..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Parad el mundo que me bajo


Parece que esta chica no lo tiene muy claro...

Este sí, y no es el único.

¿Quién dijo...la ya famosa frase "Parad el mundo que me bajo"?

Si les gusta el humor disparatado, pero mordaz, conocerá al humorista y actor estadounidense que saltó a la fama mundial junto a sus hermanos. ¿Necesita más pistas?

Su nombre era Julius Henry Marx, su marca de identidad unas pobladas cejas y un bigote y siempre acompañado de un puro ¿Ahora sí?

Se trata de Groucho Marx, que despuntó en varias facetas artísticas a lo largo de su vida, ya que fue actor, humorista, presentador y escritor. Aunque, es verdad, el mundo le recuerda ante todo por su sátira de los convencionalismos sociales mediante un humor crítico con la cultura, la sociedad, la diplomacia, etc. Junto con sus hermanos dinamitó la concepción de la comedia y el cine del humor y creó un estilo propio que hoy por hoy sigue siendo admirado. Un humor sobre los comportamientos humanos, inmortal y despiadado, en el que sentirse reflejado y con el que se le escapará más de una sonrisa:

"Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente". (Esta sí es una sabia decisión: ¡Que no cuenten conmigo! dice el repartidor de collejas a su vástago)

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.” (Con esta frase se siente bien identificado el candidato Maria(no) Sora...¡Ya! )

“Sólo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Si responde sí, ya sabemos que es un corrupto.” (Vaya ¡Qué bonito! )

¿Qué más se puede pedir a estas alturas?

Bueno...hay quien piensa que el candidato Rajoy es un tipo "aturrullable" con lengua propensa a trabucarse. La Merkel, algo políglota ella, le daba lecciones prácticas de francés...y ahí si que parece que prosperó...




miércoles, 25 de noviembre de 2015

A una insinuación...La Maga...


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos"

Rayuela

"¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinda sobre el agua".

A  este libro de Cortázar se le ha llegado a definir como antinovela o contranovela, quizás porque algunos de sus personajes sean bastante enigmáticos, tanto como lo seamos las personas..más incluso que los personajes. Y sin duda el personaje más enigmático sea la Maga, llamada Lucía. Parece ser que Cortázar quiere  sacar a la luz algo que nadie ve: "“Solamente Oliveira se daba cuenta de que la Maga se asomaba a cada rato a esas grandes terrazas que todos ellos buscaban dialécticamente.” Ella no lo logra a través del intelecto, pero sí a través de afirmar la vida, algo que Oliveira no ha logrado. “Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada.” Trascender a un estado superior, establecer su propia moral, poseer un fuerte sentido individualista; son todas características que la Maga y él...el Übermensch parecen compartir...Algo que me recuerda a esa idea tan nietzscheana.

Cortázar no acata una preceptiva, varía, fantasea, desvaría... pone en juego todos los lenguajes, todos los tonos, todos los registros, desde el humor irónico hasta el más dramático y sobrecogedor. Y también se ha dicho  que Rayuela es una "jugarreta novelesca, jugada metafísica, juguete lírico, Rayuela es también un dispositivo lúdico y un disparador humorístico. Su título designa un juego, mezcla de azar y de destreza, para alcanzar  desde la tierra la medialuna  del cielo"

Para mi, la habilidad de Cortázar es la de un maestro de la improvisación en encuentros sorprendentes del azar...con escritura automática a veces, y otras veces mostrando a un polígloto ultraletrado...que despierta una conciencia estética que le permite parodiar cualquier estilo.

Y...

Por supuesto que yo no voy a analizar aquí lo que pretende decirnos Cortázar en esta Rayuela. Porque si algunos eruditos la han bautizado con el sobrenombre de antinovela o como el propio Cortázar prefería denominarla,  "contranovela", no seré yo quien me rompa la cabeza tratando de dar una explicación lógica. Creo que lo que procede es no buscar respuestas inesistentes, porque bajo mi humilde opinión, de lo que se trata es simplemente de verlo como un juego entre lector y escritor...tal vez, pienso, como el niño sumergido en su mundo mientras juega a la rayuela en la búsqueda del Cielo.



P.D. Cortázar recuerda a Morelli con esta ingeniosa frase: " ¿Cómo contar sin cocina, sin maquillaje, sin guiñadas de ojo al lector? Tal vez renunciando al supuesto de que una narración es una obra de arte. Sentirla como sentiríamos el yeso que vertemos sobre un rostro para hacerle una mascarilla. Pero el rostro debería ser el nuestro".

De momento lo estoy leyendo con mucha parsimonia: despacito y buena letra...quizás más adelante saque otras conclusiones, pero mientras tanto disfruto con su lectura.


sábado, 21 de noviembre de 2015

El mundo se equivoca...


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

Julio Cortázar

Rayuela



domingo, 15 de noviembre de 2015

Pie de foto...


"Para mí, las únicas certezas dignas de fe son las que desayunan dudas cada mañana".
Eduardo Galeano


martes, 10 de noviembre de 2015

¿Pienso, luego existo?


