..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

martes, 19 de abril de 2016

Irse alegre...



En los días lluviosos como hoy recuerdo a mi abuela. Y siempre que hago reflexiones sobre la vida y la muerte la traigo a mi memoria...ella decía que la vida de la mayoría de las personas es bastante larga; con sus penalidades y alegrías. Ella tuvo una vida buena, no porque en la familia no ocurrieran cosas tremendas, que sí, si no porque ella buscaba la razón de todo y prevenía las consecuencias. Tampoco era una persona que se dedicara a investigar a fondo un problema, ella sabía que todo es complejo, así que buscaba la solución por la vía más práctica.

Cuando murió, no hace mucho, habiendo alcanzado la edad de 91 años, estaba más lúcida que muchos de su familia. Solía decir que la vida era eso; saber llevar todo aquello que te acontece sin grandes aspavientos...y cuando ya tenía la edad de una verdadera ancianidad, solía decir que había que morir con dignidad..."sin dar el coñazo a nadie". Porque morirse es ley de vida, y cuando el cuerpo ya es un lastre, lo mejor es salir de él y marcharte como has venido; ligera de equipaje. ¡Con qué elegancia murió esa mujer, sin asustar a nadie!

Y ahora que... yo ya estoy alcanzando la cima de la vida, ( en 15 años pasas de 25 a 40; eres una cría y  en un pestañeo ya eres una adulta mayor) y mirando de soslayo la bajada de la montaña por el otro lado...que sé que me queda la parte más dura...pues siempre descender es más peligroso. Y lo he pensado en estos días... que no sé si por una mala postura o un esfuerzo innecesario, he sufrido una contractura muscular en la espalda. Nunca había sentido tantos dolores...¡Por Dios ! empiezo a estar asustada de que no pueda ya controlar mi cuerpo serrano a mi antojo...


Por eso he pensado en aquello que decía mi abuela: "cuando el cuerpo ya es un lastre, lo mejor es salir de él y marcharse como has venido; ligera de equipaje".
Pero buenoooo...que eso lo pienso ahora, en este momento, porque tengo un dolor en la espalda que nunca antes lo había tenido. Supongo que se me pasará y volveré a vivir la vida a tope...




34 comentarios:

  1. cuanta intensidad de palabras bellas canta la soledad del escrito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, RECOMENZAR, por tus amables palabras.

      Eliminar
  2. La mayoría de las veces, el cuerpo y el espíritu van por caminos diferentes. El cuerpo no siempre responde al pensamiento del espíritu, y éste, no asume que su cuerpo va en descendente… Pero hay algo muy cierto, y es que cuando el espíritu se siente vital y joven, el cuerpo lo refleja, y qué decir de la mente. Y desde luego, la positividad y naturalidad con la que ver ese ciclo de vida, que tenía tu abuela, es admirable, esa es la más sana manera de sentir. Chapeau por ella! ;-)

    Y cuídate esa espalda, pasará… Y como muy bien dices, a vivir!! Porque la vida, a pesar de pesares, es hermosa, y nosotros, también debemos serlo, en cuanto a esa actitud y vistas hacia la vida y hacia todos…

    Maravilloso post, Marián!!

    Bsoss gigantes y a mejorarse!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Ginebra; el cuerpo no siempre refleja lo que el espíritu mental siente. Pero si es cierto que la mente tiene la capacidad de ponerse en primer lugar y domesticar al cuerpo. El motor sin duda es el cerebro y lo que este es capaz de hacer. La voluntad tiene un enorme poder. El que tiene una mente poderosa puede regenerar el cuerpo en gran medida. Mi abuela tenía una gran fuerza mental y una gran clarividencia. Para mi siempre será un espejo donde mirarme.

      Besos.
      P.D. Me cuido mucho, para mi el cuerpo es importante; es el traje de mi alma.

      Eliminar
  3. Sí. Se te pasarà tranquila.
    besos.

    Hay otras cosas peores. Espero que te cures pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Amapola. Ya voy mejor. Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  4. La sabiduría está justamente en descubrir cuáles son las verdades absolutas. Como lo hizo tu abuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante es saber quienes somos, sin duda.

      Eliminar
  5. hay que vivir acorde con nuestras capacidades físicas, vienen dadas en parte por la edad y en parte por como hemos cuidado nuestro cuerpo.
    Tiene razón en cuan hay que relativizar todas las cosas buenas y malas que nos pasan a lo largo de nuestra existencia.
    E irse ligeros de equipaje y sin dar el coñazo;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es esa gran parcela donde se aprende a vivir. Suena redundante, pero es así.
      Besos.

      Eliminar
  6. Yo recuerdo cuando inaguré la cuarentena, que una de las cosas que más me llamó la atención es que los dolores eran persistentes, y que las recuperaciones llegaban, al rato. Pero también despliegas madurez, cierta satisfacción en logros personales y contemplas la vida con perspectiva. No suelo pensar acerca de la caída libre que nos espera, disfruto y me preparo al equilibrio con el que debe afrontarse lo inevitable, como lo hizo tu abuela. A esa espalda un buen masaje y los mimos que sean necesarios

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, el cuerpo te va dando señales de que no es algo para siempre; tiene su desgaste, por eso hay que cuidarlo al máximo. Cada contratiempo es una señal. Decía Machado que si sabes salir de esos inconvenientes vas ganando a los retos del tiempo.

      Besos.

