..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

lunes, 6 de julio de 2015

La Bestia…


“Le dieron el poder de dar vida a la estatua de la bestia hasta el punto de hacerla hablar y que hiciera matar a todos los que no la adorasen. Hizo que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, recibieran una marca en la mano derecha o en la frente, de forma que ninguno pudiera comprar o vender si no había sido marcado con el nombre de la bestia o con la cifra de su nombre. Aquí la sabiduría. El que tenga inteligencia, que calcule la cifra de la bestia, una cifra de hombre. Su cifra es 666”
Revelación 13: 15-18

 En Bélgica, precisamente en la ciudad de Bruselas, existe una supercomputadora llamada “La bestia”, abarca 3 pisos de un edificio y está enlazada con 270 bancos europeos y algunos de EEUU y Rusia. Es autoprogramable,  puede memorizar archivos de cada habitante de la tierra identificados por un número que comienza siempre por “666″.


 

Filosofando
La filosofía es un enorme apetito de transparencia y una resuelta voluntad de mediodía. Su propósito radical es traer a la superficie, declarar, descubrir lo oculto o velado- en Grecia la filosofía comenzó por llamarse "alétheia", que significa  desocultación, revelación o desvelación; en suma, manifestación. Y manifestar no es sino hablar, "logos". Si el misticismo es callar, filosofar es decir, descubrir en la gran desnudez y transparencia de la palabra el ser de las cosas, decir el ser: "ontología". Frente al misticismo, la filosofía quisiera ser el secreto a voces.
José Ortega y Gasset


22 comentarios:

  1. Todas las bestias aparecen para meter miedo, aquí en Europa tenemos una, aparte de ese macroordenador, se llama Alemania.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que también son fuegos artificiales (negociaciones) y miedo a matar a la gallina de los huevos de oro..."no vaya a ser" que, como en la caverna de Platón, se les agudice la vista y quieran salir a ver que pasa ahí afuera...

      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Viva por los griegos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y las mentiras, gordas y gordísimas que se está contando en algunas televisiones y cadenas de radio, disfrazándolas de verdades?
      ¡Viva los griegos, claro que sí! que pese a toda esa basura en contra son un pueblo sensato.

      Eliminar
  3. Abre los ojos para que las bestias no nos hieran tanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lucha perpetua, que para que no nos aburramos no todo van a ser parabienes...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues eso, que no se calle.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien que harán, querida Amapola.
      Besos.

      Eliminar
  5. Llego a tu casa, me siento en la silla del hall, acaricio al gato que se restrega contra la pernera de mis pantalones, me sacudo unas gotas de segundos que me resbalan por la manga abajo; miro más abajo y veo a los viejos griegos con la guillotina del euro que pende sobre sus cabezas,,, Hummmmm..., esto promete. ¿Aceptas que me quede un ratito mientras identifico el olor ambiente de tu casa? El de tu pelo irá incluido en la mixtura. Supongo. Espero.
    Beso poco circunstancial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fred! Eres muy bienvenido, No sé si algún otro día has entrado o sólo has llegado hasta la puerta. Hoy has hecho acto de presencia con palabras muy amables, y bastante encanto, tengo que decir. Ponte cómodo, que estás en tu casa...observa la decoración y ya me contarás.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Nunca antes había estado ante tu puerta: Marián era (es) una desconocida para Fred.
      Tomaba una copa en un bareto de Lavapiés cuando me alcanzó el refilón de una melena negra que dejó atrás un efluvio a nardo o a flor de lichi. Volteé y alcancé a ver, en huída, la cascada bruna con peineta de carey encastillada... y en una almena LOVE.
      Deambulé y vi el liguero inenarrable. Y los desnudos autógrafos, más elocuentes y más brillantes que el sol meridiano de Eritrea.
      Y me dije: Vé y requiébrala. Y si te deja, quédate.
      B.

      Eliminar
    3. Deambulando, deambulando, emulando a ese gato paseante, y entre requiebro y requiebro nos vamos a un tiempo pretérito con olores y sabores a la vieja usanza...Fred hombre encantador, rara avis.
      Y sí, quédate que te dejo y me dejo...conquistar por tu elocuencia.
      Besos.

      Eliminar
  6. Uno espera que el mejor ordenador esté en una universidad por ejemplo para el estudio de los números primos -esto no es broma, es uno de sus campos para temas encriptación por ejemplo- pero nunca para satisfacer las ansias de las entidades bancarias.
    Como apuntaba en otro lado que tu y yo visitamos, creo que voy a ser el cantamañas, a mi no me parece muy "valiente" lo que han hecho los griegos, jugar con el dinero ajeno es siempre gratuito y con esto no estoy diciendo que me parezca bien lo que han hecho los chupasangres del BCE/FMI, no creo conocer la sociedad griega por el hecho de haber visitado Atenas hace años y leerme todos los libros de Petros Markaris, pero que aquí están jugando "dos" con un balón que no es de ninguno de ellos y que los ricos griegos -y no griegos- se lo deben estar pasando bomba lo tengo cada vez más claro.
    Besotes que creo que la neurona está empezando a pedir un helado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, cómo se nota que eres de ciencias, siempre contándome cosas que yo no entiendo mucho pero que te agradezco de verás.
      En cuanto a estos políticos griegos, creo que han estado bien. Los bancos ya sabes...tú los llamas chupasangres y quizás ellos lo entiendan mejor así, porque la usura, parece que esa palabra la han borrado de su vocabulario.
      Venga, que no te patine mucho la neurona...
      Un beso.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Alberto, prueba evidente de que no estás sordo.

      Eliminar
  8. Hay bestias en todas partes.
    En Bélgica, en España, en Grecia y en cualquier lugar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, claro, Toro, está todo plagado de bestias...y hay otras que están dentro de nuestra cabeza y esas son las peores. Pero tú eres un TORO SALVAJE, y a ti quien te va a asustar.

      Besos.

      Eliminar
  9. La bestia siempre está u nunca se irá. En Grecia hay ricos, tan ricos como los de otros países, y de todo esto han sacado un rédito. No le echemos la culpa a los ricos de otros países solamente. Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Hola Marián, recuerdo ese versículo del "apocalipsis" y de como me alucina que absolutamente todos los productos marcados con el código de barras contienen el 666. La primera, la del medio y la última. El 6 son dos barras finas, fíjate, no hay truco.
    La palabra "democracia" está tan manoseada que somos incapaces de distinguir, sobre todo por estos lares, lo que es o no es voluntad popular. Lo de Grecia, filosóficamente hablando, es hacer política por el interés general, sé que nos puede chirriar un poco pero así es como debe ser. Lo del besaculos de don Mariano y compañía es vergonzoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues voy a observar eso de las barras de código. Nunca me he fijado en eso. Siempre lo digo, y no me canso de decirlo ¡cuánto aprendo con vosotros!

      Bueno, los políticos de aquí, algunos tienen una interpretación de la palabra "democracia" muy particular. Y bueno...don Mariano a quien más le ha lamido el culo es a la Merkel, que no sé si lo hará con gusto o no, pero lo peor es que le ha limpiado las babas con el dinero de todos los españoles.

      Besos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.