Si la fe mueve montañas, como decía aquel hombre, y la fe por tanto da vida a los que creen en esa afirmación, habrá que tratar con mucho respeto a toda esa gente tan sensible con los principios religiosos.

A estas alturas la ciencia dice que "la idea de que el hombre se creó a imagen y semejanza de Dios sin duda puede descartarse". El cuestionamiento de la condición única de la humanidad en la creación es igual de alarmante que la afirmación de Copérnico según la cual la Tierra no es el centro del universo, escribe Nancey Murphy, una filósofa del Fuller Theological Seminary, en su libro "Bodies and souls or spirited bodies?"

Otros científicos también cuestionan esas preguntas que pueden hacer los creyentes sobre el alma ya que no es un tema para la ciencia "no es algo físico y el mundo de la ciencia no puede investigarlo"
Como tampoco creo yo que pueda investigarse científicamente sobre eso de que Dios lo ve todo y está en todas partes...¿se podría comprobar eso? Quizás sí, los estudios de la Mecánica cuántica están ya muy avanzados. Y si fuera eso cierto ¿se podría comparar a Dios con un voyeur sin  alma, despiadado, contemplando a esas muchedumbres abandonadas y sin rumbo, a la deriva, al pairo y hacia ninguna parte... esas atrocidades que se cometen en las guerras, esos niños a la intemperie con  los padres desesperados, esas guerras que utilizan a los niños como herramientas, poniendo armas en sus manos, adiestrándolos para matar. Eso y las mil y una masacres que el hombre va sembrando por todo el orbe?

Y...

¿Sufre Dios ante esas atrocidades?
Yo creo que no.
Dios es un ser perfecto, no puede sufrir...
En el Cielo sólo hay paz, música celestial, bienestar  y tranquilidad...
en ese cielo bendito se está por encima del bien y del mal.



jueves, 5 de noviembre de 2015

Todo es adrede, todo hace trizas el alma


Alertas

En este mundo nuestro, todos vivimos en estado de alerta. En un pasado no demasiado lejano, las alarmas eran armas de la naturaleza: inundaciones, temblores de tierra, vientos huracanados, lluvias torrenciales, aunque no hay que olvidar que a veces venían acompañadas por desvaríos humanos. Ahora son éstos los que provocan las peores alarmas. Sin ir más lejos, la tan mentada globalización es en última estancia un gran basurero del poder.

Nos alarman las invasiones y su obligatoria colección de cadáveres, nos asusta la presencia de algún dios en las guerras. De a poco nos vamos enfermando de alertas, y el sosiego natal va quedando allá lejos, mezclado con el barro de la inocencia.

Las alarmas se han convertido en un estilo de vida, y a veces en una antesala de la muerte.

Nos alarmamos  al distinguir el rostro impávido de los dictadores, para quienes las únicas alarmas son las revoluciones. O sea que si queremos asustarlos, aunque sea un poquito, debemos construir nuestras modestas alarmitas revolucionarias, para que al menos se miren al espejo y se den asco.

Mario Benedetti



domingo, 1 de noviembre de 2015

La filosofia de lo real y lo virtual


La ontología, rama de la filosofía que se ocupa de clasificar lo que existe. Esta palabra se forma a través de los términos griegos οντος, ontos, que significa ser, ente, y λóγος, logos, que significa estudio, discurso, ciencia, teoría. La ontología...esa ciencia metafísica que estudia lo existente y que no para de sufrir una ampliación de catálogo sin precedentes en la historia.

En el plano estrictamente filosófico, según Aristóteles, la ontología es la que denominaba a la "filosofía primera", y Andrónico de Rodas la denominó "metafísica". La creación del nuevo vocablo se debió  al deseo de evitar la confusión entre los dos términos, que aludía  tanto al estudio del ser "en general", como al del "primer" ser, Dios.
La ontología ha sido entendida, pues, de muy diversas maneras. Kant la denominaba filosofía transcendental ya que contiene las condiciones y los primeros elementos de nuestro conocimiento..."a priori".

Y...

Antes existían objetos como el cuerpo, valores como la verdad y "cajas negras" como la mente humana. Pero ahora emerge una realidad paralela, virtual y cibernética, que no sólo está creando nuevas entidades a un ritmo creciente...brazos biónicos, saberes científicos de libre acceso, escáneres que leen la mente...sino que está transformando las entidades clásicas. los límites del cuerpo en concepto de propiedad y hasta el entendimiento de la mente. Este terreno fértil y movedizo entre lo real y lo virtual está siendo objeto de numerosos estudios científicos en todo el mundo.

Tanto en el terreno de la transmisión digital de información a través de las redes sociales como en la industria cultural del ocio digital, los expertos aseguran que se debe estar presente. No se trata de adorar o menoscabar. De lo que estamos hablando, es de usar todas las herramientas que nos ofrece el escenario en el que nos movemos, es decir, estar presentes con nuestra lucha en todos los ámbitos de la vida.
Nos va la vida en ello y me refiero a la vida real no a la virtual.


Lo que llamamos azar es nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad.
J.L. Borges.