..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 12 de octubre de 2014

Alegato a la mentira


“Todo el mundo es una escena
Sobre la cual los hombres y mujeres
Son pequeños actores que vienen y van.
Un hombre ha de hacer muchos papeles en la vida”
Shakespeare, en la pieza
“Como gustéis”

Creo que muchos de los que andamos por aquí merodeando es porque nos gusta leer… sentimos esa curiosidad, a veces malsana, de ver cual es la última ocurrencia. Pero también a algunos les gusta leer algo más serio, como por ejemplo, libros. Dicho así parece muy rimbombante, porque en realidad de lo que somos amantes es de contar historias inventadas… y algunas veces hasta contamos nuestra propia historia.

Pero dicho esto, y poniéndonos un poco más serios, muchos de nosotros tenemos una debilidad: amamos a los creadores de historias, a los de verdad: a los que a semejanza de Dios nos van contando historias increíbles, historias que nos emocionan, que nos acarician la piel, que nos pellizcan el alma y, nos humedecen los ojos con sus imitaciones a la vida; con sus tragedias griegas al estilo moderno. Los escritores son como Dios, que ven más de lo que observan… o se erigen en el Olimpo de los dioses, que aún es mejor…

Sobre el blanco nevado de la nada van creando coreografías negras, bailes de letras, saltos y brincos de palabras. Igual que el Gran Hacedor, disfrutan al hacerlo y quieren compartirlo. Gastan su talento y son capaces de dejarse la piel. No les importa morir porque saben que resucitarán en su obra.

Nosotros, los que estamos aquí, disfrutamos con la lectura, porque a través de ella indagamos en otras vidas… decimos esto es increíble, esto no puede ser verdad, esto es de película…¡La vida es cine! Y sólo el que es capaz de comprender eso, es el que está más cerca de la verdad.

Pero en resumidas cuentas ¿qué más da que todo aquello que es mentira lo aceptemos como verdad? Y…¿Quién puede estar en posesión de la verdad? ¿De verdad, de verdad que no está nuestra vida rodeada  de pura mentira? ¿No son estas las preguntas que nos salen al paso, parándonos los pies, zarandeándonos, agarrándonos por las solapas? Todos estamos alejados de la Verdad. Y los que se ponen el marchamo de autenticidad; esos presuntos auténticos… los que aseguran que ellos nunca mienten.. já, já… a mi esos me dan risa.

Nacemos entre mentiras. Estamos aquí porque un Dios todopoderoso insufló vida a un muñequito de barro… y a mi me trajo la cigüeña …aunque si es cierto que vine de París. Pero nada es lo que parece. Somos pura contradicción. Y en medio de esa ambigüedad, creemos en cualquier cosa… desde que la mujer vino de la costilla de Adán, hasta que nos han sacado de la chistera del Gran Prestidigitador…¡Hágase el Hombre, Voilá! O como dijo aquél  personaje Shaquespeariano: “Estamos tejidos de idéntica tela que los sueños y nuestra corta vida se cierra con un sueño…” O como lo dijo Nietzsche: “Quien escala las más elevadas montañas se ríe de todas las tragedias de la escena o de la vida”.

Leemos para soñar, para reír, para llorar… incluso, leemos para aprender. Sí; uno termina intentándolo… escribir dicen que es un arte…  lo dijo aquel gran artista: “imitando se aprende; no es plagiar, sólo es intentar iluminar las ideas desde otro ángulo de enfoque; crear una luz que las trasforme… con arte”: “El secreto de la creatividad es saber cómo ocultar tus fuentes”: Albert Einstein. Y el gran Pablo Picasso aún fue más lejos: “Los buenos artistas copian, los grandes roban”…Y no olvidemos al genial Charles Chaplin que aún haciendo una versión propia, fue acusado por plagiar en “Luces de la ciudad” el cuplé “La Violetera”.Y es que como reza un proverbio: “No hay nada nuevo bajo el sol”. Todo lo que se te pueda ocurrir ya estaba ahí antes. Sólo necesita un nuevo ángulo de foco. 

******************
Busqué la ciencia, y me enseñó el vacío.
Logré el amor, y conquisté el hastío. 
¡Quién de su pecho desterrar pudiera, 
la duda, nuestra eterna compañera!. 
¿Qué es preciso tener en la existencia? 
Fuerza en el alma y paz en la conciencia. 
No tengáis duda alguna: 
felicidad suprema no hay ninguna. 
Aunque tú por modestia no lo creas, 
las flores en tu sien parecen feas. 

