..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

miércoles, 31 de agosto de 2016

El camino a Damasco


La conversión de Pablo

No era necesario que el señor Pablo Iglesias pisara el Hemiciclo para saber que el Parlamento es una portada de publicidad de la clase política. Para saber que el pueblo está por encima de toda esa parafernalia. Para constatar que el pueblo llano sólo quiere poder  vivir honestamente de su trabajo. Y saber que los políticos le piden  al pueblo su voto sin aportarle apenas una mínima información para que sepan lo que eso significa. Pablo Iglesias, sabe también, que los medios de comunicación están al servicio de los poderosos y que intentan dirigir, con sus editoriales, al pueblo para que sepa lo que es "mejor" y más  le conviene hacer...

Pablo iglesias ya sabe que él no es un político al uso.

Pablo Iglesias ha señalado que el camino pasa por convertirse en un «partido normal», lo que entraña nuevas oportunidades pero al mismo tiempo importantes «riesgos». Tantos, que ni siquiera está seguro que el proyecto «sobreviva» tal y como se le conoce ahora. 


«Eso me impresiona. Incluso me acojona», reconoció sobre unos desafíos que calificó como los «más complicados» que ha tenido que afrontar la formación morada hasta la fecha, entre los que están seis elecciones y su construcción como organización.

Parece que en esta andadura ya les han hecho ver la luz...y como a Saulo de Tarso, cayendo del caballo en el camino a Damasco, han visto el resplandor de la verdad...y es que el Poder no está en quien lo representa, sino en otras instancias superiores  (suprapersonales), otros entramados  que no están a la vista. El que lo representa en el Parlamento es un títere, un muñeco manejado por los dedos del dinero.
¿Verdad que se comprende, entonces, por qué hombres tan mediocres e insustanciales como los ya vistos siguen (y seguirán) en el poder?


21 comentarios:

  1. El pueblo tiene razones que la razón no entiende. Por qué la razón está secuestrada por poderes ajenos a las razones del pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las razones del pueblo nunca han sido tomadas en cuenta por los sinrazón. El poder necesita al pueblo para prosperar...ellos se nutren con su mano de obra. Por eso la esclavitud nunca será abolida completamente.

      Besos.

      Eliminar
  2. No debemos sorprendernos pues no es novedad, el dinero hace ... mucho que mueve los hilos, él mismo sabe que lo necesita para conseguir lo que sueña. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pueblo produce lo que al final compra con el dinero que recibe, con lo cual el poder cada vez está más fortalecido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hace tiempo que los políticos dejaron pasar a las empresas del Ibex-35 y a los fondos buitre, ellos son meros intermediarios entre un pueblo que pinta una polla y ese gran capital depredador.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo está en manos de ese depredador, el sistema está hecho a su medida, y no hay más...no se encuentra una salida.

      Saludos.

      Eliminar
  4. El problema es cuando la prepotencia y el ánimo de creerse infalible domina el discurso. No hay que olvidar tampoco que los cálculos electoralistas pueden llevar a decisiones que marginan lo prioritario por intereses partidistas o personalistas. Me quedo con Garzón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, Garzón, Iglesias o el chico comodín que sirve para todo. Pero por unos o por otros la casa sin barrer.
      Besos.

      Eliminar
  5. Los medios de comunicación de los que disponemos, son uno de los más importantes e imprescindibles pilares para mantener en pie una sarta de mentiras que poco a poco van cayendo por su propio peso… Lo queramos o no, el vil metal lo mueve todo y es necesario para todo. Son las manos de quien lo maneja, como ya sabemos todos, en dónde debería centrarse la mirada y poner remedio de una vez por todas. Pero el mundo parece tener miedo de mover un dedo, o que simplemente es más cómodo no moverlo.

    Muy buen planteamiento y exposición tu post, de lo que nos atañe en estos días huérfanos de gobierno…

    Bsoss enormes, amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo gira alrededor del poder económico. Hace ya mucho tiempo que la prensa libre dejó de ser, todos están comprados...es triste pero es una realidad. Y parece que aún queda mucho para que la cosa caiga sobre sus cimientos. Estamos a la espera pero nadie hace nada.

      Besazos, Ginebra.

