..

..
“Buscad leyendo y hallaréis meditando”. San Juan de la Cruz

..

..
No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos viven tan irrealmente; porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Hermann Hesse.

.

.
Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. Friedrich Nietzsche

.

.
Y...ella tiene el mundo en sus manos...

jueves, 2 de mayo de 2013

Una chica perfecta


No sé por qué dejé a mi primera novia. Creo que porque fue la primera. Recuerdo que el sexo no fue el motivo. Nunca llevaba bragas y la idea me seducía. Tampoco tuvimos grandes diferencias a nivel personal. Incluso mis poemas le gustaban honestamente, es decir, el barro del amor no la convertía en un ser ciego y obtuso. Pero fue la primera y eso es motivo suficiente. Amar a alguien cuando no se ha amado a nadie más convierte el verbo amar en algo vacío. Si el primer amor acaba siendo el último, entonces matamos el lenguaje. Y eso es sencillamente intolerable.

Después llegaron algunas más...las que son necesarias para ir acumulando experiencias. Hasta que conocí a Marta. Entonces pensé que ella era la definitiva. Y que había tenido mucha suerte al haberla encontrado, así, sin más. Era morena, pequeña, descarada. Sabía bailar de una forma exquisita. Llevaba el ritmo en el cuerpo. Era una mujer a la que le costaba estarse quieta. Por las mañanas cuando se despertaba siempre ponía música y luego volvía a la cama y me arrastraba fuera de las sábanas. Según ella, aunque no sabía bailar, yo le gustaba porque comprendía la esencia del ritmo, que es la mayor estupidez que debo de haber oído nunca. Sin embargo, dicha por sus labios tenía sentido. De hecho, nos complementábamos como una buena pareja de baile, llegando a los lugares al mismo tiempo, natural y puntualmente, como dos turistas perdidos que tuvieran que hallar la equis del tesoro con la ayuda de un mapa y una brújula. Cada día a su lado era una celebración, un festival de música y colores en el que al principio me sentí como un polizonte ridículo, pero al que poco a poco me fui acostumbrando. Todo iba sobre ruedas hasta el día en que tomé la decisión fatal de presentársela a mis padres.

Pasadas dos horas de cháchara y cortesía ya noté que algo fallaba. No dije nada porque siempre dejo un margen de tiempo para que mi mente abstraiga conclusiones con la ayuda de un número razonable de ejemplos, pero desde el primer momento empezó a resultarme sospechoso que se llevara tan bien con mi madre. En general, no me molestaba que mis parejas se llevara bien con mis progenitores. Al fin y al cabo es lo deseable, pero aquel entusiasmo no me hacía presagiar nada bueno. Hasta mi padre, que siempre se ha caracterizado por amar a las mujeres lo suficiente para no tener que soportarlas, me lo dijo: "vaya dos: estás listo". No tuve en efecto que esperar demasiado para comprobar los resultados que habría de deparar aquella siniestra alianza.

--Y ésta es la habitación de tu enamorado, tal y como estaba cuando se fue de casa.
--¿En serio? ¿esta es tu habitación?
--Sí, eso ya lo ha dicho mi madre. ¿Qué es lo que la hace increíble?
--A lo mejor el problema es que está muy ordenada.
--Sí mamá: gracias por recordárnoslo.
--Tiene razón: son tus cosas sólo que bien puestas.
--Mis cosas siempre tenían un orden predefinido que mi madre se encargaba de destruir aduciendo un caos imaginario que sólo existía en su mente. Es un síntoma muy común de una enfermedad muy extendida entre las amas de casa. Por si no lo sabes, se titula "¿qué sería de esta casa sin mi?" y se trata de una interrogación retórica porque no admite respuesta.
--Eres cruel con tu madre. Seguro que no es para tanto. Además, tiene razón: eres bastante desastre.

Mi novia tenía razón. No era para tanto. Que me dejara en evidencia delante de mis padres, que se pusiera en mi contra en cada uno de nuestros conflictos históricos y que me saboteara el pasado continuamente alineándose con el enemigo no era para tanto. Guiada por un extraño deseo de empatia hacia sus suegros, fue dándome de lado en cada disputa, intentando hacerse la simpática, quitándole hierro al asunto, después de todo no era para tanto. La cosa llegó a tal extremo de surrealismo que un día mi madre, muy seria, me confesó que veía en esta chica la oportunidad de que por fin sentara la cabeza. "No será para tanto, mamá" le dije muy serio y, acto seguido, marché de prisa a casa dispuesto una vez más a aclara conceptos.

--¿De qué me acusas exactamente?, ¿de llevarme bien con tus padres?. Es que me resulta absurdo.
--No te acuso de eso y lo sabes. Personalmente me da igual que te lleves bien con mis padres si no fuera porque son "mis padres" y porque el cariño que os tenéis crece a "mi costa".
--Eres un egoísta y un cínico. Deberías estar más agradecido. Tu madre es una buena mujer que se ha sacrificado mucho y nunca la habéis ayudado, ni tú ni tus hermanos.
--Genial, ahora acabas de  descubrir una conspiración. Primero: tendrías que volver a nacer y que mi madre te adoptara para poder hacer un juicio ponderado de lo que pasa en mi familia; segundo: no tienes ni puta idea, no porque no te esfuerces, sino porque simplemente no puedes tenerla; tercero: esta es la última vez que mis padres son motivo de conversación: yo no soy mis padres.
--¿Qué quieres decir con eso?
--Que no vas a volver a ver a mis padres.
--Si haces eso,  no quiero seguir.
--Creo que no lo has entendido: es que ya está hecho.