Te pintaré en un cantar 
la rueda de la existencia: 
Pecar, hacer penitencia 
y, luego, vuelta a empezar. 
En este mundo traidor, 
nada es verdad, ni mentira, 
Todo es según el color 
del cristal con que se mira. 

Ramón de Campoamor


20 comentarios:

  1. Muy bueno!,
    Rabia que haya mentiras imposibles de disimular, y más cuando las pronuncian personas que pagamos por gobernar.

    Era lo que tu título me sugirió. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos, a los que tú aludes, no sé si son mentirosos natos, pero sí creo que de la mentira han hecho su leit motiv, se han acostumbrado a eso...es como lo de robar, quizás la primera vez no puedan dormir, pero la costumbre y al no ser descubiertos...se aficionan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Leer es otra manera de viajar, de ser otros, de sufrir, de amar, de sentir mil y una puñalada que nos transforma con cada historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lees algo que te va gustando despiertas a tu imaginación, lo ves con tus ojos...y por eso cuando lo ves en una peli te decepciona. Besos.

      Eliminar
  3. Leer es una afición, que bien llevada puede otorgar conocimiento, favorecer el aprendizaje, ampliar conceptos, mejorar el uso del idioma, afinar sensibilidades o exactamente todo lo contrario (depende de lo que leemos o buscamos leer). Hay quien lo hace para alimentar su fanatismo. Otros buscan lecturas que ofrecen una expectativa distinta para variar o reafirmar conceptos. Pero visualizar a los escritores como “dioses” es darle un crédito que no tienen. Incluso muchos de ellos tienen tanto o más problemas psicológicos y de adaptación social que la mayoría de sus lectores, lo cual no quita que sean lumbreras para leerlos, pero no para escucharlos. Ser “genios” con la pluma, no los hace genios en todo.
    Respecto a escribir mentiras, en muchos casos es cierto, en otros no. Se puede ser honesto y no por ello tener la razón. Se puede afirmar lo que se cree verdadero sin serlo, eso se llama equivocación, hacerlo con premeditación se llama mentira.
    La ley de movimiento de Newton fue corregida por la ley de la relatividad de Einstein. Y Einstein tuvo su gran error en la constante cosmológica, lo cual no los convierte en mentirosos. La ciencia es exacta, hasta que aparece una nueva teoría que una vez probada derrumba a la anterior. Así es la evolución, mejorando, perfeccionando, reinventando, porque todo lo que existe es posible de ser mejorado y todo lo que hoy no tiene una respuesta, no significa que no la tenga. Creer en Adán y Eva es problema de cada quien, porque información científica y religiosa hay por toneladas y asumir el pensamiento Nietzsche como la verdad suprema, tampoco es una buena apuesta, porque murió loco de remate y no fue de la noche a la mañana.
    Calderón de la Barca, alguna vez escribió: “En la vida todo es verdad y todo es mentira” y Campoamor (muchos años después) escribió… “nada es verdad, ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira" (cualquier parecido es coincidencia ¿o no? )
    (Disculpa lo extenso del comentario)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va, si se me ha hecho corto, porque además, has puesto unos cuantos puntos sobre las ies, y es que tienes toda la razón. Y por supuesto que se puede ser un escritor buenísimo en su trabajo pero...que cuando los oyes hablar de algunos temas te echas a temblar. Pongo el ejemplo del reciente Premio Nobel. Mario Vargas Llosa que cuando le ves al lado de Jose María Aznar y que le dedica esas sonrisas tan amplias...se me ponen los pelos de punta.
      En cuanto a Nietzsche...sí, se volvió majara; empezó a "descubrir" conocimientos y pensó que él era el único que los había encontrado. No dormía ni comía apenas, creo que a eso se le llama obsesión, no sé...creo que todos podemos perder la razón en cualquier momento.
      Muy interesante lo de Calderón y Campoamor. Siempre que leo algo nuevo pienso en los palimpsestos, que siempre hubo otra cosa debajo..
      Y muchísimas gracias por dejar aquí estos comentarios tan sustanciosos. La verdad es que algunos de vosotros sois mi alimento.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Nos inventamos cosas, nos gusta evadirnos de la realidad porque...enfrentarnos a la realidad tal y como es sería mortal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser soñador y saber contarlo ¡eso es una maravilla!
      Lo de vivir de lo que te pagan por escribir...dicen, que es más complicado.
      saludos.

