..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

domingo, 21 de septiembre de 2014

Prefiero discutir contigo que hacer el amor con otro


Cuando pienso en todas esas vidas de ficción, en todas esas comedias denominadas románticas, todos esos líos, enredos y circunstancias… todas esas trifulcas… pienso que todo eso es peccata minuta comparándolo con esto nuestro. Y los dos sabemos que nuestra relación siempre está pendiente de un hilo porque estoy un poco loca… y más loca cuando tú me pones… y mis promesas no tienen ningún valor debido a mi volubilidad. Me aburren las relaciones serenas, tranquilas. Y lo sabes perfectamente. Eso de que no ocurra nada fuera del guión… esas cosas tan previsibles… como cuando estás viendo una película y en una escena determinada adivinas el diálogo casi al pie de la letra… sí, ríete, sabes que eso nos pasa muchas veces, y todo es tan previsible…

…y todo se puede parar ¡todo! ¿todo?

…y es entonces cuando te das cuenta de que hay que improvisar…. Y es cuando te pido que reacciones porque sabes lo que quiero: quiero que todo sea distinto… y que tengas el valor de llevarme de la mano por vericuetos inexplorados donde el deseo humano es una esencia ambivalente, deseo amoroso y deseo homicida, ambos inconscientes y prohibidos… y  que seas el dueño de nuestro pequeño universo… y que todo lo llenes con palabras fuertes, duras, metáforas obscenas; delirios que queden colgados de la voz de los ecos… poesía puntual elaborada para estos casos, para volar lejos de nuestro mundo cotidiano, asesinando a la razón, mordiendo laberintos de sangre… enardecidos, acalorados, ardiendo en la lujuria y cada beso tuyo es un insulto abriendo cicatrices en la piel… y me insultas y me tratas como a una perra en celo… y  yo trato de ponerme a la altura con gilipolleces…y tú me reprendes porque lo esperas todo de mi… y entonces me pides algo más elaborado, más creativo, no te vale que te diga: “Haz que el mundo explote entre mis piernas. Mátame (plagio)” y sacas tus armas de guerra y me envuelves con palabras guturales convertidas en gemidos; sonidos estremecedores que me destrozan viva en esa enajenación transitoria, sin sentir ninguna culpa ya que eso es un atenuante y, entonces nos cegamos con esa luz oscura fuera del tiempo y de todo… llegando al maravilloso preludio de un ¡Grandísimo polvo de reconciliación…!…¡GRANDÍSIMO!


22 comentarios:

  1. Las reconciliaciones son lo que provocan las discusiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te digo que no, Tracy.

      Eliminar
  2. Me encanta tu entrada, Marián, hasta el título. Interesante y real.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Aurora, Besos.

      Eliminar
  3. Retumbar hasta las letras

    ResponderEliminar
  4. Explosivo texto, bien acompañado por ese conocidisimo vídeo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he puesto ese vídeo para ambientar...
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Aunque sea intenso no deja de ser una gota en el océano corriente de la monótona mediocridad de las horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, se necesita mucha imaginación para estar a todas horas con esas intensidades....

      Eliminar
  6. Vaya! sorprendente post que no hace sombra a 50 sombras de Grey. Lo mejor el titulo

    ResponderEliminar
  7. Pues es que que yo nunca leo pornografía... o al menos esas cosas que se publican a veces con esa denominación. En cuanto a esas sombras, con tan mala prensa, ni siquiera me he molestado en averiguar si merecía tan malas críticas.

    ResponderEliminar
  8. La intensidad de los sentimientos. Para amar, para alejarse, para volver a intensificar los fuegos...

    Buen post. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, Alba, que lo mejor son los comienzos...así que cuando ya todo es previsible... hay que inventarse algo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Joderrrrrrrr... si supiéras lo identificada que me siento con tus letras.... puro... real y auténtico... yo tb soy ésa loca que se vuelve más loca aun con él....
    Un besazo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Amando, esto no es nada si lo comparamos con las cosas tan apasionadas que tú escribes en tu blog. Yo no me siento cómoda en ese registro, así que...la locura es la chispa para escribir algo referente a los deseos y la pasión.

      Un beso.

      Eliminar
  10. me ha encantado conocerte
    me siento muy identificada en un pasado que senti
    Mucho gusto
    espero verte por mi blog
    mil abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias RECOMENZAR, por leerme y comentar.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Creo que tenemos que disccrutir más, sin duda.

    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, ya sabes que de la monotonía no sale nada bueno, Pili.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Bueno, Marián, me encanta tu pasión pero esta explosión, no pornográfica para mí, es tan personal que ya querría cualquier pareja poder poseer la fuerza para salir de la realidad programada y poder sentir este cúmulo de ardor, esta explosión de furor y esta facilidad para sentir una excitación tan plena como rotunda. Mis felicitaciones.

    Un cariñoso abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...ya sabes, Antonio, se necesita un poco de vitalidad y ganas... que si no las hay habrá que provocarlas...desde luego siempre estamos perdiendo el tiempo en cosas secundarias y nos olvidamos de lo principal.

      Un beso bien grande, Antonio.

      Eliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.