      Eliminar
  7. Hola Miarán.. !Ah!.. la riqueza emocional, la sabiduría de las abuelas..
    A los 40 plantearse que el camino hace bajada, bueno, si quieres.. pero seguro que falta por vivir lo mejor.. pasar la dolencia puntual, y el cuerpo y la mente se adaptan al camino, cuando hace subida y cuando hace bajada, aunque el ultimo tramo, haya que acompañarse de un bastos, pues la bajada es muy pronunciada..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, que me quedan muchas cosas por vivir...lo que pasa que con los años vas viendo la vida en toda su realidad. Y lo que de ninguna manera quisiera es empezar a tener miedos. Cuando eres muy joven no ves los peligros, y a medida que te haces mayor pierdes algo de seguridad, y eso es lo que no quisiera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Lo primero desearte un pronto recuperación, lo segundo que las abuelas son sabias, la mía lo era y ademas divertida, tambien murió algo mayorcita con 93 añitos. A todos nos gusta vivir muchos años pero no queremos ser viejos, eso se consigue viviendolos con ilusión y tratando de crear recuerdos formidables para cuando hablen de nosotros. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las abuelas son estupendas, al menos la mía lo era. Me dejó muchos y buenos recuerdos y, sobre todo, tenía un gran sentido del humor. Con ella era imposible ponerte triste.
      Saltos y brincos.

      Eliminar
  9. Love this post, your blog.
    That first photo -- so beautiful, so erotic.
    Nice,
    xxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantadísima estoy, Rick Forrestal de que disfrutes tanto con mis post´
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  10. Qué sabia era tu abuela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tan sabia como la tuya también, Tracy.

      Eliminar
  11. Ay, Marián! Por mis muchas horas en el tablero de dibujo ya conozco bien las contracturas y los pinzamientos de espalda ¿Has probado Voltarén inyectable?
    Muy madura la decisión de tu abuela, vivir intensamente y llegar al final lo más discreto que se pueda.
    Que te mejores!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Miquel, seguro que me entiendes, además que yo siempre me siento de cualquier manera, cruzando las piernas y esas cosas...pero ya veo que ahora ya tengo que tener más en cuenta a mi cuerpo. En la farmacia me recomendaron Voltadol Forte, que se aplica en la zona dolorida, pero apenas noté mejoría. Ahora ya estoy mejor, el dolor va remitiendo por sí solo.
      Muchas gracias, Borgo.

      Eliminar
  12. Tu abuela sabía latían.
    Imítala.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Toro, sabía mucho mi abuela, tenía una inteligencia innata.

      Besos.

      Eliminar
  13. Siempre presente la sabiduria de nuestros mayores, que bueno saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es una suerte no olvidarlos y aprender de ellos.
      Saludos.

      Eliminar
  14. La sabiduría de quienes no tenían acceso a internet es la que nos sirve para intentar adaptar la vida a la situación física cambiante en la que nos movemos.

    Si estás pachucha, que te mejores. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora nos podemos atiborrar de conocimientos dudosos. Pero ellos aprendían sombre su experiencia vital.

      Sí, ya estoy mejor, gracias Alba.

      Un beso.

      Eliminar
  15. Yo siempre me acuerdo de la mía cuando me ondulo el pelo, le encantaba el pelo con volumen. A veces me la imagino acariciándome la melena...
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se enorgullecían de nuestra belleza...;)

      Besos.

      Eliminar
  16. Saber marchar, poder elegir, una idea que me ronda cada vez más por la cabeza, será que me duele la espalda.

    Bromas aparte, la conciencia del cuerpo puede ser el camino para tomar conciencia de que nuestro tiempo es limitado.

    Un beso y cuídate

    ResponderEliminar
  17. Y llega un tiempo en que el cuerpo pide más cuidaditos...trátame bien, nos dice, que no soy eterno...

    Un beso, Pili.

    ResponderEliminar
  18. Varias veces lo leí estos días,y pensaba,para mis adentros,que cualquier comentario sería un simple y borroso bosquejo de lo que quisiera decir.Porque esa mujer(que lamento tu pérdida,dices que fue reciente,pero me alegro de la forma en que se fué a su vez,por ti) lo dijo todo con pasmosa y lúcida sencillez.Lo que si puedo decirte,es que esos,en tu caso dolores de espalda,a mí,hoy que también es día lluvioso,me hacen anhelar "el tacto",ahora,en mis 39 años y plenamente consciente de cuanto uno dice y ejecuta;y que no se puede decir mejor a como lo he leído,porque son pensamientos de los que te atracan,no asaltan.No hablo de un tacto cualquiera,no uno que me calme la contractura con sus dedos(que también),el tacto al que me refiero,es el de una mirada,esa que lo hace cuando tu no miras,la que te habla en silencios,la que te diga "estás aquí para seguir exprimiendo la vida,y no pararé de recordártelo",aunque uno se lo recuerde a si mismo,yo,no ceso de pensar en ello,en un tacto visual que me diga por fin que no abandonaré mi cuerpo sin haber hecho cuanto debía,que lea conmigo mis cicatrices y me invite a leer las suyas,mirando,con la huella digital de su iris clavando la profundidad de la pupila,y luego,puede arder todo que sabré que llegué donde anhelaba llegar.
    Besos,sin lastre corpóreo...

    ResponderEliminar
  19. Menuda abuela... Esas palabras encierran mucha filosofía de la vida.

    Espero que el dolor remitiera.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.