20 comentarios:

  1. Parece que alguien no tendra una relacion seria jamas, no sin antes solucionar sus problemas con papi y mami primero.

    Besote, Marián.

    ResponderEliminar
  2. La primera novia fue mamá...

    ResponderEliminar
  3. pues si bailaba bien, podía quedar después de haber hablado con los padres

    ResponderEliminar
  4. MumaMoon:
    Cada uno en su casa y Dios en la de todos :)

    ResponderEliminar
  5. Syd:
    Si te hechas novia es que quieres independizarte...¿y si el tiro te sale por la culata?

    Un beso, Syd.

    ResponderEliminar
  6. Darío:
    Es lo politicamente correcto...hasta Dios se agenció una mamá...

    ResponderEliminar
  7. Noelplebeyo:
    ¡Qué idea! no se me había ocurrido.

    ResponderEliminar
  8. Algunos nacieron huérfanos de padres y no tuvieron ese problema…sí otras contrariedades: vivir.

    ResponderEliminar
  9. Hermana bocazas. Ya le pedí a la turca que me solucione eso de mi invisivilidad fantasmagórica y nipona. En cuanto esa medium deliciosa me devuelva al mundo de los vivos yo te aviso.


    ¿Le parece bien, querida?



    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Kimbertrancanut:
    Sí, Kim, la vida es lo que sucede dentro de un escenario; es un teatro. Hay personajes rodeados de partenaires y de los convenientes atrezzos, y otros que son como polizontes entre candilejas. Afortunadamente dicen que el hambre aguza el ingenio.

    Besos y abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Miguel Buján:
    No me cuentes tus "ires y venires" con la turca, porque ya lo he arreglado yo solita.
    ¿Bocazas? pero si soy muy calladita ;) Querida, sí, por muchos, y aunque tú no me quieras podré soportarlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta cuando escribes así, y esta frase es buenisima.. el barro del amor no la convertía en un ser ciego y obtuso.
    Y esta manera de pensar tuya ; Amar a alguien cuando no se ha amado a nadie más convierte el verbo amar en algo vacío ... da que pensar..
    Cuando escribes así consigues que piense en lo que escribes aún incluso cuando cierro el blog y tus letras me vienen a rafagas a ratos en el día..
    Me gusta como piensas.
    Un beso bella pensadora..

    ResponderEliminar
  13. Enya crip:
    Sí, ya me has leído lo suficiente para saber por donde van mis derroteros. Sabes que siempre me gusta ver las cosas por donde casi nadie las mira; por el envés. Dicen que la bisutería fina se nota cuando la ves por detrás...te pongo este símil porque no te puedo hablar de joyas auténticas. Ya me entiendes.

    Tú siempre me ves con muy buenos ojos, y yo no te voy a decir que no me gusta: me gusta, Enya. Así que muchísimas gracias.

    Besos, fotógrafa, escritora y demás, y guapa...más que yo aún.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, Marián, para las situaciones que ahogan lo mejor es no tener cuerdas cerca. Un relato espléndido. Posiblemente esta chica no hubiese disfrutado de un ambiente como el que vió aparecer ante sus ojos e inmediatamente se prendó de él. Virtudes y defectos se entremezclan en la larga búsqueda de quienes pueden convivir por siempre. Ese desagradable picoteo deshojando las margaritas pareciese una subasta de quienes deben plegarse a, posiblemente, las características heredadas: “amar a las mujeres el tiempo suficiente para no tener que soportarlas”. Excelente.

    Un fuerte abrazo, querida Marián.

    ResponderEliminar
  15. El enemigo en casa!!!
    Entiendo que la dejase, al fin y al cabo madre no hay más que una y por algo será.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. ANTONIO CAMPILLO:
    Seguramente, Antonio, es que si difícil es vivir más difícil aún es convivir. ¿Cómo era aquello? ¿cada mochuelo a su olivo? o algo así...pues eso. Mi abuelo tenía un vinilo antiguo de Pepe Pinto ¿puede ser? que decía algo así: tengo entre dos amores mi corazón repartido; si encuentro al uno llorando es que el otro le ha ofendido. Hay suegras encantadoras, sin duda, pero para vivir en pareja tres son multitud.

    Un beso, Antonio.

    ResponderEliminar
  17. Pilar V:
    Las madres no hacen nada extraordinario: cumplen con su obligación: terminar lo que han empezado. Después a volar, y sin interferencias...

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tengo sensación de haberme perdido muchas cosas, ¿no decían que para conquistar a una chica tenías que conquistar a la madre? -nunca hice demasiado caso y creo que así me va, jeje-.
    Lo mejor quizás, no meterse en donde no nos llaman.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  19. Ángel, depende de lo que busques, si lo que quieres es una familia, la de ella, y llevarte bien con la suegra...o si lo que quieres es una mujer pendiente de ti. Y si ella busca una familia nueva, desconfía, son otros intereses.

    Un beso.

    ResponderEliminar

El Demonio no tiene razón; pero tiene razones. Hay que escucharlas todas. Antonio Machado.