      Eliminar
  6. Tuvieron su punto de éxito, su oportunidad de cambiar todo...
    Se endiosaron, y el señor Pablo Iglesia se ilumino....
    Ahora tienen en sus cien frentes internos, guerras idealistas, pacifistas, nacionalistas y todo o que acabe en "istas"
    Paso su tiempo, no supieron aprovecharlo y han perdido la atención y confianza de la gente de la calle.
    Un millón de votos menos en tres meses y lo que les queda por perder en las próximas en conjunción con IU..
    No son ejercito, son guerrilleros con mil cabezas diferentes en mil batallas distintas..... Caos y élite universitaria.
    Acabarán en ese rincón de los puristas donde tantas izquierdas fueron olvidadas....

    besos rojos.
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que no les quedaba otra: entrar en la pomada del poder político, ser uno de ellos y desde ahí empezar a cambiar las cosas, pero...querido amigo, la cosa está atada y bien atada.

      Besos rojos y puños en alto.

      Eliminar
  7. Coincido al mil por mil con la opinión de Emilio Manuel.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Don Emilio lo tiene claro...casi todos lo tenemos... y sólo nos queda que el gran depredador nos coma vivos...

      Besos.

      Eliminar
  8. A Pablo Iglesias le encuentro una persona prepotente y con mucha soberbia, prefiero a Iñigo, le encuentro más dialogante.

    Hacía ya tiempo que no venía a tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al señor Iglesias le encuentras prepotente y soberbio...aunque nunca hayas hablado personalmente con él ¿o sí? de todos modos estamos en nuestro derecho de emitir una opinión sobre cualquiera aunque sólo le conozcamos "de oídas" (supongo que sabes por dónde voy) jajaja, María, que te agradezco que te des una vuelta por aquí. Gracias por leerme y dejar comentario.

      Un beso.

      Eliminar
    2. En realidad me expresé mal en el comentario, eso me pasa por escribir a toda máquina jajaja quise decir que Pablo Iglesias ha demostrado ser prepotente y con mucha soberbia, sobre todo en la investidura de Pedro Sánchez, es la opinión que viene en muchos medios de comunicación, no es que yo le encuentre así, es que es lo que ha demostrado durante estos meses.

      Lo cierto es que todos, y tú una de ellas, es que se suele emitir juicios de lo que leemos, que conmigo lo has hecho en mi blog, y en otros, ya te lo comenté una vez.

      Un beso, guapa.

      Eliminar
  9. No soy un homo politicus, por lo que me temo que mi opinión esté desactualizada en estos temas. Yo leo tu post y me parece que analizas de forma clara y contundente, con un criterio bastante más formado del que yo pueda tener en cien años, je, je. Pero porque me lo he leído, quiero dejarte este comentario. Porque me gusta como escribes, tanto si es ficción literaria como si es análisis político… o ambas al mismo tiempo, je, je. En cuanto a Podemos, en mi precaria opinión, fue bonito mientras duró pero, efectivamente, una marioneta sería, por lógica, incapaz de cortar sus propios hilos. Tendría que haber un Hada Madrina que le diese vida (si es Gina Lo… como se escriba, mejor que mejor) y aun así, tendría que luchar contra zorros y conejos (banqueros) que intentarían engañarle, o contra ballenas enormes (grandes corporaciones) que intentarían tragarle… Vamos, un imposible para el ser humano corriente.

    En fin, un placer leerte. Un beso Marián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me creo que tú no seas un animal político. Según Platón lo somos todos. Ni me creo que tú no seas capaz de escribir un análisis político con fundamento. Yo, pobre de mi, voy leyendo y viendo lo que hacen los políticos y lo que dicen...y voy sacando conclusiones. Conclusiones muy lógicas, de esas de andar por casa.

      En cuanto a Pablo Iglesias, no lo veo en La Moncloa, la verdad. Él es un hombre de verbo fácil, que le pone mucha fuerza, mucha pasión y mucho ardor en lo que dice. Algunos estudiosos del personaje dicen que es un animal mediático. Y yo así lo creo; pues salga en el medio que salga las audiencias se disparan.

      Tampoco creo que él esté por la labor de gobernar ni nada. Lo suyo es debatir y creo que desde otro sitio, como sea un medio de comunicación propio, podría inspirar a los que de verdad desean poder.

      Y el mayor inconveniente son esos monstruos; eso entramados, esos banqueros a los que tú has mencionado con acertadas metáforas.

      Y muchas gracias por los piropos, es un honor que un escritor como tú eres me diga esas cosas tan bonitas.

      Un millón de besos.





      Eliminar
  10. Me temo que estamos condenados a este monótono bipartidismo, la Banda de Moebius de la política. Sin duda la banca es el gobierno -más o menos- en la sombra. De momento, los islandeses lo vieron claro. Aquí seguimos con las neuronas aletargadas por el calor.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa está como está, y que tú la comparas a la Banda de Moebius. La verdad es que es así; están en ese círculo donde no hay entrada ni salida...los viejos políticos no salen y los nuevos no encuentran la entrada. un círculo sellado y bien sellado.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.