y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los deseos siempre vuelan por encima de las realidades...son sueños que anhelamos que se materialicen...
      De eso el poeta sabe mucho ¡qué te voy a decir que tú no sepas!

      Dulces besos y buena semana.

      Eliminar
  9. Un tema que va para largo creo. El deseo como objeto o el sentimiento y luego te deseo. que viene el huevo o la gallina primero?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es que se puede contemplar desde varios ángulos...un sentimiento puede suscitar un deseo, y un deseo...no está tan claro que desemboque en profundo sentimiento.
      Ese es el quid de la cuestión.

      Besos.

      Eliminar
  10. Dejar fluir...lo que el corazón sabe...

    Sin más...

    Entre tanto pensar surge la duda y s veces el error.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corazón sabe...
      y sí, mejor dejarse llevar.
      Y aún sin pensarlo tanto puede surgir el error.

      Y mucho mejor es escribir al dictado del corazón para que destile bellas palabras...como lo haces tú, María.

      Besos,

      Eliminar
  11. Que difícil es ajustar deseos y realidades.
    De eso viven los psiquiatras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Toro, para este asunto y cualquier otro, mejor lejos de los psiquiatras...que son capaces de complicarlo todo para poner más horas en el diván...

      Besos.

      Eliminar
  12. Siempre se dice aquello de buscar el equilibrio como forma de vida para tener esa armonía y bienestar de mente y espíritu, pero creo que a veces resulta verdaderamente difícil, por no decir imposible. Es más, incluso me atrevería a decir, que en algunos casos, ni tan siquiera nos favorece ni nos satisface como queremos si intentamos buscar un punto de encuentro entre ambas cosas. Creo que hay deseos que no se deben reprimir o justificar para ese ajuste con respecto a la realidad, porque son dos percepciones que no pueden ir a la par, o no deben, siempre que uno sea consciente de lo que es cada cosa. La realidad es lo que es, y tenemos que acarrearla como sea, sí o sí, enfrentándonos muchas veces con nuestra forma de sentir y ver la vida. Quizá por ello nuestros deseos, ésos que nacen desde nuestra propia libertad para forjarlos y alimentarlos, son lo que en verdad nos hace sentir lo que somos desde nuestro más sincero instinto, y eso, no tiene precio…

    Me encanta la imagen… “tiene duende” …además de ser un precioso espejo de lo que reflejan tus letras… Y que me encanta que lo hagas con tu siempre maestría para hacerlo… Me gusta perderme y encontrarme, de la mano de tu pluma…

    Bsoss y cariños enormes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas apasionadas suelen verlo como tú lo ves, Ginebra. Así que mejor tirar por la calle del medio y que pase lo que tenga que pasar...
      Cuando se trata de sentimiento, eso está bien, y el deseo está ahí, y libres somos para intentarlo...

      Sí, la foto tiene su qué, y creo que este post ha quedado bien ilustrado con ella ¿no?

      Besos muy grandes, Ginebra.

      Eliminar
  13. La realidad como alcanzable, el deseo como anhelo imposible... me gusta pensar en ese espacio pequeño y resbaladizo en que ambos se mezclan,
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre quedan espacios para la meditación...lo que sucede a veces es que es tan grande el deseo...
      Un beso.

      Eliminar
  14. Realidad y deseo son como dos caras de una misma moneda. Sabemos que están casi juntas, pero nunca es posible unirlas.

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que los sentimientos a veces nos desbordan...

      Suerte.

      Eliminar
  15. El deseo forma parte de las emociones humanas.

    Hay deseos que son vitales.

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se suele decir, que si no deseas algo es que estás muerto.
      El deseo acelera el corazón y la sangre late en las venas...

      Besos, hermosa.

      Eliminar
  16. Claro que sí, no hace falta ningún artilugio. A veces sabe muy bien comer con los dedos. Y la realidad... pues es lo que abre o cierra las puertas del deseo, según el momento.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los protocolos y las etiquetas... para el mundanal ruido...
      pero los sentimientos generan confianza...y ya sabes cómo es eso...

      Besos.

      Eliminar
  17. El deseo lleva dentro el impulso creador. Saludos en mi primera visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Capitán Smith, espero que tu deseo siga siendo venir más veces por aquí...

      Eliminar
  18. En mi opinión, realidad y deseo son como las dos caras de una moneda. Que ambas coincidan es tan difícil como que la moneda caiga de canto. Si un deseo se convierte o se diluye en realidad, al instante nace de él, como ave fénix, otro deseo aún más irrealizable si cabe. Aunque bueni, también es cierto que, este devenir es la base del progreso humano, que mientras busca la esencia de Dios, inventa más y más artilugios para llegar hasta ella. Y, siguiendo tu aguda reflexión, a veces probar la esencia de la vida es tan fácil como darle un bocado, sin tanto artificio.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues según tú, ya veo que mi aguda reflexión se merece un comentario más profundo y agudo, si cabe. Y es muy cierto que el deseo cuando se encuentra con una pared empieza a buscarse la vida para treparla... y de ahí, te has ido a lo del progreso, que se inventa artilugios para entretener el camino de la búsqueda...y entre "ires y venires" pasa la vida...

      Me encanta que dejes comentarios a posteriori...
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. El motivo de los comentarios a posteriori es que no entro en tu blog por la última entrada sino por la última que yo he leído. A ver si me pongo al día, je, je
      Un beso muy grande

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.