..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

.

.
Soy imprecisa, poco inteligente, y demasiado malvada. ¿Qué significa malvada? Que no me importa ver sufrir a la gente. De vez en cuando, me gusta. "Tres veces al amanecer"

.

.

domingo, 15 de febrero de 2015

Sherezade contándole cuentos a un macho alfa


Cada noche ella se sentaba a sus pies. La luna se miraba en los espejos de la seda plateada y brillante de los perfumados cojines, el piececito  buscaba cubrirse de dorado terciopelo. Y él, para no ser tentado, pedía que ella compareciese con el rostro tapado por un velo ante su presencia, dándole así un carácter formal y aparecial. Velo que a través de sus formas difuminadas, tapaba cualquier resplandor que le llevara a la senda del inesperado caos. Tras la cortina de seda, él “veía” sus labios en movimiento, el vaho de la seda que iba y venía dibujando sus facciones. Y para no caer en ese abismo… que inunda la superficie de las cosas… y no entrar demasiado pronto en el laberinto que conduce a la morada de Satanás… se acomodaba en el trono buscando la postura más regia.

Y ella le iba narrando historias de muertes crueles y desatinos, que a veces las adornaba con imágenes placenteras. Él la escuchaba con inusitada atención, aunque también se esforzaba en buscar distracciones de cosas banales. Y en cada inocente oración de ella, él veía castraciones,  canibalismo… despedazamiento y muerte. Pero ella seguía con su voz cantarina y dulce cual pájaro del paraíso, adentrándose en un mundo onírico y bello. Él entonces la interpelaba con espléndida promiscuidad, buscando en ella el escalofrío, el temblor, el terror, el asco y el escándalo ante la crudeza de sus palabras.

Ella entonces, tras un parpadeo, caía  en balbuceos estertóreos de espeluznantes visiones de pesadilla insoportable. Entonces él se levantaba, la alzaba del suelo y sujetándola con su cuerpo la abrazaba con estremecimiento incontenible… la proximidad de su cuerpo le perturbaba en lo más hondo entrando en un laberinto de contradicciones; de querer y no querer, llevándola  por fin en brazos hasta el Aposento Interior del Rey… donde contemplaba entonces su belleza desmayada, marmórea y frígida que más parecía una estatua que una mujer viva, como un cuadro que parece tener vida cuya ambivalencia  le producía en su alma un encontrado sentimiento de una extraña promiscuidad entre lo orgánico y lo inorgánico; entre lo humano y lo inhumano de una sensación final de las dimensiones más hondas del erotismo, entonces desnudándose de todo perjuicio, la poseía abriendo su alma en canal con unas connotaciones de canibalismo insoportable.

Y…

Después de todo…

ella  recuperaba su respiración rítmica y se quedaba dormida con las palabras de él  como bálsamo curativo susurrando en sus oídos: 
--Mañana continuaremos desde este punto, y podremos formular nuestra hipótesis convenientemente enriquecida...




14 comentarios:

  1. Parece que estabas allí... ¡qué realismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Uy, Tracy, sí, realismo mágico.

      Eliminar
  2. Bello y sensible relato escrito con la sensibilidad necesaria para que pueda aparecer en cualquier antología.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé que decirte, me has dejado sin palabras. Muchísimas gracias, me encanta que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Marián, magnífico relato, me ha encantado.
    Tanto el texto como el vídeo exhalan un ambiente inquietante y desolador. Recién vengo de leer una entrada que exalta la femineidad y aterrizo en el sórdido mundo de la testosterona. No está mal el contraste.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que el tipo le perdonaba la vida cada noche...
      Nada que ver con el amor (verdadero) que siempre dura lo que tiene que durar...

      Besos.

      Eliminar
  4. Un inspirado relato sobre una de las memorables narradora de relatos. Tanto tiempo ha pasado y se la sigue recordando.
    Se ha afirmado que La Odisea es la obra de una mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una Penélope...una más, que le narraba historias de noche y las deshacía durante el día...

      Eliminar
  5. Más lista que el hambre...
    Sabía latín.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El peligro agudiza el ingenio ¿no crees?

      Besos.

      Eliminar
  6. Los cuentos alejan el mal. En la antigua Transilvania se creía que mientras una familia narraba cuentos junto al hogar los vampiros no podían entrar.
    Besos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que curioso! Tiene sentido, porque es igual que cuando pasas miedo en una peli, es un miedo que te asusta pero sabes que no es verdad. Lo peor sería cuando se iban a dormir y entonces les acechaban los fantasmas de los vampiros..je,je.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Me encanta la recreación de un cuento que se hace una y mil noches. Saludos. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso puedes contar el mismo cuento pero desde otros ángulos...

      Saludos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.