      Eliminar
  5. Esos escritores son como dioses que pueden crear sus propios mundos. Y yo soy un demiurgo, intentando crear mis propios mundos, no atreviendome a comparar con esos creadores de ficción.

    La idea que que lo que rodea es una mentira viene desde tiempos ancestrales, como la alegoría de la caverna. Cuya versión tecnológica es The Matrix. Dicho de paso, que Neo se quede com Trinity, porque no me atrevería a atentar contra la felicidad de esa pareja apasionada, no menos que Romeo y Julieta. Que yo me quedo con Persefone.

    Cada vez que mencionás a Adan, yo pienso en Lilith.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, Matrix, qué metáforas nos aporta de tantas "verdades"! Qué momento cuando llega a la casa del Oráculo..."¡cuidado con el jarrón!" y sólo el hecho de volverse bruscamente provoca su caída...momento de reflexión, la causalidad.

      p.d. Nunca cambiaron al hombre, Adán ¿te das cuen...? jaja.

      Eliminar
  6. Marian, es cierto aquello de que todo está ya dicho ,lo que cambia, y nos conmueve de nuevo al leerlo es la mirada de su autor, formada por sus vivencias y sus expectativas, eso las hace únicas e irrepetibles..

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso pienso yo también, que ya todo está inventado...y que cada uno lo cuenta con arreglo a sus posibilidades...incluso algunos "por encima de sus posibilidades" pero ya sabes...venderlo depende de las promociones...

      Besos.

      Eliminar
  7. Y también leemos con el ansia brutal de justificarnos... Impresionante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta disfrutamos, cuando nos vemos reflejados ahí. leer historias nos hace más comprensivos con nuestras debilidades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La realidad es tan aburrida, Marian que nada como imaginarla al antojo de nuestra imaginación. A mi edad, la realidad me parece tremendamente inútil.
    Buen mensaje, buen contenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad...la realidad es todo lo que nos acontece, la imaginación también es una realidad, aunque unos la tengan más desarrollada que otros...realidad es todo aquello que te hace sentir; que te emociona.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Hola Marián, muy interesante tu escrito. Me gustaría centrarme en el tema de la autenticidad, en la originalidad y el plagio. Pienso que quien crea algo, lo que sea, no puede evitar estar influenciado por el inmenso bagaje cultural que hemos heredado. A no ser que viva aislado en una cueva pues entonces sí que tendría que crear de la nada. La naturaleza es un ejemplo claro, a partir de la herencia genética la vida se copia a sí misma con pequeñas mutaciones que sirven para evolucionar. Si lo extrapolamos a la música en concreto, muchas piezas que me alucinan de los "80" son versiones de otras de los "50" o "60 " y estas a su vez copias modificadas de otras de los años "30". La lista es interminable en todos los estilos musicales. A mí personalmente las versiones me encantan porque considero que es la evolución natural.
    Ocurre lo mismo en todas las artes y como dice el artista que citas: “imitando se aprende; no es plagiar, sólo es intentar iluminar las ideas desde otro ángulo de enfoque; crear una luz que las trasforme… con arte”.
    Totalmente de acuerdo con esa idea. Yo disfruto enormemente de la visión de tantos y tantos creadores independientemente de que sea real, ficción, original o versión (muchas veces mejorada con creces).
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que siempre que se escribe se hace sobre algo que ya nos ha hecho pensar, sobre algo que hemos leído. Luego ya se puede desarrollar alguna idea sobre lo que sea.

      Y tienes razón, los creadores de imágenes, los músicos sobre todo, vuelven a los años 80. y las películas de los años 50 o 60 las vuelven a reproducir ahora. Hace pocos días vi "Todos los hombres del rey" (2006) que es un Remake de la película "El político" (1949) y fíjate que en este caso la más antigua refleja mucho mejor la actualidad...
      Besos.

      Eliminar
  10. Hay muchos tipos de mentiras. La de los actores por ejemplo que tienen que recrear otras vidas y otros personajes o simplemente la cortesía, una mentira necesaria.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te doy toda la razón, Miquel, y fíjate que por eso he puesto la cita de Shakespeare al principio.
      Y también lo decía Sartre; que siempre nos metemos en el papel de aquello que estamos haciendo. Y en sociedad, como bien dices, no es un defecto mentir: es una necesidad.
      Saludos.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.