..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

lunes, 31 de agosto de 2015

La Grecia moderna



Grecia. cuna de la civilización occidental. Para nosotros lugar del nacimiento de la democracia, la filosofía occidental, los Juegos Olímpicos. Es también el origen de los estudios  de la historia política,  de los más importantes principios de las matemáticas, de la música y de la ciencia.

A ellos les encantaba observar; trataban de ver un poco más allá, sin aspavientos ni contorsiones corporales...ellos iban al meollo de la cuestión procurando no marearse dando vueltas y más vueltas  alrededor de los asuntos que más les concernían. No eran unos filósofos al uso, eran la pura filosofía de la vida con túnicas.

A Nietzsche le apasionaba todo aquello que tuviera algo que ver con los griegos. Aquellos tipos ya eran, per se, unos tipos que contemplaban la vida para intentar vivirla..cuidaban el cuerpo y la  fisonomía.... En su "Origen de la tragedia", el filósofo alemán, nos relata el espectáculo teatral con su ancestral origen religioso, nada santo por cierto. Ellos celebraban las fiestas en honor del dios griego del vino, Dioniso (Baco para los romanos). Lo denominaban "culto orgiástico", en el que abundaba sin ninguna duda el divino vino.


 También Aristóteles nos cuenta algo interesante de éstas fiestas dionisiacas. Dice que un tal Tespis, cantante y compositor de ditirambos, revolucionó con su presencia inesperada en el centro de la escena creando un personaje que empezó a dialogar con el coro dionisiaco, convirtiéndose así en el primer actor. Tuvo tanto éxito que esto derivó en el teatro clásico tal y como todos lo conocemos hoy. Y qué curioso que en algún otro momento creo haberlo mencionado ya, que en griego "actor" se decía "hypocrités", el que finge, el que aparenta..."(Qué grandes actores son los hipócritas y qué grandes hipócritas son los actores)" . En realidad la palabra "teatro" (en griego théatrón) no designaba el espectáculo en sí mismo, sino el lugar desde el que se contemplaba  ese espectáculo, lo que hoy llamaríamos genéricamente las gradas.

Y...

Ahora estamos en el Gran Teatro del mundo...desde donde miramos, contemplamos, observamos. La mayoría somos simples mirones, voyeurs, por la excitación subyacente que ello conlleva...y que nos recreamos o nos afligimos, pero siempre  contemplativos sin la posibilidad de movernos del sitio...sin poder levantar un sólo dedo para cambiar la comedia...y ni siquiera el ritmo. Nuestra voluntad es algo inoperante...quizás seamos, pero no estamos y ni siquiera se nos espera.

Pero ellos...quizás aún no han terminado de jugar la partida; la última baza que, como en esas películas de juicios, nos sorprendan en una última secuencia... poniendo las cartas boca arriba y den un giro inesperado...




16 comentarios:

  1. Los griegos, como los romanos, son mis culturas fetiches.Los adoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo igual que tú, Tracy.

      Eliminar
  2. buena jugada deben llevar para no verse abocados al rescate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No pueden salir de ese Sistema, o es una esclavitud?

      Eliminar
  3. Anónimo8/31/2015

    Los pensamientos acuden en tromba
    Yo perplejo los escucho
    Y no se que pensar
    La mayoría hieren
    Hermanos, cambiar la onda
    Que la armonía y la bondad inunden la cabeza
    No hay mejor receta que el perdón
    Perdonad
    Hacia el camino de la verdad
    No os engañen los sentidos, las ilusiones ni os robe el sueño el recuerdo
    Vivir libres como el viento
    Ya que nacemos solos y morimos solos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie está por encima de las circunstancias. ¿Está usted para dar consejos?

      Eliminar
  4. Demasiados autores y muchos directores para esa obra de teatro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas Ester que hay tanto batiburrillo.
      Son cuatro listos que se han hecho con el Poder.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me temo que los griegos van a protagonizar una nueva tragedia, y ni siquiera seremos capaces de aprender de ello.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver que pasa. Y como lección deberíamos tomar nota.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Nietzche miraba el arte y la vida desde lo apolíneo y dionisíaco, recuperación de esa mirada integral de los griegos. NO había opuesto entre la luz y lo oscuro. La mirada de hoy en el mundo es reduccionista, de un neoliberalismo, al que sólo le interesa lo que competente, lo que produce, y deja de lado lo humano.Hay que recuperar esa mirada dual de los helénicos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien el estudio que hace Nietzsche de ese tema; esa dicotomía de los griegos. Hace un resume exhaustivo de ello. Yo me leo casi todos los libros de Nietzsche. Me encanta.
      Un abrazo.

      Eliminar

  7. Esto escribía yo hace cosa de un año, Mar, por tierras que pisaron tus añorados griegos. Pensaba en una mujer que había dejado en Iberia:

    "Estoy embriagado porque siento en la mejilla el tacto frío de una preciosa naricilla dura como un diamante: "Qué bien hueles, amado mío..." Y paso la palma de la mano por la rubia melena de doncel tudesco, y la atraigo hacia mí y la beso en los labios entreabiertos, tibios y sedosos como una rosa de Alejandría que atesorase los últimos rayos del poniente sobre Mármara. 
    Qué magnífica muralla llega a ser una naricilla dura como un diamante, capaz de refrenar los ímpetus lúbricos de las danzarinas hititas que, sin embargo, no dudan en entregarse a la codicia de los pequeños sultanes de medio alfanje, que poseen serrallos repletos de las narices carnosas de las hembras semitas.
    Una preciosa naricilla fría y dura, en lo que a licenciosidades se refiere, es más disuasoria que todos las leyes del Código de Hammurabi.
    Y uno, cuando siente en la mejilla aquel ariete tan delicado, se embriaga y se olvida de que exista otro mundo que no sea este de la nariz de Penélope y del mar de Mármara en ascuas.

    PD.- Creo que está todo claro, pero si a alguien le picara la curiosidad, puede escribirme a la embajada: Fred Acquaviva, Av. Hisarlik 235, ático con vistas al mar, Istambul."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que lo has dejado todo bien claro, Fred, y si a alguien le pica la curiosidad...Ahí está esa dirección por si quiere trepar por los flecos para saltar el muro.

      Eliminar
  8. Yo espero que tiren del hilo y si algún tipo/a que tiene el futuro resuelto al menos sude un poco, pensaba que cierto ministro de economía con un peinado escaso lo lograría pero veo que hasta el metal más duro puede ser quitado de la fragua si el herrero no quiere usarlo.
    Espero y deseo que no acabe en tragedia, a mi los dramas solo me gustan en el teatro.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que salir del Sistema no tiene por qué terminar en tragedia. Hasta hace dos días vivíamos sin ordenadores, sin móviles y hasta sin lavadoras....y según los lugareños, la gente no vivía tan mal.

      Un beso grande.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.